Un fu­gaz bro­te de li­ber­tad en el Cáu­ca­so

El tras­fon­do de la pe­lí­cu­la alí & nino, de pró­xi­mo es­treno, nos des­cu­bre el ex­tra­or­di­na­rio ca­so de la re­pú­bli­ca de­mo­crá­ti­ca que flo­re­ció en azer­bai­yán a prin­ci­pios del si­glo xx, an­tes de ser aplas­ta­da por la Urss de Le­nin.

Historia y Vida - - EN BREVE - En­ri­que Ser­be­to

Cuan­do la re­crea­ción del des­pa­cho de Vla­di­mir Ilich “Le­nin” era uno de los pun­tos de pe­re­gri­na­ción obli­ga­to­rios pa­ra to­dos los vi­si­tan­tes del Krem­lin, se po­día ver en la pa­red un ma­pa del Cáu­ca­so en el que el lí­der de la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que ha­bía tra­za­do de su pu­ño y le­tra con lá­piz, ro­jo y azul, las fron­te­ras y di­vi­sio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas de una re­gión vi­tal pa­ra Ru­sia y sus in­tere­ses geo­po­lí­ti­cos. Ba­jo esas lí­neas di­bu­ja­das con ru­de­za su­cum­bió la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Azer­bai­yán, jun­to a los de­más te­rri­to­rios de la efí­me­ra Re­pú­bli­ca Fe­de­ra­ti­va de Trans­cau­ca­sia. Ese Azer­bai­yán li­be­ral lle­gó a ser un fa­ro de mo­der­ni­dad que flo­re­ció en un en­torno in­sos­pe­cha­do, has­ta que los pla­nes de Le­nin se cum­plie­ron a ra­ja­ta­bla y Mos­ cú volvió a re­cu­pe­rar el con­trol de la zo­na. La his­to­ria de ese pe­que­ño país es uno de los ca­sos más fas­ci­nan­tes de una con­vul­sa re­gión que Ru­sia ha­bía arre­ba­ta­do a Irán y a Tur­quía a lo lar­go del si­glo xix y que el des­cu­bri­mien­to del pe­tró­leo con­ver­ti­ría en ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio pa­ra las po­ten­cias de la épo­ca. En el Ba­kú de los pri­me­ros años de la pa­sa­da cen­tu­ria con­

flui­rían com­pa­ñías pe­tro­le­ras de to­da Eu­ro­pa –in­clu­yen­do la de la fa­mi­lia del sue­co Al­fred No­bel–, atraí­das por el que era el ya­ci­mien­to co­no­ci­do de hi­dro­car­bu­ros más im­por­tan­te del mun­do.

Una luz en el es­te

No es de ex­tra­ñar que en ese am­bien­te in­ter­na­cio­nal ger­mi­na­se, tras el co­lap­so del Im­pe­rio za­ris­ta, una de las pri­me­ras re­pú­bli­cas que con­sa­gró la re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria y la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res en un país mu­sul­mán. En­tre 1918 y 1920, Azer­bai­yán, de ma­yo­ría chií, in­ten­tó sen­tar los ci­mien­tos de un es­ta­do mo­derno, en mu­chos sen­ti­dos más am­bi­cio­so en­ton­ces que mu­chos de los vie­jos paí­ses eu­ro­peos, sin du­da, gra­cias al pe­río­do de cos­mo­po­li­tis­mo que se vi­vió en la ori­lla oc­ci­den­tal del mar Cas­pio, con ho­te­les, ca­si­nos, una ópe­ra, edi­fi­cios mo­der­nis­tas, trans­por­te pú­bli­co y una vi­da so­cial so­fis­ti­ca­da y mo­der­na. No to­dos los rin­co­nes del país co­no­cie­ron aque­lla ex­pre­sión de progreso; nun­ca lle­gó al in­te­rior de un te­rri­to­rio to­da­vía ru­ral y muy vin­cu­la­do so­cial­men­te a Irán. Pe­ro, a cam­bio, tu­vo una clara in­fluen­cia en la evo­lu­ción de sus ve­ci­nos ar­me­nios y geor­gia­nos, que, jun­to a los ru­sos que aca­ba­ron do­mi­nan­do a to­dos, for­ma­ban en Ba­kú una so­cie­dad di­ver­sa y, en cier­to mo­do, co­mo di­ría­mos hoy, glo­ba­li­za­da.

El abrup­to fin

Aquel fu­gaz lap­so de es­plen­dor ter­mi­nó con la en­tra­da en Ba­kú del Ejér­ci­to Ro­jo en abril de 1920, des­pués de una su­ce­sión de es­ca­ra­mu­zas mi­li­ta­res, ines­ta­bi­li­dad y alian­zas en­tre­cru­za­das. Bri­tá­ni­cos, ale­ma­nes y tur­cos te­nían sus pro­pias ra­zo­nes pa­ra apro­ve­char­se de la si­tua­ción y con­so­li­dar su in­fluen­cia en la zo­na, apro­ve­chan­do el va­cío de­ja­do tem­po­ral­men­te por Ru­sia. Las gran­des po­ten­cias de la épo­ca te­nían em­ba­ja­do­res y es­pías en Ba­kú, y las com­pa­ñías pe­tro­le­ras se es­for­za­ban por cons­truir las in­fra­es­truc­tu­ras con las que sa­car el pe­tró­leo aze­rí has­ta el mar Ne­gro y lle­var­lo des­de allí a Oc­ci­den­te. Pe­ro Le­nin te­nía sus pro­pios pla­nes pa­ra Azer­bai­yán. Pues­to que era cons­cien­te de que ha­bían al­can­za­do un gra­do de desa­rro­llo ma­yor que el de la pro­pia Ru­sia, pro­me­tió a los pue­blos del Cáu­ca­so una evo­lu­ción más len­ta, pe­ro un ca­mino ha­cia el mis­mo fin: la re­vo­lu­ción y el po­der pa­ra los só­viets, es de­cir, pa­ra el par­ti­do co­mu­nis­ta y, en su­ma, pa­ra él. La irrup­ción de los bol­che­vi­ques en el área sir­vió pa­ra frus­trar una gue­rra por el con­trol del en­cla­ve de Na­gorno Ka­ra­baj con la ve­ci­na Ar­me­nia que es­ta­ba pun­to de em­pe­zar, sen­ci­lla­men­te por­que los sol­da­dos ru­sos aplas­ta­ron am­bas re­pú­bli­cas pa­ra re­cu­pe­rar el te­rri­to­rio per­di­do. Esa gue­rra es­ta­lla­ría fi­nal­men­te se­ten­ta años des­pués, cuan­do se pro­du­jo el co­lap­so de la Unión So­vié­ti­ca y Ar­me­nia y Azer­bai­yán vol­vie­ron a ser re­pú­bli­cas in­de­pen­dien­tes.

En el úl­ti­mo si­glo, Azer­bai­yán ha co­no­ci­do gran­des trans­for­ma­cio­nes, ha cam­bia­do no me­nos de tres ve­ces de al­fa­be­to, el con­flic­to de Na­gorno Ka­ra­baj no se ha lle­ga­do a re­sol­ver ja­más y el país si­gue vi­vien­do del pe­tró­leo, aun­que la­men­ta­ble­men­te es­tá muy le­jos de ser al­go pa­re­ci­do a una de­mo­cra­cia. La “di­nas­tía” fun­da­da por Hei­dar Aliev, un al­to di­ri­gen­te so­vié­ti­co y je­fe de los ser­vi­cios se­cre­tos (KGB) lo­ca­les, con­ti­núa con su hi­jo Il­ham, que ha con­ver­ti­do Ba­kú en una ciu­dad des­lum­bran­te de lu­jo y fas­tuo­si­dad, pe­ro sin al­ma. El re­cuer­do de aque­lla bri­llan­te Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Azer­bai­yán emer­ge de vez en cuan­do co­mo un ru­mor de la his­to­ria, co­mo la re­mi­nis­cen­cia de al­go que pu­do ha­ber si­do un fa­ro de li­ber­tad pa­ra esa tor­tuo­sa par­te del mun­do.

Ex­plo­ta­ción de pe­tró­leo en ba­kú, c. 1920. a la de­re­cha, fo­to­gra­ma de alí & nino (ver pág. 97).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.