San Mi­llán de la Co­go­lla

TIE­NE EL CO­LOR DE LA HIS­TO­RIA Y LA GRACIA DE UNA LEN­GUA QUE HOY HA­BLAN CER­CA DE SEISCIENTOS MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS. EL MO­NAS­TE­RIO DE SAN MI­LLÁN DE LA CO­GO­LLA –PA­TRI­MO­NIO DE LA HU­MA­NI­DAD POR LA UNES­CO– NOS ABRE SUS PUER­TAS Y NOS MUES­TRA LA RI­QUE­ZA MA­TE­RIAL Y

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - AL­BER­TO DE FRU­TOS

Que La Rio­ja es un pa­raí­so na­tu­ral, gas­tro­nó­mi­co y cul­tu­ral lo sa­be­mos to­dos, en Es­pa­ña y fue­ra de Es­pa­ña. Los as­tros se ali­nea­ron pa­ra alum­brar una tie­rra cu­ya vi­si­ta cons­ti­tu­ye siem­pre una ex­pe­rien­cia que per­fec­cio­na la an­te­rior. En es­te puz­le inaca­ba­ble, San Mi­llán de la Co­go­lla es co­mo la cla­ve que sos­tie­ne la bó­ve­da de La Rio­ja. Los nom­bres del san­to vi­si­gó­ti­co Emi­li­ano –san Mi­llán– y de Gon­za­lo de Ber­ceo se ci­tan con el del anó­ni­mo mon­je que, a me­dia­dos del si­glo X o prin­ci­pios del XI, anotó en los már­ge­nes de un có­di­ce en la­tín unas glo­sas pa­ra orien­tar­se en me­dio de ese la­be­rin­to lin­güís­ti­co. Se sir­vió del ro­man­ce, el ha­bla del pue­blo y, con ra­zón, los es­tu­dio­sos con­si­de­ran que aquel tra­ba­jo fue la pri­me­ra mues­tra de la “li­te­ra­tu­ra” en español. El des­cu­bri­mien­to de las glo­sas emi­li­anen­ses se pro­du­jo allá por 1911, de la mano del ar­queó­lo­go e his­to­ria­dor Ma­nuel Gó­mez-Mo­reno, quien, tra­ba­jan­do en el mo­nas­te­rio rio­jano, se to­pó con esos apun­tes, que trans­cri­bió pa­ra que el sa­bio Me­nén­dez Pidal los es­tu­dia­ra a su sa­bor. Fue es­te quien los dio a co­no­cer, aun­que la ex­pre­sión “cu­na del castellano” no se acu­ña­ría has­ta unas dé­ca­das más tar­de.

SUSO Y YUSO

San Mi­llán de la Co­go­lla es­tá con­for­ma­do por dos mo­nas­te­rios, Suso (arri­ba) y Yuso (aba­jo). El pri­me­ro, ini­cia­do a fi­na­les del si­glo VI, es el más an­ti­guo, co­mo nos su­gie­re el re­len­te de sus cue­vas: en su scrip­to­rium se fra­guó el castellano y, en su bi­blio­te­ca, se la­bró el al­ma de nues­tro pri­mer poe­ta, Gon­za­lo de Ber­ceo, au­tor de Los mi­la­gros de Nues­tra Se­ño­ra. Cuan­do és­te vio la luz, el mo­nas­te­rio de Yuso, un sue­ño del rey Gar­cía Sán­chez III el de Ná­je­ra, lle­va­ba más de un si­glo en pie –de he­cho, Ber­ceo fue tam­bién clé­ri­go no­ta­rio del tem­plo–, aun­que na­da se con­ser­va de su pri­me­ra plan­ta y lo que ha lle­ga­do has­ta no­so­tros es un fru­to pos­te­rior.

Am­bos re­cin­tos pue­den –de­ben– ser vi­si­ta­dos, pues­to que ca­da uno nos brin­da unas lec­cio­nes di­fe­ren­tes. En Suso se en­cuen­tran, por mor de la le­yen­da, los sar­có­fa­gos de los sie­te in­fan­tes de La­ra, el ce­no­ta­fio de San Mi­llán y lo que al­gu­nos repu­tan co­mo el al­tar más an­ti­guo de Es­pa­ña, con­sa­gra­do, có­mo no, al san­to que fun­dó el mo­nas­te­rio, pa­trón de Cas­ti­lla tras la ba­ta­lla de Si­man­cas del si­glo X.

Yuso, El Es­co­rial de La Rio­ja, nos re­ci­be con las pin­tu­ras de Juan Ric­ci en el Sa­lón de los Re­yes –Fer­nán González, San­cho el Ma­yor, Gar­cía el de Ná­je­ra y Al­fon­so VII de Cas­ti­lla son sus pro­ta­go­nis­tas–; nos aman­sa lue­go en el claus­tro; y nos se­du­ce en el res­to de sus es­tan­cias: la igle­sia, la sa­cris­tía –con los im­pre­sio­nan­tes fres­cos del te­cho– o el claus­tro su­pe­rior.

SI­NÓ­NI­MO DE HIS­TO­RIA

Hay lu­ga­res con his­to­ria y lue­go es­tá el mo­nas­te­rio de San Mi­llán de la Co­go­lla, his­to­ria vi­va, in­mar­ce­si­ble, emo­cio­nan­te. Si ha­ce mil años la de­vo­ción atraía a mi­les de pe­re­gri­nos a es­te rin­cón jun­to al Ca­mino de San­tia­go, hoy su nú­me­ro de vi­si­tan­tes se ha mul­ti­pli­ca­do por esa re­li­gión glo­bal lla­ma­da tu­ris­mo, que se sub­ra­ya aquí por el in­te­rés cien­tí­fi­co del re­cin­to. Tres ins­ti­tu­tos de in­ves­ti­ga­ción –“Orí­ge­nes del Español”, “His­to­ria de la Len­gua” y “Li­te­ra­tu­ra y Tra­duc­ción”– ve­lan por el le­ga­do que un mon­je sem­bró en los már­ge­nes de un có­di­ce en la­tín y apun­ta­lan día a día nues­tro pa­tri­mo­nio lin­güís­ti­co. En San Mi­llán de la Co­go­lla las pie­dras ha­blan, ¿có­mo iba a ser de otra ma­ne­ra?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.