Ar­queo­lo­gía

Han he­cho fal­ta prác­ti­ca­men­te cin­cuen­ta años pa­ra que la tec­no­lo­gía per­mi­tie­ra re­cu­pe­rar la Úl­ti­ma Ce­na de va­sa­ri, arrui­na­da por una inun­da­ción.

Historia y Vida - - SUMARIO - Ju­lián elliot, pe­rio­dis­ta

La tec­no­lo­gía ha per­mi­ti­do al fin re­cu­pe­rar la Úl­ti­ma Ce­na de Va­sa­ri. J. Elliot, pe­rio­dis­ta

Ha­ce dos­cien­tos años, el es­cri­tor ro­mán­ti­co Stend­hal sin­tió de pron­to que el co­ra­zón se le des­bo­ca­ba, las pier­nas le fla­quea­ban y la vi­da lo aban­do­na­ba. Se en­con­tra­ba en la ba­sí­li­ca de la San­ta Cro­ce de Florencia, y su ex­qui­si­ta per­cep­ción es­té­ti­ca se ha­bía so­bre­ex­ci­ta­do an­te el ar­te con­cen­tra­do allí. Con se­me­jan­te hi­per­sen­si­bi­li­dad, qué hu­bie­ra sen­ti­do el au­tor de Rojo y ne­gro si hu­bie­se vi­si­ta­do la cé­le­bre igle­sia flo­ren­ti­na el vier­nes 4 de no­viem­bre de 1966.

En esa fe­cha, me­dio si­glo atrás, el Arno se des­bor­dó sal­va­je­men­te. Ha­bía es­ta­do di­lu­vian­do du­ran­te días, y dos pre­sas río arri­ba re­ba­sa­ron. Las aguas ga­lo­pa­ron in­con­te­ni­bles ha­cia la ca­pi­tal tos­ca­na. El cau­dal del Arno, que flu­ye nor­mal­men­te a unos 110 m3/s, al­can­zó esa jor­na­da los 4.500, cua­ren­ta ve­ces más vo­lu­men. La peor par­te de es­ta tre­men­da ave­ni­da se la lle­va­ron los ba­rrios ale­da­ños a su cau­ce, to­dos his­tó­ri­cos. Fue el ca­so de San Fre­diano. Tam­bién el de San­ta Cro­ce.

No era la pri­me­ra vez que ha­bía una cre­ci­da bru­tal en Florencia. Ria­das co­lo­sa­les ha­bían atro­pe­lla­do la ciu­dad tan­to en la Edad Me­dia, en 1333, co­mo en el Re­na­ci­mien­to, en 1557, o, más re­cien­te­men­te, en 1844. Pe­ro la inun­da­ción de 1966 eclip­só a to­das. En ape­nas 24 ho­ras, las aguas lle­ga­ron a cu­brir por com­ple­to in­clu­so se­gun­das plan­tas en los edi­fi­cios cén­tri­cos. Mu­rie­ron de­ce­nas de per­so­nas. Más de diez mil per­die­ron sus ca­sas o sus ne­go­cios.

Una he­ca­tom­be pa­tri­mo­nial

El pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co de Florencia tam­bién vi­vió ho­ras trá­gi­cas. Va­lio­sos ma­nus­cri­tos y obras plásticas se arrui­na­ron con el alu­vión o di­rec­ta­men­te de­sa­pa­re­cie­ron. La co­rrien­te cir­cu­la­ba por pleno cas­co an­ti­guo a unos vio­len­tos 65 km/h, aca­rrean­do, ade­más, aguas plu­via­les, flu­via­les y fe­ca­les, el cieno del Arno, es­com­bros de to­do ti­po y los com­bus­ti­bles al­ma­ce­na­dos en los só­ta­nos pa­ra ca­len­tar­se ese in­vierno. Ta­blas, lien­zos, in­cu­na­bles, per­ga­mi­nos, ma­pas, re­ta­blos y es­ta­tuas po­li­cro­ma­das su­frie­ron una feroz agre­sión.

El epi­cen­tro de es­ta ca­tás­tro­fe dan­tes­ca no fue otro que la ba­sí­li­ca que ad­mi­ró a Stend­hal has­ta el co­lap­so. La San­ta Cro­ce, que es la igle­sia fran­cis­ca­na más gran­de del mun­do, po­see pie­zas úni­cas del Re­na­ci­mien­to y otros pe­río­dos. Tam­bién ha­ce las ve­ces de pan­teón na­cio­nal. Allí ya­cen Mi­guel Án­gel, Maquiavelo, Ga­li­leo, Ros-

la úl­ti­ma ce­na de va­sa­ri, tras la inun­da­ción. a la izq­da., la san­ta Cro­ce en la mis­ma fe­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.