El sép­ti­mo ar­te El escándalo Ted Ken­nedy

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

La úl­ti­ma pe­lí­cu­la de John Cu­rran acier­ta, en pri­me­ra ins­tan­cia, a se­ña­lar cuál era el su­ce­so que man­te­nía aler­ta a to­do el país y, en reali­dad, a to­do el mun­do. El Apo­lo XI se acer­ca­ba a la lu­na y de­lan­te de las ra­dios y las te­le­vi­sio­nes per­ma­ne­cían mi­llo­nes de per­so­nas si­guien­do mi­nu­to a mi­nu­to el acon­te­ci­mien­to. Eso tam­bién su­ce­día en un ho­tel de la is­la de Chap­pa­quid­dick, don­de se ce­le­bra­ba una fies­ta or­ga­ni­za­da por un gru­po de vo­lun­ta­rias que ha­bían tra­ba­ja­do en la cam­pa­ña de Bob Ken­nedy, a la que asis­te Ted con al­guno de sus co­la­bo­ra­do­res. Cer­ca de la me­dia­no­che, el se­na­dor se mar­cha en com­pa­ñía de Mary Jo Ko­pech­ne, se­cre­ta­ria per­so­nal de Bob. Mi­nu­tos des­pués, el co­che to­ma mal la cur­va del puen­te y cae al la­go Pou­cha. Ted con­si­gue sa­lir a la su­per­fi­cie pe­ro no es ca­paz de res­ca­tar a Mary Jo y es­ca­pa a to­do co­rrer del lu­gar del si­nies­tro.

TE­MOR Y TEM­BLOR

El re­la­to si­gue aho­ra fiel­men­te las an­dan­zas de Ken­nedy. Aler­ta a sus co­la­bo­ra­do­res y les pi­de con­se­jo, so­lo pa­ra ha­cer lo con­tra­rio de lo que le di­cen: no avi­sa a la po­li­cía y pa­sa la no­che en su ho­tel. Y a la ma­ña­na si­guien­te, el ac­ci­den­te es des­cu­bier­to y se ex­trae el co­che del agua, con el ca­dá­ver de Ma­ri Jo en su in­te­rior. La con­mo­ción es enor­me, la so­cie­dad

ame­ri­ca­na no sa­le de su es­tu­por y tras el do­lor por la pér­di­da de la jo­ven se­cre­ta­ria, to­do el mun­do se in­te­rro­ga acer­ca del fu­tu­ro po­lí­ti­co –y tam­bién ju­di­cial– del úl­ti­mo de los Ken­nedy. El dis­gus­to de Joe Sr., el an­ciano pa­triar­ca –ya muy dis­mi­nui­do fí­si­ca­men­te– es in­des­crip­ti­ble, pe­ro aún acier­ta a po­ner en mar­cha la ma­qui­na­ria le­gal ne­ce­sa­ria pa­ra sa­car a su hi­jo del enor­me pro­ble­ma. El per­so­na­je apa­re­ce tan so­lo dos o tres ve­ces, la ma­yo­ría de re­fi­lón, pe­ro que­da pa­ten­te su de­ter­mi­na­ción y su po­der de je­fe de clan in­dis­cu­ti­ble e in­dis­cu­ti­do.

Las pe­lí­cu­las “his­tó­ri­cas” y so­bre to­do las que se ba­san en he­chos co­no­ci­dos, ca­re­cen, na­tu­ral­men­te, de sus­pen­se. Una vez que se ad­vier­te por dón­de va a ir la na­rra­ción, el in­te­rés ma­yor re­cae en los as­pec­tos for­ma­les. En es­te sen­ti­do, El escándalo Ted Ken­nedy pa­sa con no­ta el exa­men. La am­bien­ta­ción es es­cru­pu­lo­sa, bri­llan­te –con­tra­po­ne con sus imá­ge­nes es­ti­li­za­das lo sór­di­do del te­ma– y tam­bién ve­raz, sin huir de al­gu­nos mo­men­tos de su­pues­to do­cu­men­tal; los in­tér­pre­tes han asu­mi­do a la per­fec­ción sus ro­les, con un Ja­son Clar­ke que da la ta­lla en to­do mo­men­to sin de­jar de­caer el per­so­na­je, pe­se a que es­tá en pan­ta­lla en el 90% del me­tra­je. Y los he­chos es­tán na­rra­dos con buen rit­mo –a ex­cep­ción de al­gún flash­back cier­ta­men­te con­fu­so– y la pe­lí­cu­la en nin­gún mo­men­to se ha­ce lar­ga.

EL JUI­CIO DEL ESPECTADOR

El escándalo Ted Ken­nedy/Chap­pa­quid­dick es un epi­so­dio más de la su­pues­ta “mal­di­ción” que arras­tra la fa­mi­lia, con una nó­mi­na es­ca­lo­frian­te de ac­ci­den­tes de to­do ti­po, que han trun­ca­do más de una ca­rre­ra. Si, por el con­tra­rio, el más jo­ven de los cua­tro hi­jos de Joe Ken­nedy con­si­guió sa­lir in­dem­ne del su­yo –o no–, ha­brá que­da­do en su pro­pia con­cien­cia. Y aho­ra, gra­cias a John Cu­rran y sus guio­nis­tas, en la mi­ra­da y el jui­cio del espectador.

Con Jo­se­ma­nuel Es­cri­bano

EL ESCÁNDALO TED KEN­NEDYDi­rec­tor: John Cu­rran.Pro­duc­ción: Ch­ris Cow­les, Mark Ciar­di.Guion: Tay­lor Allen, An­drew Lo­gan.In­tér­pre­tes: Ja­son Clar­ke, Ka­te Ma­ra, Bru­ce Dern.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.