Es­pa­ño­les en SHANGHÁI

Historia de Iberia Vieja - - AGORA -

■ Shanghái es una ciu­dad sin me­mo­ria. Sus ca­lles son im­pa­cien­tes y des­creen de la nos­tal­gia. Si el día de ma­ña­na re­gre­sá­ra­mos aquí, los ras­ca­cie­los de hoy nos pa­re­ce­rían aque­ja­dos de enanis­mo y ya no en­con­tra­ría­mos ese rincón, ese puen­te, esa pla­za. To­das las ciu­da­des mo­der­nas se pa­re­cen en­tre sí: no es que se aver­güen­cen de su pa­sa­do, es que no pue­den con­vi­vir con él.

Di­cen que la dis­tan­cia es el ol­vi­do. La dis­tan­cia y el tiem­po, ese fue­go que se tra­ga los lu­ga­res y des­va­ne­ce los sue­ños. Los hom­bres –me­nos mal– nos re­be­la­mos con­tra la ti­ra­nía de las ciu­da­des y, de vez en cuan­do, re­cor­da­mos. Bas­ta con el sa­bor de una mag­da­le­na o con las no­tas de una can­ción pa­ra ti­rar del hi­lo y po­ner ca­ras a los lu­ga­res o ban­de­ras so­bre las hue­llas de nues­tros va­ga­bun­deos.

UN ARQUITECTO...

En esa ciu­dad de la Chi­na del Es­te mu­rió en 1931 un arquitecto ma­dri­le­ño, Abe­lar­do La­fuen­te Gar­cía-Ro­jo, ar­tí­fi­ce de la reha­bi­li­ta­ción del ho­tel Ma­jes­tic, que, en los años vein­te del pa­sa­do si­glo, hos­pe­dó a to­do aquel que pa­sa­ba por Shanghái con los bol­si­llos lle­nos, co­mo las es­tre­llas de ci­ne Dou­glas Fair­banks y Mary Pick­ford o el mis­mí­si­mo Ge­ne­ral Ro­jo, Chiang Kai-shek, quien se ca­só allí con Soong Mei-ling. La­fuen­te lle­gó a la ciu­dad des­de Fi­li­pi­nas, y no tar­dó en ro­ciar de san­gre es­pa­ño­la ese jar­dín del Le­jano Orien­te: un ar­co neo­mo­ris­co por aquí, la sa­la de bai­le en el ho­tel As­tor por allá… A la vis­ta de to­dos, la fa­cha­da de la Star Ga­ra­ge Com­pany nos re­cuer­da to­da­vía hoy que es­pa­ño­les por el mun­do los ha habido siem­pre y que nues­tro ca­rác­ter es una mez­cla de au­da­cia y tem­pla­da in­cons­cien­cia.

… Y UN CINEASTA

Los “nues­tros” no le te­nían mie­do a los ma­res ni a las len­guas. En sus ma­nos, los ma­pas se em­pe­que­ñe­cían a la es­ca­la de las ilu­sio­nes y, mien­tras Eliot ima­gi­na­ba una tie­rra bal­día, nues­tros com­pa­trio­tas pro­ba­ban nue­vas se­mi­llas pa­ra fer­ti­li­zar los cam­pos. Abe­lar­do La­fuen­te fue ami­go de An­to­nio Ra­mos Es­pe­jo, un hi­jo de Al­ha­ma de Gra­na­da que en 1903 se asen­tó en Shanghái y abrió los pri­me­ros ne­go­cios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos de Chi­na. Em­pe­zó pro­yec­tan­do sus pe­lí­cu­las en te­te­rías y aca­bó abrien­do sa­las co­mo quien des­plie­ga un aba­ni­co de bam­bú, des­de el Hong­kew Ci­ne­ma, en di­ciem­bre de 1908, al Olym­pic, en 1914, más tar­de lla­ma­do Em­bassy y de­rri­ba­do en los años ochen­ta pa­ra le­van­tar un edi­fi­cio de ofi­ci­nas.

Cuan­do vol­vió a Ma­drid, Ra­mos Es­pe­jo no per­dió el tiem­po y abrió el Rial­to en la Gran Vía. Y así po­dría­mos se­guir, en es­te inago­ta­ble y fan­tás­ti­co jue­go de la oca de la His­to­ria, si no hu­bié­ra­mos caí­do en la ca­si­lla de la ca­la­ve­ra, que po­ne fin a nues­tra pá­gi­na.

Alberto de FRU­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.