¡Me­jor a las can­te­ras!

Historia y Vida - - ANÉCDOTAS -

EL GO­BER­NAN­TE Dio­ni­sio de Si­ra­cu­sa fue un gran aman­te del tea­tro. Te­nía, ade­más, la pre­ten­sión de ser un ex­ce­len­te poe­ta, al­go que dis­ta­ba mu­cho de la reali­dad. En una oca­sión le­yó uno de sus ver­sos a un ac­tor lla­ma­do Fi­lo­xeno de­man­dán­do­le que fue­ra sin­ce­ro. Cuan­do es­te le se­ña­ló los de­fec­tos de la oda, Dio­ni­sio, ofen­di­do, le con­de­nó a tra­ba­jos for­za­dos. Una vez cum­pli­da la con­de­na, qui­so vol­ver a ver a Fi­lo­xeno pa­ra dis­cul­par­se por su ac­ti­tud. A los pos­tres, el ti­rano se dis­pu­so a leer­le un nue­vo poe­ma. An­te el pa­no­ra­ma de te­ner que es­cu­char ver­sos es­pan­to­sos, Fi­lo­xeno ex­cla­mó: “¡Me­jor de­vol­ved­me a las can­te­ras!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.