Cop­pet, el Gran sa­lón eu­ro­peo

el cas­ti­llo sui­zo al que to­do buen es­cri­tor que­ría ser con­vo­ca­do

Historia y Vida - - STAËL -

Du­ran­te el Des­tie­rro

sui­zo, el cas­ti­llo de Cop­pet (aba­jo), ro­dea­do de be­llos pa­ra­jes bos­co­sos fren­te al río Lé­man y si­tua­do en la po­bla­ción del mis­mo nom­bre, en el cantón de Vaud, se con­vir­tió en la pro­lon­ga­ción na­tu­ral del es­pí­ri­tu del sa­lón pa­ri­sino de ma­da­me de Staël. Al­gu­nas de sus fi­gu­ras más ha­bi­tua­les fue­ron el asi­duo Ben­ja­min Cons­tant (au­tor de no­ve­las co­mo Adolp­he o Cé­ci­le), el fi­ló­so­fo ale­mán Au­gust Wil­helm von Schle­gel, el his­to­ria­dor y eco­no­mis­ta sui­zo Jean de Sis­mon­di o el tam­bién fi­ló­so­fo y po­lí­ma­ta sui­zo Char­les Vic­tor de Bons­tet­ten. Tam­bién pa­sa­ron por sus reunio­nes Wil­helm von Hum­boldt, Mat­hieu de Mont­mo­rency o Ju­liet­te Ré­ca­mier.

aun­que nun­ca adop­ta­ron

la de­no­mi­na­ción de “gru­po de Cop­pet”, for­ma­ron una aso­cia­ción in­ter­mi­ten­te pe­ro fe­cun­da, que desem­pe­ñó un im­por­tan­te pa­pel en la di­fu­sión de las ideas ilus­tra­das y ro­mán­ti­cas por to­da Eu­ro­pa. En sus reunio­nes, por las que se cal­cu­la que pa­sa­ron unas seis­cien­tas per­so­na­li­da­des de la éli­te in­te­lec­tual eu­ro­pea, se ha­bló del pen­sa­mien­to de Jean­jac­ques Rous­seau, de có­mo las es­pe­ran­zas de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa ha­bían da­do pa­so a la de­cep­ción del Te­rror, y tam­bién so­bre el ab­so­lu­tis­mo de­ca­den­te de Na­po­león. Stend­hal di­jo que, aun­que du­ró po­cos años, fue mu­cho más in­flu­yen­te que la ma­yor par­te de las aca­de­mias, y que ha­bía au­to­res que es­cri­bían con la es­pe­ran­za de ser in­vi­ta­dos al­gún día a Cop­pet.

atra­yen­do so­bre su per­so­na ver­da­de­ros es­te­reo­ti­pos per­se­cu­to­rios: su se­xua­li­dad ge­ne­ro­sa se tor­na­rá mons­truo­sa, su gran in­te­li­gen­cia la ha­rá una suer­te de an­dró­gino. Los sa­lo­nes pa­ri­sien­ses se­gu­ra­men­te ven en ella a una trai­do­ra ven­di­da al enemi­go, una nue­va Au­tri­chien­ne”. Efec­ti­va­men­te, el so­bre­nom­bre de Ma­ría An­to­nie­ta (mez­cla de au­tri­chien, “aus­tría­ca”, y chien­ne, “pe­rra”) po­dría apli­car­se tam­bién a una mu­jer co­mo ella, po­co aman­te de se­guir la co­rrien­te y que, du­ran­te su exi­lio ale­mán, acre­cien­ta no­ta­ble­men­te su ger­ma­no­fi­lia. La in­sis­ten­te ca­ri­ca­tu­ra que la des­cri­be “fea y hom­bru­na” re­fle­ja más la mi­so­gi­nia de sus con­tem­po­rá­neos que la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za de Ger­mai­ne. In­clu­so Cons­tant, con quien man­tu­vo una lar­ga y tem­pes­tuo­sa re­la­ción, se ven­ga de sus pa­de­ci­mien­tos amo­ro­sos en Cé­ci­le, una nou­ve­lle de ins­pi­ra­ción au­to­bio­grá­fi­ca que no vio la luz has­ta 1951, cien­to vein­te años des­pués de la muer­te del es­cri­tor, y en la que bue­na par­te de la des­me­su­ra amo­ro­sa co­rre a car­go de ma­da­me de Mal­bée, tra­sun­to no­ve­les­co de la Staël.

El otro gran ob­je­to de po­lé­mi­ca es su ten­den­cia a de­jar­se lle­var por la pa­sión amo­ro­sa. Los ex­ce­sos del Ver­sa­lles del Rey Sol pa­re­cen, en ple­na épo­ca ilus­tra­da, ac­ti­tu­des ya su­pe­ra­das, uni­das a un pa­sa­do de­ca­den­te. Pe­ro la pro­gre­sía in­te­lec­tual aso­cia­da a la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa tam­po­co con­tri­bu­ye de­ma­sia­do al avan­ce en los de­re­chos de la mu­jer (no en vano, fue la lec­tu­ra del in­for­me de Char­les Mau­ri­ce de Ta­lley­rand pa­ra la Asam­blea Nacional Cons­ti­tu­yen­te, en el que la edu­ca­ción de las mu­je­res que­da­ba re­le­ga­da a los as­pec­tos do­més­ti­cos, lo que im­pul­só a Mary Wolls­to­ne­craft a es­cri­bir su cé­le­bre Vin­di­ca­ción de los de­re­chos de la mu­jer, en 1792). De jo­ven, Ger­mai­ne se atre­ve a re­cha­zar a di­ver­sos pre­ten­dien­tes, has­ta que fi­nal­men­te se acuer­da el ma­tri­mo­nio con el ba­rón de Staël-hols­tein, diecisiete años ma­yor que ella. Pe­ro la nue­va vi­da de ca­sa­da no po­ne co­to al de­seo in­con­te­ni­ble de la jo­ven. Sus re­la­cio­nes ex­tra­ma­ri­ta­les con di­ver­sos hom­bres, co­mo el con­de de Nar­bon­ne (a quien an­tes re­cha­zó co­mo pre­ten­dien­te) o el ya men­cio­na­do Cons­tant, contribuyen a acre­cen­tar su ima­gen pú­bli­ca de fem­me fa­ta­le “vi­ri­li­za­da”, que ma­ne­ja a su an­to­jo a los hom­bres, a los que su­pues­ta­men­te des­po­ja de su vo­lun­tad.

Gi­rard em­pa­ren­ta su fi­gu­ra con un fe­mi­nis­mo in­te­lec­tual avant la let­tre que, al fi­nal, tras acu­mu­lar con­si­de­ra­bles do­sis de de­cep­ción, in­cu­rre en la mi­san­tro­pía, si­guien­do el mo­de­lo de la cé­le­bre sá­ti­ra de Mo­liè­re. Al­go pa­re­ci­do opi­na nues­tra Emi­lia Par­do Ba­zán en El li­ris­mo en la poe­sía fran­ce­sa, en­sa­yo pu­bli­ca­do en 1900. A tra­vés del aná­li­sis de no­ve­las co­mo Delp­hi­ne o Co­rin­ne, con­clu­ye que la he­roí­na staë­lia­na es siem­pre víc­ti­ma de una so­cie­dad dis­pues­ta a re­pri­mir sus an­sias de ex­pan­sión so­cial, po­lí­ti­ca, amo­ro­sa o in­te­lec­tual. La au­to­ra de ci­ta pa­ra ru­bri­car es­ta idea a la pro­pia Staël en De la li­te­ra­tu­ra: “En las mo­nar­quías, las mu­je­res que as­pi­ran a la glo­ria tie­nen que te­mer el ri­dícu­lo; y en las re­pú­bli­cas, el odio”. La mi­so­gi­nia con­tra Ger­mai­ne al­can­za co­tas ob­se­si­vas en el ca­so de Na­po­león. Co­mo ella mis­ma afir­ma en Diez años de des­tie­rro, al em­pe­ra­dor le des­agra­dan las mu­je­res “por­que no se so­me­ten in­me­dia­ta­men­te al te­mor o la es­pe­ran­za que él pro­vo­ca”. Pa­ra Bo­na­par­te, es­tas de­ben li­mi­tar­se a pro­cu­rar cons­crip­tos a la na­ción. Na­po­león la re­pren­de pre­ci­sa­men­te por sus an­sias de li­ber­tad. De he­cho, son di­ver­sos los hom­bres que le re­cri­mi­nan su ca­pa­ci­dad pa­ra in­fluir “per­ni­cio­sa­men­te” en in­te­lec­tua­les co­mo Cons­tant. Pe­ro Staël, que en mu­chos as­pec­tos es una uto­pis­ta, tam­bién sa­be na­ve­gar en las aguas de la real­po­li­tik. A aque­llos que la ha­cen res­pon­sa­ble de un in­fla­ma­do dis­cur­so pro­nun­cia­do por el es­cri­tor sui­zo an­te el Tri­bu­na­do, Staël les res­pon­de con picardía: “Cier­ta­men­te, es­te ami­go era un hom­bre de un en­ten­di­mien­to muy ele­va­do pa­ra atri­buir sus opiniones a una mu­jer”. Co­mo bien se­ña­lan Laia Quí­lez y Ju­lie­ta Ye­lin en el ex­ce­len­te es­tu­dio in­tro­duc­to­rio a la edi­ción es­pa­ño­la de Diez años de des­tie­rro, Ger­mai­ne no in­fra­va­lo­ra sus opiniones. Al con­tra­rio, re­cu­rre a la iro­nía pa­ra usar su con­di­ción de “mu­jer des­am­pa­ra­da” en le­gí­ti­ma de­fen­sa; una es­tra­ta­ge­ma ver­bal que pro­ba­ble­men­te apren­dió en sus años de con­ver­sa­cio­nes de sa­lón.

Es En mu­chos as­pec­tos una uto­pis­ta, pe­ro sa­be tam­bién na­ve­gar En la aguas de la real­po­li­tik

el due­lo con na­po­león

En Diez años de des­tie­rro, ma­da­me de Staël tras­cien­de los lu­ga­res co­mu­nes de

na­po­león bo­na­par­te y ma­da­me de staël con­ver­san en una re­cep­ción de pa­rís. Gra­ba­do, si­glo xix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.