Difícil con­vi­ven­cia po­lí­ti­ca

Ma­dre e hi­jo te­nían ideas dis­tin­tas y ca­rac­te­res in­com­pa­ti­bles

Historia y Vida - - MARÍA TERESA -

en opi­nión

del his­to­ria­dor Ro­bert A. Kann, ex­per­to co­no­ce­dor de la his­to­ria de Aus­tria, la for­ma­ción in­te­lec­tual de María Te­re­sa era in­fe­rior a la de su hi­jo Jo­sé (arri­ba). No obs­tan­te, “ella po­seía cua­li­da­des apre­cia­das en un mo­nar­ca, co­mo ra­cio­ci­nio rá­pi­do y de­ter­mi­na­ción. Ade­más, es­ta­ba dis­pues­ta a re­co­no­cer la su­pe­rio­ri­dad in­te­lec­tual de al­gu­nos de sus con­se­je­ros y dis­fru­ta­ba del apo­yo de es­tos, aun­que sus ideas fue­ran con­tra­pues­tas”.

Jo­sé, Sin em­bar­go,

fue in­ca­paz de es­ta­ble­cer es­te ti­po de re­la­cio­nes. La que man­te­nía con su ma­dre se en­frió a me­di­da que com­par­tie­ron el po­der. Le ame­na­zó, en oca­sio­nes, con re­nun­ciar co­mo co­rre­gen­te y ab­di­car co­mo em­pe­ra­dor. Pe­ro am­bos se ne­ce­si­ta­ban pa­ra sal­va­guar­dar los in­tere­ses de la ca­sa de Habs­bur­go. De acuer­do con su cre­do ab­so­lu­tis­ta, pa­ra María Te­re­sa, el he­cho de ha­ber­se re­cu­pe­ra­do de la vi­rue­la era una se­ñal de que Dios desea­ba que rei­na­se has­ta la muer­te. Por su par­te, a Jo­sé II, en­car­na­ción del des­po­tis­mo ilus­tra­do, la pre­sen­cia ac­ti­va de su ma­dre le ser­vía en oca­sio­nes de pa­ra­pe­to pa­ra cu­brir sus pro­pios erro­res. Al con­tra­rio que ella, mos­tró in­te­rés por las ideas en­ci­clo­pe­dis­tas y fue más to­le­ran­te en ma­te­ria re­li­gio­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.