"LAS MOMIAS NOS HA­BLAN DE NUES­TRO PA­SA­DO, DE NUES­TRO PRE­SEN­TE Y DE NUES­TRO FU­TU­RO"

Historia de Iberia Vieja - - AGORA -

Pe­rio­dis­ta y di­se­ña­do­ra grá­fi­ca, He­le­na R. Ol­mo ha me­re­ci­do el VIII Pre­mio An­to­nio Ce­brián de Di­vul­ga­ción His­tó­ri­ca por CSI Momias (Odeón, 2018), un sen­sa­cio­nal en­sa­yo que fun­de su pa­sión por la cien­cia y la ar­queo­lo­gía. Las momias nun­ca pasan de mo­da. La au­to­ra nos ex­pli­ca por qué...

¿Qué en­con­tra­rá el lec­tor en es­ta obra?

Es­pe­ro que tan­tas sor­pre­sas co­mo me lle­va­ron a mí a es­cri­bir­la. Ja­más ha­bría ima­gi­na­do que un en­sa­yo ilus­tra­do po­dría dar ca­bi­da a pá­gi­nas de no­ve­la ne­gra mez­cla­das con las de un anec­do­ta­rio hu­mo­rís­ti­co, y mu­cho me­nos que fue­ra yo la per­so­na que tu­vie­ra el pla­cer de es­cri­bir­lo.

¿Qué pue­de apor­tar el es­tu­dio de las momias al co­no­ci­mien­to de la His­to­ria?

Es­qui­var la muer­te es uno de los gran­des mo­to­res de la in­no­va­ción a lo lar­go de la His­to­ria. Fas­ci­na des­cu­brir que las momias no son pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo de Egip­to, que la muer­te es uni­ver­sal y el mie­do tam­bién. Que la no­ción de trán­si­to y re­li­gio­si­dad es­tu­vie­ron ahí an­tes de lo que pen­sa­mos, y que des­de el pri­mer hom­bre que pi­só la Tie­rra has­ta el úl­ti­mo en lle­gar, se­gui­mos lu­chan­do con el mis­mo ahín­co y con to­dos los me­dios a nues­tro al­can­ce pa­ra que nues­tro pun­to y fi­nal se con­vier­ta en un pun­to y apar­te. El con­cep­to no cam­bia: pre­ser­var el cuer­po pa­ra que vuel­va a al­ber­gar el al­ma a cual­quier pre­cio. Las momias nos ha­blan de nues­tro pa­sa­do, de nues­tro pre­sen­te y de nues­tro fu­tu­ro.

¿Có­mo sur­gió tu in­te­rés por es­te te­ma?

¿Un fle­cha­zo? No es­toy se­gura, sim­ple­men­te sien­to una enor­me atrac­ción por ellas. Es­tán ahí, tan de­ses­pe­ra­das por vi­vir, que te­nía que sa­ber por qué. Son mu­cho más que los des­po­jos de lo que que­da de no­so­tros, son tes­ti­gos par­lan­tes de quié­nes fue­ron y có­mo vi­vie­ron o mu­rie­ron. A ve­ces nos cuen­tan que la his­to­ria no es co­mo cree­mos, y de­be­ría­mos es­cu­char­las. Es­pe­cial­men­te a las momias na­tu­ra­les, ellas no fue­ron ma­ni­pu­la­das, no se con­ta­ba con su exis­ten­cia, y en su ca­so no ha­blan de fór­mu­las má­gi­cas de em­bal­sa­ma­mien­to sino que nos sor­pren­den con his­to­rias de crí­me­nes, ci­vi­li­za­cio­nes fue­ra de con­tex­to, sa­cri­fi­cios de san­gre, su­pers­ti­cio­nes y creen­cias an­ces­tra­les en crue­les dei­da­des y en sus po­de­res so­bre la na­tu­ra­le­za.

Re­cien­te­men­te se ha abier­to en Quin­to (Za­ra­go­za) un mu­seo de­di­ca­do a las momias, el pri­me­ro de Es­pa­ña. ¿Por qué es im­por­tan­te?

El ca­so de Quin­to es ex­cep­cio­nal y es un pri­vi­le­gio te­ner­lo en ca­sa. Sus pro­ta­go­nis­tas son trein­ta momias na­tu­ra­les que han so­bre­vi­vi­do a la des­com­po­si­ción gra­cias a un en­torno con las con­di­cio­nes de hu­me­dad y ven­ti­la­ción pro­pi­cias pa­ra ello. Es el ti­po de mo­mia que más abun­da en Eu­ro­pa, pues des­de el si­glo XVI la prác­ti­ca ha­bi­tual fue que los fa­lle­ci­dos des­can­sa­ran en las crip­tas de las igle­sias o lu­ga­res ale­da­ños. Pe­ro lle­gó un mo­men­to en que la po­dre­dum­bre era irres­pi­ra­ble en las lo­ca­li­da­des del Vie­jo Con­ti­nen­te y sur­gie­ron de­cre­tos na­po­leó­ni­cos que dis­po­nían ex­hu­mar los cuer­pos de los nú­cleos ur­ba­nos pa­ra tras­la­dar­los a ce­men­te­rios ex­tra­mu­ros. En Es­pa­ña la or­den lle­gó en 1787 de Car­los III y en la igle­sia de San An­drés de To­le­do tam­bién apa­re­ció un pu­ña­do de momias pol­vo­rien­tas y re­se­cas. Aun­que es­tas tu­vie­ron ma­la suer­te, su sue­ño fue in­te­rrum­pi­do pa­ra que­dar api­la­das co­mo ma­de­ros con­tra la fría pa­red de la crip­ta, pues una huel­ga de en­te­rra­do­res evi­tó que se com­ple­ta­ra su tras­la­do.

Ciu­ta­de­lla de Me­nor­ca se­rá la se­de del XVI Con­gre­so In­ter­na­cio­nal so­bre la Pie­dra Se­ca, en­tre el 26 y el 28 de oc­tu­bre de es­te año. To­do un hi­to que lle­ga con los me­jo­res au­gu­rios gra­cias al ri­gor de sus ins­ti­tu­cio­nes or­ga­ni­za­do­ras: la So­cié­té Scien­ti­fi­que In­ter­na­tio­na­le pour l’Ètu­de Plu­ri­dis­ci­pli­nai­re de la Pie­rre Sè­che (S.P.S.) y la So­cie­tat His­tò­ri­co Ar­queo­lò­gi­ca Mar­tí i Be­lla, (SHAMB), que nues­tros lec­to­res co­no­cen so­bra­da­men­te por las jor­na­das que he­mos cu­bier­to en otras edi­cio­nes. A par­tir del lu­nes 22 de oc­tu­bre, la is­la da­rá la bien­ve­ni­da a los par­ti­ci­pan­tes en el ta­ller in­ter­na­cio­nal so­bre res­tau­ra­ción de una ba­rra­ca, mien­tras que el Con­gre­so en sí se inau­gu­ra­rá el vier­nes 26 en el Ins­ti­tu­to de En­se­ñan­za Me­dia Jo­sep Mª Qua­dra­do, se­de de es­ta ci­ta. Des­de 1987, se ha ve­ni­do ce­le­bran­do es­te Con­gre­so con ca­rác­ter bi­a­nual, cu­yas con­fe­ren­cias se im­par­ti­rán en in­glés, fran­cés, es­pa­ñol y ca­ta­lán con tra­duc­ción si­mul­tá­nea. La cuo­ta de ins­crip­ción os­ci­la en­tre los 30 y los 180 eu­ros.

ALBERTO DE FRU­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.