LOS 4 GI­GAN­TES DE LA ME­DI­CI­NA

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

MI­GUEL SERVET

La eje­cu­ción en la ho­gue­ra de Mi­guel Servet fue uno de los epi­so­dios mas ver­gon­zan­tes de la ci­vi­li­za­ción hu­ma­na. Abo­li­da la jus­ti­cia en la Gi­ne­bra de Cal­vino, el mar­ti­rio del cien­tí­fi­co si­ge­nen­se ho­rro­ri­zó a una Eu­ro­pa ro­ta por los con­flic­tos re­li­gio­sos. A Servet lo ma­ta­ron por blas­fe­mo, por he­re­je; pe­ro los in­qui­si­do­res no pu­die­ron re­du­cir a ce­ni­zas su pen­sa­mien­to, ni mu­cho me­nos bo­rrar sus apor­ta­cio­nes a la me­di­ci­na de la épo­ca. En el li­bro V de su Res tit ución del cris­tia­nis­mo, el ara­go­nés des­gra­nó las cla­ves de la cir­cu­la­ción pul­mo­nar o me­nor, aque­lla que trans­por­ta la san­gre des­oxi­ge­na­da del co­ra­zón a los pul­mo­nes. Aun­que si­len­cia­da du­ran­te dé­ca­das, su obra fue reivin­di­ca­da pos­te­rior­men­te por otros cien­tí­fi­cos, que ga­ran­ti­za­ron a Servet –tam­bién as­tró­no­mo, car­tó­gra­fo, fí­si­co, ma­te­má­ti­co…– un lu­gar de ho­nor en nues­tro pan­teón mé­di­co.

SAN­TIA­GO RAMÓN Y CAJAL

Pre­mio No­bel en 1906 por sus tra­ba­jos so­bre la es­truc­tu­ra del sis­te­ma ner­vio­so, el ara­go­nés San­tia­go Ramón y Cajal, pa­dre de la neu­ro­cien­cia mo­der­na, sir­vió co­mo mé­di­co en Cu­ba y se doc­to­ró en Ma­drid en 1877. Su fi­gu­ra se ha com­pa­ra­do con la de gi­gan­tes co­mo Pas­teur o Dar­win. Mien­tras de­fi­nía su teo­ría so­bre las neu­ro­nas, nues­tro hom­bre mos­tra­ba su buen pul­so con el di­bu­jo y la fo­to­gra­fía y su bue­na mano con la li­te­ra­tu­ra, de lo que da fe su ri­quí­si­mo epis­to­la­rio. In­te­lec­tual com­pro­me­ti­do con los di­le­mas de su tiem­po, com­ba­tió las pseu­do­cien­cias y re­cla­mó los es­fuer­zos de to­dos pa­ra cons­truir una Es­pa­ña prós­pe­ra, a la que él sir­vió co­mo di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Hi­gie­ne o del Cen­tro y La­bo­ra­to­rio de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­ló­gi­cas y co­mo pre­si­den­te de la Jun­ta de Am­plia­ción de Es­tu­dios. Miem­bro de los ins­ti­tu­tos y aca­de­mias más pres­ti­gio­sos, el fran­quis­mo li­qui­dó su le­ga­do con la de­pu­ra­ción de mu­chos de sus dis­cí­pu­los.

GRE­GO­RIO MARAÑÓN

Es­te mé­di­co ma­dri­le­ño, pa­drino de una Se­gun­da Re­pú­bli­ca de la que lue­go se de­sen­can­tó, fue tam­bién uno de los pen­sa­do­res e his­to­ria­do­res más no­ta­bles del si­glo XX, un in­te­lec­tual de los pies a la ca­be­za que hi­zo del li­be­ra­lis­mo su ban­de­ra. Au­tor del pri­mer tra­ta­do de me­di­ci­na in­ter­na de Es­pa­ña, fue uno de los pre­cur­so­res de la en­do­cri­no­lo­gía, ra­ma que es­tu­dia los ór­ga­nos y te­ji­dos del or­ga­nis­mo. To­có las hor­mo­nas ti­roi­deas, la en­fer­me­dad de Ad­di­son, la dia­be­tes, la obe­si­dad, las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, la psi­co­lo­gía o la vi­da se­xual, pu­bli­có clá­si­cos co­mo el Ma­nual de diag­nós­ti­co etio­ló­gi­co y se des­vi­vió por me­jo­rar las con­di­cio­nes de sus coe­tá­neos con via­jes co­mo el de Las Hur­des, que hi­zo por aque­lla co­mar­ca ex­tre­me­ña mu­cho más que las de­nun­cias hi­per­bó­li­cas de Luis Bu­ñuel en su Tie­rra sin pan. Miem­bro de cin­co Reales Aca­de­mias, na­da de lo hu­mano le fue ajeno y su fa­ma tras­cen­dió nues­tras fron­te­ras.

SEVERO OCHOA

Na­ci­do en Luar­ca, As­tu­rias, en 1905, nues­tro se­gun­do pre­mio No­bel de Fi­sio­lo­gía y Me­di­ci­na se na­cio­na­li­zó es­ta­dou­ni­den­se en 1956 –si hu­bie­ra desa­rro­lla­do su la­bor en Es­pa­ña, nun­ca ha­bría po­di­do lle­gar tan le­jos. Su cu­rio­si­dad no te­nía lí­mi­tes ni fron­te­ras. Con los aus­pi­cios de la Jun­ta de Am­plia­ción de Es­tu­dios, se desen­vol­vió en las me­jo­res uni­ver­si­da­des, has­ta que, con­clui­da la Gue­rra Ci­vil, se tras­la­dó a Es­ta­dos Uni­dos. Sus des­cu­bri­mien­tos so­bre el me­ca­nis­mo de la síntesis bio­ló­gi­ca del áci­do ri­bo­nu­clei­co (ARN) y del áci­do des­oxi­rri­bo­nu­clei­co (ADN), an­te­sa­la del des­ci­fra­mien­to del có­di­go ge­né­ti­co, le va­lie­ron el pre­mio No­bel en 1959, que com­par­tió con el bio­quí­mi­co Art­hur Korn­berg. Nun­ca se ol­vi­dó de Es­pa­ña. Ba­jo su tu­te­la, en 1975 vio la luz el Cen­tro de Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar, que su dis­cí­pu­la Mar­ga­ri­ta Sa­las di­ri­gi­ría a prin­ci­pios de los años no­ven­ta, se in­vo­lu­cró en los Pre­mios Prín­ci­pes de As­tu­rias de Cien­cias y vol­vió a nues­tro la­do en 1985. Su ju­bi­la­ción no lo ale­jó de los fo­cos y has­ta el úl­ti­mo alien­to sem­bró en los más jó­ve­nes el amor por la cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.