Los úl­ti­mos del Saha­ra

LOS CUA­TRO ÚL­TI­MOS SOLDADOS MUER­TOS DEL IM­PE­RIO COLONIAL ES­PA­ÑOL

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - FER­NAN­DO BA­LLANO

EN UNA ÉPO­CA TURBIA, CON EL GE­NE­RAL FRAN­CIS­CO FRAN­CO A PUN­TO DE MO­RIR Y UN NUE­VO RÉ­GI­MEN ASOMANDO EN LA ME­TRÓ­PO­LI, LOS IN­TE­RE­SES PARTICULARES EN EL ÚL­TI­MO PE­RÍO­DO EN LA QUE EL SAHA­RA FUE ES­PA­ÑOL NO TU­VIE­RON SEN­SI­BI­LI­DAD AL­GU­NA. LOS BE­NE­FI­CIOS QUE UNOS PO­COS PO­DÍAN CON­SE­GUIR EN LA CO­LO­NIA SE SITUARON POR EN­CI­MA DE TO­DO. MU­CHOS MI­LI­TA­RES SU­FRIE­RON LAS CON­SE­CUEN­CIAS, A VE­CES CON SU PRO­PIA VI­DA.

Án­gel Mo­ral Mo­ral, el 5 de ma­yo de 1975; Jo­sé Por­car Es­cri­vá, Jo­sé Ote­ro Amoe­do y Mi­guel Ca­sa­no­va Car­bo­nell, el 24 de ju­nio de ese mis­mo año; fue­ron los cua­tro úl­ti­mos soldados del ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio (SMO) muer­tos en ac­ción de gue­rra en el en­ton­ces Saha­ra es­pa­ñol.

Ade­más, en esa épo­ca, mu­rió tam­bién un sar­gen­to le­gio­na­rio el 19 de di­ciem­bre de 1974 en Ti­fa­ri­ti; un te­nien­te y un sar­gen­to de Ar­ti­lle­ría el 24 de ju­nio del 75; un ca­bo pri­me­ro pa­ra­caí­dis­ta, re­en­gan­cha­do, el 5 de agos­to; y un le­gio­na­rio el 9 de oc­tu­bre. Es­tos eran mi­li­ta­res pro­fe­sio­na­les o vo­lun­ta­rios re­en­gan­cha­dos por lo que, a pe­sar de mos­trar­les el má­xi­mo res­pe­to, no los tra­ta­mos di­rec­ta­men­te en es­te ar­tícu­lo que pre­ten­de re­cor­dar a los que, obli­ga­dos, de­ja­ron su vi­da por los in­te­re­ses de los que sa­ca­ban be­ne­fi­cio de la co­lo­nia, y de los que que­rían ha­cer­se con ella pa­ra dis­fru­tar­los en su lu­gar.

No en­tro a va­lo­rar la co­lo­nia­ción es­pa­ño­la del Saha­ra. Era otra épo­ca con otros es­que­mas. La co­lo­ni­za­ción del in­te­rior co­men­zó en 1933. Gra­cias a los soldados del SMO ha­bía mé­di­cos y maes­tros en los más re­cón­di­tos lu­ga­res Se tra­ta­ba de una po­bla­ción, en su ma­yo­ría nó­ma­da, de unos 70.000 ha­bi­tan­tes (con esclavos in­clui­dos), que se be­ne­fi­ció mu­cho de la co­lo­ni­za­ción es­pa­ño­la por me­dio de es­cue­las, asis­ten­cia sa­ni­ta­ria, pues­tos de tra­ba­jo en la mi­ne­ría y en el ejér­ci­to (los soldados saha­rauis co­bra­ban tan­to co­mo un sar­gen­to es­pa­ñol). To­do ello en una su­per­fi­cie (unos 200.000 kms. cua­dra­dos) que era la mi­tad que la pe­nin­su­lar (unos 505.000). Hay he­chos in­con­tes­ta­bles: los saha­rauis de na­cio­na­li­dad ma­rro­quí, mau­ri­ta­na o ar­ge­li­na se ins­ta­la­ban en la zo­na es­pa­ño­la pa­ra sa­car be­ne­fi­cios. Por al­go se­ría. To­do ello pa­ga­do por un es­ta­do dic­ta­to­rial y me­ga­ló­mano que que­ría se­guir te­nien­do su “im­pe­rio” aun­que nos sa­lie­ra ca­ro a los ciu­da­da­nos de a pie.

Des­pués se des­cu­brie­ron los fos­fa­tos y se hi­cie­ron gran­des in­ver­sio­nes co­mo la gi­gan­tes­ca dra­ga­li­na pa­ra sa­car­lo y una cin­ta trans­por­ta­do­ra de más de 100 kilómetros des­de Fos-Bu­craa has­ta la cos­ta. Los ge­ri­fal­tes de ré­gi­men, por su­pues­to, sa­ca­ron su bue­na par­te del pas­tel; los mi­li­ta­res pro­fe­sio­na­les, vo­lun­ta­rios de la Le­gión y pa­ra­cai­dis­tas co­bra­ban sus­tan­cio­sos ex­tras. A los soldados for­zo­sos del SMO de la épo­ca tam­bién les pa­ga­ban el do­ble, pe­ro no es lo mis­mo el do­ble de 100 pe­se­tas que de 5.000 o de 40.000.

Cuan­do las in­ver­sio­nes en los fos­fa­tos es­tu­vie­ron ter­mi­na­das y, a pe­sar de la co­rrup­ción, po­día ha­ber lle­ga­do al­go al pue­blo es­pa­ñol, los saha­rauis con es­tu­dios, pa­ga­dos por el muer­to de ham­bre de la Pe­nín­su­la, de­ci­die­ron que el pas­tel de­bía ser pa­ra ellos. Ma­rrue­cos, Mau­ri­ta­nia y Ar­ge­lia pen­sa­ron que ellos tam­bién po­dían sa­car par­ti­do y exi­gie­ron la “au­to­de­ter­mi­na­ción”. Es­pa­ña acep­tó y pre­pa­ró un cen­so pa­ra unas elec­cio­nes. Los paí­ses del Ma­greb ci­ta­dos an­te­rior­men­te apo­ya­ron al Fren­te Po­li­sa­rio en sus ata­ques al Ejér­ci­to es­pa­ñol. Bus­ca­ron adic­tos en­tre los bien pa­ga­dos na­ti­vos de la Agru­pa­ción de Tro­pas Nó­ma­das (ATN) y de la Po­li­cía Te­rri­to­rial (PT) a los que pro­me­tie­ron que pa­sa­rían a ser al­tos man­dos del nue­vo ejér­ci­to. Con Es­pa­ña co­bra­ban unas 5.000 pe­se­tas al mes. Mi pa­dre, en Ma­drid, co­mo me­cá­ni­co en un ta­ller, co­bra­ba 3.000. Te­nían un eco­no­ma­to y po­seían esclavos. A al­gu­nos de es­tos, en lu­gar de te­ner­los cui­dan­do sus re­ba­ños, el amo los alis­ta­ba en la ATN y se que­da­ba con su suel­do. Era la pro­vin­cia nú­me­ro 53 y te­nían DNI.

A úl­ti­ma ho­ra, Ma­rrue­cos de­ci­dió que apli­ca­ba la má­xi­ma de “Ro­ma no pa­ga trai­do­res”, aban­do­nó al Po­li­sa­rio y pen­só que me­jor se que­da­ba con to­do. Ma­rrue­cos ma­ne­jó ad­mi­ra­ble­men­te pa­ra sus in­te­re­ses a la ONU y a EEUU. Apro­ve­chó há­bil­men­te los es­ter­to­res del dic­ta­dor Fran­co y de la pro­pia dic­ta­du­ra. Se opu­so al re­fé­ren­dum des­de agos­to del 74 y lo­gró que no se llevara a ca­bo. El Po­li­sa­rio, en lu­gar de exi­gir­lo, se de­di­có a ma­tar y se­cues­trar. Es­pa­ña no po­día per­mi­tir­se una gue­rra colonial con­tra el Po­li­sa­rio y con­tra Ma­rrue­cos. No tu­vo más op­ción que re­ti­rar­se. Des­pués

nos han ven­di­do la pe­na de los re­fu­gia­dos saha­rauis omi­tien­do su par­te de res­pon­sa­bi­li­dad. Al­gu­nos saha­rauis pen­sa­ban que iba a ocu­rrir lo mis­mo que en 1957 cuan­do el pa­dre de la afa­ma­da Ami­na­ta Hai­dar se pa­só del ejér­ci­to es­pa­ñol al ma­rro­quí pues les au­men­ta­ban el gra­do y el suel­do. Las co­sas son co­mo son, no co­mo nos las ven­den. No nos cuen­tan to­da la his­to­ria. Los que en 1975 pen­sa­ban que se re­pe­ti­ría el 57 o que se­rían ge­ne­ra­les de un ejér­ci­to in­de­pen­dien­te, se que­da­ron sin suel­do y sin fos­fa­tos por­que se los que­dó el rey de Ma­rrue­cos. No el Es­ta­do ma­rro­quí, ¡el mo­nar­ca! El in­de­pen­den­tis­mo se ador­na de pa­trias y otros aba­lo­rios y bi­su­te­rías, pe­ro, si se le des­nu­da, se que­da en me­ros in­te­re­ses mo­ne­ta­rios.

LOS SOLDADOS EN EL SAHA­RA

En me­dio de to­dos es­tos in­te­re­ses nos en­con­tra­mos con unos soldados a los que les to­ca la chi­na de ha­cer el ser­vi­cio mi­li­tar en el Saha­ra. Co­mo al bur­ga­lés Án­gel Mo­ral Mo­ral. Tras rea­li­zar la ins­truc­ción en el Ba­ta­llón de Ins­truc­ción de Re­clu­tas (BIR) de Ca­be­za Pla­ya (cos­ta saha­raui cer­ca de Aaiun) en abril de 1975, fue des­ti­na­do a la ATN (los soldados de­cían en bro­ma que sig­ni­fi­ca­ba: An­tes Te­nía­mos No­via) en Mah­bes, en la es­qui­na no­res­te, a unos 30 kms de la fron­te­ra ma­rro­quí, ar­ge­li­na y mau­ri­ta­na.

Pa­re­ce ser que tu­vo al­gún pro­ble­ma mé­di­co y no se in­cor­po­ró con los nue­vos del re­em­pla­zo a Mah­bes. Co­mo fal­ta­ban hom­bres pa­ra dis­tri­buir­se las guar­dias y

TO­DO ELLO PA­GA­DO POR UN ES­TA­DO DIC­TA­TO­RIAL Y ME­GA­LÓ­MANO QUE QUE­RÍA SE­GUIR TE­NIEN­DO SU IM­PE­RIO AUN­QUE SA­LIE­RA CA­RO A LOS CIU­DA­DA­NOS

ser­vi­cios to­dos le es­pe­ra­ban an­he­lan­tes. De he­cho –por­que se­ría bien­ve­ni­do– le lla­ma­ron de es­te mo­do cuan­do se in­cor­po­ró, con unos 15 días de re­tra­so, en el si­guien­te con­voy que lle­ga­ba con su­mi­nis­tros a la ba­se.

Los des­ti­na­dos allí que no te­nían ofi­cio co­mo es­cri­bien­te, fu­rriel, sa­ni­ta­rio, ra­dio, pa­na­de­ro, etc. Sa­lían por turno a rea­li­zar pa­tru­llas de va­rios Land Ro­ver con unos ocho pe­nin­su­la­res y más de vein­te na­ti­vos. Es­tos vi­vían con sus fa­mi­lias al la­do del fuer­te. Tam­bién ha­bía una sec­cion de ca­me­llos y al­gu­nas pa­tru­llas se efec­tua­ban con ellos.

Víc­tor Gu­tié­rrez Gon­zá­lez es­ta­ba des­ti­na­do allí co­mo sol­da­do. Le co­rres­pon­día sa­lir en la si­guien­te pa­tru­lla. Los soldados pre­fe­rían es­tar pa­tru­llan­do (10 días al mes) que en el cuar­tel (20 días al mes), don­de era más fá­cil ser san­cio­na­do por cual­quier co­sa. En las pa­tru­llas la dis­ci­pli­na se re­la­ja­ba. Co­mo Vic­tor era or­ga­ni­za­do, an­te la lle­ga­da de “Bien­ve­ni­do” An­gel Mo­ral, un mando de­ci­dió que es­te fue­ra de pa­tru­lla y en­co­men­dó a Vic­tor la te­dio­sa ta­rea de con­tar mu­ni­cio­nes y per­te­chos pa­ra una pró­xi­ma ins­pec­ción y por la no­che ha­cer guar­dias. Era una fae­na. Esas

ins­pec­cio­nes so­lo po­dían traer pro­ble­mas pues siem­pre pa­ga­ba el de me­nor ran­go, a quien se res­pon­sa­bi­li­za­ba de to­do. Pe­ro no ha­bía re­me­dio. Le to­ca­ba que­dar­se.

A la pa­tru­lla de Án­gel, de­no­mi­na­da con la cla­ve “Do­min­go”, se le en­co­men­dó bus­car una pa­tru­lla per­di­da “Pe­dro”, que ha­bía sa­li­do de la ba­se prin­ci­pal de Sma­ra, de la que de­pen­dían, el 3 de ma­yo. No ha­bía rea­li­za­do el en­la­ce de ra­dio pre­cep­ti­vo tres al día) la no­che del día 9 ni los si­guien­tes. La “Pe­dro” la man­da­ba el te­nien­te Fran­cis­co Lo­ren­zo, con otro te­nien­te en prác­ti­cas, Jo­sé Ma­nuel Sán­chez-Gey, de la XXX pro­mo­ción, a los que se gra­duó tres me­ses an­tes de lo pre­vis­to y se les en­vió al Saha­ra. La com­po­nían, ade­más, el sar­gen­to Jo­sé So­brino, el ca­bo Ja­cin­to Es­ca­lan­te y los soldados Ramón Arro­yo, Vi­cen­te Blan­co, Ma­teo He­re­dia y Jo­sé La­ra. Ade­más iban 25 soldados na­ti­vos y el sar­gen­to saha­raui Bas­seid. La pa­tru­lla “Do­min­go” la man­da­ba el te­nien­te An­to­nio Fan­di­ño con Juan An­to­nio Ál­va­rez co­mo ad­jun­to. La for­ma­ban el sar­gen­to Da­niel Fuen­tes, el ca­bo An­to­nio Mo­ra; los soldados An­to­nio Bau­za, Jo­sé Co­lla­do, Pe­dro Ma­teos y Án­gel Mo­ral Mo­ral y 26 saha­rauis.

EL CA­DÁ­VER DE ÁN­GEL MO­RAL FUE DEVUELTO EN EL MES DE OC­TU­BRE Y TRASLADADO A SU PUE­BLO DE ORI­GEN, DON­DE FUE EN­TE­RRA­DO EL DÍA 23

Pa­ra co­mer se so­lían di­vi­dir en gru­pos de eu­ro­peos y va­rios de na­ti­vos, ya que al sa­lir de­bían com­prar los ví­ve­res en el al­ma­cén del pues­to con el di­ne­ro de die­tas que les da­ban.

La pa­tru­lla “Pe­dro” fue se­cues­tra­da el día 9 de ma­yo tras la co­mi­da, cuan­do to­dos, sal­vo el de guar­dia, na­ti­vo en esa oca­sión, dor­mían la sies­ta en las tien­das (be­nias) que mon­ta­ban. Los na­ti­vos, ba­jo las ór­de­nes de un ca­bo (el sar­gen­to Bas­seid se man­tu­vo leal) gol­pea­ron y re­du­je­ron a los dos te­nien­tes, a los que se­pa­ra­ron con la ex­cu­sa de que les do­lía "el co­ra­zón por ha­ber to­ma­do le­che con­den­sa­da". Así fue­ron con uno de ellos al co­che don­de es­ta­ban las me­di­ci­nas y va­rios le ata­ca­ron por de­trás. Otro gru­po se en­car­gó del otro te­nien­te y des­pués ata­ca­ron al res­to de eu­ro­peos, dor­mi­dos. Les ata­ron las ma­nos en la es­pal­da y se fue­ron con ellos a Ar­ge­lia.

El 11 ocu­rrió lo mis­mo a la “Do­min­go”, que ha­bía sa­li­do el 10. Tras una de­ten­ción, cuan­do iban a reanu­dar la mar­cha, 21 de los na­ti­vos en­ca­ño­na­ron por sor­pre­sa a los eu­ro­peos y a seis saha­rauis lea­les. Án­gel Mo­ral qui­so de­fen­der­se y fue ti­ro­tea­do por los se­di­cio­sos, mu­rien­do po­co des­pués. Lo mis­mo que el sol­da­do Bau­za, he­ri­do gra­ve; y el sar­gen­to Fuen­tes, le­ve. Al res­to les pro­pi­na­ron una pa­li­za y tam­bién los lle­va­ron, ata­dos, a Ar­ge­lia. A los 18 días, dos saha­rauis que no par­ti­ci­pa­ron en la re­be­lión, ni qui­sie­ron in­te­grar­se en el Po­li­sa­rio, fue­ron li­be­ra­dos.

El te­nien­te Sán­chez-Gey es­cri­bió un re­la­to, Cau­ti­ve­rio en el Saha­ra, don­de na­rra el se­cues­tro, los ma­los tra­tos, el

en­cuen­tro con la otra pa­tru­lla de se­cues­tra­dos y su es­tan­cia en Ar­ge­lia has­ta que fue­ron li­be­ra­dos el 7 de sep­tiem­bre en la em­ba­ja­da es­pa­ño­la en Ar­gel (Bau­za y Blan­co –con epi­lep­sia– fue­ron li­be­ra­dos el 12 de ju­lio). Fue­ron tras­la­da­dos a Ma­drid don­de les re­ci­bió el prín­ci­pe Juan Car­los, pues Fran­co ya es­ta­ba en­fer­mo. El ca­dá­ver de Án­gel Mo­ral fue devuelto en el mes de oc­tu­bre y trasladado a su pue­blo de ori­gen, Quin­ta­ni­lla del Agua (Bur­gos) don­de fue inhumado el 23.

Mien­tras tan­to, el 8 de ma­yo, una mi­sión de la ONU vi­si­tó Aaiun pa­ra de­ci­dir so­bre el pro­ce­so de au­to­de­ter­mi­na­ción. El 23, el go­bierno es­pa­ñol, sin in­for­mar a la opi­nión pú­bli­ca de los se­cues­tros, ase­gu­ró que acep­ta­ba la doctrina de Na­cio­nes Uni­das so­bre au­to­de­ter­mi­na­ción. Tam­bién de­jó caer la po­si­bi­li­dad de ace­le­rar la trans­mi­sión de po­de­res si fue­se ne­ce­sa­rio… El 13 de ju­lio ase­si­nan en Aaiun al hi­jo (ocho años) del pro­cu­ra­dor en Cor­tes Ah­med Uld Brain. Otro hi­jo, de seis, es he­ri­do. El 14 una bom­ba ma­ta a tres po­li­cías na­ti­vos. El 25 de ma­yo, 16 agen­tes na­ti­vos de la Po­li­cía Te­rri­to­rial del pues­to de la ale­ja­da Guel­ta Zem­mur de­ser­tan y se pasan al Po­li­sa­rio con su ar­ma­men­to.

DU­RAN­TE MU­CHOS DÍAS EN LU­GAR DE PERNOCTAR EN LOS DORMITORIOS, LO HA­CÍAN EN PO­SI­CIO­NES DE COM­BA­TE PA­RA ES­TAR PRESTOS A LA DE­FEN­SA

El res­to de soldados de Mab­hes su­frie­ron un ata­que de tro­pas ma­rro­quíes el 8 de ju­nio a me­dia­no­che mien­tras veían una pe­lí­cu­la en un pe­que­ño pro­yec­tor. Al oír las ex­plo­sio­nes de mor­te­ro, ca­da uno –unos se­ten­ta efec­ti­vos eu­ro­peos– se fue a su pues­to. Lo­gra­ron cap­tu­rar a los mi­li­ta­res ma­rro­quíes que les ata­ca­ron. Du­ran­te mu­chos días, en lu­gar de pernoctar en los dormitorios, lo ha­cían en sus po­si­cio­nes de com­ba­te pa­ra mi­ni­mi­zar las víc­ti­mas si eran bom­bar­dea­dos y, a la vez, es­tar prestos a la de­fen­sa. En otra oca­sión les ata­ca­ron pa­ra­pe­tán­do­se tras las jai­mas don­de vi­vían las fa­mi­lias de los soldados na­ti­vos y no pu­die­ron res­pon­der­les. A prin­ci­pios de sep­tiem­bre les or­de­na­ron re­ple­gar­se a Sma­ra y aban­do­nar Mab­hes. Co­men­za­ron

a pro­du­cir­se ata­ques en di­ve­ros lu­ga­res y, so­bre to­do, en la mi­nas de fos­fa­tos de Fos Bu­craa y en la cin­ta trans­por­ta­do­ra.

An­te las con­ti­nuas de­ser­cio­nes de tro­pas na­ti­vas, el 27 de oc­tu­bre se les des­ar­mó y li­cen­ció.

LOS ARTILLEROS DE MA­DRID

Otros creían ha­ber­se li­bra­do. Les ha­bía to­ca­do en Ma­drid. Ha­bían evi­ta­do Áfri­ca, y so­bre to­do, el Saha­ra. Ceu­ta y Me­li­lla eran más lle­va­de­ras y cer­ca­nas. Tras la ins­truc­ción, fue­ron des­ti­na­dos a Ar­ti­lle­ría au­to­pro­pul­sa­da en la Di­vi­són Aco­ra­za­da Bru­ne­te. Ni Áfri­ca, ni In­fan­te­ría. Po­dían con­si­de­rar­se afor­tu­na­dos. So­lo res­ta­ba que pa­sa­ran rá­pi­da­men­te los quin­ce me­ses de mi­li. Pe­ro, de re­pen­te, les con­vier­ten en fuer­za ex­pe­di­cio­na­ria y son en­via­dos al Saha­ra. Y allí a dis­tin­tos pues­tos avan­za­dos que si ya de por sí no reunían con­di­cio­nes, co­mo eran los úl­ti­mos en lle­gar les to­có vi­vir en tien­das de cam­pa­ña en un de­sier­to don­de se te me­te la are­na por to­dos los la­dos.

El 25 de ju­lio de 1975 sa­lie­ron en una mi­sión de re­co­no­ci­mien­to en la fron­te­ra nor­te, cer­ca de Tah, con un sar­gen­to y un te­nien­te de Ar­ti­lle­ría. De­lan­te cir­cu­la­ba un ca­mión. Ellos iban en un Land Ro­ver. A pe­sar de in­ten­tar se­guir las ro­da­das al an­te­rior no se po­día por el di­fe­ren­te an­cho de las ro­da­du­ras del Pe­ga­so 30/45. En un mo­men­to da­do sal­ta­ron por los ai­res por pa­sar so­bre una mi­na an­ti­tan­que en­te­rra­da.

Uno pue­de pre­gun­tar­se si es­ta­ban en te­rri­to­rio es­pa­ñol o ma­rro­quí. La fron­te­ra es­ta­ba de­li­mi­ta­da por hi­tos de ce­men­to ca­da mu­chos kilómetros de dis­tan­cia, y otros en las es­qui­nas del te­rri­to­rio es­pa­ñol. Jun­to a los hi­tos, una li­nea de pie­dras du­ran­te unos me­tros. Des­pués, la ima­gi­na­ción y los cálculos en un mun­do to­da­vía sin GPS. Du­do que los ma­rro­quíes hu­bie­ran mi­na­do la fron­te­ra. No sa­be­mos si esas mi­nas las ha­bían pues­to los mis­mos es­pa­ño­les; si fue im­pru­den­cia o in­com­pe­ten­cia de los man­dos. El he­cho es que, ade­más del te­nien­te Luis Gu­rrea y el sar­gen­to Die­go Cano – pro­fe­sio­na­les–, mu­rie­ron

EL 14 DE NO­VIEM­BRE DE 1975, TRAS LA MAR­CHA VER­DE Y CON LAS PRE­SIO­NES DE ES­TA­DOS UNI­DOS Y LA ONU, SE ACOR­DÓ ABAN­DO­NAR EL TE­RRI­TO­RIO

tres soldados que so­lo desea­ban ta­char esa no­che otra fe­cha en el ca­len­da­rio que les acer­ca­ra a re­ci­bir su car­ti­lla mi­li­tar.

Sa­lió una es­cue­ta no­ti­cia en los pe­rió­di­cos. So­lo he en­con­tra­do do­cu­men­ta­ción so­bre Jo­sé Va­le­riano Por­car Es­cri­vá y fo­to­gra­fías de su se­pe­lio en Ma­ni­ses, su lo­ca­li­dad de re­si­den­cia. De los otros, Jo­sé Ote­ro Amoe­do y Mi­guel Ca­sa­no­va Car­bo­nell, na­da.

Jo­sé Cor­ne­llá, sol­da­do mé­di­co del pues­to de Dao­ra, es­tu­vo to­man­do una cer­ve­za con el te­nien­te Gu­rrea an­tes de sa­lir. Que­da­ron pa­ra to­mar otra a su re­gre­so pe­ro tu­vo que cer­ti­fi­car su muer­te. En aque­lla épo­ca el Ejér­ci­to con­ta­ba con mé­di­cos, pro­fe­so­res, ad­mi­nis­tra­ti­vos, me­cá­ni­cos, y es­pe­cia­lis­tas, por me­nos de dos eu­ros al mes. El sol­da­do mé­di­co Jo­sé Ma­ría Sas­tre Pa­piol, tam­bién del SMO, fue se­cues­tra­do en Guel­ta Zem­mur, el 16 de sep­tiem­bre

del 75, cuan­do aten­día a unos tra­ba­ja­do­res saha­rauis que cons­truían una pis­ta. Fue li­be­ra­do, jun­to con un em­pre­sa­rio ca­na­rio, el 21 de oc­tu­bre a cam­bio de 12 po­li­sa­rios y el ca­dá­ver de Án­gel Mo­ral.

El 14 de no­viem­bre del 75, tras la Mar­cha Ver­de, y las pre­sio­nes de EEUU (que pro­por­cio­nó los 7.813 ca­mio­nes que lle­va­ron a los 350.000 ma­rro­quíes a pi­sar sue­lo saha­raui), Fran­cia y la ONU y en ple­na ago­nía del dic­ta­dor, se acor­dó con Ma­rrue­cos y Mau­ri­ta­nia aban­do­nar el te­rri­to­rio. Mu­chos plan­tean que fue una trai­ción a los saha­rauis pe­ro el de­seo de es­tos era que Es­pa­ña se mar­cha­ra y lo lo­gra­ron. Pi­die­ron ayu­da a Ma­rrue­cos y se co­bró con cre­ces su ayu­da.

¿Era via­ble la in­de­pen­den­cia de 70.000 per­so­nas en ese mo­men­to o se­ría un es­ta­do fa­lli­do? El 27 de fe­bre­ro de 1976 se proclamó la Re­pú­bli­ca Ára­be Saha­rahui De­mo­crá­ti­ca (RASD) en Bir-leh­lu. Ya te­nían la in­de­pen­den­cia. Los ma­rro­quíes, tras la su­ya –en 1956–, en­se­gui­da qui­sie­ron ex­pan­sio­nar­se y se hi­cie­ron con If­ni y la fran­ja de Tar­fa­ya. Des­pués qui­sie­ron ha­cer­lo con el Saha­ra. Ya se sa­be… Al­gu­nos in­de­pen­den­tis­tas quie­ren ane­xio­nar­se a los ve­ci­nos in­clu­so an­tes de al­can­zar la in­de­pen­den­cia.

¿Hay al­guien tan ilu­so co­mo pa­ra pen­sar que Ma­rrue­cos ha­bría res­pe­ta­do un Saha­ra in­de­pen­dien­te? ¿O que la ONU so­lu­cio­na­ría al­go? ¿Por qué la ONU no prohi­bió a los ma­rro­quíes ocu­par el Saha­ra con cas­cos azu­les en la fron­te­ra? ¿Qué ha he­cho la ONU en to­dos es­tos años? ¿Hu­bie­ra me­re­ci­do la pe­na la vi­da de un sol­da­do for­zo­so más? ¿Res­pe­tó Ma­rrue­cos cuan­do Mau­ri­ta­nia fir­mó la paz con el Po­li­sa­rio en agos­to de 1979 con­ce­dien­do la in­de­pen­den­cia a la par­te sur?: ¡No! La ocu­pó in­me­di­ta­men­te.

Co­noz­ca­mos los he­chos, ha­gá­mo­nos pre­gun­tas y no nos que­de­mos con pro­cla­mas fá­ci­les.

Des­de 1975, el Po­li­sa­rio, en ac­cio­nes marítimas, mató a 16 pescadores canarios e hirió, y secuestró, a mu­chos más. En 1985 mató a un ma­ri­ne­ro de una pa­tru­lle­ra que asis­tía a un pes­que­ro en di­fi­cul­ta­des. De es­tas co­sas no se ha­bla… ¿Por qué?

DES­DE EL AÑO 1975, EL PO­LI­SA­RIO EN AC­CIO­NES MARÍTIMAS MATÓ A 16 PESCADORES CANARIOS E HIRIÓ Y SECUESTRÓ A MU­CHOS MÁS

A la iz­quier­da, Án­gel Mo­ral, quien fa­lle­ció des­pués de un ti­ro­teo con los enemi­gos. So­bre es­tas lí­neas, el gru­po de mi­li­ta­res es­pa­ño­les se­cues­tra­dos, des­pués de su li­be­ra­ción.

A la iz­quier­da, el sol­da­do Víc­tor Gu­tié­rrez jun­to a un com­pa­ñe­ro de ar­mas saha­raui. De­ba­jo, el su­so­di­cho an­tes de sa­lir a una de sus ha­bi­tua­les pa­tru­llas.

El pues­to de Mah­bes, si­tua­do a al­re­de­dor de 30 kilómetros de las fron­te­ras ma­rro­quí, ar­ge­li­na y mau­ri­ta­na fue el des­tino de va­rios de los soldados que per­die­ron la vi­da en el Saha­ra.

A la iz­quier­da, ma­pa del Saha­ra es­pa­ñol. A la de­re­cha, un sol­da­do po­sa jun­to al hi­to 40, que mar­ca la fron­te­ra con el Saha­ra Oc­ci­den­tal. De­ba­jo, dra­ga­li­na de la em­pre­sa es­pa­ño­la Fos Bu­craa, ubi­ca­da en el el te­rri­to­rio en con­flic­to y de­di­ca­da a la ex­plo­ta­ción de los ya­ci­mien­tos de fos­fa­tos.

Arri­ba, Fran­co jun­to a sus pro­cu­ra­do­res saha­rauis, en 1969. A la iz­quier­da, jue­go tí­pi­co saha­raui en Mah­bes. A la de­re­cha, re­tra­to del ar­ti­lle­ro Jo­sé Va­le­riano Por­car. De­ba­jo, tro­pas eu­ro­peas y saha­rauis pasan re­vis­ta.

Cons­truc­ción tí­pi­ca en la que se aco­mo­da­ban los soldados des­ti­na­dos al Saha­ra en bus­ca de ma­yor fres­cor.

Arri­ba, na­ti­vo a ca­me­llo de la Agru­pa­ción de Tro­pas Nó­ma­das (ATN). A su de­re­cha, do­cu­men­to de iden­ti­dad de un ca­me­lle­ro.

Lá­pi­da en me­mo­ria de Án­gel Mo­ral con una corona de flo­res de sus com­pa­le­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.