La re­vuel­ta de Gan­te

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS: JA­VIER GAR­CÍA BLAN­CO

EL EM­PE­RA­DOR CAR­LOS V VINO AL MUN­DO EN LA CA­PI­TAL DE FLANDES ORIEN­TAL, Y AUN­QUE PA­SÓ SU IN­FAN­CIA Y ADO­LES­CEN­CIA EN OTRAS CIU­DA­DES FLA­MEN­CAS, RE­GRE­SÓ EN VA­RIAS OCA­SIO­NES A SU CIU­DAD NATAL, SO­BRE LA QUE OSTENTABA EL TÍ­TU­LO DE CONDE DE FLANDES. UNA DE ES­TAS VI­SI­TAS, SIN EM­BAR­GO, SE CON­VIR­TIÓ EN UN AMAR­GO RE­CUER­DO TAN­TO PA­RA EL MO­NAR­CA CO­MO PA­RA SUS PAISANOS, PUES SE PRO­DU­JO A CAU­SA DE UNA VIOLENTA INSURRECCIÓN.

En no po­cas oca­sio­nes, el des­ti- no se mues­tra ca­pri­cho­so. A co­mien­zos del año 1500, el día 7 de mar­zo, la ciu­dad de Gan­te se vis­tió con sus me­jo­res ga­las pa­ra ce­le­brar un so­lem­ne des­fi­le por las ca­lles del cen­tro de la ciu­dad. Una pom­po­sa mu­che­dum­bre for­ma­da por los de­ca­nos de los gre­mios y no­ta­bles de Gan­te y de to­da Flandes re­co­rrió las ca­lles, des­de el Prin­sen­hof (Cor­te de los Prín­ci­pes) has­ta la igle­sia de San Juan pa­ra ce­le­brar y fes­te­jar el bau­ti­zo del prín­ci­pe Car­los, fu­tu­ro em­pe­ra­dor de Ale­ma­nia y rey de Es­pa­ña. El pe­que­ño ha­bía ve­ni­do al mun­do un mes an­tes, des­pués de que su ma­dre, Jua­na la Lo­ca, die­ra a luz du­ran­te un ban­que­te ce­le­bra­do en la ciu­dad.

Cua­ren­ta años más tar­de, en una coin­ci­den­cia sin­gu­lar, Gan­te asis­tió a otro des­fi­le con pro­ta­go­nis­tas si­mi­la­res, aun­que de características muy di­fe­ren­tes. En los pri­me­ros me­ses de aquel 1540, un gru­po de in­su­rrec­tos com­pues­to por per­so­na­jes ilus­tres de la ciu­dad (al­gua­ci­les, lí­de­res de los gre­mios y otros no­ta­bles) ca­mi­nó con pa­so len­to y som­brío an­te la aten­ta mi­ra­da del mo­nar­ca y la si­len­cio­sa po­bla­ción de Gan­te. Aque­llos ca­si 400 “pe­ni­ten­tes” iban des­cal­zos y lle­va­ban una so­ga al cue­llo –pa­ra sim­bo­li­zar

me­re­cían la muer­te–, co­mo cas­ti­go por re­be­lar­se con­tra su se­ñor. El si­nies­tro des­fi­le ter­mi­nó en el Prin­sen­hof, el mis­mo pa­la­cio en el que Car­los V ha­bía na­ci­do de for­ma ines­pe­ra­da, pues su ma­dre dio a luz ella so­la en las le­tri­nas, cre­yen­do que le aque­ja­ba un mal de tri­pas, y no el par­to. Una vez en la cor­te del prín­ci­pe, los re­bel­des fue­ron obli­ga­dos a pe­dir per­dón y cle­men­cia an­te el em­pe­ra­dor y su her­ma­na Ma­ría de Hun­gría, go­ber­na­do­ra de los Paí­ses Ba­jos. Los lí­de­res más des­ta­ca­dos de la re­be­lión –en­tre 15 y 25, se­gún las fuen­tes– fue­ron eje­cu­ta­dos sin mi­ra­mien­tos, y la ciu­dad fue so­me­ti­da a un es­car­mien­to ejem­plar que la pri­vó de la ma­yor par­te de sus pri­vi­le­gios. Pe­ro, ¿qué ha­bía lle­va­do a la ri­ca y prós­pe­ra ciu­dad fla­men­ca a re­be­lar­se con­tra su se­ñor, que ade­más era su hi­jo más ilus­tre? ¿Y por qué cas­ti­gó el em­pe­ra­dor con tal du­re­za a la ciu­dad que le ha­bía vis­to na­cer?

TAMBORES DE GUE­RRA

En 1536, tras la muer­te sin herederos de Francesco II Sforza, du­que de Mi­lán, Car-

EN 1540 UN GRU­PO DE IN­SU­RREC­TOS CA­MI­NÓ CON PA­SO LEN­TO Y SOM­BRÍO AN­TE LA ATEN­TA MI­RA­DA DEL MO­NAR­CA Y LA SI­LEN­CIO­SA PO­BLA­CIÓN DE GAN­TE

los V apro­ve­chó el vacío de po­der pa­ra ha­cer­se con el con­trol del du­ca­do, que en­tre­gó a su hi­jo Fe­li­pe. Aquel mo­vi­mien­to su­pu­so un va­ra­pa­lo a las as­pi­ra­cio­nes del rey de Fran­cia, Fran­cis­co I, quien tam­bién desea­ba ha­cer­se con el con­trol de la re­gión, así que el mo­nar­ca ga­lo de­ci­dió mo­ver fi­cha e in­va­dir el Pia­mon­te, ha­cién­do­se con Tu­rín.

Aque­lla lu­cha por el con­trol del nor­te de Ita­lia desem­bo­có en la lla­ma­da Gue­rra ita­lia­na de 1536-1548, que obli­gó a Car­los V a re­unir más tro­pas y gran­des su­mas de di­ne­ro pa­ra fi­nan­ciar el con­flic­to. Pa­ra ello, en­tre otras me­di­das, el em­pe­ra­dor pi­dió a su her­ma­na Ma­ría de Hun­gría, en aquel en­ton­ces go­ber­na­do­ra de los Paí­ses Ba­jos, que ins­tau­ra­ra un sub­si­dio es­pe­cial en su te­rri­to­rio con el fin de re­cau­dar di­ne­ro y mo­vi­li­zar a to­dos los soldados po­si­bles. To­das las pro­vin­cias y ciu­da­des aca­ta­ron la lle­ga­da de nue­vos im­pues­tos sin re­chis­tar, con ex­cep­ción de Gan­te. En to­tal, Ma­ría de Hun­gría con­si­guió re­unir un to­tal de 1’2 mi­llo­nes de flo­ri­nes y 30.000 hom­bres de ar­mas. De esa can­ti­dad, Flandes de­bía apor­tar al me­nos un ter­cio, y a Gan­te le co­rres­pon­día en­tre­gar, apro­xi­ma­da­men­te, unos 56.000 flo­ri­nes. Pe­ro la ciu­dad se ne­gó en re­don­do.

Pa­ra com­pren­der las ra­zo­nes de tal ne­ga­ti­va, hay que te­ner en cuen­ta las cir­cuns­tan­cias de la ca­pi­tal de Flandes Orien­tal en aque­llos tiem­pos. Du­ran­te va­rias cen­tu­rias, y al me­nos has­ta el si­glo XIV, Gan­te ha­bía es­ta­do go­ber­na­da de fac­to por los ri­cos co­mer­cian­tes de la ciu­dad, y en con­cre­to por un po­de­ro­so gru­po de unas cua­ren­ta fa­mi­que

lias de mer­ca­de­res. Es­tos cla­nes de co­mer- cian­tes, en bue­na me­di­da in­te­gra­dos en los gre­mios más des­ta­ca­dos, ha­bían mos­tra­do tra­di­cio­nal­men­te una ma­yor sim­pa­tía por los re­yes de Fran­cia que por los con­des de Flandes (que no veían con bue­nos ojos sus con­ti­nuas pe­ti­cio­nes de ma­yo­res de­re­chos y pri­vi­le­gios), por lo que exis­tía una im­por­tan­te y pro­ve­cho­sa re­la­ción co­mer­cial con el país ve­cino.

Así pues, cuan­do la go­ber­na­do­ra anunció el co­bro de nue­vos im­pues­tos y la le­va de tro­pas, los gan­te­ses reac­cio­na­ron con re­cha­zo. Por un la­do, por­que no desea­ban par­ti­ci­par en aquel con­flic­to ar­ma­do que ata­ca­ba a sus alia­dos co­mer­cia­les de Fran­cia; por otro, por­que su­po­nía una mer­ma de sus ar­cas –ya mal­tre­chas a cau­sa de deu­das que arras­tra­ban des­de el si­glo an­te­rior– y de unos pri­vi­le­gios que se re­mon­ta­ban a mu­cho tiem­po atrás. Los gan­te­ses ar­gu­men­ta­ban, en­tre otras co­sas, que en­tre sus pre­rro­ga­ti­vas ha­bía un pac­to que es­ti­pu­la­ba que la ciu­dad no po­día ser so­me­ti­da a nue­vos im­pues­tos que no fue­ran acep­ta­dos por los miem­bros del con­se­jo de la ciu­dad. Pa­ra em­peo­rar la si­tua­ción, los gan­te­ses lle­va­ban des­de 1515 mo­les­tos con el em­pe­ra­dor, pues és­te ha­bía pro­mul­ga­do en aquel año un edic­to, el Calf­vel, que re­ti­ra­ba a los gre­mios el pri­vi­le­gio de es­co­ger a sus pro­pios dea­nes, un de­re­cho que ha­bían po­seí­do du­ran­te si­glos.

AL­TA TRAI­CIÓN

Tras la ne­ga­ti­va de Gan­te a pa­gar los nue­vos im­pues­tos, Ma­ría de Hun­gría in­ten­tó ne­go­ciar con la ciu­dad, pe­ro sus man­da­ta­rios se ne­ga­ron en re­don­do, ofre­cién­do­se úni­ca­men­te a apor­tar tro­pas. Car­los V, por su par­te, in­sis­tió a su her­ma­na pa­ra que no to­le­ra­ra aque­lla insurrección e ins­tó a la ciu­dad a pa­gar to­do lo re­que­ri­do, sin pac­tos ni con­di­cio­nes.

Gan­te ase­gu­ró que ca­re­cía de fon­dos pa­ra pa­gar la can­ti­dad re­que­ri­da y la si­tua­ción que­dó tem­po­ral­men­te es­tan­ca­da, en­tre otras co­sas por­que el em­pe­ra­dor es­ta­ba más in­tere­sa­do en de­di­car sus es­fuer­zos a la gue­rra con Fran­cia por el con­trol del nor­te de Ita­lia. In­clu­so cuan­do el con­flic­to lle­gó a su fin con la Tre­gua de Ni­za –fir­ma­da el 18 de ju­nio de 1538–, Car­los V se­guía más preo­cu­pa­do por otros asun­tos, y de­ci­dió no to­da­vía ac­tuar con­tra los dís­co­los súb­di­tos de su ciu­dad natal.

To­do cam­bió ra­di­cal­men­te en 1539. A co­mien­zos de aquel año, los gan­te­ses ce­le­bra­ron un sun­tuo­so fes­ti­val, cu­yo de­rro­che pro­vo­có un ló­gi­co en­fa­do en los fun­cio­na­rios y ofi­cia­les del em­pe­ra­dor en la ciu­dad. Ape­nas unos me­ses an­tes los co­mer­cian­tes gan­te­ses ha­bían ju­ra­do no dis­po­ner

TRAS LA MUER­TE SIN HEREDEROS DE FRANCESCO II SFORZA, CAR­LOS V APRO­VE­CHÓ EL VACÍO DE PO­DER PA­RA HA­CER­SE CON EL CON­TROL DEL DU­CA­DO

En la otra pá­gi­na, el Gras­lei, uno de los an­ti­guos mue­lles, con los edi­fi­cios de los gre­mios. A la iz­quier­da, vis­ta pa­no­rá­mi­ca de Gan­te des­de la to­rre del ho­me­na­je del cas­ti­llo de los Con­des. Aba­jo a la iz­quier­da, la pla­za Vrij­dag­markt, es­ce­na­rio de las asam­bleas de los in­su­rrec­tos y lu­gar don­de fue ju­ra­do Fe­li­pe II co­mo conde de Flandes. Ba­jo es­tas lí­neas, la pla­za Sint Veer­le­plein, jun­to al cas­ti­llo de los Con­des y cer­ca del Prin­sen­hof.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.