LA MÁS FUER­TE

Una leo­na que pa­sa de la ira a la be­ne­vo­len­cia

Historia y Vida - - DOSSIER -

Sekh­met, la dio­sa leo­na, qui­zá sea una de las más fá­cil­men­te re­co­no­ci­bles de to­do el pan­teón fa­raó­ni­co, pues to­dos los gran­des mu­seos cuen­tan con, al me­nos, una de las cen­te­na­res de es­ta­tuas de la dio­sa que ador­na­ban el tem­plo fu­ne­ra­rio de Amen­ho­tep III. Me­nos se sa­be que “La Po­de­ro­sa” –eso sig­ni­fi­ca su nom­bre– es la com­pa­ñe­ra del dios Ptah de Men­fis y la ma­dre del dios Ne­fer­tum. Por su par­te, el mi­to de “La des­truc­ción de la hu­ma­ni­dad” nos da una idea de su enorme ca­pa­ci­dad des­truc­ti­va. Cuen­ta la his­to­ria que el an­ciano Ra, al sa­ber que los hom­bres cons­pi­ra­ban con­tra él apro­ve­chan­do su es­ta­do de se­nec­tud, man­dó a su ojo a ma­tar­los a to­dos. El ojo, es de­cir, Hat­hor, trans­for­ma­da en la pe­li­gro­sa Sekh­met, se pu­so ma­nos a la obra con de­lei­te. Sin em­bar­go, po­co des­pués, Ra se arre­pin­tió de su de­ci­sión, y, al ver que Sekh­met es­ta­ba desata­da y no aten­día a ra­zo­nes, de­ci­dió crear un pe­que­ño lago con li­tros y li­tros de cer­ve­za te­ñi­da de ro­jo pa­ra que pa­re­cie­ra san­gre. Cuan­do la se­dien­ta dio­sa se la be­bió to­da, ca­yó dor­mi­da por el al­cohol y se trans­for­mó de nuevo en la pa­cí­fi­ca Hat­hor, con lo que se pu­so fin a la ma­tan­za. La hu­ma­ni­dad se ha­bía sal­va­do, aun­que, has­tia­do de los hom­bres, Ra de­ci­de aban­do­nar el mun­do en fa­vor del fir­ma­men­to.

La vio­len­cia de Sekh­met, ma­ni­fes­ta­da en oca­sio­nes me­dian­te su alien­to abra­sa­dor, se pue­de des­en­ca­de­nar de im­pro­vi­so. Es con­si­de­ra­da, por lo tan­to, co­mo la dio­sa cau­san­te de las epi­de­mias. En cual­quier mo­men­to, la dio­sa li­be­ra a sus “ge­nios emi­sa­rios”, que re­co­rren sin pie­dad el va­lle del Ni­lo de­jan­do a su pa­so un re­gue­ro de muer­tos. Se com­pren­de que los sa­cer­do­tes de­di­ca­dos al cul­to a la dio­sa es­tu­vie­ran re­la­cio­na­dos con la me­di­ci­na, por­que, si bien Sekh­met pue­de ser fu­ri­bun­da y mor­tal, al mi­ti­gar­se su ira, se trans­for­ma en un ser be­né­vo­lo ca­paz de cu­rar las en­fer­me­da­des. De ahí la exis­ten­cia de ri­tua­les pa­ra apla­car­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.