La Ba­sí­li­ca del Pi­lar

LA BA­SÍ­LI­CA DEL PI­LAR ES UNO DE LOS PRIN­CI­PA­LES TEMPLOS DE LA CRISTIANDAD. HAY TAN­TAS HIS­TO­RIAS QUE CON­TAR SO­BRE LA VIR­GEN DEL PI­LAR QUE… NECESITARÍAMOS UNA ENCICLOPEDIA. ¡LO HA­RE­MOS! MIEN­TRAS TAN­TO HA­CE­MOS UN PE­QUE­ÑO Y RÁ­PI­DO REPASO A UN PA­SA­DO TAN ÚNI­CO

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - MAR­CE­LINO GON­ZÁ­LEZ

El 12 de oc­tu­bre es día de gran­des ce­le­bra­cio­nes en Es­pa­ña. Es la fies­ta de la His­pa­ni­dad; es la que an­tes se lla­ma­ba la fies­ta de la Ra­za; se con­me­mo­ra el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca rea­li­za­do por Co­lón allá por el 12 de oc­tu­bre de 1492; y so­bre to­do es la fies­ta de la Vir­gen del Pi­lar, pa­tro­na de mu­chos si­tios, lu­ga­res, en­ti­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes, y pro­ta­go­nis­ta de in­nu­me­ra­bles co­plas. Por ser la luz que me guía/ es mu­cho lo que te quie­ro/ Eres Vir­gen del Pi­lar/ mi ca­mi­ni­co ha­cia el cie­lo.

LA VI­SI­TA DE LA VIR­GEN DEL PI­LAR A ES­PA­ÑA

La tra­di­ción de la vi­si­ta de la Vir­gen del Pi­lar a Es­pa­ña fue re­co­gi­da en un có­di­ce del si­glo XIII que se con­ser­va en Za­ra­go­za. Na­rra que el após­tol San­tia­go el Ma­yor, an­tes de par­tir a pre­di­car el Evan­ge­lio tu­vo una con­ver­sa­ción con la Vir­gen, quién le ani­mó y le pro­me­tió vi­si­tar­lo en el lu­gar don­de lo­gra­ra más con­ver­sio­nes. Vino a Es­pa­ña, pre­di­có por As­tu­rias, Ga­li­cia y Cas­ti­lla, y lle­gó a Ce­sa­rau­gus­ta, la ac­tual Za­ra­go­za, que ya era una ur­be de cier­ta im­por­tan-

cia (su bi­mi­le­na­rio fue con­me­mo­ra­do en 1976). Allí con­ti­nuó pre­di­can­do, hi­zo con­ver­sio­nes, y tu­vo al­gu­nos dis­cí­pu­los con los que des­can­sa­ba por las no­ches a ori­llas del Ebro. Du­ran­te uno de los des­can­sos se le apa­re­ció la Vir­gen so­bre un pi­lar de már­mol, rodeada de co­ros de án­ge­les.“Es Ma­ría la Rei­na de Es­pa­ña, que un día el Ebro qui­so vi­si­tar, y por eso los hi­jos de Es­pa­ña y le lla­ma­mos Ma­dre del Pi­lar”

Era el 2 de ene­ro del año 40 se­gún el ca­len­da­rio romano, y Ma­ría pi­dió a San­tia­go que edificara una ca­pi­lla en aquel lu­gar, le pro­me­tió “mi­la­gros ad­mi­ra­bles” pa­ra to­dos los que acu­die­ran a orar a ella, y de­jó el pi­lar pa­ra que siem­pre per­ma­ne­cie­ra allí. Y cuen­tan que San­tia­go re­gre­só pa­ra ben­de­cir a los ma­ños por lo mu­cho que que­rían a su Vir­gen: Por el puen­te de San­tia­go/ di­cen que San­tia­go vuel­ve,/ pa

ERA EL 2 DE ENE­RO DEL AÑO 40 SE­GÚN EL CA­LEN­DA­RIO ROMANO, Y MA­RÍA PI­DIÓ A SAN­TIA­GO QUE EDIFICARA UNA CA­PI­LLA EN AQUEL LU­GAR

ben­de­cir a los ma­ños/ por lo mu­cho que la quie­ren

EL SANTUARIO DEL PI­LAR EN ZA­RA­GO­ZA

De acuer­do con los de­seos de la Vir­gen, al bor­de del Ebro sur­gió una igle­sia que se con­vir­tió en la ac­tual ba­sí­li­ca, don­de es ve­ne­ra­da la Vir­gen, y don­de el río se re­man­sa pa­ra con­ver­tir­se en si­len­cio­so es­pe­jo. De aque­lla igle­sia, que fue la pri­me­ra de­di­ca­da a Ma­ría y se lla­mó de Santa Ma­ría del Pi­lar, se tie­nen co­no­ci­mien­tos a tra­vés del có­di­ce del si­glo XIII. La ar­queo­lo­gía y la his­to­ria tam­bién apun­tan que allí hu­bo una igle­sia des­de tiem­pos an­ti­guos. En Za­ra­go­za se con­ser­va des­de el si­glo IV el sar­có­fa­go de Santa En­gra­cia, con un ba­jo­rre­lie­ve que re­pre­sen­ta a la Vir­gen apa­re­cién­do­se al após­tol. Otros da­tos se­ña­lan que an­tes de la in­va­sión mu­sul­ma­na, en el 714, en la zo­na exis­tía una igle­sia de­di­ca­da a la Vir­gen. So­bre el año 835, un mon­je es­cri­bió que en la igle­sia de la Vir­gen de Za­ra­go­za ha­bía ser­vi­do en el si­glo III el már­tir San Vi­cen­te.

Los sa­rra­ce­nos des­tru­ye­ron el tem­plo pri­mi­ti­vo, que a par­tir de 1118, tras la re­con­quis­ta de Za­ra­go­za, fue re­cons­trui­do en es­ti­lo ro­má­ni­co. En 1434 su­frió un gran in­cen­dio y se re­cons­tru­yó de nue­vo en es­ti­lo gó­ti­co. An­te la gran can­ti­dad de gen­te que acu­día a vi­si­tar­lo, en 1681 se em­pe­zó

AN­TE LA GRAN CAN­TI­DAD DE GEN­TE QUE ACU­DÍA A VI­SI­TAR­LO, EN 1681 SE EM­PE­ZÓ A LE­VAN­TAR SO­BRE SUS MU­ROS OTRO TEM­PLO DE MA­YO­RES DIMENSIONES

a le­van­tar so­bre sus mu­ros otro tem­plo de ma­yo­res dimensiones, con di­se­ños de Fe­li­pe Sán­chez, He­rre­ra y Ven­tu­ra Ro­drí­guez. Las cú­pu­las y ca­pi­llas fue­ron aca­ba­das en 1872, y mas tar­de se aña­die­ron cua­tro to­rres, de las que la cons­truc­ción de úl­ti­ma fi­na­li­zó en 1961. Así, aque­lla pe­que­ña igle­sia de me­dia­dos del si­glo I es hoy una gran ba­sí­li­ca de 11 cú­pu­las y 4 to­rres que se re­fle­ja en el gran río que le be­sa los pies.

De las igle­sias pri­mi­ti­vas que­da muy po­co, de la ro­má­ni­ca hay ves­ti­gios en la en­tra­da prin­ci­pal, y de la gó­ti­ca que­dan puer­tas en una sa­cris­tía y un re­ta­blo. Hoy es una be­lla ba­sí­li­ca a la que van los fie­les, in­mor­ta­li­za­dos por el ci­ne en la pe­lí­cu­la mu­da

de 1896 “Sa­li­da de mi­sa de do­ce del Pi­lar de Za­ra­go­za”, de Eduar­do Ji­meno Co­rreas. Y ca­da 12 de oc­tu­bre acu­de a ella mu­cha gen­te pa­ra vi­si­tar a la Vir­gen, ren­dir­le plei­te­sía, dar­le las gra­cias por al­gún fa­vor con­ce­di­do o sen­ci­lla­men­te can­tar­le una co­pla.

EL PI­LAR Y LA VIR­GEN

En la igle­sia ha per­ma­ne­ci­do siem­pre el pi­lar de la Vir­gen; la pie­dra so­bre la que, se­gún la tra­di­ción, se apa­re­ció a San­tia­go. Es una co­lum­na ci­lín­dri­ca de már­mol de ca­si 1,70 m de al­tu­ra y 25 cm. de diá­me­tro, so­bre la que des­can­sa una ta­lla­da de ma­de­ra de es­ti­lo gó­ti­co y ca­si 40 cm. de al­tu­ra, que re­pre­sen­ta a la Vir­gen con el ni­ño Je­sús en la mano iz­quier­da mien­tras con la de­re­cha co­ge su man­to. El ni­ño tie­ne un pá­ja­ro en su mano iz­quier­da y con la de­re­cha co­ge el man­to de su ma­dre. Es­ta ima­gen, que ya es­ta­ba en la igle­sia ro­má­ni­ca y fue res­pe­ta­da por el in­cen­dio de 1434, ha si­do re­pro­du­ci­da en múl­ti­ples so­por­tes, cua­dros, es­tam­pas re­li­gio­sas, tar­je­tas pos­ta­les, se­llos de co­rreos, cro­mos de co­lec­ción, etc.

La ad­vo­ca­ción de la Vir­gen del Pi­lar ha si­do ob­je­to del fer­vor po­pu­lar des­de los prin­ci­pios del cris­tia­nis­mo, y su ve­ni­da a Za­ra­go­za cuan­do aún vi­vía en Pa­les­ti­na, es re­cor­da­da por la tra­di­ción, la de­vo­ción, la his­to­ria, el ar­te, la ar­qui­tec­tu­ra..., y las co­plas que no de­jan de can­tar­la.

EL CA­SO DEL COJO DE CALANDA

Uno de los mi­la­gros más co­no­ci­dos es el del cojo de Calanda (Te­ruel), Mi­guel Juan Pe­lli­cer, al que en 1637 le ha­bía si­do ampu­tada una pier­na gan­gre­na­da por el atro­pe­llo de un ca­rro, y le vol­vió a apa­re­cer to­tal­men­te re­im­plan­ta­da en 1640, co­mo si na­da hu­bie­ra ocu­rri­do. Pe­lli­cer era muy de­vo­to, y pa­re­ce que el mi­la­gro se de­bió a al­gún sue­ño re­la­cio­na­do con la Vir­gen del Pi­lar, o al acei­te de su lám­pa­ra. El acon­te­ci­mien­to tu­vo mu­chos tes­ti­gos, fue na­rra­do en li­bros, se re­cuer­da en cua­dros -de los que uno se en­cuen­tra en la ba­sí­li­ca-, se con­me­mo­ra en se­llos de co­rreos y en otros so­por­tes, y lo can­tan los ju­gla­res de fe­rias.

LA CORONACIÓN DE LA VIR­GEN DEL PI­LAR

Si­guien­do con su his­to­ria, el 20 de ma­yo de 1905 tu­vo lu­gar la coronación de la Vir­gen del Pi­lar por el Pa­pa Pío X. Y en los mu­ros de la ba­sí­li­ca cuel­gan las ban­de­ras ofre­ci­das por las na­cio­nes his­pa­noa­me­ri­ca­nas en un ac­to del 1908, co­mo mues­tras del fer­vor que la Vir­gen del Pi­lar despierta en Amé­ri­ca.

Tan­to es así que el Pa­pa Juan Pa­blo II proclamó en 1984 a la Vir­gen del Pi­lar “Pa­tro­na de la His­pa­ni­dad”, que es uno de los mu­chos pa­tro­naz­gos que ostenta, ya que tam­bién es pa­tro­na del ar­zo­bis­pa­do de Za­ra­go­za, del Cuer­po de Fun­cio­na­rios de Co­rreos des­de 1918, y del Cuer­po de Se­cre­ta­rios, In­ter­ven­to­res y De­po­si­ta­rios de la Ad­mi­nis­tra­ción Lo­cal des­de 1928. Y des­de 1913 tam­bién lo es de la Guar­dia Ci­vil.

Y tie­ne su pro­ta­go­nis­mo en otros ám­bi­tos, co­mo en los sub­ma­ri­nos es­pa­ño­les, ya que cuan­do Isaac Pe­ral hi­zo sus in­mer­sio­nes con el sub­ma­rino ex­pe­ri­men­tal

Pe­ral, le acom­pa­ñó una pe­que­ña ima­gen de la Vir­gen del Pi­lar. Pre­ci­sa­men­te de­di­ca­das a Isaac Pe­ral y a su sub­ma­rino. Ca­si 60 años des­pués, la dipu­tación de Za­ra­go­za do­nó una ima­gen de la Vir­gen del Pi­lar a la ba­se de sub­ma­ri­nos de Car­ta­ge­na, que des­de en­ton­ces tam­bién es ma­ri­ne­ra y pre­si­de la es­ca­le­ra prin­ci­pal de su edi­fi­cio de mando.

EL PA­PA JUAN PA­BLO II PROCLAMÓ EN 1984 A LA VIR­GEN DEL PI­LAR “PA­TRO­NA DE LA HIS­PA­NI­DAD”, UNO DE LOS MU­CHOS QUE OSTENTA

A la iz­quier­da, ca­pi­lla de la Vir­gen del Pi­lar. So­bre es­tas lí­neas, una es­tam­pa re­li­gio­sa de Nues­tra Se­ño­ra del Pi­lar (fo­to: co­lec­ción Mar­ce­lino Gon­zá­lez). Aba­jo, fa­cha­da de la ba­sí­li­ca (fo­to: Mar­ce­lino Gon­zá­lez). En la pá­gi­na opues­ta, la clá­si­ca ima­gen del Ebro a su pa­so por Za­ra­go­za con la ima­gen del san­to tem­plo al fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.