LAS NA­VES DE CA­LÍ­GU­LA

La Ita­lia de Mus­so­li­ni se en­car­gó de recuperar, con gran fan­fa­rria, dos enor­mes na­ves ro­ma­nas del fon­do del la­go de Nemi. La II Gue­rra Mundial las vo­la­ti­li­zó.

Historia y Vida - - ARQUEOLOGÍA - RU­BÉN MON­TO­YA, HIS­TO­RIA­DOR Y AR­QUEÓ­LO­GO

El la­go de Nemi, a unos trein­ta ki­ló­me­tros al sur de Ro­ma, fue des­de el si­glo vi a. C. uno de los cen­tros re­li­gio­sos más im­por­tan­tes de la re­gión del La­cio. Ello se de­bió al es­ta­ble­ci­mien­to en aque­lla fe­cha, por par­te de la Li­ga La­ti­na –en gue­rra con­tra Ro­ma–, del co­no­ci­do co­mo lu­cus Dia­num: un bos­que sa­gra­do de­di­ca­do a la dio­sa Dia­na. Se cree que es­te san­tua­rio pa­só a do­mi­nio de Ro­ma con la di­so­lu­ción de la Li­ga La­ti­na en 338 a. C. Fue en­ton­ces cuan­do se ini­ció la cons­truc­ción de un tem­plo de­di­ca­do a Dia­na Ne­mo­ren­sis, co­mu­ni­ca­do con Ro­ma a tra­vés de la vía Ap­pia y con es­ta a tra­vés de una cal­za­da que bor­dea­ba el la­go. A par­tir del si­glo ii a. C., el com­ple­jo se am­plió con dos te­rra­zas por­ti­ca­das: una in­fe­rior, don­de se en­con­tra­ba el tem­plo, y otra su­pe­rior. En los si­glos si­guien­tes y has­ta que su im­por­tan­cia co­mo cen­tro re­li­gio­so del La­cio ce­só (en el iv d. C.), se aña­die­ron nu­me­ro­sos edi­fi­cios, co­mo unas ter­mas, di­ver­sos es­pa­cios pa­ra de­po­si­tar las ofren­das y un pe­que­ño tea­tro. Ba­jo Ca­lí­gu­la (37-41), co­no­ci­do por su me­ga­lo­ma­nía, es­te nú­cleo ad­qui­rió ma­yor re­le­van­cia. El em­pe­ra­dor hi­zo le­van­tar un nin­feo en la te­rra­za su­pe­rior del san­tua­rio, am­plió una vi­lla a ori­llas del la­go y man­dó cons­truir dos gran­dio­sos bar­cos, po­si­ble­men­te re­la­cio­na­dos con el ca­rác­ter sa­gra­do del lu­gar. Su re­cu­pe­ra­ción cons­ti­tu­ye uno de los epi­so­dios más in­tere­san­tes de la ar­queo­lo­gía sub­acuá­ti­ca del si­glo xx.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.