Via­je­ro y di­plo­má­ti­co

Cla­vi­jo en la cor­te de Ta­mer­lán

Historia y Vida - - SU­MA­RIO - En­ri­que F. Si­ci­lia car­do­na, his­to­ria­dor

Ha­bía na­ci­do en una le­ja­na ciu­dad de la Tran­so­xia­na y era hi­jo de un no­ble me­nor. Con el co­rrer de los años fue un ca­pi­tán mer­ce­na­rio, je­fe de mil gue­rre­ros, ge­ne­ral y, fi­nal­men­te, se­ñor de su re­gión na­tal. Con­quis­ta­dor de Mo­ga­lia, la In­dia me­nor, Ora­za­nia, Per­sia y Me­dia, Gui­lán, Ar­me­nia y otras mu­chas tie­rras, des­truc­tor de Da­mas­co y otros se­ño­ríos, to­ma­dor de Ale­pe y Ba­bi­lo­nia, ven­ce­dor en mu­chas ba­ta­llas... Con ese rim­bom­ban­te re­co­rri­do vi­tal y geo­grá­fi­co era co­mo se re­fe­ría al gran Ta­mer­lán el em­ba­ja­dor Ruy Gon­zá­lez de Cla­vi­jo en el re­la­to de aquel via­je que reali­zó jun­to a otros súb­di­tos del rey de Cas­ti­lla.

Se­ñor de Asia

El ver­da­de­ro ob­je­ti­vo de aque­lla em­ba­ja­da era en­ta­blar re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con aquel per­so­na­je asiá­ti­co ca­si le­gen­da­rio. Su ver­da­de­ro nom­bre era Te­mur, o Ti­mur, que sig­ni­fi­ca­ba “el hie­rro”, aun­que sus enemi­gos le lla­ma­ron Te­mur-i-lang, “el co­jo”, pues arras­tra­ba ese acha­que pro­vo­ca­do por una he­ri­da de una fle­cha en su pier­na de­re­cha cuan­do re­ñía sus pri­me­ros com­ba­tes. Los oc­ci­den­ta­les de­for­ma­ron su nom­bre has­ta

con­ver­tir­lo en el co­no­ci­do por no­so­tros co­mo Ta­mer­lán, aun­que hoy en día sus des­cen­dien­tes uz­be­kos si­guen pre­fi­rien­do re­cor­dar­le co­mo Amir (ge­ne­ral) Te­mur. Co­mo buen tár­ta­ro, apren­dió a mon­tar a ca­ba­llo a los po­cos años y a ca­zar con el ar­co en su va­lle na­tal del Qash­ka Da­ria. Com­bi­na­ba así dos de las ca­rac­te­rís­ti­cas de su pue­blo, el no­ma­dis­mo y un ar­te ci­ne­gé­ti­co que pron­to de­ri­va­ría en una be­li­co­si­dad im­pla­ca­ble. La es­te­pa, con las du­ras con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de las es­ta­cio­nes, le cur­tió y le en­se­ñó a vi­vir con los la­zos de pa­ren­tes­co y las im­pre­de­ci­bles alian­zas en­tre las tri­bus lo­ca­les. To­do gran lí­der for­ma­do en ese con­tex­to de­bía, por lo tan­to, po­seer am­bi­ción, va­lor, re­sis­ten­cia y as­tu­cia. Es­ta úl­ti­ma cua­li­dad fue uti­li­za­da por Te­mur cuan­do, en 1360, el kan mon­gol de Cha­ga­tai apa­re­ció con sus tro­pas por aque­llas re­gio­nes, y el jo­ven de­ci­dió de­jar de huir con los su­yos y pre­sen­tar­se an­te él en per­so­na. Ese ges­to le va­lió la je­fa­tu­ra de su tri­bu, los bar­las, y fue nom­bra­do go­ber­nan­te va­sa­llo por el kan. El car­go no lo con­ser­va­ría mu­cho tiem­po, pues en po­cos años es­ta­ba ejer­ci­tan­do sus vir­tu­des mar­cia­les y lu­chan­do con­tra esa mis­ma ocu­pa­ción mon­gol. Dé­ca­das des­pués, tras su de­ci­si­va vic­to­ria en la ba­ta­lla de An­ka­ra con­tra los oto­ma­nos en 1402, su po­der abar­ca­ba des­de el mar Egeo has­ta el río In­do, y se le po­día con­si­de­rar, sin lu­gar a du­das, el se­ñor de Asia.

la em­ba­ja­da cas­te­lla­na

El jú­bi­lo por su vic­to­ria con­tra los enemi­gos de la cris­tian­dad en An­ka­ra fue con­si­de­ra­ble en las prin­ci­pa­les cor­tes eu­ro­peas. An­tes de ese cru­cial acon­te­ci­mien­to, Car­los VI de Fran­cia ya man­te­nía con­tac­tos con Te­mur, y es­tá igual­men­te cons­ta­ta­do en las fuen­tes que hu­bo dos ex­tran­je­ros que pre­sen­cia­ron in si­tu el gran en­fren­ta­mien­to mi­li­tar ocu­rri­do en­tre el sul­tán oto­mano Ba­ye­cid I Yil­di­rim, el Ra­yo, y Te­mur. Es­tos eran Pa­yo Gó­mez de So­to­ma­yor y Her­nán Sán­chez de Pa­la­zue­los, en­via­dos por el rey En­ri­que III de Cas­ti­lla pa­ra, co­mo di­jo Cla­vi­jo, “sa­ber la pu­jan­za que en el mun­do avía el di­cho Ta­mur­beo y tur­co Il­drin” y vie­sen “sus mag­ni­fi­cen­cias y po­de­río de gen­tes que te­nía ayun­ta­das el uno con­tra el otro”, es de­cir, ser tes­ti­gos de la for­ta­le­za de ca­da uno y co­no­cer sus pla­nes po­lí­ti­cos. Esa va­lio­sa in­for­ma­ción fue de­bi­da­men­te re­ci­bi­da por Cas­ti­lla, pues am­bos em­ba­ja­do­res re­gre­sa­ron a su tie­rra acom­pa­ña­dos aho­ra por un em­ba­ja­dor de Ti­mur, lla­ma­do Moha­mad Al­ca­gi, jun­to a unas don­ce­llas cris­tia­nas orien­ta­les y nu­me­ro­sos pre­sen­tes que lle­ga­ron has­ta

el mo­nar­ca cas­te­llano a co­mien­zos del año 1403. Pa­re­cía que el ven­ce­dor tár­ta­ro desea­ba agra­dar a En­ri­que III, ade­más de asom­brar­lo, y flo­ta­ba en ese con­tex­to una ines­pe­ra­da alian­za con el for­mi­da­ble gue­rre­ro asiá­ti­co. Un an­he­lo pa­re­ci­do al ya per­se­gui­do por los fran­cos y la Igle­sia de Ro­ma en si­glos pa­sa­dos, cuan­do con­tac­ta­ron con los mon­go­les fren­te al enemi­go co­mún mu­sul­mán.

La nue­va opor­tu­ni­dad era es­pe­ran­za­do­ra, pe­ro ha­bía que ir con su­mo cui­da­do. El ejér­ci­to de Te­mur tam­bién po­día ser una gran ame­na­za, co­mo se pu­do com­pro­bar po­co des­pués, cuan­do sus hom­bres asal­ta­ron la for­ta­le­za de Es­mir­na, de­go­llan­do, de pa­so, a la po­bla­ción cris­tia­na y de­ca­pi­tan­do a sus de­fen­so­res, al­gu­nos re­ma­nen­tes de los ca­ba­lle­ros hos­pi­ta­la­rios.

la se­gun­da em­ba­ja­da

Afor­tu­na­da­men­te pa­ra Eu­ro­pa, Te­mur no te­nía es­pe­cial in­te­rés en pro­se­guir sus cam­pa­ñas ha­cia Oc­ci­den­te. Su ob­je­ti­vo prin­ci­pal era la con­quis­ta de Chi­na, y ha­cia

ha­bía que ir con Su­mo cui­da­do. El Ejér­ci­to de te­mur tam­bién po­día SER una ame­na­za, co­mo SE vio En Es­mir­na

allí di­ri­gi­ría sus úl­ti­mas ener­gías. Mien­tras tan­to, en Cas­ti­lla se ini­cia­ron los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra una se­gun­da em­ba­ja­da que apun­ta­la­ra a la an­te­rior y ob­tu­vie­ra esa alian­za es­tra­té­gi­ca con los tár­ta­ros. Es­ta unión bus­ca­da no so­lo re­dun­da­ría en el as­pec­to po­lí­ti­co, sino tam­bién en el co­mer­cial: la reaper­tu­ra de la co­no­ci­da ru­ta de la se­da por es­te nue­vo im­pe­rio nó­ma­da ase­gu­ra­ría la lle­ga­da de los apre­cia­dos pro­duc­tos asiá­ti­cos, al igual que en los tiem­pos de Gen­gis Kan.

Es muy po­si­ble que es­ta de­le­ga­ción lle­va­ra tam­bién car­tas pa­ra el em­pe­ra­dor bi­zan­tino y el pa­pa de Avi­ñón, con los que te­nían pen­sa­do tra­tar. Aquel que es­pe­cu­la­ra so­bre una fi­na­li­dad me­ra­men­te pro­to­co­la­ria en el ca­so de es­ta se­gun­da em­ba­ja­da, o so­bre una co­rres­pon­den­cia a la de­fe­ren­cia an­te­rior de Te­mur, es­ta­ría que­dán­do­se cor­to res­pec­to a las mi­ras

prác­ti­cas que bus­ca­ba la cor­te de Cas­ti­lla. En la lo­ca­li­dad del Puer­to de San­ta­ma­ría co­men­zó es­te pe­ri­plo, con tres miem­bros prin­ci­pa­les: Ruy Gon­zá­lez de Cla­vi­jo, ca­ma­re­ro real; fray Alon­so Páez, maes­tro de Teo­lo­gía de la or­den de los Pre­di­ca­do­res; y Gó­mez de Sa­la­zar, guar­da real y je­fe de la es­col­ta –com­pues­ta por ca­tor­ce hom­bres– que cus­to­dia­ba las ofren­das pa­ra Ta­mer­lán, ta­les co­mo te­las de es­car­la­ta, ob­je­tos de pla­ta y los muy apre­cia­dos hal­co­nes ge­ri­fal­tes. Les acom­pa­ña­ba, de vuel­ta a sus tie­rras, Al­ca­gi, hom­bre que ha­bía im­pre­sio­na­do por su vas­ta cul­tu­ra. Del pro­pio Cla­vi­jo se co­no­ce po­co, sal­vo que na­ció en Ma­drid en el seno de una fa­mi­lia no­ble, le gus­ta­ba ejer­ci­tar la poé­ti­ca y os­ten­ta­ba ese im­por­tan­te car­go de ca­ma­re­ro real, o ma­yor, uno de los más pres­ti­gio­sos y lu­cra­ti­vos. De­no­ta­ba la ab­so­lu­ta con­fian­za del mo­nar­ca cas­te­llano ha­cia él. Los em­ba­ja­do­res eran la per­so­ni­fi­ca­ción mis­ma del reino al que re­pre­sen­ta­ban, y Cla­vi­jo cum­pli­ría con cre­ces su pa­pel.

Ser al­guien “via­ja­do”

En la Edad Me­dia, ha­ber via­ja­do mu­cho se con­si­de­ra­ba una se­ñal de dis­tin­ción. Lo que Cla­vi­jo y sus com­pa­ñe­ros iban a co­men­zar no era, por lo tan­to, na­da ex­cep­cio­nal, aun­que sí bas­tan­te exó­ti­co, por la ru­ta es­co­gi­da. Los via­jes di­plo­má­ti­cos en la Eu­ro­pa me­die­val lle­va­ban si­glos de ac­ti­vi­dad. Los sé­qui­tos se fue­ron ha­cien­do más nu­tri­dos con el pa­so del tiem­po, y to­dos ellos lle­va­ban un gran ele­men­to ce­re­mo­nial. Los per­so­na­jes prin­ci­pa­les, a pe­sar de las nu­me­ro­sas di­fi­cul­ta­des que de­bían su­pe­rar, co­mo tor­men­tas en el mar, pa­sos mon­ta­ño­sos o sal­tea­do­res en la ru­ta, dis­fru­ta­ban con su mi­sión, al de­pa­rar­les el tra­yec­to mu­chas no­ve­da­des. Asi­mis-

mo, el ob­je­ti­vo a cum­plir, vi­si­tar la cu­ria pa­pal o las di­fe­ren­tes cor­tes ex­tran­je­ras, con­lle­va­ba en vi­da una gran res­pon­sa­bi­li­dad, pues­to que no po­dían aban­do­nar la em­pre­sa. Y, una vez cum­pli­da con éxi­to, su repu­tación cre­cía aún más.

En el ca­so de Cla­vi­jo y su plau­si­ble re­la­to del via­je, un gé­ne­ro li­te­ra­rio que tam­bién con­ta­ba con no­ta­bles pre­ce­den­tes ma­ra­vi­llo­sos (en­tre ellos, los pe­re­gri­na­jes des­cri­tos a Tie­rra San­ta), tan­to reales co­mo ima­gi­na­dos, apre­cia­mos un gra­do de de­ta­lle e in­for­ma­ción con­si­de­ra­ble en lo que des­cri­be. Hay es­tu­dios que in­di­can que la au­to­ría pu­do co­rres­pon­der a su com­pa­ñe­ro Páez. En to­do ca­so, su ob­ser­va­ción sue­le ser ob­je­ti­va y se­re­na, ca­si desapa­sio­na­da, a pe­sar de en­con­trar­se con pa­sa­jes, obras, ri­que­zas y glo­rias hu­ma­nas es­pec­ta­cu­la­res. Con su ha­bi­tual tono co­me­di­do e im­per­so­nal, exa­mi­na to­do lo que ve y lo ano­ta lo me­jor que re­cuer­da, no de­ján­do­se lle­var por los chis­mes o his­to­rias que cir­cu­lan por las re­gio­nes que vi­si­ta. Mu­chas ve­ces in­sis­te él mis­mo en vi­si­tar con de­te­ni­mien­to los lu­ga­res que le in­tere­san, ca­so de Ro­das, Cons­tan­ti­no­pla, Ta­briz o la pro­pia Sa­mar­can­da.

el lar­go ca­mino ha­cia orien­te

La co­mi­ti­va par­te el 21 de ma­yo de 1403 de El Puer­to de San­ta­ma­ría pa­ra re­ca­lar en Cá­diz dos días des­pués. Zar­pan a bor­do de una ca­rra­ca ha­cia Má­la­ga y de ahí con­ti­núan en una de­rro­ta cer­ca­na a la cos­ta has­ta las is­las Ba­lea­res, don­de per­ma­ne­ce­rán va­rios días en es­pe­ra de vien­tos fa­vo­ra­bles. El 19 de ju­nio en­fi­lan ha­cia el mar Ti­rreno, y lle­gan días más tar­de a fon­dear en Gae­ta. Allí es­tán has­ta el 13 de ju­lio, fe­cha en la cual reanu­dan su via­je en di­rec­ción a Si­ci­lia. En esa na­ve­ga­ción pue­den ver una erup­ción en el vol­cán Es­tróm-

bo­li y su­fren una tre­men­da tor­men­ta de dos días a las puer­tas del es­tre­cho de Me­si­na que ca­si les ha­ce nau­fra­gar. Ese pa­sa­je trai­cio­ne­ro se iden­ti­fi­ca­ba con dos mons­truos de la mi­to­lo­gía grie­ga, Es­ci­la y Ca­rib­dis; el pro­pio Odi­seo per­dió a seis in­te­gran­tes de su tri­pu­la­ción de­vo­ra­dos por las ca­be­zas de pe­rro de Es­ci­la.

Los pe­li­gros del mar no les aban­do­na­ron, y cer­ca es­tu­vie­ron de pe­re­cer en los acan­ti­la­dos de las cos­tas de Mo­rea, ya en la pe­nín­su­la del Pe­lo­po­ne­so. Su si­guien­te es­ca­la fue la is­la de Ro­das, cus­to­dia­da por los hos­pi­ta­la­rios. Allí tu­vie­ron no­ti­cias de la su­mi­sión del sul­tán ma­me­lu­co de Egip­to a Te­mur y de la ines­ta­bi­li­dad del te­rri­to­rio tur­co, lo que des­acon­se­ja­ba des­em­bar­car en la zo­na. An­te ese pe­li­gro la­ten­te, si­guie­ron en la mar y pu­sie­ron rum­bo a la en­tra­da del es­tre­cho de los Dar­da­ne­los. A fi­na­les de oc­tu­bre an­cla­ron fren­te a Cons­tan­ti­no­pla, y po­co des­pués fue­ron re­ci­bi­dos por Ma­nuel II en su pa­la­cio. Na­da se co­no­ce de aque­lla re­cep­ción, pe­ro sí sa­be­mos que los em­ba­ja­do­res pu­die­ron ad­mi­rar al­gu­nos de los más be­llos mo­nu­men­tos de la Ro­ma orien­tal. Cla­vi­jo re­la­ta sus vi­si­tas du­ran­te días a mo­nu­men­tos co­mo la igle­sia de San­ta So­fía, “la más hon­ra­da, y más pri­vi­le­gia­da de to­das cuan­tas en la ciu­dad hay”, o el an­ti­guo hi­pó­dro­mo, “el cual es ce­rra­do de már­mo­les blan­cos”. Re­pa­ra in­clu­so en al­gu­nas va­lio­sas re­li­quias, co­mo “el bra­zo iz­quier­do de San Juan Bau­tis­ta” o par­te del pa­lo de la Ve­ra Cruz des­en­te­rra­da por la “bie­na­ven­tu­ra­da San­ta Ele­na”.

El 14 de no­viem­bre en­cuen­tran por fin una ga­leo­ta ge­no­ve­sa que se atre­ve a en­trar en el mar Ma­yor, o Ne­gro, pa­ra lle­var­les has­ta Tre­bi­son­da. Pa­ra su des­gra­cia, su­fren otra tem­pes­tad –“la tor­men­ta cres­ció tan­to que era es­pan­to”, re­la­ta Cla­vi­jo– que des­tro­za su em­bar­ca­ción con­tra las ro­cas de la cos­ta. A du­ras pe­nas pu­die­ron re­gre­sar más tar­de a Pe­ra, un pues­to co­mer­cial fren­te a Cons­tan­ti­no­pla, don­de es­pe­ra­rán a que pa­se el in­vierno pa­ra com­ple­tar en pri­ma­ve­ra la tra­ve­sía por aquel li­to­ral. No se­rá has­ta el mes de mar­zo cuan­do vuel­van a em­bar­car­se pa­ra pro­se­guir su em­ba­ja­da, bor­dean­do la cos­ta sep­ten­trio­nal de Asia Me­nor. En Tre­bi­son­da –mis­mo lu­gar que el grie­go Je­no­fon­te pu­do con­tem­plar mi­le­nios atrás tras es­ca­par­se de la per­se­cu­ción per­sa con los res­tos de los Diez Mil– fue­ron bien re­ci­bi­dos por los lu­ga­re­ños cris­tia­nos y es­col­ta­dos ha­cia el in­te­rior mon­ta­ño­so. Sin em­bar­go, días des­pués fue­ron des­po­ja­dos de par­te de sus mer­can­cías por un se­ñor lo­cal.

El 4 de ma­yo de 1404, des­pués de atra­ve­sar ne­va­dos pai­sa­jes, en­tra­ban por fin en los do­mi­nios de Te­mur, al re­ca­lar en la ciu­dad de Er­zin­gán. A par­tir de ese mo­men­to, los pe­li­gros en los ca­mi­nos pa­ra es­tos em­ba­ja­do­res des­apa­re­cie­ron, y en ca­da lu­gar, ciu­dad o al­dea que vi­si­ta­ron fue­ron aga­sa­ja­dos y bien pro­vis­tos an­te cual­quier even­tua­li­dad. Es­te buen tra­to pro­ba­ba el fé­rreo con­trol im­pues­to por Te­mur a sus súb­di­tos, y, cuan­do era ne­ce­sa­rio, Al­ca­gi ha­cía res­pe­tar rá­pi­da­men­te el nom­bre de su se­ñor y la fi­na­li­dad de aque­lla mi­sión.

en el im­pe­rio de te­mur

A me­dia­dos de ma­yo se in­ter­na­ron por las agres­tes re­gio­nes de Ar­me­nia y tu­vie­ron la for­tu­na de con­tem­plar el bí­bli­co mon­te Ara­rat, inac­ti­vo vol­cán de nie­ves per­pe­tuas don­de la le­yen­da in­di­ca que va­ró el ar­ca

na­da SE co­no­ce del En­cuen­tro con El Em­pe­ra­dor bi­zan­tino, pe­ro la co­mi­ti­va SE re­creó En la ca­pi­tal

de Noé. El ca­mino les lle­vó has­ta la ciu­dad de Joi, y allí se cru­za­ron con la em­ba­ja­da que el sul­tán ma­me­lu­co en­via­ba a Te­mur, con ca­ba­llos, ca­me­llos, aves­tru­ces y la ex­tra­ña iou­nu­fa, o ji­ra­fa afri­ca­na.

Más de un año des­pués de par­tir de Cá­diz lle­ga­rían a la gran ur­be de Ta­briz, an­ti­gua ca­pi­tal de los on­ce ka­nes mon­go­les, si­tua­da en Per­sia y que fue vi­si­ta­da por, en­tre otros, Jor­da­nus de Se­ve­rac, un do­mi­ni­co de ori­gen ca­ta­lán que fue el pri­mer ha­bi­tan­te de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca que lle­gó a la In­dia. Nue­ve días se de­tu­vie­ron allí, y la des­crip­ción de su ac­ti­vi­dad ur­ba­na en el re­la­to nos acer­ca a mu­chas mer­ca­de­rías, pla­zas aba­rro­ta­das cu­yas fuen­tes en ve­rano re­ci­bían tro­zos de hie­lo pa­ra su­mi­nis­trar agua fres­ca a los tran­seún­tes, so­lem­nes ba­ños pú­bli­cos jun­to a mez­qui­tas con be­llos azu­le­jos o lu­jo­sos edi­fi­cios con vi­drie­ras... Un flo­re­ci­mien­to que se re­pi­tió en su si­guien­te pa­ra­da, Sul­ta­nia, pun­to en el que les re­ci­bi­ría de ma­ne­ra amis­to­sa uno de los hi­jos de Te­mur, Mi­ran Shah.

A los tres días par­tie­ron ha­cia Tehe­rán, don­de un je­fe tár­ta­ro les ob­se­quió con un ca­ba­llo asa­do, un man­jar en esa cul­tu­ra. Ade­más, coin­ci­die­ron de nue­vo con la em­ba­ja­da ma­me­lu­ca, y des­de ese mo­men­to ya no se se­pa­ra­rían. La mar­cha con­ti­nua­ba, y los ca­lo­res de aque­llas la­ti­tu­des ha­cían me­lla en el sé­qui­to. Páez y Gó­mez de Sa­la­zar en­fer­ma­ron, al igual que al­gu­nos hom­bres de la es­col­ta y un hal­cón ge­ri­fal­te, que mu­rió. Pa­ra su des­gra­cia, en esa te­si­tu­ra les al­can­zó un men­sa­je­ro de Te­mur, que les pi­dió que ace­le­ra­sen su mar­cha ha­cia Sa­mar­can­da. Obli­ga­dos por ello, tu­vie­ron que via­jar tan­to de día co­mo de no­che, y su ali­men­ta­ción no fue tan abun­dan­te co­mo en me­ses pa­sa­dos. En Da­mo­gan se en­con­tra­ron con una de las cé­le­bres pi­rá­mi­des de crá­neos hu­ma­nos que con­me­mo­ra­ban al­gu­na vic­to­ria del se­ñor de Asia, ma­ca­bro re­cor­da­to­rio de su po­der. A esas al­tu­ras, los em­ba­ja­do­res es­ta­ban “tan fla­cos que eran más cer­ca de la muer­te que de la vi­da”, se­gún Cla­vi­jo. Po­co a po­co se acer­ca­ban a su ob­je­ti­vo, ayu­da­dos por el efi­caz ser­vi­cio de pos­tas y ca­ba­llos des­can­sa­dos que po­bla­ba to­do el im­pe­rio de Te­mur. Un sis­te­ma he­re­da­do de los mon­go­les, que per­mi­tía que las in­for­ma­cio­nes se ex­ten­die­ran con ce­le­ri­dad. En cual­quier ca­so, el cli­ma ex­tre­mo si­guió mor­ti­fi­can­do a la em­ba­ja­da, y Sa­la­zar no pu­do aguan­tar más. Fa­lle­ció el 26 de ju­lio en Ni­sa­pur, en el Irán ac­tual.

pa­sa­do tehe­rán, El ca­lor afec­tó Se­ria­men­te al Sé­qui­to, y Sa­la­zar mo­ri­ría En ni­sa­pur

lle­ga­da a la cor­te

La co­mi­ti­va, aun im­pre­sio­na­da por es­te tris­te su­ce­so, no po­día de­te­ner­se. Así pues,

atra­ve­sa­ron un de­sier­to de cin­cuen­ta le­guas de an­chu­ra y, den­tro de las tie­rras nó­ma­das, lle­ga­ron has­ta un an­cho río don­de vie­ron a mi­les de gue­rre­ros de Te­mur acam­pa­dos en sus tien­das am­bu­lan­tes: “Son gen­te de gran afán, e ca­bal­ga­do­res e gran­des acer­ca­do­res de ar­cos; e son gen­te fuer­te pa­ra el cam­po; e tan pa­ga­dos van sin vian­da co­mo con ella, e su­fren el frío e sol, e su­fren sed e ham­bre más que gen­te del mun­do”. Se en­tien­de per­fec­ta­men­te que con esa des­crip­ción ha­yan po­di­do ven­cer en mu­chas ba­ta­llas y fue­ran unas tro­pas tan te­mi­das. A prin­ci­pios de agos­to, sa­len acom­pa­ña­dos por en­via­dos de Te­mur, y van cru­zan­do otros de­sier­tos y ríos cau­da­lo­sos don­de el re­cor­da­do Ale­jan­do Magno, otro via­je­ro in­can­sa­ble, de­jó su im­pron­ta de con­quis­ta­dor. Tras al­gu­na nue­va ba­ja, lle­ga­rán el 28 de agos­to a la ciu­dad na­tal de Te­mur, Kesh. Y, por fin, el 8 de sep­tiem­bre di­vi­san la ca­pi­tal del im­pe­rio más po­de­ro­so de Asia, Sa­mar­can­da, ob­je­ti­vo de to­do el via­je. Ha­bían tar­da­do un año, tres me­ses y un día en lle­gar has­ta allí. Sa­mar­can­da era una de las ma­ra­vi­llas de su tiem­po; no era ca­sua­li­dad que hu­bie­se re­que­ri­do to­do ti­po de tra­ba­ja­do­res, ar­te­sa­nos y obre­ros pa­ra que ele­va­ran su te­ji­do ur­bano a la má­xi­ma ex­ce­len­cia. El co­lor azul, el fa­vo­ri­to de los tár­ta­ros, apa­re­cía en mu­chas fa­cha­das de pa­la­ce­tes y ca­sas se­ño­ria­les. Las mez­qui­tas y sus cú­pu­las eran gran­dio­sas, y al­gu­nos jar­di­nes ri­va­li­za­ban con los de la an­ti­gua Me­so­po­ta­mia. Los em­ba­ja­do­res acu­die­ron a la vi­si­ta con Te­mur en uno de ellos, lla­ma­do de Di­leu­cha. Cla­vi­jo lo ex­pre­sa así: “La en­tra­da de la puer­ta des­ta huer­ta la­bra­da fer­mo­sa­men­te de oro e azul, e de azu­le­jos. Los em­ba­ja­do­res en­tra­ron, fa­lla­ron lue­go seis mar­fi­les [ele­fan­tes] que te­nían en­ci­ma sen­dos cas­ti­llos de ma­de­ra con dos pen­do­nes ca­da uno, e con hom­bres en­ci­ma de ellos”. A con­ti­nua­ción en­tra­ron en una

te­mur Es­ta­ba ro­dea­do de ri­cos co­ji­nes, ves­ti­do con SE­DAS y to­ca­do con un tur­ban­te En­jo­ya­do

cá­ma­ra don­de ha­bía va­rios prín­ci­pes de la fa­mi­lia im­pe­rial, a los cua­les en­tre­ga­ron la car­ta del rey de Cas­ti­lla. Des­de ahí fue­ron a ver al gran Te­mur, quien se en­con­tra­ba en un gran pa­tio ro­dea­do de ri­cos co­ji­nes, ves­ti­do con se­das y to­ca­do con un tur­ban­te blan­co lleno de pe­dre­rías, per­las y un so­ber­bio ru­bí en el cen­tro. Tras las tres re­ve­ren­cias ha­cia su per­so­na, se acer­ca­ron al vie­jo

tár­ta­ro, y es­te les pre­gun­tó por “mi fi­jo el rey de Es­pa­ña, que es el ma­yor que ha en los fran­cos”. Po­co des­pués, un so­brino de Te­mur le en­tre­gó la car­ta de los em­ba­ja­do­res, aun­que él no pres­tó mu­cha aten­ción y ja­más la le­yó. Ter­mi­nó la re­cep­ción con la en­tre­ga de pre­sen­tes, que agra­da­ron mu­cho al pro­ta­go­nis­ta, y a con­ti­nua­ción se ce­le­bró un fes­tín exor­bi­tan­te. En ade­lan­te, y has­ta fi­na­les de oc­tu­bre, los em­ba­ja­do­res com­pa­re­ce­rían en mul­ti­tud de fies­tas, has­ta que vie­ron por úl­ti­ma vez al Gran Kan el 31 de oc­tu­bre. Te­mur, a pe­sar de al­gún otro in­ten­to cas­te­llano, no les vol­vió a con­ce­der au­dien­cia. Es­ta­ba pre­pa­ran­do en se­cre­to la in­mi­nen­te cam­pa­ña con­tra Chi­na, su ob­je­ti­vo fi­nal y más desea­do. Por ese mo­ti­vo, to­dos los em­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros re­ci­bie­ron el 17 de no­viem­bre un men­sa­je en el que se les pe­día que aban­do­na­ran Sa­mar­can­da al día si­guien­te.

el fin de un pro­pó­si­to

Es­te brus­co fi­nal a la em­ba­ja­da de Cla­vi­jo –los tár­ta­ros adu­je­ron ma­la sa­lud de su se­ñor– sor­pren­dió a to­dos, e im­pi­dió que se con­si­guie­ra un tra­ta­do o alian­za prác­ti­ca con Te­mur, al­go, por otro la­do, ca­si im­po­si­ble, por cul­tu­ra, le­ja­nía y ob­je­ti­vos di­ver­gen­tes de am­bos po­de­res. El fra­ca­so po­lí­ti­co era evi­den­te, aun­que el le­ga­do vi­tal de es­ta se­gun­da em­ba­ja­da hay que en­con­trar­lo en otro sen­ti­do, más tras­cen­den­tal: la des­crip­ción es­pe­cí­fi­ca de un es­pa­cio y un tiem­po re­co­rri­dos en es­te in­tere­san­tí­si­mo con­tex­to cul­tu­ral.

En su vuel­ta ha­cia Cas­ti­lla, los em­ba­ja­do­res tu­vie­ron un gra­ve pro­ble­ma: la muer­te de Te­mur en mar­zo de 1405. Eso lle­vó al des­mem­bra­mien­to de su im­pe­rio y a lu­chas su­ce­so­rias en­tre sus he­re­de­ros. Y pa­ra nues­tros via­je­ros su­pu­so pa­sar me­ses de­te­ni­dos en Ta­briz en una si­tua­ción pre­ca­ria. Al fi­nal, y tras mu­chas di­fi­cul­ta­des y des­ti­nos vi­si­ta­dos –en­tre los que des­ta­ca su reunión con el pa­pa Lu­na, Be­ne­dic­to XIII, en Sa­vo­na–, lle­ga­ron a San­lú­car de Ba­rra­me­da, y des­de allí fue­ron a en­con­trar­se con su rey en Al­ca­lá de He­na­res el 24 de mar­zo de 1406, es de­cir, dos años, diez me­ses y seis días des­de su par­ti­da.

re­cep­ción de Cla­vi­jo. ilus­tra­ción de una ver­sión per­sa del s. xx de la au­to­bio­gra­fía de ta­mer­lán.

Arri­ba, el em­pe­ra­dor Ma­nuel ii. a la izq­da., la is­la de Es­tróm­bo­li. a la dcha., san­ta so­fía.

de­ta­lle de una ma­dra­sa, es­cue­la mu­sul­ma­na, en sa­mar­can­da (Uz­be­kis­tán), ca­pi­tal de ta­mer­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.