el po­der de los le pen

A po­cos días de la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Fran­cia, re­vi­sa­mos la evo­lu­ción de los Le Pen y su Fren­te Na­cio­nal.

Historia y Vida - - SUMARIO - Gonzalo To­ca rey, Pe­rio­dis­ta

¿Có­mo ha lle­ga­do la ex­tre­ma de­re­cha fran­ce­sa has­ta su ac­tual au­ge? G. To­ca Rey, pe­rio­dis­ta.

Fran­cia pue­de con­ver­tir­se en un te­rre­mo­to que ha­ga sal­tar la Unión Eu­ro­pea por los ai­res o, co­mo po­co, en un ven­da­val de pá­ni­co pa­ra la ma­yo­ría de la po­bla­ción del Vie­jo Con­ti­nen­te. Des­de el 23 de abril has­ta el 7 de ma­yo se ce­le­bran unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les his­tó­ri­cas que de­ci­di­rán si un par­ti­do ul­tra­na­cio­na­lis­ta, an­ti­glo­ba­li­za­ción, eu­ro­es­cép­ti­co y an­ti­in­mi­gra­ción, el Fren­te Na­cio­nal (FN), cuen­ta con apo­yos su­fi­cien­tes pa­ra con­quis­tar el Elí­seo. Ma­ri­ne Le Pen o no Ma­ri­ne Le Pen, esa es la cues­tión.

Son tiem­pos ex­cep­cio­na­les en los que na­die pue­de des­car­tar to­tal­men­te una vic­to­ria de los ul­tras. La in­se­gu­ri­dad, el pa­ro, las co­rrup­te­las de los go­ber­nan­tes y los bro­tes de xe­no­fo­bia en Fran­cia son el cal­do de cul­ti­vo fa­vo­ri­to de for­ma­cio­nes co­mo el FN, que ya co­se­chó un éxi­to no­ta­ble en los su­fra­gios pre­si­den­cia­les de 2012, en los eu­ro­peos de 2014 y en los re­gio­na­les de 2015. Pe­ro lo que nos ha lle­va­do has­ta aquí no son so­lo factores im­per­so­na­les y pro­ble­mas so­cia­les. Pa­ra en­ten­der lo ocu­rri­do, hay que fi­jar la mi­ra­da, igual­men­te, en una ex­tra­ña fa­mi­lia, en un pa­dre y una hi­ja, pa­ra ser más exac­tos, y en có­mo se han con­ver­ti­do en los lí­de­res ex­tre­mis­tas más te­mi­dos de Europa. Ha­bla­mos, por su­pues­to, de Jean-ma­rie y Ma­ri­ne Le Pen. Jean-ma­rie Le Pen apun­ta­ba ma­ne­ras des­de mu­cho an­tes. Ha­bía di­ri­gi­do ya la cam­pa­ña pre­si­den­cial fra­ca­sa­da de un lí­der ul­tra­de­re­chis­ta en 1966. En 1972 for­mó el FN, una coa­li­ción de ex­tre­mis­tas en la que des­ta­ca­ban des­de an­ti­guos pa­ra­mi­li­ta­res que ha­bían ope­ra­do en Ar­ge­lia an­tes de la in­de­pen­den­cia has­ta al­gu­nos de los que apo­ya­ron a los alia­dos de Hitler en Fran­cia du­ran­te la ocu­pa­ción. Dos años des­pués, aque­lla si­nies­tra cons­te­la­ción ob­tu­vo las pa­pe­le­tas pre­vi­si­bles en las pre­si­den­cia­les: no lle­ga­ron si­quie­ra al 1% de los vo­tos emi­ti­dos.

Vien­to a fa­vor

Pue­de que fue­sen si­nies­tros, pe­ro tam­bién eran as­tu­tos y pa­cien­tes y te­nían al­go de suer­te. En 1973 em­pe­zó a es­ta­llar la cri­sis del pe­tró­leo, des­pués de más de dos dé­ca­das en las que la cla­se me­dia fran­ce­sa

se ha­bía acos­tum­bra­do a me­jo­rar su bie­nes­tar. Ese cre­ci­mien­to fa­bu­lo­so y las fa­ci­li­da­des pa­ra al­gu­nos ciu­da­da­nos de las an­ti­guas co­lo­nias nor­te­afri­ca­nas a la ho­ra de re­cla­mar la na­cio­na­li­dad fran­ce­sa ani­ma­ron la lle­ga­da de cien­tos de mi­les de in­mi­gran­tes, pro­ce­den­tes so­bre to­do de Ar­ge­lia, Tú­nez o Ma­rrue­cos. En de­fi­ni­ti­va, los años se­ten­ta fre­na­ron sú­bi­ta­men­te la ma­qui­na­ria del cre­ci­mien­to, em­pe­zó a in­flar­se el des­em­pleo y, con ello, la in­te­gra­ción de los in­mi­gran­tes –de pri­me­ra ge­ne­ra­ción en ge­ne­ral y de los mu­sul­ma­nes en par­ti­cu­lar– en­tró en barrena. La cri­sis, los pos­te­rio­res con­flic­tos vio­len­tos en ba­rrios con­ver­ti­dos en gue­tos ét­ni­cos y la frus­tra­ción de una cla­se me­dia em­po­bre­ci­da pre­pa­ra­ron la me­cha, que pren­de­ría en 1984.

Fue en­ton­ces cuan­do Jean-ma­rie Le Pen co­men­zó a ser te­ni­do real­men­te en cuen­ta co­mo una ame­na­za. Ha­bía con­se­gui­do el 10% de los vo­tos en las elec­cio­nes eu­ro­peas, se sen­ta­ría en un es­ca­ño del Par­la­men­to Eu­ro­peo a par­tir de en­ton­ces, y, en 1986, lo­gró in­tro­du­cir 34 dipu­tados en la Asam­blea Na­cio­nal. El FN ya es­ta­ba den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do. Na­die se atre­ve­ría a vol­ver a ig­no­rar­lo.

En los no­ven­ta, la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad co­men­zó a ex­ten­der­se, y el dis­cur­so del FN, que echa­ba la cul­pa esen­cial­men­te a los in­mi­gran­tes nor­te­afri­ca­nos, ca­ló en una so­cie­dad que ha­bía al­ber­ga­do, his­tó­ri­ca­men­te, mu­chas du­das so­bre la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de los mu­sul­ma­nes a los va­lo­res del Es­ta­do y la Re­pú­bli­ca. Le Pen, con un pro­di­gio­so me­gá­fono den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes, se­ría muy pa­cien­te. Iba a con­quis­tar po­co a po­co nue­vos ayun­ta­mien­tos con ma­yo­rías ab­so­lu­tas, y apren­de­ría a pre­sen­tar, ca­da vez más, sus ideas co­mo una au­tén­ti­ca al­ter­na­ti­va de­mo­crá­ti­ca de de­re­chas. No era so­lo un ejer­ci­cio de mar­ke­ting: la in­te­gra­ción en las ins­ti­tu­cio­nes, co­mo ya ha ocu­rri­do con otros mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas, tem­pló pro­ba­ble­men­te sus am­bi­cio­nes y su men­sa­je. En 2002, Jean-ma­rie Le Pen hi­zo his­to­ria al pa­sar a la se­gun­da ron­da de unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en las que el can­di­da­to

EL FN APREN­DE­RÍA A PRE­SEN­TAR SUS IDEAS CO­MO UNA AL­TER­NA­TI­VA DE­MO­CRÁ­TI­CA DE DE­RE­CHAS

con­ser­va­dor, Jac­ques Chi­rac, es­ta­ba sien­do in­ves­ti­ga­do por co­rrup­ción, y el so­cia­lis­ta, de­bi­li­ta­do por un cú­mu­lo de par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios de iz­quier­das, era vis­to por los cen­tris­tas co­mo in­ca­paz de mi­ti­gar la in­se­gu­ri­dad en los ba­rrios po­bres y sa­tu­ra­dos de in­mi­gra­ción de las gran­des ciu­da­des. So­lo fal­ta­ban tres años pa­ra que es­ta­lla­se una vio­len­cia en las ba­rria­das de Pa­rís que aca­bó pro­vo­can­do la de­cla­ra­ción del es­ta­do de emer­gen­cia en to­do el país.

Fran­cia se mo­vi­li­zó en 2002 con­tra la ul­tra­de­re­cha y, en la se­gun­da ron­da, Chi­rac lo­gró la ma­yo­ría más am­plia de la his­to­ria de la V Re­pú­bli­ca, con el 82% de los vo­tos, lo que le otor­gó cier­ta in­mu­ni­dad pe­nal du­ran­te su man­da­to. Aque­llo iba a ce­rrar la épo­ca do­ra­da de Jean-ma­rie Le Pen. Con más de se­ten­ta años por en­ton­ces, y con una eco­no­mía que vol­vía a ofre­cer em­pleo y opor­tu­ni­da­des, Le Pen pa­re­cía ha­ber per­di­do el úl­ti­mo tren de la his­to­ria. Pe­ro no fue exac­ta­men­te así.

Sol­tar equi­pa­je

Des­pués de ren­quear en las elec­cio­nes de 2007 y ca­da vez más ma­yor, de­ci­dió aban­do­nar la presidencia eje­cu­ti­va del FN en 2011 y de­jar­la, pre­via vo­ta­ción fa­vo­ra­ble de la mi­li­tan­cia, en ma­nos de su hi­ja Ma­ri­ne (a la que apo­yó en el pro­ce­so elec­to­ral). Ella man­ten­dría vivo par­te de su le­ga­do, pe­ro, con la ma­yor me­su­ra de una for­ma­ción que as­pi­ra­ba a go­ber­nar y los ob­je­ti­vos pro­pios de una nue­va ge­ne­ra­ción de lí­de­res in­te­gra­dos en las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, se vio obli­ga­da a sol­tar las­tre. Su pro­pio pa­dre fue sus­pen­di­do y apar­ta­do de la presidencia ho­no­ra­ria del FN en 2015. Ma­ri­ne desea­ba un par­ti­do sin la ré­mo­ra de un pa­sa­do neo­fas­cis­ta y, pa­ra cul­mi­nar iró­ni­ca­men­te la moderación que ha­bía ini­cia­do su fun­da­dor, de­bía des­ha­cer­se de él. Na­die iba a creer que una for­ma­ción no era ul­tra­de­re­chis­ta te­nien­do a un pre­si­den­te de ho­nor que iro­ni­za­ba so­bre las cá­ma­ras de gas.

Sin du­da, su hi­ja apos­ta­ba por las de­por­ta­cio­nes ma­si­vas de los in­mi­gran­tes sin pa­pe­les, por re­cor­tar el ac­ce­so de los hi­jos de es­tos a los ser­vi­cios pú­bli­cos, por con­si­de­rar a los mu­sul­ma­nes que re­zan en la ca­lle po­co me­nos que una fuer­za de ocu­pa­ción, por dis­tan­ciar­se o sa­lir de la Unión Eu­ro­pea, por fre­nar en se­co la glo­ba­li­za­ción y por dar ab­so­lu­ta prio­ri­dad a los pro­duc­tos y ciu­da­da­nos fran­ce­ses fren­te a los ex­tran­je­ros. To­do eso era cier­to, pe­ro las sim­pa­tías con los na­zis o los co­la­bo­ra­cio­nis­tas de la Fran­cia ocu­pa­da ha­bían pa­sa­do a la his­to­ria. El ape­lli­do Le Pen em­pe­zó a per­der pre­sen­cia en los car­te­les elec­to­ra­les: que­rían que vo­tar a Ma­ri­ne no fue­se lo mis­mo que vo­tar a Le Pen. Des­de 2011 has­ta 2017, Ma­ri­ne ha apro­ve­cha­do con mano maes­tra la de­ses­pe­ra­ción pro­vo­ca­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial que es­ta­lló en 2008 y que ha di­fi­cul­ta­do aún más la in­te­gra­ción de los in­mi­gran­tes mu­sul­ma­nes, la des­con­fian­za an­te unas éli­tes po­lí­ti­cas ex­ce­si­va­men­te mas­cu­li­nas y ca­da vez más des­acre­di­ta­das (el ac­tual can­di­da­to con­ser­va­dor al Elí­seo, Fra­nçois Fi­llon, es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do) y la psi­co­sis ve­ne­no­sa que han ge­ne­ra­do los aten­ta­dos is­la­mis­tas de 2015 y 2016 en Ni­za y Pa­rís.

Tam­bién se ha be­ne­fi­cia­do de que al­gu­nas de sus ideas ha­yan en­tra­do de nue­vo, por la puer­ta gran­de, en el de­ba­te pú­bli­co. Han es­ta­do pre­sen­tes en los gran­des me­dios y las re­des so­cia­les, y las han de­fen­di­do lí­de­res de par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios fran­ce­ses y di­ri­gen­tes de gran­des paí­ses avan­za­dos co­mo Do­nald Trump o The­re­sa May. Ade­más, la an­ti­glo­ba­li­za­ción na­cio­na­lis­ta, el pro­tec­cio­nis­mo, la an­ti­in­mi­gra­ción o la opo­si­ción al pro­yec­to de in­te­gra­ción eu­ro­pea han mul­ti­pli­ca­do sus apo­yos en la po­bla­ción de Europa y Es­ta­dos Uni­dos. Gra­cias a to­do es­to, a la fuer­za de la re­tó­ri­ca de su pre­si­den­ta en la te­le­vi­sión y al dis­tan­cia­mien­to fren­te a las pos­tu­ras más po­lé­mi­cas de su pa­dre, el FN su­peró en las pre­si­den­cia­les de 2012 los vo­tos que con­si­guió Jean-ma­rie en 2002, y mul­ti­pli­có sus re­sul­ta­dos en los si­guien­tes co­mi­cios eu­ro­peos y re­gio­na­les. To­do pa­re­ce in­di­car que Ma­ri­ne, a pe­sar de su re­cien­te con­de­na por ad­mi­nis­trar ilí­ci­ta­men­te fon­dos eu­ro­peos, se­gui­rá ha­cien­do his­to­ria en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas que es­tán a pun­to de ce­le­brar­se.

© Je­ro­me Ses­si­ni / Mag­num Photos / Con­tac­to ac­to de cam­pa­ña de Ma­ri­ne Le Pen el pa­sa­do fe­bre­ro. en la pág. an­te­rior, pa­dre e hi­ja en 2007.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.