Pa­vi­men­tar y ali­ca­tar el in­fi­ni­to

Es­cher bus­có ins­pi­ra­ción En Las La­ce­rías na­za­ríes que de­co­ran La al­ham­bra

Historia y Vida - - ARTE -

em­bal­do­sar una su­per­fi­cie es un ejer­ci­cio ma­te­má­ti­co. Si que­re­mos re­cu­brir una pa­red con azu­le­jos exac­ta­men­te igua­les, sin de­jar hue­cos, so­lo te­ne­mos tres op­cio­nes: trián­gu­los equi­lá­te­ros, cua­dra­dos y he­xá­go­nos re­gu­la­res. Si lo in­ten­ta­mos con pen­tá­go­nos, no fun­cio­na­rá. Si mez­cla­mos va­rios po­lí­go­nos re­gu­la­res, hay ocho com­bi­na­cio­nes po­si­bles. Pe­ro la cues­tión se com­pli­ca si re­cu­rri­mos a fi­gu­ras irre­gu­la­res, cón­ca­vas o cur­vas.

por bo­ni­to que nos pa­rez­ca nues­tro cuar­to de ba­ño, di­fí­cil­men­te nos im­pre­sio­na­rá tan­to co­mo los so­fis­ti­ca­dos azu­le­jos de la Al­ham­bra. Hay una bue­na ra­zón: los ar­te­sa­nos na­za­ríes de los si­glos xiii y xiv do­mi­na­ban las re­pe­ti­cio­nes geo­mé­tri­cas más com­ple­jas. Los die­ci­sie­te ti­pos de si­me­tría que las ha­cen po­si­bles es­ta­ban pre­sen­tes en la Al­ham­bra seis si­glos an­tes de que las des­cri­bie­ra el ma­te­má­ti­co hún­ga­ro Geor­ge Pól­ya. Es­tas hip­nó­ti­cas de­co­ra­cio­nes fas­ci­na­ban a Es­cher, que via­jó a Gra­na­da en 1922 y en 1936 pa­ra co­piar­las en su cua­derno (arri­ba a la izq­da., dos ejem­plos de los que exis­ten es­bo­zos del neer­lan­dés). Su ob­je­ti­vo no era imi­tar­las, sino apren­der lo que él lla­ma­ba “las re­glas del jue­go” y apli­car­las a la re­pe­ti­ción in­fi­ni­ta de fi­gu­ras re­co­no­ci­bles: pá­ja­ros, pe­ces, es­ca­ra­ba­jos, án­ge­les y de­mo­nios (arri­ba, Di­vi­sión re­gu­lar del plano II, xi­lo­gra­fía en rojo, 1957).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.