De ol­vi­da­dos a uti­li­za­dos

Los “ni­ños de ru­sia” vuel­ven a la españa de Fran­co

Historia y Vida - - LIBROS - En­ri­que Ser­be­to

Es bien co­no­ci­do el epi­so­dio del en­vío de ni­ños es­pa­ño­les a la Unión So­vié­ti­ca y otros paí­ses en 1937 y 1938, en los peo­res mo­men­tos de la Gue­rra Ci­vil. Lo que no se co­no­ce tan­to es el des­tino de esos mi­les de ni­ños, lue­go adul­tos, y sus pe­ri­pe­cias pa­ra re­gre­sar e in­ten­tar adap­tar­se a la España fran­quis­ta. En Los ni­ños de Ru­sia, el pe­rio­dis­ta Rafael Mo­reno Iz­quier­do des­ve­la los en­tre­si­jos de una ope­ra­ción que era in­có­mo­da tan­to pa­ra la URSS co­mo pa­ra el ré­gi­men fran­quis­ta y pa­ra los pro­pios “ni­ños”, que ha­bían pa­sa­do más de vein­te años y otra gue­rra en aquel in­men­so país y que ape­nas co­no­cían el su­yo pro­pio ni a las fa­mi­lias que los ha­bían en­via­do al exi­lio. Mez­cla­dos con pri­sio­ne­ros de la Di­vi­sión Azul, de­ser­to­res, di­ri­gen­tes co­mu­nis­tas exi­lia­dos o pi­lo­tos re­pu­bli­ca­nos que se ha­ bían su­ble­va­do, mu­chos con sus es­po­sas so­vié­ti­cas, los “ni­ños de Ru­sia” re­gre­sa­ron a España a par­tir de 1956 en va­rias expediciones ne­go­cia­das en­tre dos go­bier­nos que no man­te­nían re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, y se con­vir­tie­ron –sin es­pe­rar­lo– en una va­lio­sí­si­ma mo­ne­da de cam­bio pa­ra la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, que uti­li­zó las in­for­ma­cio­nes que ellos le pro­por­cio­na­ban so­bre el in­te­rior de uno de los paí­ses más her­mé­ti­cos del mun­do en la épo­ca pa­ra con­gra­ciar­se con Es­ta­dos Uni­dos.

La CIA lle­gó a abrir unas ofi­ci­nas es­pe­cia­les pa­ra su­per­vi­sar y con­tro­lar los in­te­rro­ga­to­rios de los es­pa­ño­les que vol­vían de la URSS, en mu­chos ca­sos des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do en in­dus­trias es­tra­té­gi­cas o fá­bri­cas mi­li­ta­res. Es­te tra­ba­jo sa­ca a la luz los in­for­mes po­li­cia­les so­bre los re­pa­tria­dos y des­glo­sa las pe­ri­pe­cias de esas per­so­nas que a ve­ces ha­bían si­do enemi­gos en­tre ellos, que ha­bían in­ten­ta­do ha­cer­se ciu­da­da­nos soviéticos, que se ha­bían ca­sa­do en Ru­sia, pe­ro que desea­ban vol­ver a una pa­tria que no co­no­cían y que no siem­pre les re­ci­bió con los bra­zos abier­tos. Al­gu­nos in­clu­so re­gre­sa­ron nue­va­men­te a la URSS de­sen­can­ta­dos por la si­tua­ción que en­con­tra­ron en España, y no vol­vie­ron a in­ten­tar emi­grar has­ta el de­rrum­be de aque­lla su­per­po­ten­cia. Fue­ron ape­nas unos po­cos mi­les, una go­ta en el océano de los mi­llo­nes de víc­ti­mas de aquel pe­río­do tur­bu­len­to en España y en Ru­sia, pe­ro ellos lo fue­ron do­ble­men­te. Siem­pre ex­tran­je­ros, nun­ca aca­ba­ron de sen­tir que su lu­gar es­tu­vie­ra en nin­guno de los dos paí­ses. Su his­to­ria y sus nom­bres (al­gu­nos de los que apa­re­cen en los in­for­mes po­li­cia­les des­per­ta­rán el in­te­rés de mu­chos lec­to­res) me­re­cen cons­tar, aun­que sea co­mo epí­lo­go de la gue­rra, por­que en su mo­men­to la ope­ra­ción fue, si no si­len­cia­da, sí tra­ta­da con dis­cre­ción y di­fu­mi­na­da en lo po­si­ble por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta.

fo­to­gra­fía que apa­re­cía en el do­cu­men­tal los ni­ños de ru­sia (Jai­me Ca­mino, 2001).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.