Hue­llas es­pa­ño­las en GAN­TE

Historia de Iberia Vieja - - LA LUPA SOBRE LA HISTORI -

Pue­de que a Car­los V no le tem­bla­se la mano a la ho­ra de cas­ti­gar a sus con­ciu­da­da­nos, pe­ro pa­re­ce que los gan­te­ses no se lo tu­vie­ron de­ma­sia­do en cuen­ta. Al me­nos, eso po­dría pen­sar­se si echa­mos un vis­ta­zo a las nu­me­ro­sas hue­llas que to­da­vía pue­den en­con­trar­se en la ciu­dad, y que en­la­zan con el que fue­ra rey de Es­pa­ña y sus su­ce­so­res. Del an­ti­guo Prin­sen­hof, el pa­la­cio en el que na­ció el em­pe­ra­dor y que aca­bó sien­do bau­ti­za­do en ho­nor a él, ape­nas que­dan hoy res­tos en el ba­rrio que lle­va su nom­bre. Sin em­bar­go, to­da­vía pue­de con­tem­plar­se allí –no muy le­jos del es­pec­ta­cu­lar Cas­ti­llo de los Con­des–, la lla­ma­da Dan­ke­re Poort (“Puer­ta Os­cu­ra”), un pe­que­ño frag­men­to del pa­la­cio. En el pa­tio in­te­rior se pue­de ver tam­bién una es­cul­tu­ra en ho­nor a los strop­pen­dra­gers, y que re­pre­sen­ta pre­ci­sa­men­te a uno de es­tos “en­so­ga­dos”. En el mis­mo ba­rrio de Prin­sen­hof hay tam­bién una es­ta­tua que re­cuer­da a Car­los V, y cu­rio­sa­men­te la es­cul­tu­ra–co­pia de una obra de Leo­ne Leo­ni que se en­cuen­tra en el Mu­seo del Pra­do– fue un re­ga­lo rea­li­za­do por la ciu­dad de To­le­do en 1966.

Al igual que su­ce­de con el Prin­sen­hof, tam­po­co que­dan ape­nas res­tos del S pan ja ar­den kas te el( el Cas­ti­llo de los es­pa­ño­les ), aun­que en la an­ti­gua igle­sia del re­cin­to to­da­vía se pue­den ver al­gu­nas lá­pi­das en es­pa­ñol con el nom­bre de al­gu­nos soldados de la guar­ni­ción que fue­ron en­te­rra­dos allí. Ade­más, una ca­lle cer­ca­na tam­bién re­cuer­da en su nom­bre –Spaan­jards­traat, o “ca­lle de los es­pa­ño­les”– nues­tra pre­sen­cia en la ciu­dad. Si re­gre­sa­mos al cen­tro his­tó­ri­co, en la fa­cha­da gó­ti­ca del Ayun­ta­mien­to ve­re­mos tam­bién es­ta­tuas de Car­los V, su es­po­sa Isa­bel de Por­tu­gal –nie­ta de los Re­yes Ca­tó­li­cos–, y Mar­ga­ri­ta de Aus­tria, tía del em­pe­ra­dor. Al­go si­mi­lar en­con­tra­mos en la lla­ma­da Ca­sa de las Ca­be­zas Co­ro­na­das, en la que se con­ser­van bus­tos de los dis­tin­tos con­des de Flandes, por lo que en­tre ellos se en­cuen­tran re pre­sen­ta­cio­nes de Car­lo­sVy­suhi jo, Fe­li­pe I I.

Es­te úl­ti­mo vi­si­tó en va­rias oca­sio­nes la ciu­dad –una de ellas con su pa­dre–, y tam­bién se alo­jó en el Prin­sen­hof, pe­ro ade­más fue ju­ra­do co­mo conde de Flandes en la pla­za Vrij­dag­markt –hoy una de las más con­cu­rri­das–, en ju­lio de 1549. Las ca­lles más an­ti­guas del cas­co his­tó­ri­co es­tán ado­qui­na­das, y se­gún se di­ce, los res­pon­sa­bles de co­lo­car di­cho em­pe­dra­do fue­ron los es­pa­ño­les, ha­cia 1612.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.