Las co­ro­nas per­di­das

Fran­cia, Es­co­cia E in­gla­te­rra: los tro­nos QUE María Es­tuar­do no con­si­guió te­ner o re­te­ner

Historia y Vida - - ISABEL I -

María Es­tuar­do re­gre­só a Es­co­cia en 1561 al fa­lle­cer su ma­ri­do, Fran­cis­co II de Fran­cia (am­bos en la ima­gen). Ca­tó­li­ca, María en­con­tró su tie­rra na­tal li­de­ra­da por una Igle­sia pro­tes­tan­te. Fra­ca­sa­do el pro­yec­to de ca­sar­se con don Car­los, prín­ci­pe de As­tu­rias, la rei­na es­co­ce­sa con­tra­jo ma­tri­mo­nio ines­pe­ra­da­men­te con su pri­mo lord Darn­ley. Es­te par­ti­ci­pó en el ase­si­na­to en 1566 de Da­vid Riz­zio, se­cre­ta­rio de María, sos­pe­cho­so de ser aman­te de la rei­na, ya em­ba­ra­za­da.

rotas las re­la­cio­nes en­tre María y Darn­ley, el con­sor­te fue ase­si­na­do por un gru­po de no­bles en­ca­be­za­dos por el con­de de Both­well. Cuan­do María se ca­só con Both­well, el es­cán­da­lo fue tal que se pro­du­jo una su­ble­va­ción, lo que obli­gó a la rei­na a ab­di­car a fa­vor de su hi­jo. María hu­yó a In­gla­te­rra, po­nién­do­se ba­jo la pro­tec­ción de su pri­ma Isa­bel.

a Me­nos que Isa­bel se ca­sa­ra y tu­vie­ra des­cen­den­cia, María Es­tuar­do, co­mo biz­nie­ta de En­ri­que VII de In­gla­te­rra, la su­ce­de­ría co­mo rei­na, lo que ali­men­ ta­ba las con­fa­bu­la­cio­nes ca­tó­li­cas pa­ra ase­si­nar a Isa­bel con el fin de otor­gar el trono a la rei­na es­co­ce­sa. Cons­cien­te de ello, Isa­bel man­tu­vo a su pri­ma pri­sio­ne­ra du­ran­te los si­guien­tes die­ci­nue­ve años, has­ta que la conspiración de Ba­bing­ton, de 1586, al pa­re­cer apro­ba­da por María, mo­ti­vó su ajus­ti­cia­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.