Top Spain El “te­le­kino” de To­rres Que­ve­do

EL HE­CHO DE QUE LA IN­VES­TI­GA­CIÓN Y EL DESA­RRO­LLO DEL MANDO A DIS­TAN­CIA SE LLEVARA EN NUES­TRO PAÍS ES AL­GO QUE LA MA­YOR PAR­TE DE GEN­TE DES­CO­NO­CE. ES AL­GO TAN PRODIGIOSO QUE PEN­SA­MOS QUE ES CO­SA DE AL­GÚN GENIO DE OTRO PAÍS. PUES NOS EQUIVOCAMOS. ES CIER­TO,

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - Ale­jan­dro Po­lan­co Ma­sa

Al acer­car­nos con nues­tro vehícu­lo a la co­che­ra, pul­sa­mos el bo­tón de un mando-lla­ve­ro. Es una ac­ción pa­ra abrir el por­tón de ga­ra­je, sin te­ner que ha­cer na­da más. Nos abu­rre un ca­nal de te­le­vi­sión y, ac­to se­gui­do, pi­ca­mos un nú­me­ro tras otro en el mando a dis­tan­cia bus­can­do al­go más in­tere­san­te (por lo ge­ne­ral, tras un ra­to muy lar­go, no apa­re­ce na­da de in­te­rés). Los aparatos de con­trol a dis­tan­cia nos acom­pa­ñan en la vi­da dia­ria des­de ha­ce ya mu­chos años y no nos da­mos cuen­ta de que es­tán ahí. Al­gu­nos ac­túan por me­dio de radiofrecuencias, otros a tra­vés de rayos infrarrojos, o in­clu­so gra­cias a una co­ne­xión a In­ter­net. Los hay en las ca­sas, in­dus­trias, sen­so­res, vehícu­los, avio­nes, bar­cos… no hay lu­gar en el que no po­da­mos en­con­trar al­gún ti­po de mando a dis­tan­cia.

PREHIS­TO­RIA DE UN VIE­JO SUE­ÑO

El po­der con­tro­lar una má­qui­na o vehícu­lo a dis­tan­cia, sin te­ner que lle­var a ca­bo la co­rres­pon­dien­te ac­ción por no­so­tros mis­mos, siem­pre fue un sue­ño que acom­pa­ñó al ser

AL­GU­NOS APARATOS AC­TÚAN POR ME­DIO DE RADIOFRECUENCIAS, OTROS A TRA­VÉS DE RAYOS INFRARROJOS, O IN­CLU­SO GRA­CIAS A UNA CO­NE­XIÓN A IN­TER­NET

hu­mano (y no só­lo por ser al­go prác­ti­co, sino tam­bién por co­mo­di­dad). El ca­so es que Ni­ko­la Tesla, el ge­nial pa­dre de la tec­no­lo­gía de co­rrien­te eléc­tri­ca al­ter­na, que es la que ali­men­ta el mun­do mo­derno, ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do de for­ma muy sen­ci­lla con el con­trol a dis­tan­cia (radiocontrol) de un pe­que­ño mo­de­lo de bar­co en Nue­va York allá por 1898. Al­gu­nos tes­ti­gos pen­sa­ron que aque­llo se tra­ta­ba de ma­gia, ¡no exis­tía ni si­quie­ra un ca­ble en­tre el mo­de­lo ra­dio­con­tro­la­do y los man­dos! Tesla qui­so ven­der su idea a los mi­li­ta­res pa­ra el con­trol a dis­tan­cia de torpe­dos, pe­ro no en­con­tró in­te­rés por su par­te. La lle­ga­da de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial les hi­zo cam­biar de idea.

El bri­tá­ni­co Oli­ver Lod­ge ha­bía lle­va­do a ca­bo tam­bién ex­pe­rien­cias en es­te cam­po ha­cia 1894, así co­mo tam­bién lo hi­cie­ron más tar­de Gu­gliel­mo Mar­co­ni, Wi­lliam Henry Pree­ce y Er­nest Wil­son. Sin em­bar­go, fue­ron las ex­pe­rien­cias del es­pa­ñol Leo-

TESLA EXPERIMENTÓ DE FOR­MA MUY SEN­CI­LLA CON EL CON­TROL A DIS­TAN­CIA (RADIOCONTROL) DE UN PE­QUE­ÑO MO­DE­LO DE BAR­CO EN NUE­VA YORK ALLÁ POR 1898

nar­do To­rres Que­ve­do, ini­cia­das en torno a 1903, las que se con­si­de­ran co­mo au­tén­ti­cas pre­cur­so­ras de la tec­no­lo­gía del “mando a dis­tan­cia” (sus pa­ten­tes es­pa­ño­las pa­ra su “te­le­kino”, co­mo lla­mó a su tec­no­lo­gía de ra­dio con­trol, son la pa­ten­te nú­me­ro 31.918 de ju­nio de 1903, y la am­plia­ción de la mis­ma por me­dio de cer­ti­fi­ca­do de adi­ción, nú­me­ro 33.041, de di­ciem­bre de ese mis­mo año). La in­ter­na­cio­nal­men­te res­pe­ta­da ins­ti­tu­ción del IEEE (Ins­ti­tu­te of Elec­tri­cal and Elec­tro­nics En­gi­neers) re­co­no­ció en 2006 que el te­le­kino ha­bía si­do to­do un hi­to mun­dial en la his­to­ria de la in­ge­nie­ría y la tec­no­lo­gía.

EL OTRO LEO­NAR­DO

Fue una de­cep­ción, sin du­da, pe­ro el bueno de don Leo­nar­do, po­li­fa­cé­ti­co y siem-

pre in­quie­to, te­nía mu­chos fren­tes abier­tos con los que con­ti­nuar con su la­bor in­ven­ti­va. El ge­nial in­ge­nie­ro cán­ta­bro Leo­nar­do To­rres Que­ve­do (1852-1936) des­ta­có in­ter­na­cio­nal­men­te por sus apor­ta­cio­nes a la na­ve­ga­ción aé­rea con el di­se­ño de nue­vos ti­pos de di­ri­gi­bles, co­mo tam­bién en el cam­po de la in­ge­nie­ría ci­vil con sus trans­bor­da­do­res, fu­ni­cu­la­res y te­le­fé­ri­cos (su obra maes­tra, el Spa­nish Ae­ro­car, si­gue ha­cien­do dis­fru­tar a mu­chos tu­ris­tas ca­da año atra­ve­san­do las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra, tras más de un si­glo de fun­cio­na­mien­to sin un so­lo in­ci­den­te de men­ción).

To­rres Que­ve­do tam­bién fue un pio­ne­ro de la ci­ber­né­ti­ca y la au­to­má­ti­ca, di­se­ñan­do y cons­tru­yen­do avan­za­das má­qui­nas analó­gi­cas de cálcu­lo, co­mo su cé­le­bre in­ge­nio aje­dre­cis­ta, así co­mo asom­bro­sos compu­tado­res elec­tro­me­cá­ni­cos. Po­co an­tes de cum­plir 84 años de edad fa­lle­ce en Ma­drid, pa­san­do el de­ce­so prác­ti­ca­men­te des­aper­ci­bi­do por­que Es­pa­ña se en­con­tra­ba en ese en­ton­ces, di­ciem­bre de 1936, me­ti­da de lleno en la ho­rri­ble Gue­rra Ci­vil. Sin em­bar­go, fue­ra de nues­tras fron­te­ras, el he­cho tu­vo cier­to eco, por­que To­rres Que­ve­do ha­bía lo­gra­do a lo lar­go de su vi­da ser un in­ge­nie­ro muy co­no­ci­do en mu­chos ám­bi­tos en di­ver­sos paí­ses.

Fue un in­ven­tor sin par, to­do lo des­cri­to ya y más, por­que las pa­ten­tes de To­rres Que­ve­do nos mues­tran un hom­bre in­quie­to que ex­plo­ró in­fi­ni­dad de cam­pos, des­de las má­qui­nas de cálcu­lo has­ta in­ge­nios pa­ra me­jo­rar la vi­da de los pro­fe­so­res (se le con­si­de­ra in­ven­tor del pre­cur­sor del pun­te­ro lá­ser, ahí es na­da). Sin áni­mo de exa­ge­rar, es­ta­mos an­te uno de los más gran­des ge­nios de la his­to­ria de nues­tra tec­no­lo­gía. Com­pren­di­da la im­por­tan­cia del in­ge­nie­ro, va­ya­mos de nue­vo a las prue­bas del te­le­kino, que asom­bra­ron a to­dos los pre­sen­tes. El in­ge­nio ve­nía a ser si­mi­lar a un sis­te­ma de radiocontrol ac­tual, sal­van­do las ló­gi­cas dis­tan­cias. Un bo­te o pe­que­ño na­vío ha­bía si­do mo­di­fi­ca­do pa­ra al­ber­gar un re­cep­tor de se­ña­les de ra­dio que, por me­dios elec­tro­me­cá­ni­cos, ac­cio­na­ba un ser­vo­mo­tor que con­tro­la­ba la di­rec­ción del ti­món y la pro­pul­sión, sin ne­ce­si­dad de con­tar con nin­gún ti­po de con­trol hu­mano. Los jue­gos de elec­tro­ima­nes, bra­zos ar­ti­cu­la­dos, pa­lan­cas y en­gra­na­jes de ese ser­vo­mo­tor (y tam­bién del dis­tri­bui­dor que per­mi­tía go­ber­nar va­rios aparatos di­fe­ren­tes) eran to­da una obra maes­tra, a mo­do de “ro­bot” con­tro­la­do a dis­tan­cia. Y, pre­ci­sa­men­te, ese con­trol se lle­va­ba a ca­bo gra­cias a un jue­go de trans­mi­sor-re­cep­tor por ra­dio que, por me­dio de un len­gua­je de se­ña­les, per­mi­tía con­tro­lar la na­ve a gus­to del ope­ra­dor, así co­mo tam­bién per­mi­tía un mo­do que po­dría ase­me­jar­se a un “pi­lo­to au­to­má­ti­co”.

FUE UN IN­VEN­TOR SIN PAR. LAS PA­TEN­TES DE TO­RRES QUE­VE­DO NOS MUES­TRAN A UN HOM­BRE IN­QUIE­TO QUE EX­PLO­RÓ IN­FI­NI­DAD DE CAM­POS

El te­le­fé­ri­co de las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra fue uno de sus le­ga­dos fue­ra de nues­tras fron­te­ras.

El au­tó­ma­ta de El Aje­dre­cis­ta y las múl­ti­ples apor­ta­cio­nes del cán­ta­bro a tan­tas y tan­tas ra­mas de la cien­cia y la tec­no­lo­gía hi­cie­ron de él un genio uni­ver­sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.