Vie­na, ca­pi­tal de la mú­si­ca

La Em­pe­ra­triz se En­car­gó de con­ver­tir la ciu­dad En El co­ra­zón Mu­si­cal del con­ti­nen­te

Historia y Vida - - MARÍA TERESA -

Si la for­ma­ción

po­lí­ti­ca de María Te­re­sa fue in­su­fi­cien­te y tu­vo que ir pa­lian­do esas de­fi­cien­cias al la­do de bue­nos con­se­je­ros, su sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca fue es­ti­mu­la­da des­de la in­fan­cia. Car­los VI, su pa­dre, te­nía la cos­tum­bre de re­pre­sen­tar es­ce­nas de ópe­ras, en las que su hi­ja par­ti­ci­pa­ba con en­tu­sias­mo. Ins­trui­da en ma­te­rias hu­ma­nís­ti­cas e idio­mas, las ar­tes ocu­pa­ron un pa­pel prio­ri­ta­rio du­ran­te su go­bierno.

con maría Te­re­sa,

Vie­na lle­gó a ser un fo­co mu­si­cal en Eu­ro­pa. Un tes­ti­mo­nio de la épo­ca re­la­ta­ba: “Hay po­cas ciu­da­des en las que el amor a la mú­si­ca es­té tan ex­ten­di­do co­mo aquí. To­dos to­can un ins­tru­men­to, to­dos es­tu­dian mú­si­ca...”. Y en un am­bien­te así, no fue ex­tra­ña la apa­ri­ción de ta­len­tos co­mo Gluck, Haydn y Mo­zart. A los seis años, Mo­zart ac­tuó en el pa­la­cio de Schön­brunn y fue pro­ta­go­nis­ta de una anéc­do­ta que ha pa­sa­do a la his­to­ria cuan­do, tras su in­ter­pre­ta­ción, la so­be­ra­na, emo­cio­na­da, le sen­tó en su re­ga­zo.

aman­te Tam­bién

de las ar­tes es­cé­ni­cas, María Te­re­sa, que desea­ba te­ner un tea­tro cer­ca de pa­la­cio, fun­dó en 1741 el Hof­burgt­hea­ter (tea­tro de la Cor­te). Años des­pués, su hi­jo Jo­sé II re­or­ga­ni­za­ría el es­pa­cio y lo ele­va­ría a la ca­te­go­ría de tea­tro na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.