PA­LO­MA

LOS NEAN­DER­TA­LES DE UNA SI­MA MURCIANA EL ES­QUE­LE­TO NEANDERTAL MÁS COM­PLE­TO DE TO­DO EL LITORAL ME­DI­TE­RRÁ­NEO Y LA PELVIS FEMENINA NEANDERTAL MAS COM­PLE­TA DEL MUN­DO SE EN­CUEN­TRAN EN LA SI­MA DE LAS PA­LO­MAS, HAS­TA DON­DE HE­MOS IDO PA­RA CO­NO­CER DE CER­CA CÓ­MO TR

Historia de Iberia Vieja - - CRONOS - MA­DO MAR­TÍ­NEZ

Na­die sa­be si es una mon­ta­ña o un mi­la­gro, pe­ro esa ma­sa mar­mó­rea, ta­pi­za­da de es­par­tos, cor­ni­ca­les y chum­be­ri­llos de lo­bo, se ele­va con po­ca dis­cre­ción a más de tres­cien­tos me­tros de al­tu­ra pa­ra mi­rar al Mar Me­nor. No hay otra ele­va­ción en la pla­ni­cie que la cir­cun­da: el Cam­po de Car­ta­ge­na. Ubi­ca­da en el tér­mino mu­ni­ci­pal de To­rre Pa­che­co, en la Re­gión de Mur­cia, se for­mó du­ran­te el Triá­si­co, y sur­gió du­ran­te la Oro­ge­nia Al­pi­na, eta­pa en la que África, el sub­con­ti­nen­te in­dio, y Cim­me­ria cho­ca­ron con­tra Eu­ra­sia, dan­do ori­gen a las prin­ci­pa­les ca­de­nas mon­ta­ño­sas del Sur de Eu­ro­pa y Asia.

Por el Ca­be­zo Gor­do han pa­sa­do mu­chos días con sus so­les, y mu­chas no­ches con sus es­tre­llas, han pa­sa­do pan­te­ras, lin­ces, ca­ba­llos sal­va­jes, ca­bras his­pá­ni­cas, ri­no­ce­ron­tes, ga­mos, cier­vos, co­ne­jos, tor­tu­gas… Y no, no se tra­ta­ba de un cir­co. Era la fau­na que ha­bi­ta­ba en aque­llas tie­rras du­ran­te la era del Pleis­to­ceno, se­gún nos cuen­tan los res­tos fó­si­les en­con­tra­dos has­ta la fe­cha. Los aná­li­sis de po­len ofre­cen un es­pec­tro de ár­bo­les y ar­bus­tos di­ver­sos, ace­bu­ches, mir­to, len­tis­co, efe­dra, zar­za­pa­rri­lla, ru­da, to­mi­llo, ave­lla­nos, ha­yas, ol­mos, enebros, etc. Y pa­seán­do­se por aquel pai­sa­je tan exó­ti­co de sa­ba­na, unos ho­mí­ni­dos que a prin­ci­pios de los años ’90 lla­ma­ron la aten­ción de la pa­leo­an­tro­po­lo­gía mun­dial: los nean­der­ta­les de la Si­ma de las Pa­lo­mas.

PA­LO­MA

En 1991 un jo­ven de San Pe­dro del Pi­na­tar afi­cio­na­do al na­tu­ra­lis­mo y la eco­lo­gía, gran de­fen­sor de los va­lo­res me­dioam­bien­ta­les del Ca­be­zo Gor­do, des­cen­dió ha­cien­do ra­pel por una si­ma de 20 me­tros. Se lla­ma­ba Juan Car­los Blan­co y su ob­je­ti­vo, en aque­llos mo­men­tos, era re­gis­trar los ni­dos de pa­lo­mas. For­ma­do en la iden­ti­fi­ca­ción de res­tos fó­si­les, na­da más aden­trar­se por aque­lla aper­tu­ra, se dio cuen­ta de que allí ha­bía al­go con to­do el as­pec­to de ser un dien­te que re­sul­tó ser la pun­ta del ice­berg de al­go ex­tra­or­di­na­rio.

Se tra­ta­ba de los ma­xi­la­res su­pe­rio­res y la man­dí­bu­la de un neandertal. La in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca dio co­mien­zo ba­jo la di­rec­ción de Jo­sé Gi­bert Clols, fa­lle­ci­do en 2007, y Ch­ris­top­her Wal­ker. Ca­si dos dé­ca­das des­pués, ya han sa­li­do a la luz res­tos co­rres­pon­dien­tes a ca­tor­ce in­di­vi­duos nean­der­ta­les, de ar­te­fac­tos de in­dus­tria lí­ti­ca, y otros fó­si­les de ani­ma­les.

En­tre los res­tos nean­der­ta­les ha­lla­dos –va­rios in­di­vi­duos, tan­to adul­tos co­mo ni­ños–, des­ta­can es­pe­cial­men­te tres, por ha­ber­se en­con­tra­do prác­ti­ca­men­te com­ple­tos y en co­ne­xión anató­mi­ca. Es­ta­mos ha­blan­do de un ni­ño de unos sie­te años (SP97); una mu­jer que por sus in­di­ca­cio­nes de ma­sa cor­po­ral po­dría te­ner unos 25 años (SP92); y otra jo­ven de ape­nas 20 años a la que los ar­queó­lo­gos bau­ti­za­ron co­mo Pa­lo­ma (SP96), la gran pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria. Se tra­ta del es­que­le­to neandertal más com­ple­to de to­do el litoral me­di­te­rrá­neo eu­ro­peo –tie­ne el 85% de to­dos sus hue­sos–, y con la pelvis femenina más com­ple­ta de to­do el mun­do.

¿Có­mo era Pa­lo­ma? Se tra­ta­ba de una neandertal ro­bus­ta, co­mo so­lían ser las fé­mi­nas de es­ta es­pe­cie de ho­mí­ni­dos, aun­que un po­co más ba­ji­ta. Más ba­ji­ta que la me­dia de es­ta­tu­ra del neandertal, de he­cho, aun­que no era la úni­ca. Sus com­pa­ñe­ros de la Si­ma de las Pa­lo­mas tam­po­co eran muy al­tos. Se­gún Ma­riano López, co-di­rec­tor de ex­ca­va­ción del ya­ci­mien­to de la Si­ma de las Pa­lo­mas, jun­to a Michael Wal­ker y Ma­ría Hu­ber, “la ba­ja es­ta­tu­ra sus­ci­ta nues­tra cu­rio­si­dad so­bre la po­si­ble ba­se ge­né­ti­ca en un gru­po de nean­der­ta­les po­si­ble­men­te en­do­gá­mi­co, así co­mo su el ti­po de re­la­ción que pu­die­ran te­ner con otros gru­pos nean­der­ta­les. Pe­ro por otra par­te, no se des­car­ta que el com­por­ta­mien­to bio­cul­tu­ral y el ré­gi­men ali­men­ti­cio in­flu­ye­sen en la mor­fo­lo­gía”. Es de­cir, no sa­be­mos si eran cor­tos de es­ta­tu­ra por cues­tio­nes en­do­gá­mi­cas o por otros mo­ti­vos de di­ver­sa ín­do­le. ¿Po­dría ser que es­tos in­di­vi­duos nean­der­ta­les prac­ti­ca­sen la en­do­ga­mia? ¿Obe­de­cía es­ta en­do­ga­mia al he­cho de que es­te gru­po no tu­vie­ra re­la­cio­nes con otros gru­pos de nean­der­ta­les? ¿A qué po­día de­ber­se es­to? ¿Eran enemi­gos? Sa­be­mos, por al­gu­nos ya­ci­mien­tos co­mo el de El Si­drón (As­tu­rias), en­tre otros, que los nean­der­ta­les prac­ti­ca­ban el ca­ni­ba­lis­mo, y no pre­ci­sa­men­te por mo­ti­vos ri­tua­les, sino sim­ple­men­te por­que la car­ne hu­ma­na for­ma­ba par­te de la die­ta. Se co­mían a sus con­gé­ne­res. En el úl­ti­mo mi­llón de años, to­das las es­pe­cies hu­ma­nas lo han prac­ti­ca­do. Vis­to así, ir a pe­dir­le al ve­cino una rae­de­ra pres­ta­da no era lo más re­co­men­da­ble. ¿Po­dría­mos teo­ri­zar con la idea de que los gru­pos de nean­der­ta­les pre­fe­rían co­mer­se a otros in­di­vi­duos de cla­nes fa­mi­lia­res aje­nos an­tes que a los su­yos pro­pios, y que por tan­to úni­ca­men­te se pro­te­gían y re­la­cio­na­ban se­xual­men­te en­tre sí? Co­mo di­ría el vie­jo pro­ver­bio be­duino: “Yo con­tra mi her­mano; mi her­mano y yo con­tra nues­tro pri­mo; yo, mi her­mano y nues­tro pri­mo con­tra los ve­ci­nos. To­dos no­so­tros con­tra el mun­do”. Quién sa­be.

Lo que sí sa­be­mos es que Pa­lo­ma vi­vió ha­ce unos 55.000 años, se­gún las prue­bas rea­li­za­das con se­ries de Ura­nio. Sus con­gé­ne­res del pleis­to­ceno me­dio y ella te­nían una die­ta va­ria­da, pues en la zo­na no fal­ta­ban los re­cur­sos –ca­bras, ca­ba­llos, cier­vos, etc.– aun­que pa­re­ce que en­tre sus pre­sas fa­vo­ri­tas se en­con­tra­ban las tor­tu­gas me­di­te­rrá­neas, las lie­bres y los co­ne­jos. “La iden­ti­fi­ca­ción

de fi­to­li­tos, pro­ba­ble­men­te de gra­mí­neas, en el sa­rro den­ta­rio de es­tos nean­der­ta­les, apun­ta a la in­ges­tión de hi­dra­tos de car­bono de ori­gen ve­ge­tal, co­sa que po­dría ex­pli­car la pre­sen­cia de ca­ries den­ta­ria”. Otro da­to a te­ner en cuen­ta, se­gún Ma­riano López, es que “no hay evi­den­cia de hi­bri­da­ción con se­res hu­ma­nos del pa­leo­lí­ti­co su­pe­rior. Con­si­de­ra­mos que la se­di­men­ta­ción cul­mi­nó an­tes de la pre­sen­cia ini­cial del Ho­mo Sa­piens en Eu­ro­pa”. Sin em­bar­go, los es­tu­dios de ADN to­da­vía se re­sis­ten. A pe­sar de que los cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to Max-Planck pa­ra la An­tro­po­lo­gía Evo­lu­ti­va tra­ta­ron de ayu­dar en la ta­rea de ha­llar ADN, no hu­bo re­sul­ta­dos. En el 2018 dio co­mien­zo un nue­vo in­ten­to con la Uni­ver­si­dad de Vie­na. Ha­brá que es­pe­rar a te­ner más de­ta­lles.

CÓ­MO ERAN Y CÓ­MO VI­VÍAN

Pa­lo­ma (SP96), el ni­ño (SP97) y la otra neandertal adul­ta (SP93) fue­ron, de en­tre to­dos los in­di­vi­duos que los tra­ba­jos de ex­ca­va­ción han re­ve­la­do has­ta la fe­cha, los más lla­ma­ti­vos, por­que es­ta­ban dis­pues­tos en co­ne­xión anató­mi­ca. Es real­men­te di­fí­cil en­con­trar es­que­le­tos ar­ti­cu­la­dos tan an­ti­guos. Cuan­do mo­ri­mos, nues­tro cuer­po em­pie­za a des­com­po­ner­se al ca­bo de unos po­cos mi­nu­tos. Lo pri­me­ro en des­apa­re­cer por es­te pro­ce­so de des­com­po­si­ción son las par­tes blan­das, que­dan­do úni­ca­men­te co­mo ras­tro de lo que una vez fui­mos nues­tro es­que­le­to. El ar­ma­zón óseo, ya des­pro­vis­to de la ma­sa que lo con­tie­ne, se dis­per­sa en la tie­rra, a mer­ced del vien­to y la llu­via. Ese es el mo­ti­vo por el que cues­ta tan­to en­con­trar es­que­le­tos nean­der­ta­les con dis­po­si­ción anató­mi­ca, y el mo­ti­vo por el que los ar­queó­lo­gos lo ce­le­bran tan­to cuan­do los en­cuen­tran.

Pe­ro hay más. En­tre los res­tos fó­si­les ha­lla­dos, tan­to de mi­cro­ma­mí­fe­ros co­mo

de ma­cro­ma­mí­fe­ros, hay mu­chí­si­mos –mi­les– car­bo­ni­za­dos, re­du­ci­dos a ce­ni­zas o tri­tu­ra­dos. Es de­cir, los nean­der­ta­les de la Si­ma de las Pa­lo­mas asa­ban la car­ne, y el en­cla­ve se dis­tin­guió por ser­vir pre­ci­sa­men­te pa­ra eso, pa­ra la pre­pa­ra­ción y el asa­do de car­ne. Eran los se­ño­res del fue­go, con el con­se­cuen­te be­ne­fi­cio de ab­sor­ción de pro­teí­nas e hi­dra­tos de car­bono que ello con­lle­va, me­jo­ra de la die­ta y se­gu­ri­dad ali­men­ti­cia, ade­más de per­mi­tir­les ver en la os­cu­ri­dad, rea­li­zar ac­ti­vi­da­des noc­tur­nas, pro­te­ger­se an­te los de­pre­da­do­res, o res­guar­dar­se del frío.

La in­dus­tria lí­ti­ca re­co­pi­la­da en la Si­ma de las Pa­lo­mas es­tá com­pues­ta por nu­me­ro­sas he­rra­mien­tas de sí­lex, már­mol y cuar­zo. Sin em­bar­go, en el Ca­be­zo Gor­do no hay sí­lex, por lo que los ex­per­tos sos­pe­chan que lo ob­te­nían de otras re­gio­nes, a unos 40 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Es­ta­mos, ob­via­men­te, an­te los tí­pi­cos úti­les mus­te­rien­ses. “El ya­ci­mien­to ha pro­por­cio­na­do pun­tas Le­va­llois, pre­pa­ra­das en las­cas trian­gu­la­res de sí­lex con re­to­ques en sus dos fi­los, y otras las­cas trian­gu­la­res pseu­do-Le­va­llois. No se han en­con­tra­do nú­cleos dis­coi­da­les de pre­pa­ra­ción je­rár­qui­ca le­va­lloi­sen­se. El con­jun­to pa­leo­lí­ti­co in­clu­ye rae­de­ras de ta­lla se­cun­da­ria (re­to­que) la­te­ral fi­na, ras­pa­do­res de ta­lla se­cun­da­ria grue­sa, li­ma­cos/ ba­bo­sas, den­ti­cu­la­dos, den­ta­dos, en­ta­lla­dos y pun­tas Ta­yac”, in­for­ma­ba López. El 10% de los apro­xi­ma­da­men­te 2.600 ob­je­tos es­tu­dia­dos has­ta la fe­cha te­nían ta­lla se­cun­da­ria o re­to­ques. La ha­bi­li­dad re­que­ri­da pa­ra fa­bri­car es­te ti­po de pie­zas era muy gran­de, y si no­so­tros in­ten­tá­ra­mos emu­lar­la es­pon­tá­nea­men­te, nos lle­va­ría bas­tan­te tiem­po desa­rro­llar­la. Es­ta era, a gran­des ras­gos, la ca­ja de he­rra­mien­tas neandertal.

El mo­do en el que fue­ron en­con­tra­dos los cuer­pos de Pa­lo­ma (SP96) y el pe­que­ño (SP97), nos su­gie­ren que es­ta­mos an­te la evi­den­cia de un en­tie­rro con cier­to ri­tual

fu­ne­ra­rio. “Tan­to Pa­lo­ma (SP96) co­mo el ni­ño (SP97) te­nían los co­dos fle­xio­na­dos y las ma­nos jun­to a la fren­te. Se tra­ta de una po­si­ción do­cu­men­ta­da en al­gu­nos otros en­te­rra­mien­tos mus­te­rien­ses […] Es muy po­si­ble que fue­ran en­te­rra­dos in­ten­cio­na­da­men­te, aun­que no po­de­mos es­tar com­ple­ta­men­te se­gu­ros pues no hay más prue­bas de ello, apar­te de la po­si­ción de los es­que­le­tos”.

ELLAS Y ELLOS

Has­ta el mo­men­to no se ha lo­ca­li­za­do nin­gún adorno, co­mo los en­con­tra­dos en al­gún que otro con­tex­to neandertal, pe­ro to­da­vía que­da mu­chí­si­mo por hur­gar en la tie­rra. Tam­po­co sa­be­mos si di­vi­dían el tra­ba­jo por se­xos, una de las gran­des in­cóg­ni­tas re­la­ti­va a es­ta es­pe­cie. Re­cien­te­men­te, se ha lle­va­do a ca­bo un es­tu­dio ba­sán­do­se en las di­fe­ren­tes es­trías en los dien­tes fe­me­ni­nos y mas­cu­li­nos de in­di­vi­duos adul­tos de los ya­ci­mien­tos de El Si­drón en As­tu­rias, L’Hor­tus en Fran­cia, y Spy (Bél­gi­ca), que ha lle­va­do a los in­ves­ti­ga­do­res a pen­sar que tal vez ha­bía es­pe­cia­li­za­ción de tra­ba­jo, pa­ra ex­pli­car el pa­trón de mor­de­du­ra di­fe­ren­tes. Los in­di­vi­duos mas­cu­li­nos pre­sen­tan ma­yor can­ti­dad de me­llas en el es­mal­te y la den­ti­na de las pie­zas su­pe­rio­res, mien­tras que en los fe­me­ni­nos es­tas im­per­fec­cio­nes apa­re­cen en las in­fe­rio­res. ¿Sig­ni­fi­ca es­to que las mu­je­res se en­car­ga­ron de pre­pa­rar pie­les y ela­bo­rar ves­ti­dos mien­tras que ellos se en­car­ga­ron de re­to­car los fi­los de las he­rra­mien­tas? ¿O, sim­ple­men­te, que ellas re­cu­rrie­ron en ma­yor me­di­da al uso de la bo­ca por te­ner me­nor fuer­za mus­cu­lar? No lo sa­be­mos, pe­ro Al­mu­de­na Es­tal­rrich, in­ves­ti­ga­do­ra del CSIC, y au­to­ra del es­tu­dio, cree que “la es­pe­cia­li­za­ción del tra­ba­jo se­gún el se­xo de los in­di­vi­duos pro­ba­ble­men­te se li­mi­ta­se a unas po­cas ta­reas, ya que es po­si­ble que tan­to hom­bres co­mo mu­je­res par­ti­ci­pa­sen de igual ma­ne­ra en la ca­za de gran­des ani­ma­les”. En cual­quier ca­so, cuan­do le pre­gun­ta­mos a Ma­riano López si exis­ten evi­den­cias de es­tas di­fe­ren­cias en los in­di­vi­duos ha­lla­dos en la Si­ma de las Pa­lo­mas, nos di­ce que no se han do­cu­men­ta­do di­fe­ren­cias anató­mi­cas en­tre los se­xos de­bi­do a es­pe­cia­li­za­ción de ta­reas, y “en lo que res­pec­ta al des­gas­te de los dien­tes an­te­rio­res de­bi­do a su uso, en la Si­ma de las Pa­lo­mas no se ad­vier­te de ma­ne­ra tan cla­ra co­mo en los de otros ya­ci­mien­tos, aun­que tam­po­co po­de­mos des­car­tar­lo sin una ma­yor in­ves­ti­ga­ción al res­pec­to”.

La asi­me­tría ósea ob­ser­va­da en el hú­me­ro de los nean­der­ta­les su­gie­re que pu­die­ron usar lan­zas de em­pu­je con mu­cha fre­cuen­cia, pe­ro no to­do el mun­do es­tá de acuer­do. Un es­tu­dio del 2012 in­di­ca que po­dría co­rres­pon­der a há­bi­tos do­més­ti­cos más que ci­ne­gé­ti­cos. Se­gún el doc­tor Co­lin Shaw, au­tor del es­tu­dio, el ras­pa­do de pie­les era una ac­ti­vi­dad que re­que­ría mu­cho más tiem­po que la ca­za, y en cual­quier ca­so, un mo­vi­mien­to más te­dio­so y re­pe­ti­ti­vo. Sa­be­mos, pues, por cier­tos res­tos, que los nean­der­ta­les pue­den mos­trar es­ta asi­me­tría en el desa­rro­llo del hú­me­ro (co­mo la mues­tran los te­nis­tas pro­fe­sio­na­les), pe­ro no te­ne­mos muy cla­ro por qué, ni qué ca­rac­te­rís­ti­ca es­ta­ba más pre­sen­te en un se­xo que en otro. Tal vez Pa­lo­ma y sus co­le­gas pue­dan arro­jar en un fu­tu­ro, y tras un es­tu­dio más de­ta­lla­do, más in­for­ma­ción al res­pec­to.

Lo que sí de­be­mos po­ner de re­lie­ve es la im­por­tan­cia del ya­ci­mien­to de la Si­ma de las Pa­lo­mas en el pa­no­ra­ma mun­dial de los es­tu­dios so­bre los nean­der­ta­les, y to­do de­bi­do a la jo­ven Pa­lo­ma, a su es­que­le­to en per­fec­ta co­ne­xión anató­mi­ca, com­ple­to en un 85%, y esos otros dos com­pa­ñe­ros de en­tie­rro, cu­ya osa­men­ta tam­bién apa­re­ció per­fec­ta­men­te ar­ti­cu­la­da, y prác­ti­ca­men­te en­te­ra. “Pa­ra ha­cer­nos una idea de su im­por­tan­cia, con­vie­ne re­mar­car que la úl­ti­ma vez que se en­con­tró un es­que­le­to neandertal adul­to fue ha­ce 40 años, en Fran­cia. ¡Y no­so­tros en la Si­ma de las Pa­lo­mas te­ne­mos 3!”, con­cluía un emo­cio­na­do Ma­riano López.

A la de­re­cha, una pa­no­rá­mi­ca de Ca­be­zo Gor­do, lu­gar don­de se en­cuen­tra el ya­ci­mien­to de la Si­ma de las Pa­lo­mas. Aba­jo, un pa­nel in­for­ma­ti­vo en es­ta ele­va­ción.

A la iz­quier­da del to­do, to­rre de des­cen­so/ as­cen­so de la Si­ma de las Pa­lo­mas; en el círcu­lo, sa­cos de se­di­men­to que pos­te­rior­men­te se tras­la­dan a la can­te­ra pa­ra la­var­lo y ta­mi­zar­lo; jun­to a es­tas lí­neas, vo­lun­ta­rios la­van­do y ta­mi­zan­do se­di­men­to en la can­te­ra Már­mo­les Ca­be­zo Gor­do; aba­jo, ex­ca­va­ción en el ya­ci­mien­to.

Jun­to a es­tas lí­neas, el crá­neo del ni­ño SP97.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.