Lle­va­ba una vi­da de ries­go que da­da su ju­ven­tud no la im­por­ta­ba y lle­va­ba con­si­go su fal­ta de ape­go al di­ne­ro

Historia de Iberia Vieja - - EL PERSONAJE -

ca­so, pa­ra col­mo, tam­bién era po­li­cía. Des­pués de­bía ir al ayun­ta­mien­to pa­ra que la otor­ga­ran otra au­to­ri­za­ción. Un cú­mu­lo de tra­bas que com­pli­ca­ba cual­quier des­pla­za­mien­to.

Ca­da vez que em­pren­día un via­je, los fal­si­fi­ca­do­res que tra­ba­ja­ban pa­ra la re­sis­ten­cia ela­bo­ra­ban nue­vos do­cu­men­tos con fir­mas fal­sas, que Ma­ri­na de­bía en­se­ñar a cual­quier au­to­ri­dad que se los pi­die­ra du­ran­te el ca­mino. Nun­ca tu­vo pro­ble­mas gra­ves.

Pa­ra com­pli­car más la si­tua­ción a los po­li­cías del ré­gi­men y que no pro­ce­die­ran a re­gis­trar­la en cual­quier tren por la sos­pe­cha de que no era quién de­cía ser, adop­tó una es­tra­te­gia exi­to­sa: siem­pre via­ja­ba en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles ves­ti­da con bue­na ro­pa y con ma­qui­lla­je que la ha­cían pa­re­cer más ma­yor y pu­dien­te. Y es que en aque­lla épo­ca los ri­cos no eran sos­pe­cho­sos de que­rer su­ble­var­se con­tra el ré­gi­men de Fran­co, al­go que cual­quier per­so­na de cla­se me­dia y ba­ja te­nía que de­mos­trar.

Ma­ri­na lle­va­ba una vi­da de ries­go que da­da su ju­ven­tud no la im­por­ta­ba y lle­va­ba con­si­go su fal­ta de ape­go al di­ne­ro. In­ver­tía en bue­na ro­pa pa­ra pa­re­cer de bue­na cu­na, aun­que sin que fue­ra exa­ge­ra­do por­que no que­ría dar la ima­gen de ri­que­za.

Cuan­do em­pe­zó a tra­ba­jar pa­ra la re­sis­ten­cia la pu­sie­ron el suel­do de un sub­te­nien­te, lo cual aca­bó con la vi­da mí­se­ra que lle­va­ba con su ma­dre. Ade­más, cuan­do se iba de via­je le da­ban una die­ta pa­ra gas­tos que se con­su­mía si iba a ho­te­les. Ella op­ta­ba por dor­mir en una pen­sión, mu­cho más ba­ra­ta, y aho­rrar unas pe­se­tas que a la vuel­ta en­tre­ga­ba a su ma­dre. Al año de tra­ba­jar, su ma­dre la sor­pren­dió: se ha­bía com­pra­do un abri­go de piel pa­ra ella y la ha­bía com­pra­do otro a su hi­ja. Un nue­vo adi­ta­men­to a su ves­tua­rio que la ayu­dó a que los fa­lan­gis­tas y po­li­cías que bus­ca­ban ro­jos es­con­di­dos no sos­pe­cha­ran de ella.

Su­pe­ra­da con ma­trí­cu­la de ho­nor la prue­ba de tras­la­dar pa­que­tes con di­ne­ro e ins­truc­cio­nes de un pun­to a otro del país, sus je­fes de la re­sis­ten­cia la en­car­ga­ron un tra­ba­jo bas­tan­te más com­pli­ca­do. De­bía acu­dir a la zo­na fron­te­ri­za con Fran­cia pa­ra re­co­ger a dis­tin­tas per­so­nas que de­bía acom­pa­ñar has­ta Ma­drid, don­de otras per­so­nas se en­car­ga­rían de lle­var­las has­ta zo­nas de má­xi­ma se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.