El dan­di Mu­rat

Mariscal de Fran­cia y rey de Ná­po­les de la mano de su cu­ña­do, Na­po­león, Joachim Mu­rat fue, en to­da oca­sión, el ma­yor fan de su pro­pia ima­gen.

Historia y Vida - - SUMARIO - M. Pi­lar Que­ralt del Hie­rro, his­to­ria­do­ra.

Cu­ña­do de Na­po­león, fue uno de sus ge­ne­ra­les más va­lien­tes. Y tam­bién un dan­di ob­se­sio­na­do con su as­pec­to, una au­tén­ti­ca fashion vic­tim, co­mo mues­tran los lien­zos en los que apa­re­ce con sus re­car­ga­dos uni­for­mes.

De­cía el poe­ta fran­cés Charles Bau­de­lai­re que la di­vi­sa de un dan­di era “vi­vir y mo­rir de­lan­te de un es­pe­jo”. No le fal­ta­ba ra­zón, pues­to que por “dan­di” se tie­ne a to­do hom­bre no so­lo es­me­ra­do en el cui­da­do de su per­so­na, sino que bus­ca tam­bién en su for­ma de ves­tir una ex­cu­sa pa­ra sin­gu­la­ri­zar­se. El tér­mino na­ció en ca­pi­ta­les co­mo Pa­rís y Lon­dres a fi­na­les del si­glo xviii. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que aque­lla Europa su­mi­da en la es­pi­ral re­vo­lu­cio­na­ria die­ra ca­bi­da en sus sa­lo­nes a au­tén­ti­cas fashion vic­tims, por em­plear el tér­mino ac­tual, aje­nas en ma­yor o me­nor me­di­da a las in­quie­tu­des in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cas que agi­ta­ban a la so­cie­dad. Pe­ro más inau­di­to aún pa­re­ce que un ague­rri­do sol­da­do de ca­ba­lle­ría co­mo Joachim Mu­rat, du­que de Berg y rey de Ná­po­les, ca­ye­ra en bra­zos del dan­dis­mo. Sin em­bar­go, así fue. El que fue­ra uno de los ma­ris­ca­les de Na­po­león y cu­ña­do su­yo, tras con­traer ma­tri­mo­nio con su her­ma­na Ca­ro­li­na, es­tu­vo siem­pre aten­to a su in­du­men­ta­ria. Su en­torno de­bía ser un con­jun­to re­fi­na­do y es­té­ti­co, y su per­so­na –al me­nos en cuan­to a apa­rien­cia–, un mo­de­lo a se­guir por to­do aquel que qui­sie­ra lla­mar­se ca­ba­lle­ro. Pa­ra com­pro­bar­lo no hay más que ver los múl­ti­ples re­tra­tos que en­car­gó a Fra­nçois Gé­rard, el re­tra­tis­ta por ex­ce­len­cia del

Im­pe­rio. En ellos, Mu­rat po­sa siem­pre er­gui­do, con ac­ti­tud arro­gan­te, la mi­ra­da fir­me y una me­dia son­ri­sa en­tre iró­ni­ca y so­ber­bia con la que bus­ca con­ven­cer al es­pec­ta­dor de su ca­te­go­ría y pres­ti­gio. La abun­dan­te me­le­na de ri­zos os­cu­ros y per­fec­ta­men­te pei­na­dos se pro­lon­ga en el ros­tro con las en­ton­ces lla­ma­das “pa­ti­llas de pe­rro”, po­pu­la­ri­za­das por los in­cro­ya­bles, los pe­ti­me­tres que pu­lu­la­ban por el Pa­rís del Di­rec­to­rio, cuan­do, su­pe­ra­da la eta­pa del Te­rror, la fri­vo­li­dad apa­re­ció de nue­vo en los sa­lo­nes fran­ce­ses.

Lu­ce in­va­ria­ble­men­te un im­pe­ca­ble uni­for­me en el que nun­ca fal­tan los te­ji­dos ca­ros, el oro o las con­de­co­ra­cio­nes. Más tar­de, cuan­do po­sa an­te el pin­tor ya co­mo rey de Ná­po­les, lo ha­ce en­vuel­to en la ca­pa de ar­mi­ño ca­rac­te­rís­ti­ca de la mo­nar­quía, jun­to al ce­tro y la co­ro­na, en pos­tu­ra si­mi­lar y con el mis­mo so­ber­bio em­pa­que que lo hi­zo Luis XIV pa­ra Hya­cint­he Ri­gaud en una ima­gen que se con­vir­tió en el epí­to­me de la mo­nar­quía ab­so­lu­ta. No po­día con­for­mar­se con me­nos aquel a quien sus súb­di­tos ita­lia­nos apo­da­ron Il re dandy.

cons­truc­ción de una iden­ti­dad

Co­mo tan­tos otros ma­ris­ca­les del Im­pe­rio, Mu­rat (1767-1815) fue un hom­bre he­cho a sí mis­mo. El hi­jo del due­ño de una po­sa­da de La­bas­ti­de-for­tu­niè­re, una pe­que­ña po­bla­ción de la re­gión del Lot que des­pués se co­no­ce­ría co­mo La­bas­ti­de-mu­rat, lu­chó a lo lar­go de to­da su vi­da por ol­vi­dar sus hu­mil­des orí­ge­nes y sen­tir­se uno más de los aris­tó­cra­tas de vie­jo o nue­vo cu­ño que cir­cu­la­ban por la cor­te na­po­leó­ni­ca. De ahí que cui­da­ra de su ima­gen has­ta lí­mi­tes ob­se­si­vos, es­pe­ran­do con ello re­ves­tir­se de so­le­ra y al­cur­nia. Por otra par­te, ade­más de un este­ta, era un gran am­bi­cio­so. Lo de­mos­tró sien­do muy jo­ven, cuan­do in­gre­só en el se­mi­na­rio con la con­vic­ción de que el sa­cer­do­cio po­día ofre­cer­le una po­si­ción más ele­va­da que la que le co­rres­pon­día por cu­na. El es­ta­lli­do de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa frus­tró sus pla­nes, pe­ro tam­bién le abrió nue­vos ca­mi­nos por los que me­drar. Ol­vi­dó el tra­je ta­lar y se alis­tó en el Ejér­ci­to, don­de con­si­guió as­cen­der rá­pi­da­men­te por in­ne­ga­bles mé­ri­tos pro­pios. Los mis­mos que lla­ma­ron la aten­ción de Na­po­león, quien qui­so que le acom­pa­ña­ra du­ran­te la cam­pa­ña de Egip­to. Se ini­ció así una lar­ga re­la­ción que, a la lar­ga, aca­ba­ría por rom­per­se. Les unía la am­bi­ción, unas ex­cep­cio­na­les con­di­cio­nes pa­ra la mi­li­cia y una in­ne­ga­ble vo­ca­ción ha­cia el triun­fo. Nin­guno de los dos con-

tem­pla­ba la de­rro­ta en cual­quier fa­ce­ta de su vi­da, con­ven­ci­dos co­mo es­ta­ban de ha­ber na­ci­do pa­ra la vic­to­ria. Si­guien­do la es­te­la de Bo­na­par­te, Mu­rat con­si­guió no so­lo ga­lo­nes mi­li­ta­res, sino pres­ti­gio, tí­tu­los no­bi­lia­rios y una co­ro­na. El hi­jo del po­sa­de­ro del Lot que­dó así ocul­to por una nu­be he­cha a par­tes igua­les de fri­vo­li­dad y va­lor en el cam­po de ba­ta­lla. Tam­bién en el com­ba­te man­tu­vo la ima­gen de dan­di que le hi­zo cé­le­bre. En pa­la­bras de su bió­gra­fo Jean Tu­lard, in­clu­so los ru­dos co­sa­cos se ad­mi­ra­ban por igual de sus ta­len­tos cas­tren­ses y de su siem­pre im­po­lu­ta ima­gen. Se pre­sen­ta­ba en el cam­po de ba­ta­lla con un gran tri­cor­nio or­na­do con ga­lo­nes do­ra­dos y plu­mas blan­cas, con ca­sa­cas de ter­cio­pe­lo bor­da­das en oro, un ce­ñi­do pan­ta­lón “a la po­lo­ne­sa” y lus­tro­sas bo­tas. De él se lle­gó a de­cir que, aun en me­dio del fra­gor de una car­ga de ca­ba­lle­ría, pa­sa­ba re­vis­ta a su in­du­men­ta­ria pa­ra com­pro­bar que sus ro­pas no se ha­bían des­ga­rra­do ni man­cha­do. Los hom­bres ad­mi­ra­ban su va­lor y las mu­je­res caían ren­di­das a sus en­can­tos. Así pues, la re­la­ción con Na­po­león no po­día desem­bo­car en na­da que no fue­ra una lu­cha de egos.

cu­ña­do de Bo­na­par­te

Mu­rat con­ta­ba, ade­más, con la pa­re­ja idó­nea pa­ra cul­mi­nar su as­cen­so so­cial. En 1800, le plus beau ca­va­lier de l’eu­ro­pe (el ca­ba­lle­ro más be­llo de Europa), co­mo le de­no­mi­na­ron sus con­tem­po­rá­neos, con­tra­jo

tan­to ca­ro­li­na co­mo Mu­rat ama­ban el lu­jo; les gus­ta­ba des­ta­car en los am­bien­tes Más so­fis­ti­ca­dos

ma­tri­mo­nio con Ca­ro­li­na Bo­na­par­te, la me­nor y más am­bi­cio­sa de las her­ma­nas del Gran Cor­so. No lo tu­vie­ron fá­cil pa­ra lle­gar al al­tar. Se ha­bían co­no­ci­do en 1797 con mo­ti­vo del do­ble en­la­ce de Eli­sa y Paulina Bo­na­par­te con Fe­lix Bac­chio­chi y el ge­ne­ral Le­clerc, pe­ro Na­po­león no cre­yó que un se­duc­tor na­to co­mo Mu­rat, quien alar­dea­ba de ha­ber man­te­ni­do nu­me­ro­sas aven­tu­ras y del que se ru­mo­rea­ba que ha­bía vi­vi­do un cor­to ro­man­ce con Jo­se­fi­na Beauhar­nais, fue­ra el ma­ri­do idó­neo pa­ra su her­ma­na pe­que­ña. De­ci­di­do a im­pe­dir que el idi­lio cua­ja­se, en­vió a Ca­ro­li­na a un in­ter­na­do pa­ra que com­ple­ta­ra su edu­ca­ción, mien­tras Mu­rat le acom­pa­ña­ba en la cam­pa­ña de Egip­to. Fi­nal­men­te, en 1800, da­da la in­sis­ten­cia de la pa­re­ja, otor­gó su con­sen­ti­mien­to. Cier­ta­men­te, Ca­ro­li­na y Mu­rat te­nían vo­lun­ta­des muy si­mi­la­res: eran aman­tes de las ar­tes y de la vi­da so­cial y, rehe­nes de la va­ni­dad, gus­ta­ban de la os­ten­ta­ción, del lu­jo y de des­ta­car en los am­bien­tes más so­fis­ti­ca­dos de la high so­ciety na­po­leó­ni­ca. Am­bos vie­ron col­ma­das sus as­pi­ra­cio­nes cuan­do fue­ron co­ro­na­dos re­yes de Ná­po­les en 1808. Dos años an­tes, Na­po­león les ha­bía con­ce­di­do el tí­tu­lo de Gran­des Du­ques de Berg y de Clé­ve­ris, así co­mo la res­pon­sa­bi­li­dad del go­bierno del du­ca­do. Cu­rio­sa­men­te, la pri­me­ra me­di­da de Mu­rat al lle­gar a tie­rras ale­ma­nas fue di­se­ñar

su pro­pio es­cu­do, en el que com­bi­na­ba el león rojo de Berg y las ar­mas del du­ca­do de Clé­ve­ris con un an­cla co­mo Gran Al­mi­ran­te de la Ar­ma­da, el bas­tón de Mariscal del Im­pe­rio y el águi­la im­pe­rial, a la que te­nía de­re­cho de uso co­mo miem­bro de la fa­mi­lia Bo­na­par­te. Nin­gu­na alu­sión a sus orí­ge­nes. So­lo aque­llo que trans­mi­tía la ima­gen de sí mis­mo que que­ría pro­yec­tar.

La ten­ta­ción del jo­ye­ro real

Un du­ca­do de­bió de pa­re­cer­le in­su­fi­cien­te. Por eso, tras to­mar la pe­nín­su­la ibé­ri­ca al fren­te de las tro­pas im­pe­ria­les, con­ven­ci­do de que su la­bor me­re­cía una jus­ta re­com­pen­sa, se postuló an­te Na­po­león co­mo rey de Es­pa­ña. Sus de­seos se vie­ron frus­tra­dos por la de­ci­sión del em­pe­ra­dor de sen­tar en el trono a su her­mano Jo­sé, por en­ton­ces rey de Ná­po­les. No obs­tan­te, su am­bi­ción, a la par que su va­ni­dad, que­dó com­pen­sa­da: en una há­bil ma­nio­bra de in­ter­cam­bio, el 15 de ju­lio de 1808, Mu­rat ocu­pó el trono na­po­li­tano con el nom­bre de Joachim I Na­po­léon. Hu­bo de aban­do­nar Ma­drid pa­ra, tras pre­sen­tar­se an­te el em­pe­ra­dor, ha­cer­se car­go de su nue­vo co­me­ti­do, pe­ro no lo hi­zo de va­cío. Fue­se por co­di­cia, por su ex­qui­si­to gus­to o por su de­ci­di­da in­cli­na­ción por la os­ten­ta­ción, di­ri­gió el ex­po­lio ar­tís­ti­co del pa­tri­mo­nio de la Co­ro­na de Es­pa­ña. No so­lo hur­tó cua­dros o es­cul­tu­ras: las pie­zas del jo­ye­ro real que Car­los IV y fa­mi­lia no ha­bían po­di­do lle­var con­si­go en su pre­ci­pi­ta­do viaje a Ba­yo­na fue­ron una ten­ta­ción irre­sis­ti­ble pa­ra un dan­di co­mo él. Un au­tén­ti­co te­so­ro que, una vez en Pa­rís, fue a pa­rar a ma­nos de su es­po­sa Ca­ro­li­na y de la pro­pia Jo­se­fi­na. Una se­rie de al­ha­jas va­lio­sas y tam­bién be­llí­si­mas, en­tre las que se en­con­tra­ba el “Jo­yel de los Habs­bur­go”, un bro­che de oro en el que es­ta­ba en­gar­za­do el Es­tan­que –un dia­man­te de cien qui­la­tes y una pu­re­za ex­cep­cio­nal– y del que pen­día la cé­le­bre per­la Pe­re­gri­na.

El rey de ná­po­les

Ná­po­les re­sul­tó un des­tino idó­neo pa­ra el ma­tri­mo­nio Mu­rat. Des­de el co­mien­zo de su rei­na­do, el nue­vo mo­nar­ca se com­por­tó, al de­cir de mu­chos es­tu­dio­sos de su fi­gu­ra, co­mo un na­po­li­tano más. La be­lle­za del en­torno, con su pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y ar­tís­ti­co, ese pai­sa­je que re­zu­ma­ba his­to­ria por los cua­tro cos­ta­dos, re­sul­tó el mar­co per­fec­to pa­ra un si­ba­ri­ta co­mo él. La po­lí­ti­ca la de­jó, da­das sus fre­cuen­tes au­sen­cias por sus de­be­res mi­li­ta­res, en ma­nos de su es­po­sa. No con­ta­ba con que, so­me­ti­da al cri­te­rio de su her­mano, Ca­ro­li­na iba a ejer­cer una po­lí­ti­ca de acer­ca­mien­to a Fran­cia, que él, de­ci­di­do a evi­tar to­da in­je­ren­cia del em­pe­ra­dor en su reino, nun­ca com­par­tió. Las dis­cre­pan­cias con Na­po­león fue­ron ca­da vez ma­yo­res, y al­can­za­ron tin­tes dra­má­ti­cos cuan­do, tras la ba­ta­lla de Bo­ro­dino, en 1812, Mu­rat aban­do­nó el cuar­tel de in­vierno de Vil­na y re­gre­só a la ca­pi­tal de su re­cién crea­do reino.

El rey de Ná­po­les no es­ta­ba dis­pues­to a per­der el es­ta­tus con­se­gui­do, de ahí que no du­da­ra en trai­cio­nar a Bo­na­par­te cuan­do su es­tre­lla co­men­zó a de­cli­nar. Vien­do en pe­li­gro su trono, se su­mió en una se­rie de in­tri­gas po­lí­ti­cas que fue­ron el prin­ci­pio del fin de su has­ta en­ton­ces ru­ti­lan­te bio­gra­fía. De na­da le va­lió in­ten­tar, con el or­gu­llo mal­tre­cho pe­ro la am­bi­ción in­tac­ta, un úl­ti­mo acer­ca­mien­to a Bo­na­par­te

las Pie­zas del jo­ye­ro real es­pa­ñol fue­ron una ten­ta­ción irre­sis­ti­ble Pa­ra un dan­di co­mo él

du­ran­te el es­pe­jis­mo del go­bierno de los Cien Días. Aun ga­ran­ti­zán­do­le el res­pe­to a su vi­da y a sus bie­nes en con­si­de­ra­ción a Ca­ro­li­na y sus hi­jos, Na­po­león, ofen­di­do por su des­leal­tad, le des­po­se­yó de to­dos sus car­gos, y el nom­bre de Mu­rat des­apa­re­ció de la nó­mi­na de ma­ris­ca­les del reino. Ja­más vol­vie­ron a ver­se. No obs­tan­te, tras Wa­ter­loo, de­fi­ni­ti­va de­rro­ta del Cor­so, Mu­rat cre­yó en la po­si­bi-

li­dad de re­cu­pe­rar su reino na­po­li­tano. No sos­pe­cha­ba que sus an­ti­guos súb­di­tos, fie­les a la di­nas­tía Bor­bón, siem­pre le ha­bían vis­to co­mo un usur­pa­dor. In­ten­tó ha­cer­se con el trono bus­can­do la com­pli­ci­dad de los aus­tría­cos, pe­ro aca­bó sien­do arres­ta­do y en­car­ce­la­do en el cas­ti­llo de Piz­zo. Du­ran­te el pro­ce­so, il re dandy su­pli­có inú­til­men­te por su vi­da y pa­re­ció ol­vi­dar to­da com­pos­tu­ra. So­lo la re­cu­pe­ró el día de su eje­cu­ción, cuan­do se pre­sen­tó an­te el pe­lo­tón de fu­si­la­mien­to vis­tien­do el uni­for­me de mariscal de Fran­cia, re­cha­zan­do el asien­to que sus eje­cu­to­res le ofre­cían y ne­gán­do­se a que le ven­da­ran los ojos, ase­gu­ran­do ha­ber desafia­do a la muer­te en de­ma­sia­das oca­sio­nes co­mo pa­ra te­ner­le mie­do.

se Pre­sen­tó an­te el Pe­lo­tón con el uni­for­me de Mariscal de fran­cia y un úl­ti­mo ges­to de co­que­te­ría

Digno e in­clu­so arro­gan­te, cuan­do lle­gó el mo­men­to tu­vo un úl­ti­mo ges­to de co­que­te­ría, y, tras be­sar un ca­ma­feo con la efi­gie de su es­po­sa, pi­dió a sus ver­du­gos: “Sau­vez ma fa­ce, vi­sez à mon coeur... Feu!” (“Res­pe­tad mi ros­tro, apun­tad a mi co­ra­zón... ¡Fue­go!”). Tal vez la dig­ni­dad con la que se en­fren­tó a la muer­te sal­vó la me­mo­ria de un hom­bre que no ha­bía du­da­do en trai­cio­nar a aquel a quien de­bía po­si­ción, ho­no­res y fa­mi­lia. Su nom­bre per­ma­ne­ce ins­cri­to jun­to al de to­dos los ma­ris­ca­les na­po­leó­ni­cos en el Ar­co del Triun­fo de Pa­rís. De sa­ber­lo, tan­to el sol­da­do co­mo el dan­di que coha­bi­ta­ron en Mu­rat ha­brían da­do por bueno el cal­va­rio de sus úl­ti­mos años.

na­po­león en la ba­ta­lla de Je­na, 1806. a la izq­da., Mu­rat. Cua­dro de ho­ra­ce ver­net, si­glo xix.

ca­ro­li­na y sus hi­jos. en la pág. opues­ta, Mu­rat re­tra­ta­do co­mo rey de Ná­po­les por Fra­nçois Gé­rard, s. xix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.