Los 10 man­da­mien­tos Pe­dro An­to­nio de Alar­cón

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - Pe­dro An­to­nio DE ALAR­CÓN

En 1859, Pe­dro An­to­nio de Alar­cón fun­dó, con otros ami­gos, el pe­rió­di­co sa­tí­ri­co-li­te­ra­rio La Mal­va, “sua­ve aun­que im­po­lí­ti­co”, que sa­có seis nú­me­ros al mes has­ta su cie­rre en 1860. Fue una más de las pu­bli­ca­cio­nes pe­rió­di­cas, sa­tí­ri­cas o no, que ani­ma­ron la vida cul­tu­ral del si­glo XIX, en la que Pe­dro An­to­nio de Alar­cón, uno de los pe­rio­dis­tas más aplau­di­dos de en­ton­ces, de­jó una hue­lla im­bo­rra­ble.

Tam­bién en 1859 nues­tro au­tor em­pe­zó a pu­bli­car en la re­vis­ta ilus­tra­da El Mu­seo Uni­ver­sal las cró­ni­cas de su par­ti­ci­pa­ción co­mo vo­lun­ta­rio en la Gue­rra de África, que lue­go sa­lie­ron co­mo li­bro con el tí­tu­lo Dia­rio de un tes­ti­go de la gue­rra de África. Su pro­pó­si­to, que tras­cien­de la me­ra in­cli­na­ción in­for­ma­ti­va pa­ra pe­ne­trar en el reino de la li­te­ra­tu­ra de via­jes, al que vol­ve­ría en otras opor­tu­ni­da­des, era “ha­cer via­jar con­mi­go al que me lea; iden­ti­fi­car­le con mi al­ma”. Los lec­to­res pa­ga­ban un su­ple­men­to ex­tra por sus ar­tícu­los, que atra­je­ron, por cier­to, a un bi­so­ño Gal­dós, quien con­ver­ti­ría a su crea­dor en uno de los per­so­na­jes de Ai­ta Tet­tauen (1905).

Pe­ro la obra de Pe­dro An­to­nio de Alar­cón fue mu­cho más vas­ta y, en al­gu­nos ca­sos, se ade­lan­tó a su tiem­po. Pa­ra al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, fue él quien pu­bli­có la pri­me­ra no­ve­la po­li­cía­ca es­pa­ño­la, El cla­vo (1853), unos años des­pués de que Ed­gar Allan Poe re­vo­lu­cio­na­ra el gé­ne­ro con Los ase­si­na­tos de la ca­lle Mor­gue. No obs­tan­te, la in­fluen­cia de Poe en la obra de Alar­cón fue pos­te­rior, por lo que el au­tor gra­na­dino pu­do ins­pi­rar­se pa­ra El cla­vo en un re­la­to del fran­cés Hip­poly­te Lu­cas, así co­mo en los de su com­pa­trio­ta Ale­jan­dro Du­mas, au­tor de Crí­me­nes cé­le­bres.

Una anéc­do­ta: Pe­dro An­to­nio de Alar­cón pu­do ser nues­tro Push­kin par­ti­cu­lar, pe­ro la san­gre no lle­gó al río. Al igual que el au­tor ru­so, se en­fren­tó en un due­lo, pe­ro su ri­val, el poe­ta ve­ne­zo­lano Jo­sé He­ri­ber­to Gar­cía de Que­ve­do, le per­do­nó la vida y dis­pa­ró al ai­re tras el fa­llo de Alar­cón. Am­bos se ha­bían desafia­do en las pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos a pro­pó­si­to de la rei­na Isa­bel II: el español la cen­su­ra­ba; el ve­ne­zo­lano, que ha­bía ser­vi­do co­mo guar­dia real, la de­fen­día. De aquel tran­ce na­ció un nue­vo Pe­dro An­to­nio, me­nos iras­ci­ble y más con­ser­va­dor.

Su obra más co­no­ci­da, El som­bre­ro de tres pi­cos (1874), no­ve­la el tra­di­cio­nal ro­man­ce de una mo­li­ne­ra ca­sa­da a la que tra­ta de se­du­cir un co­rre­gi­dor. Es una his­to­ria di­ver­ti­da, un cuen­to per­fec­to de prin­ci­pio a fin, que no tar­dó en triun­far más allá de los Pi­ri­neos. Años des­pués, en 1919, Ma­nuel de Fa­lla la trans­for­mó en un ba­llet./AL­BER­TO DE FRU­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.