EL VA­LLE DE LOS CAÍDOS en 10 cla­ves

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR - ALBERTO DE FRU­TOS

EL MO­NU­MEN­TO DE LA SANTA CRUZ DEL VA­LLE DE LOS CAÍDOS, A UNOS OCHO KILÓMETROS DEL NÚ­CLEO DE SAN LO­REN­ZO DE EL ES­CO­RIAL, HA MULTIPLICADO SUS VI­SI­TAS TRAS ANUN­CIAR EL GO­BIERNO SU VOLUNTAD DE EX­HU­MAR LOS RES­TOS DE FRAN­CO, INHUMADO ALLÍ EN 1975. REPASAMOS AQUÍ SU HIS­TO­RIA Y SUS CARACTERÍSTICAS EN DIEZ CLA­VES.

1 GRAN­DES NOMBRES DE LA AR­QUI­TEC­TU­RA

Los ar­qui­tec­tos Pe­dro Mu­gu­ru­za y Die­go Mén­dez, quien asu­mió la di­rec­ción de las obras en 1950, fue­ron los ar­tí­fi­ces de la cons­truc­ción. Una es­ca­li­na­ta de cien me­tros de an­chu­ra con­du­ce a otra de po­co más de se­sen­ta que lle­va, a su vez, a la puer­ta de la crip­ta. La pie­za más im­po­nen­te del con­jun­to es la cruz, con una al­tu­ra de cien­to cin­cuen­ta me­tros y que es­tá for­ma­da por un ba­sa­men­to con las fi­gu­ras de los cua­tro evan­ge­lis­tas –de die­ci­ocho me­tros de al­tu­ra ca­da una– y las imá­ge­nes de las cua­tro vir­tu­des car­di­na­les, obras de Juan de Áva­los. La por­ta­da de la ba­sí­li­ca, de Fer­nan­do Cruz, es de bron­ce y so­bre su cor­ni­sa se en­cuen­tra otro gru­po es­cul­tó­ri­co de Áva­los: la Pie­dad. Otras par­tes de gran va­lor son la crip­ta; la re­ja; la cú­pu­la del cru­ce­ro, con un mo­sai­co de Pa­drós; y la na­ve de cua­tro tra­mos, que al­ber­ga en sus mu­ros es­ce­nas del Apo­ca­lip­sis de San Juan. En 1957, Mén­dez apun­tó en una en­tre­vis­ta que las obras pa­ra eri­gir es­te mau­so­leo ha­bían si­do to­da una pe­sa­di­lla.

2 ¿CUÁN­TO COS­TÓ?

Se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes del his­pa­nis­ta Ray­mond Carr, el cos­te eco­nó­mi­co as­cen­dió a unos 1.000 mi­llo­nes de pe­se­tas, seis mi­llo­nes de eu­ros ac­tua­les ex­clui­da la in­fla­ción. De acuer­do con los da­tos del Go­bierno, su cos­te de man­te­ni­mien­to se ci­fra en 1,8 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, en los que se in­clu­yen las par­ti­das de se­gu­ri­dad, su­mi­nis­tro y per­so­nal y la co­rres­pon­dien­te sub­ven­ción. Los in­for­mes téc­ni­cos so­bre la me­sa re­co­mien­dan una reha­bi­li­ta­ción que ron­da­ría los tre­ce mi­llo­nes de eu­ros, con el fin de evi­tar su de­te­rio­ro y los con­si­guien­tes ries­gos pa­ra los vi­si­tan­tes.

3 LA INAU­GU­RA­CIÓN

Se cum­plía el pri­mer aniver­sa­rio del fin de la Gue­rra Ci­vil cuan­do un de­cre­to dis­pu­so la cons­truc­ción de un en­te­rra­mien­to co­lec­ti­vo pa­ra hon­rar la me­mo­ria de los caídos du­ran­te la con­tien­da –“de­di­ca­do a los hé­roes y már­ti­res de la Cru­za­da que le­ga­ron una Es­pa­ña me­jor”, se di­jo en­ton­ces–. Las obras con­clu­ye­ron en 1958 y la inau­gu­ra­ción ofi­cial tu­vo lu­gar el 1 de abril de 1959, coin­ci­dien­do con

UN DE­CRE­TO DIS­PU­SO SU CONS­TRUC­CIÓN PA­RA HON­RAR LA ME­MO­RIA DE LOS CAÍDOS DU­RAN­TE LA CON­TIEN­DA el vi­gé­si­mo aniver­sa­rio del fin del fra­tri­ci­dio. Fran­co, ba­jo pa­lio, y su mu­jer Car­men Po­lo asis­tie­ron al ac­to con el Go­bierno en pleno. El je­fe de Es­ta­do dio un dis­cur­so en el que in­sis­tió que “nues­tra gue­rra no fue, evi­den­te­men­te, una con­tien­da ci­vil más, sino una ver­da­de­ra Cru­za­da” y que con­clu­yó con un so­no­ro ¡Arri­ba Es­pa­ña! La pren­sa de la épo­ca se­ña­ló que unas 40.000 per­so­nas acla­ma­ron in­ce­san­te­men­te al Cau­di­llo.

4 ¿OBRE­ROS O ESCLAVOS?

Los di­rec­to­res de las obras fue­ron los ar­qui­tec­tos Pe­dro Mu­gu­ru­za, fa­lle­ci­do en 1952, y su dis­cí­pu­lo Die­go Mén­dez, pe­ro el mo­nu­men­to lo cons­tru­ye­ron en su ma­yo­ría pre­sos re­pu­bli­ca­nos, a cam­bio de re­den­ción en su con­de­na, de acuer­do con la or­den de 7 de oc­tu­bre de 1938 se­gún la cual “ca­da día de tra­ba­jo le va­le al re­clu­so por dos de cum­pli­mien­to de con­de­na”. El pro­fe­sor Alberto

Bár­ce­na sub­ra­ya que el sis­te­ma con­tem­pla­ba que los obre­ros tra­ba­ja­ran ocho ho­ras dia­rias y des­can­sa­ran los do­min­gos. En to­tal, pa­sa­ron por aquí unos 3.000 pre­sos, que pre­via­men­te ha­bían re­lle­na­do una ins­tan­cia en su pri­sión de ori­gen (no to­das pu­die­ron ser aten­di­das por el ele­va­do nú­me­ro de so­li­ci­tu­des). El Pa­tro­na­to Na­cio­nal de Pre­sos y Pe­na­dos les pa­ga­ba un jor­nal que, en to­do ca­so, me­jo­ra­ba las con­di­cio­nes de las cár­ce­les o cam­pos que de­ja­ban atrás. Los mé­di­cos del Hos­pi­tal del Va­lle de los Caídos tam­bién eran pre­sos. La otra ca­ra de la mo­ne­da fue la ta­sa de si­nies­tra­li­dad que se dio en la cons­truc­ción del mo­nu­men­to, por fac­to­res co­mo la di­fi­cul­tad de la pro­pia obra –una aba­día cons­trui­da a gran al­tu­ra so­bre te­rreno ro­co­so–, su di­la­ta­ción en el tiem­po –unos 18 años, lo que hi­zo re­ce­lar a Fran­co de que los ma­so­nes es­ta­ban de­trás de los re­tra­sos– y la le­gis­la­ción en ma­te­ria de se­gu­ri­dad la­bo­ral, que bri­lla­ba por su au­sen­cia. Se­gún el li­bro de Bár­ce­na Los pre­sos del Va­lle de los Caídos (2015), du­ran­te los años que du­ra­ron las obras mu­rie­ron en­tre 14 y 18 per­so­nas, aun­que hay au­to­res que ele­van la ci­fra –exa­ge­ra­da­men­te– a 27.000. Tes­ti­gos pre­sen­cia­les co­mo el mé­di­co pre­so Án­gel Lau­sín, que per­ma­ne­ció en el re­cin­to du­ran­te la prác­ti­ca to­ta­li­dad de su cons­truc­ción, sos­tie­nen que hu­bo 14 o 15 ba­jas.

5 EL MONASTERIO Y EL NOVICIADO

En 1957 se pro­yec­ta­ron el pór­ti­co pos­te­rior y el claus­tro, el monasterio y el noviciado, y las obras con­clu­ye­ron tan so­lo un año des­pués. La aba­día be­ne­dic­ti­na y los otros edi­fi­cios anexos –en­tre ellos la bi­blio­te­ca y la hos­pe­de­ría–, se en­cuen­tran en una am­plia ex­pla­na­da en el la­do opues­to del ac­ce­so al mo­nu­men­to. Ese mis­mo año de 1957, con­cre­ta­men­te el 23 de agos­to, se ex­pi­dió un De­cre­to-Ley por el que se crea­ba la Fun­da­ción de la Aba­día del Va­lle de los Caídos. La or­den be­ne­dic­ti­na ges­tio­na­ría el mo­nu­men­to, tras la so­li­ci­tud for­mu­la­da en 1955 al abad del monasterio de Si­los, tam­bién be­ne­dic­tino. El con­ve­nio se ofi­cia­li­zó me­dian­te un bre­ve pon­ti­fi­cio emi­ti­do por Pío XII el 27 de ma­yo de 1958, y la or­den asu­mió, en­tre otras ta­reas, el man­te­ni­mien­to del cul­to, la di­rec­ción de un cen­tro de es­tu­dios so­cia­les y el cui­da­do de la hos­pe­de­ría. Des­de 2014, tras su­ce­der al abad An­sel­mo Ál­va­rez Na­va­rre­te, pro­ce­den­te de Si­los, el prior-ad­mi­nis­tra­dor es San­tia­go Can­te­ra, na­ci­do en 1972. An­tes de in­gre­sar en la Igle­sia, Can­te­ra se de­di­có a la po­lí­ti­ca y fue can­di­da­to por Fa­lan­ge en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 1993 y en las eu­ro­peas de 1994. En el ce­men­te­rio de la aba­día hay en­te­rra­dos cua­tro aba­des y tre­ce mon­jes.

6 LAS TUM­BAS DE PRI­MO DE RIVERA Y FRAN­CO

El cru­ce­ro de la ba­sí­li­ca mues­tra va­rias es­cul­tu­ras de las fuer­zas de los dis­tin­tos ejér­ci­tos, obras de An­to­nio Mar­tín y Luis An­to­nio San­guino. No es po­si­ble sus­traer­se

DU­RAN­TE LAS OBRAS MU­RIE­RON EN­TRE 14 Y 18 PER­SO­NAS, AUN­QUE HAY AU­TO­RES QUE ELE­VAN LA CI­FRA A 27.000

al con­tex­to his­tó­ri­co en el que se alum­bró es­te con­jun­to mo­nu­men­tal: fren­te al Al­tar Ma­yor, he­cho con gra­ni­to pu­li­men­ta­do, se en­cuen­tra la tum­ba de Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Rivera, fun­da­dor de Fa­lan­ge Es­pa­ño­la, cu­yos res­tos se tras­la­da­ron allí des­de el monasterio de San Lo­ren­zo de El Es­co­rial en 1959. Tras su se­pul­cro se ha­lla la lá­pi­da de Fran­cis­co Fran­co, que fue inhumado en la ba­sí­li­ca el 24 de no­viem­bre de 1975. Tal co­mo afir­ma Jo­sé Luis Her­nán­dez Gar­vi en Ocul­tis­mo y mis­te­rios eso­té­ri­cos del fran­quis­mo, “Fran­co siem­pre tu­vo muy cla­ro qué era lo que que­ría pa­ra el que iba a con­ver­tir­se en un mo­nu­men­to sin pa­ran­gón en el mun­do, aun­que du­da­se en­tre le­van­tar una pi­rá­mi­de, por des­ca­be­lla­da que aho­ra pue­da pa­re­cer­nos la idea, o una ca­te­dral de mag­ni­tu­des co­lo­sa­les”. Su fo­sa es­tá re­ves­ti­da con cha­pas de bron­ce en las que apa­re­cen va­rios em­ble­mas.

LOS OTROS EN­TE­RRA­DOS 7

Apar­te de Pri­mo de Rivera y Fran­co, ya­cen el con­jun­to los res­tos de otras 33.831 per­so­nas, aun­que so­lo 21.421 es­tán iden­ti­fi­ca­das. El mis­mo día de la inau­gu­ra­ción, el

LA MA­YO­RÍA DE LOS EN­TE­RRA­DOS SON HOM­BRES, PE­RO HAY MÁS DE 100 MU­JE­RES (ME­NOS DEL 0,5% DEL TO­TAL) 1 de abril de 1959, un to­tal de 8.746 per­so­nas ha­lla­ron se­pul­tu­ra en el mo­nu­men­to, y la ma­yor par­te de los in­gre­sos, un 99% del to­tal, se efec­tua­ron en­tre el mis­mo 1959 y 1971. Las úl­ti­mas en­tra­das re­gis­tra­das da­tan del 3 de ju­lio de 1983. Acer­ca de la pro­ce­den­cia de los res­tos, ca­be se­ña­lar que son de to­das las pro­vin­cias es­pa­ño­las ex­cep­to de A Co­ru­ña, Ou­ren­se y Santa Cruz de Te­ne­ri­fe. La ma­yo­ría de los en­te­rra­dos son hom­bres, pe­ro hay más de 100 mu­je­res (me­nos del 0,5% del to­tal).

8 LA PO­LÉ­MI­CA

El es­pí­ri­tu de con­cor­dia de la Tran­si­ción qui­so de­jar atrás la Es­pa­ña de los ven­ce­do­res y ven­ci­dos, que ha­bía aplo­ma­do a nues­tro país du­ran­te ca­si cua­ren­ta años. Sin em­bar­go, la te­sis de que, pa­ra ce­rrar las he­ri­das

del pa­sa­do, no ha­bía que ol­vi­dar sino po­ner de re­lie­ve el do­lor de las víc­ti­mas del fran­quis­mo, se abrió pa­so y cris­ta­li­zó a fi­na­les de 2007 con la Ley de Me­mo­ria His­tó­ri­ca, que pa­ra al­gu­nos vino a abrir la ca­ja de Pan­do­ra y pa­ra otros sen­tó las ba­ses de una jus­ti­cia lar­go tiem­po pre­te­ri­da. En no­viem­bre de 2010, el Fo­ro por la Me­mo­ria de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y el Fo­ro So­cial por la Sie­rra de Gua­da­rra­ma re­cla­ma­ron la vo­la­du­ra del Va­lle de los Caídos, en tan­to que una par­te de la so­cie­dad en­tien­de que el mo­nu­men­to for­ma par­te de nues­tra his­to­ria y hay que pre­ser­var­lo.

9 EL EN­TORNO NA­TU­RAL

Si­tua­do en el va­lle de Cuel­ga­mu­ros, en el ris­co de la Na­va de la sie­rra de Gua­da­rra­ma, a unos ocho kilómetros de El Es­co­rial y no le­jos del lí­mi­te con la pro­vin­cia de Ávi­la, se ac­ce­de a él me­dian­te una ca­rre­te­ra de pea­je. El va­lle tie­ne una ex­ten­sión de 1.365 hec­tá­reas, y por él dis­cu­rre un afluen­te del río Gua­da­rra­ma, el Gua­tel Pri­me­ro. La pie­dra más abun­dan­te en la zo­na es el gra­ni­to, y la flo­ra y fau­na son so­bre­sa­lien­tes. Des­de 1982, Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal ad­mi­nis­tra el con­jun­to, el quin­to más vi­si­ta­do de sus “pro­pie­da­des”, que re­por­ta unos dos mi­llo­nes de eu­ros a las ar­cas del Es­ta­do. Du­ran­te es­te ve­rano, sus vi­si­tas se han in­cre­men­ta­do en un 50% res­pec­to al mis­mo pe­río­do del año an­te­rior, por la po­lé­mi­ca del tras­la­do de los res­tos de Fran­co. A su vez, la hos­pe­de­ría de Santa Cruz, con 120 ha­bi­ta­cio­nes “de es­ti­lo aus­te­ro y mo­nás­ti­co”, abre sus puer­tas por unos 45 eu­ros la no­che y dis­po­ne de res­tau­ran­te, ga­ra­je y una bi­blio­te­ca com­pues­ta por 20.000 vo­lú­me­nes.

10 ¿UN MO­NU­MEN­TO ESOTÉRICO?

Uno de los li­bros bí­bli­cos más os­cu­ros pa­ra nues­tro en­ten­di­mien­to es el Apo­ca­lip­sis de San Juan. Pues bien, en la ba­sí­li­ca del Va­lle de los Caídos hay con­ti­nuas re­fe­ren­cias a esas pá­gi­nas en los ocho ta­pi­ces fla­men­cos del si­glo XVI (si bien los ex­pues­tos son co­pia del XX). Los ar­cán­ge­les

EL ES­PÍ­RI­TU DE CON­COR­DIA DE LA TRAN­SI­CIÓN QUI­SO DE­JAR ATRÁS LA ES­PA­ÑA DE LOS VEN­CE­DO­RES Y VEN­CI­DOS que flan­quean las tum­bas más cé­le­bres –las de Fran­co y Pri­mo de Rivera– han su­ge­ri­do un sin­fín de es­pe­cu­la­cio­nes eso­té­ri­cas. El ju­dío Az­rael –San Uriel en la Edad Me­dia cris­tia­na– des­pren­de, se­gún la le­yen­da, un ha­lo fe­me­nino y era el en­car­ga­do de pre­sen­tar a los di­fun­tos a Yah­veh. A su vez, la es­ca­li­na­ta de ac­ce­so la for­man diez pel­da­ños –¿los diez ni­ve­les que re­co­ge la cá­ba­la pa­ra ad­qui­rir la sa­bi­du­ría?–, en tan­to que a la crip­ta se lle­ga por una es­ca­le­ra de ocho, co­mo la es­tre­lla de Sa­lo­món en la tra­di­ción he­brea. En Fran­co, Top Se­cret, Jo­sé Les­ta y Mi­guel Pe­dre­ro afir­man que “si se une en lí­nea rec­ta la ba­sí­li­ca del Va­lle de los Caídos y la ca­pi­lla ma­yor de San Lo­ren­zo del Es­co­rial, des­cu­bri­mos que jus­to en el pun­to in­ter­me­dio, se en­cuen­tra el sa­gra­do mon­te Aban­tos, mí­ti­co lu­gar de ado­ra­ción de los pue­blos ibe­ros y cen­tro de le­yen­das ocul­tis­tas de to­da la zo­na”.

6

9

10

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.