IN­FAN­CIA Y JU­VEN­TUD

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

Joa­quín na­ció en 1923 en Me­li­lla (ima­gen de aba­jo), con la des­gra­cia de que su ma­dre mu­rió al traer­le al mun­do. Su pa­dre, un hom­bre su­mi­do en la po­bre­za ex­tre­ma, se dio cuen­ta de que no po­dría cui­dar­le y lo en­tre­gó en adop­ción a un con­ven­to de mon­jas. El pe­que­ño Joa­quín vi­vió siem­pre en el or­fa­na­to, sin com­par­tir en to­da su ju­ven­tud el ca­lor del ho­gar con una fa­mi­lia que le aco­gie­ra.

De pe­que­ño su gran pa­sión eran los de­por­tes. Uno de los mo­men­tos en que más dis­fru­ta­ba era cuan­do se co­lo­ca­ba en­tre los tres pa­los de una por­te­ría y ju­ga­ba con su equi­po al fút­bol.

Su du­ra in­fan­cia aca­bó cuan­do hi­zo el ser­vi­cio mi­li­tar en el Ejér­ci­to del Ai­re, don­de no du­dó en re­en­gan­char­se. Le gus­ta­ba la vi­da cas­tren­se, los mi­li­ta­res eran los úni­cos que has­ta ese mo­men­to le ha­bían abier­to una puer­ta al fu­tu­ro. De es­pí­ri­tu gue­rre­ro, dis­pues­to a afron­tar cual­quier re­to, en 1942 se apun­tó a la Di­vi­sión Azul, don­de per­ma­ne­ció has­ta 1943.

Co­mo sol­da­do del Ejér­ci­to del Ai­re, fue des­ti­na­do a una ba­se aé­rea de la Luft­wa­fe ale­ma­na ubi­ca­da en Es­mo­len­ko, re­la­ti­va­men­te cer­ca de los bos­ques de Katyn, don­de du­ran­te la gue­rra fue­ron cruel­men­te eje­cu­ta­dos mi­les de mi­li­ta­res po­la­cos por las fuer­zas mi­li­ta­res rusas.

Sus mé­ri­tos lle­va­ron a Joa­quín a con­se­guir los ga­lo­nes de sar­gen­to con 22 años, una ca­rre­ra pro­me­te­do­ra. El te­nien­te co­ro­nel Aro­za­re­na se­gu­ro que tam­bién se que­dó im­pac­ta­do, aun­que en aque­llos años esas co­sas eran más nor­ma­les, cuan­do al in­ves­ti­gar so­bre Ma­do­lell se en­con­tró con que se ca­só a los 26 años con Do­lo­res He­re­dia, una chi­ca de 19, que ha­bía per­di­do a su ma­dre seis me­ses an­tes. Por es­te mo­ti­vo, la bo­da se ce­le­bró un 19 de ene­ro a las 7 de la ma­ña­na, con los novios ves­ti­dos de luto. La bo­da tu­vo lu­gar en Al­can­ta­ri­lla, la lo­ca­li­dad mur­cia­na tan es­tre­cha­men­te uni­da al Ejér­ci­to del Ai­re, don­de es­ta­ba si­tua­do el Ae­ró­dro­mo Mi­li­tar.

La pa­re­ja ha­bía te­ni­do tres hi­jos, que se ha­bían que­da­do a vi­vir con la ma­dre en Al­can­ta­ri­lla cuan­do el pa­dre fue des­ti­na­do pri­me­ro al Mi­nis­te­rio del Ai­re y des­pués a la ba­se de To­rre­jón de Ar­doz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.