Ber­nat Her­nán­dez

Historia y Vida - - LIBROS -

Ape­ló al ejer­ci­cio de la so­be­ra­nía di­rec­ta por par­te del mo­nar­ca, que pa­tro­ci­na­ría un im­pe­rio de in­dios in­te­gra­do en la mo­nar­quía his­pá­ni­ca. Los clé­ri­gos evan­ge­li­za­do­res re­le­va­rían a los co­lo­nos es­pa­ño­les, quie­nes, per­sua­di­dos por man­da­mien­tos y pe­ni­ten­cias ca­nó­ni­cas, que­da­rían es­ta­ble­ci­dos en zo­nas pe­ri­fé­ri­cas des­po­bla­das de na­ti­vos. Cuan­do, en su me­mo­rial de re­me­dios de 1516, Bar­to­lo­mé de las Ca­sas de­fen­dió la sus­ti­tu­ción del tra­ba­jo for­za­do na­ti­vo me­dian­te la in­tro­duc­ción de es­cla­vos ne­gros, lo hi­zo por­que la es­cla­vi­tud era una ins­ti­tu­ción nor­ma­li­za­da en su épo­ca. Sus lec­tu­ras de fuen­tes por­tu­gue­sas y la re­la­ción per­so­nal con el ne­gro Pedro Car­mo­na le lle­va­ron pos­te­rior­men­te a una crí­ti­ca pio­ne­ra de la ile­gi­ti­mi­dad de la es­cla­vi­tud afri­ca­na. La con­si­de­ra­ba un ins­tru­men­to en su es­tra­te­gia pas­to­ral de con­trol de con­cien­cias en­tre es­pa­ño­les. Fue un con­tra­pe­so ini­cial fren­te a los con­quis­ta­do­res. Con la prohi­bi­ción de las pa­la­bras con­quis­ta y con­quis­ta­dor a me­dia­dos del si­glo se que­ría es­ta­ble­cer ju­rí­di­ca­men­te un nue­vo mo­de­lo de ocu­pa­ción del te­rri­to­rio, ya no ba­sa­do en el ex­po­lio, sino en la crea­ción de una so­cie­dad de in­dios, es­pa­ño­les y cas­tas. La ter­mi­no­lo­gía ju­rí­di­ca pre­ci­sa ser­vía pa­ra des­le­gi­ti­mar cual­quier re­cla­ma­ción fu­tu­ra de de­re­chos por par­te de pre­ten­di­dos nue­vos con­quis­ta­do­res. Su mo­do de go­bierno epis­co­pal de Chia­pas. Su ri­go­ris­mo mo­ral an­te con­quis­ta­do­res y crio­llos pe­có de in­to­le­ran­cia ra­di­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.