EGIP­TO

Historia y Vida - - SALADINO -

raz­go del is­lam co­mo ver­da­de­ra su­ce­so­ra del Pro­fe­ta fren­te al po­der su­ní de Bag­dad. Ha­bía al­can­za­do un ni­vel de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca tal que pa­re­cía ma­du­ro pa­ra caer en ma­nos de una po­ten­cia ve­ci­na. En 1168, Nur-ad-Din con­ta­ba ya con la ben­di­ción del ca­li­fa de Bag­dad pa­ra que de­vol­vie­ra Egip­to al su­nis­mo en su nom­bre, así que en oto­ño or­de­nó a su bu­lli­cio­so ge­ne­ral kur­do Shir­kuh que li­de­ra­ra una ex­pe­di­ción mi­li­tar con el ob­je­ti­vo de to­mar el con­trol del país.

CALIFAS FATIMÍES

Kur­do, su­ní. Tío de Saladino, ge­ne­ral de Nur-ad-Din y vi­sir de Egip­to.

AYYUB

Pa­dre de Saladino. Su ami­go Nur-ad-Din le po­ne a car­go de Da­mas­co.

NUR-AD-DIN

Tur­co, su­ní. Hi­jo de Zen­gi y gran se­ñor de Si­ria. Ára­bes, chiíes

SHIR­KUH AS-SALIH

Tur­co, su­ní. Hi­jo y he­re­de­ro de Nur-ad-Din, ame­na­za­do por el éxi­to de Saladino. Re­la­cio­nes de po­der Re­la­cio­nes fa­mi­lia­res Su­ce­sio­nes En­fren­ta­mien­tos La de 1168 cons­ti­tu­yó la ter­ce­ra y úl­ti­ma aven­tu­ra de Shir­kuh en Egip­to. Era her­mano de Ayyub, y, por lo tan­to, tío pa­terno de un Saladino que se ve­ría obli­ga­do a acom­pa­ñar­le. El pro­pio Saladino con­fe­sa­ría más tar­de a su se­cre­ta­rio que si­guió a su tío al Ni­lo con idén­ti­co es­pí­ri­tu al de “un hom­bre al que con­du­cen hacia la muerte”. Ya le ha­bía acom­pa­ña­do a Egip­to cin­co años an­tes, cuan­do, por or­den de Nu­rad-Din, hu­bo que ayu­dar al vi­sir Sha­war a recuperar su car­go de ma­nos de sus Yu­suf ibn Ayyub Kur­do, su­ní. Su­ce­de a Shir­kuh co­mo vi­sir de Egip­to y se ha­ce con el po­der en Si­ria.

EGIP­TO, SI­RIA Y PA­LES­TI­NA

Ayú­bi­das. Des­cen­dien­tes de Ayyub. enemi­gos, y lue­go una se­gun­da vez en 1167. Saladino guar­da­ba muy mal re­cuer­do del año an­te­rior, en el que la alian­za en­tre Sha­war y el rey cru­za­do Ama­la­ri­co I de Je­ru­sa­lén ha­bía bas­ta­do pa­ra re­cha­zar la ex­pe­di­ción en­ca­be­za­da por su tío. Es­pe­cial­men­te des­agra­da­ble le re­sul­ta­ba re­me­mo­rar el ase­dio al que le so­me­tie­ron en Ale­jan­dría unas fuer­zas muy su­pe­rio­res. Sin em­bar­go, en aque­lla oca­sión, Sha­war ya no po­dría es­pe­rar del reino de Je­ru­sa­lén otro es­fuer­zo mi­li­tar de en­ver­ga­du­ra. Al

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.