La cul­pa in­vi­si­ble

La his­to­ria de dos fa­mi­lias hún­ga­ras en el si­glo xx

Historia y Vida - - LIBROS - Joa­quín Ar­ma­da

“¿Por qué no hi­cis­teis na­da?”, re­pro­cha a sus an­te­pa­sa­dos Sa­cha Batth­yany en es­te re­la­to que es to­do –una his­to­ria de la Hun­gría del si­glo xx, un li­bro de via­jes, una re­fle­xión so­bre la iden­ti­dad, una lla­ma­da de aten­ción so­bre nues­tra co­bar­día, una au­to­fic­ción ca­tár­ti­ca...– me­nos lo que pa­re­ce. O, más bien, lo que el tí­tu­lo de la edi­ción es­pa­ño­la pro­po­ne. Por­que el ori­gi­nal, ¿Y qué tie­ne eso que ver con­mi­go? Un cri­men en mar­zo de 1945. La his­to­ria de mi fa­mi­lia, de­ja muy cla­ras las in­ten­cio­nes de es­te pe­rio­dis­ta sui­zo de ori­gen hún­ga­ro que du­ran­te sie­te años lu­chó con sus fan­tas­mas per­so­na­les pa­ra es­cri­bir es­ta apa­sio­nan­te his­to­ria.

La ma­tan­za de Rech­nitz, co­mo se lo ha ti­tu­la­do en es­pa­ñol, es la his­to­ria de un cri­men ocul­to tras otro cri­men. En la no­che del 24 al 25 de mar­zo de 1945, cuan­do la vic­to­ria so­vié­ti­ca so­bre la Ale­ma­nia na­zi y sus alia­dos hún­ga­ros es in­mi­nen­te, ca­si dos­cien­tos ju­díos son ase­si­na­dos en las cer­ca­nías del cas­ti­llo de Rech­nitz. En la for­ta­le­za hún­ga­ra, Mar­git von Thys­sen (la her­ma­na ma­yor de “nues­tro” ba­rón Thys­sen) ofre­ce una fies­ta a los je­rar­cas na­zis lo­ca­les, que in­te­rrum­pen la ce­le­bra­ción pa­ra eje­cu­tar a los pri­sio­ne­ros y re­gre­sar des­pués al bai­le. ¿Par­ti­ci­pó la tía abue­la del es­cri­tor en el cri­men o se “li­mi­tó” a brin­dar con los ase­si­nos? En bus­ca de la res­pues­ta, Sa­cha Batth­yany ini­ció en 2006 un lar­go via­je que le lle­vó a lu­ga­res tan ale­ja­dos de Rech­nitz co­mo Bue­nos Ai­res y Mos­cú, mien­tras re­co­rría a tra­vés del re­la­to fa­mi­liar la con­flic­ti­va his­to­ria de la Hun­gría del si­glo xx.

eich­mann en Bu­da­pest

Na­ci­da tras la ex­plo­sión del Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro, la Hun­gría de en­tre­gue­rras era, en pa­la­bras de Ma­rit­ta Es­ter­házy, la abue­la pa­ter­na del au­tor, “un es­ta­do cor­po­ra­ti­vo se­mi­feu­dal [...] Al mar­gen de una éli­te in­te­lec­tual, cul­tu­ral y cien­tí­fi­ca en Bu­da­pest, for­ma­da ma­yor­men­te por ju­díos, la so­cie­dad hún­ga­ra es­ta­ba cons­ti­tui­da por una aris­to­cra­cia de te­rra­te­nien­tes, a la que per­te­ne­cía mi fa­mi­lia, y por cien­tos de mi­les de peo­nes agrí­co­las”. To­do cam­bió en mar­zo de 1944, cuan­do los na­zis in­va­die­ron Hun­gría y Adolf Eich­mann lle­gó a Bu­da­pest. En unas se­ma­nas, el “pe­rro san­gui­na­rio” en­vió a 437.402 ju­díos hún­ga­ros a Ausch­witz. En­tre ellos, a Ag­nes y San­dor Mandl, los hi­jos de los ve­ci­nos de Ma­rit­ta.

En su in­ves­ti­ga­ción, Batth­yany no so­lo des­cu­brió las me­mo­rias de su abue­la, sino tam­bién las de Ag­nes. El pe­rio­dis­ta las com­bi­na con maes­tría pa­ra acer­car­nos al ex­ter­mi­nio de los ju­díos hún­ga­ros, a la per­se­cu­ción de los aris­tó­cra­tas en la dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta de la pos­gue­rra y a los gu­lags so­vié­ti­cos, por don­de pa­sa­ron 300.000 hún­ga­ros, in­clui­do su abue­lo pa­terno. Batth­yany se con­vier­te en un per­so­na­je de su pro­pia in­ves­ti­ga­ción y com­par­te con no­so­tros sus miedos, su com­ple­ja re­la­ción con su pa­dre y, so­bre to­do, con un pa­sa­do te­rri­ble que Eu­ro­pa se ha em­pe­ña­do en ol­vi­dar.

la con­de­sa Mar­git, her­ma­na del cé­le­bre ba­rón hans hein­rich von thys­sen, en una ca­rre­ra de ca­ba­llos, 1958.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.