Ni­na Dyer

Ni­na Dyer, top mo­del bri­tá­ni­ca de los años cin­cuen­ta, se ca­só con dos de los hom­bres más ri­cos de su tiem­po: el ba­rón Thys­sen y el prín­ci­pe Aga Khan.

Historia y Vida - - SUMARIO - Y periodista. C. Jo­ric, his­to­ria­dor

La com­pli­ca­da vi­da de la mo­de­lo que hi­zo per­der la ca­be­za al ba­rón Thys­sen y al Aga Khan (y, por un breve pe­río­do, al her­mano ma­yor de Fran­co).

El ba­rón Thys­sen aban­do­nó a una prin­ce­sa por ella. El prín­ci­pe Aga Khan la cu­brió de jo­yas. Y Ni­co­lás Fran­co, her­mano del Cau­di­llo, la qui­so con­ver­tir en la “pri­me­ra ve­det­te de Es­pa­ña”. Ni­na Dyer fue una de las be­lle­zas más ad­mi­ra­das de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta. Una mo­de­lo de al­ta cos­tu­ra (aún no exis­tía el ter­mino “su­per­mo­de­lo”) que se co­deó con lo más gra­na­do de la jet set eu­ro­pea y se ca­só con dos de los hom­bres más ri­cos del mo­men­to. Sin em­bar­go, de­trás del bri­llo de su ri­que­za y su cau­ti­va­do­ra son­ri­sa se es­con­día una mu­jer emo­cio­nal­men­te ines­ta­ble que se qui­ta­ría la vi­da con so­lo 35 años.

De Cei­lán a la Cos­ta Azul

Ni­na Shei­la Dyer na­ció en 1930 en la ex­co­lo­nia bri­tá­ni­ca de Cei­lán, ac­tual Sri Lan­ka. Era hi­ja de una pa­re­ja de te­rra­te­nien­tes de­di­ca­dos al cul­ti­vo de té. Su ma­dre era in­dia y su pa­dre in­glés. De su in­fan­cia en la is­la le que­dó su gus­to por el mar (fue pro­pie­ta­ria de una pe­que­ña is­la del Ca­ri­be adon­de so­lía re­ti­rar­se) y su amor por la fau­na sal­va­je (ten­dría co­mo mas­co­tas a dos pan­te­ras negras). Con vein­te años se mar­chó a In­gla­te­rra. Que­ría ser ac­triz. Re­ci­bió cla­ses de ar­te dra­má­ti­co en Li­ver­pool y, lue­go, se tras­la­dó a Londres. Sin em­bar­go, quie­nes se fi­ja­ron en ella no fue­ron los pro­duc­to­res de ci­ne o teatro, sino los di­se­ña­do­res de mo­da. Gra­cias a su es­plén­di­da fi­gu­ra, es­cul­pi­da por su afi­ción a la na­ta­ción, co­men­zó a tra­ba­jar co­mo mo­de­lo de ro­pa de ba­ño. A pe­sar de ello, Ni­na en­con­tró un ines­pe­ra­do obs­tácu­lo en su ca­rre­ra: su ros­tro. Las ca­sas de mo­da in­gle­sas con­si­de­ra­ban que sus al­tos pó­mu­los y grue­sos la­bios le da­ban un ai­re ex­ce­si­va­men­te exó­ti­co pa­ra el gus­to bri­tá­ni­co.

Ni­na no se re­sig­nó. Con­tac­tó con va­rias ca­sas de mo­da fran­ce­sas, don­de creía que apre­cia­rían me­jor su be­lle­za, y al po­co tiem­po se tras­la­dó a la ca­pi­tal de la hau­te cou­tu­re: Pa­rís. Allí co­no­ció a Pierre Bal­main, el repu­tado mo­dis­to que en esos años ves­tía a es­tre­llas del ci­ne co­mo Mar­le­ne Die­trich, Kat­ha­ri­ne Hep­burn o Vi­vien Leigh, y a aris­tó­cra­tas co­mo la rei­na Si­ri­kit de Tai­lan­dia o Wa­llis Sim­pson, la du­que­sa de Wind­sor. Dyer se con­vir­tió pron­to en una de sus mo­de­los pre­di­lec­tas. Gra­cias a ello, en­tró en con­tac­to con la al­ta so­cie­dad pa­ri­si­na. En­se­gui­da la aco­gie­ron co­mo a uno de los su­yos. Ni­na cul­ti­va­ba una ima­gen de enig­má­ti­ca he­re­de­ra de las co­lo­nias que, jun­to a su sin­gu­lar atrac­ti­vo fí­si­co, su ca­rác­ter abier­to, su gus­to por el lu­jo y sus

ex­tra­va­gan­cias (su afi­ción a ba­ñar­se des­nu­da en el mar y sus pe­cu­lia­res mas­co­tas fue­ron la co­mi­di­lla de la pren­sa del co­ra­zón), re­sul­tó irre­sis­ti­ble pa­ra los círcu­los mun­da­nos de la épo­ca.

Uno de los pri­me­ros en que­dar cautivado por su fi­gu­ra fue Ni­co­lás Fran­co. El her­mano ma­yor del dic­ta­dor te­nía fa­ma de no se­guir muy al pie de la le­tra las con­sig­nas de or­den mo­ral que se di­fun­dían des­de su pa­tria. En 1950, mien­tras ve­ra­nea­ba en la Cos­ta Azul, se hi­zo pú­bli­ca su amis­tad con la mo­de­lo. En la con­tra­por­ta­da de la re­vis­ta ita­lia­na L’eu­ro­peo apa­re­cie­ron unas fo­tos en las que se po­día ver a Ni­co­lás en ba­ña­dor co­mién­do­se con los ojos a una

UNO DE LOS PRI­ME­ROS EN QUE­DAR CAUTIVADO POR SU FI­GU­RA FUE NI­CO­LÁS, EL HER­MANO MA­YOR DE FRAN­CO

ra­dian­te Ni­na ata­via­da con un su­ge­ren­te bi­ki­ni. El pie de fo­to de­cía así: “Pa­ra Fran­co n.º 2, la vi­da co­mien­za a los 50 años. El her­mano del de­fen­sor de la cris­tian­dad no pa­re­ce ser el de­fen­sor de la cas­ti­dad”. Las imá­ge­nes tam­bién apa­re­cie­ron en el Sun­day Pic­tu­res. La pu­bli­ca­ción bri­tá­ni­ca iro­ni­za­ba so­bre la in­ten­ción de Ni­co­lás de lle­var­se a la mo­de­lo a Es­pa­ña pa­ra ha­cer de ella “la pri­me­ra ve­det­te del país”, y so­bre el cam­bio de cos­tum­bres que ten­dría que adop­tar es­ta, “por­que en la Es­pa­ña de su her­mano Fran­cis­co nin­gu­na mu­jer pue­de ba­ñar­se con tan mí­ni­ma in­du­men­ta­ria”. Cuan­do el mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Mar­tín Ar­ta­jo, le en­se­ñó el “es­can­da­lo­so” re­por­ta­je al Ge­ne­ra­lí­si­mo, es­te se li­mi­tó a ha­cer una ob­ser­va­ción de ti­po ana­tó­mi­co: “Qué gor­do es­tá Ni­co­lás”.

La otra ba­ro­ne­sa Thys­sen

Pe­ro quien ver­da­de­ra­men­te per­dió la ca­be­za por Ni­na fue el ba­rón Hans Hein­rich von Thys­sen­bor­ne­mis­za. “Fue un au­tén­ti­co flechazo”, con­fe­só en sus me­mo­rias. La pa­re­ja se co­no­ció en Pa­rís en 1953. Hei­ni, co­mo le lla­ma­ban sus más alle­ga­dos, te­nía 32 años y era in­men­sa­men­te ri­co. Ha­bía he­re­da­do un im­pe­rio in­dus­trial for­ma­do por más de dos­cien­tas em­pre­sas.

Tam­bién era un hom­bre ca­sa­do y pa­dre de un hi­jo. Su mu­jer era la prin­ce­sa ale­ma­na Te­re­sa de Lip­pe. Eso no im­pi­dió que se de­ja­ra en­ga­tu­sar por su “sal­va­je” amante. “Sé que se di­jo de ella, cuan­do su­po que yo era el mul­ti­mi­llo­na­rio ba­rón Thys­sen, que de­ci­dió, sin más, se­du­cir­me. En aquel mo­men­to me hu­bie­ra da­do lo mis­mo. Ha­cer el amor con ella era ma­ra­vi­llo­so”. El ba­rón es­tu­vo un año cor­te­jan­do a Ni­na has­ta que en 1954 se di­vor­ció de su mu­jer y se ca­só con ella. Du­ran­te ese tiem­po, la mo­de­lo re­ci­bió va­rias mues­tras de amor del ba­rón: un ex­clu­si­vo abri­go de chin­chi­lla, dos co­ches de­por­ti­vos, jo­yas por va­lor de 400 mi­llo­nes de fran­cos y, co­mo re­ga­lo de San Va­len­tín, la is­la Pe­llew, en Ja­mai­ca, don­de Ni­na se cons­tru­yó una ca­sa y pa­sa­ba lar­gas tem­po­ra­das dis­fru­tan­do del mar. La bo­da se ce­le­bró en Cei­lán, que des­de 1948 era una re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te. Has­ta allí vo­la­ron en un avión De Ha­vi­lland Co­met de la com­pa­ñía Bri­tish Over­seas Air­ways Cor­po­ra­tion (BOAC), el pri­mer jet co­mer­cial de la his­to­ria (de ahí la ex­pre­sión jet set pa­ra re­fe­rir­se al ex­clu­si­vo gru­po de per­so­nas que se po­dían per­mi­tir via­jar en avión). Co­mo re­ga­lo de bo­da se lle­va­ron de vuel­ta a Pa­rís las men­cio­na­das pan­te­ras, que se unie­ron a los seis pe­rros que ya te­nía la pa­re­ja. Thys­sen re­cor­da­ría có­mo sa­ca­ban a los ani­ma­les a pa­sear por el Bois de Bou­log­ne ata­dos con co­lla­res de dia­man­tes y có­mo los lle­va­ban con­si­go a to­dos la­dos, in­clu­so a las sui­tes de los ho­te­les. “Mu­chas ve­ces [Ni­na] apa­re­cía en pú­bli­co con la es­pal­da, los hom­bros y los bra­zos lle­nos de ras­gu­ños. Una vez una ac­triz me pre­gun­tó si era cier­to que yo era un sá­di­co. La­men­té de­cep­cio­nar­la”. El ma­tri­mo­nio du­ró me­nos de dos años. Al pa­re­cer, Ni­na le era in­fiel. Le en­ga­ña­ba con un jo­ven as­pi­ran­te a ac­tor, Ch­ris­tian Mar­quand, de quien se ha­bía enamo­ra­do y al cual man­te­nía. Se­gún el ba­rón, in­clu­so le pro­pu­so “una unión de tres” con el amante. Thys­sen no so­lo se ne­gó, sino que aca­bó a pu­ñe­ta­zos con Mar­quand en un

NI­NA PRO­PU­SO AL BA­RÓN UNA UNIÓN DE TRES CON SU AMANTE, UN JO­VEN AS­PI­RAN­TE A AC­TOR AL QUE MAN­TE­NÍA

club noc­turno de Pa­rís. En 1956 lle­ga­ron a un acuer­do eco­nó­mi­co. La ba­ro­ne­sa de­ja­ría de ser­lo a cam­bio de medio mi­llón de li­bras, un cas­ti­llo en Fran­cia y un cua­dro del Gre­co. El ba­rón co­men­ta que, cuan­do le pre­sen­tó los pa­pe­les del di­vor­cio, Ni­na reac­cio­nó yén­do­se de com­pras. Se gas­tó 2,4 mi­llo­nes de fran­cos en la bou­ti­que de Ba­len­cia­ga. “Los días si­guien­tes se gas­tó cua­tro mi­llo­nes más en di­ver­sas bou­ti­ques. Fue pre­ci­sa­men­te Hu­bert de Gi­venchy quien me aler­tó de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do. Por otra par­te, ha­bía ad­qui­ri­do jo­yas por va­lor de un mi­llón de dó­la­res. De­ci­di­da­men­te, mi pa­cien­cia se ago­tó”.

¿Un prín­ci­pe azul?

Ni­na tam­po­co con­ti­nuó su re­la­ción con el ac­tor, quien ese año ad­qui­ri­ría no­to­rie­dad tras in­ter­pre­tar Y Dios creó a la mu­jer (1956), la pe­lí­cu­la que lan­zó al es­tre­lla­to a Bri­git­te Bar­dot. Pre­fi­rió a un prín­ci­pe:

Sa­drud­din Aga Khan. Aun­que na­ci­do en Pa­rís y de ma­dre fran­ce­sa, Sa­drud­din era hi­jo de Mahom­med Shah Aga Khan III, imán de los is­mae­li­tas (una de las co­rrien­tes del chiis­mo). Su fa­mi­lia pa­ter­na era de ori­gen per­sa, y fue cria­do en la re­li­gión y tra­di­ción is­lá­mi­cas. Por ello, cuan­do en 1957 el prín­ci­pe qui­so ha­cer de Ni­na una prin­ce­sa, es­ta tu­vo que con­ver­tir­se a su re­li­gión. Lo hi­zo con el nom­bre de “Shi­rin”, que sig­ni­fi­ca dul­zu­ra. Él, por su par­te, tu­vo que re­nun­ciar a la su­ce­sión, ya que de lo con­tra­rio no po­dría ca­sar­se con una mu­jer di­vor­cia­da. El tí­tu­lo de Aga Khan IV pa­só a su so­brino Ka­rim al­hus­say­ni, quien lo os­ten­ta en la ac­tua­li­dad.

La pa­re­ja se ca­só en agos­to de 1957 en el cas­ti­llo sui­zo de Be­lle­ri­ve. Co­mo ya ocu­rrió en su pri­mer ma­tri­mo­nio, las crónicas de so­cie­dad se hi­cie­ron eco de la vi­da de la gla­mu­ro­sa y acau­da­la­da pa­re­ja. Fue­ron muy co­men­ta­dos los re­ga­los con los que el prín­ci­pe aga­sa­jó a su be­gum: un Ja­guar de­por­ti­vo úl­ti­mo mo­de­lo, un fa­bu­lo­so co­llar de per­las negras, una ex­qui­si­ta co­lec­ción de jo­yas de Car­tier con for­ma de pan­te­ra... Pe­ro el ma­tri­mo­nio tam­po­co du­ró. Las lar­gas au­sen­cias de Sa­drud­din, que ha­bía co­men­za­do su la­bor en el Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (ACNUR), jun­to a su fa­ma de play­boy, ter­mi­na­ron rom­pien­do la pa­re­ja. Des­pués de es­tar dos años se­pa­ra­dos, se di­vor­cia­ron en 1962. Ni­na te­nía 32 años y una con­si­de­ra­ble for­tu­na per­so­nal, pe­ro era una mu­jer pro­fun­da­men­te in­fe­liz. Se ins­ta­ló en Pa­rís e in­ten­tó se­guir vin­cu­la­da al mun­do de la mo­da. Tam­bién se in­vo­lu­cró en la de­fen­sa de los ani­ma­les, fi­nan­cian­do a aso­cia­cio­nes de­di­ca­das a su cui­da­do. Pe­ro to­do fue en vano. Su úl­ti­mo fra­ca­so ma­tri­mo­nial y una po­si­ble in­fer­ti­li­dad le afec­ta­ron mu­cho emo­cio­nal­men­te. El ba­rón Thys­sen, con quien, pe­se a to­do, man­te­nía una bue­na re­la­ción, re­la­tó có­mo so­lía te­le­fo­near­le pa­ra con­tar­le lo an­gus­tia­da y de­pri­mi­da que se sen­tía. Lo hi­zo in­clu­so la no­che an­tes de su muer­te, el 3 de ju­lio de 1965. Pe­ro cuan­do a Hei­ni le die­ron el men­sa­je, ya era de­ma­sia­do tar­de: Ni­na se ha­bía sui­ci­da­do en su ca­sa de Pa­rís to­mán­do­se una so­bre­do­sis de pas­ti­llas pa­ra dor­mir.

NI­NA DYER en la Cos­ta Azul en agos­to de 1950, cuan­do se la vin­cu­la­ba con Ni­co­lás Fran­co.

NI­NA y el ba­rón Thys­sen en un bai­le en Mon­te­car­lo, 1954. A la dcha., bo­da con el prín­ci­pe Aga Khan en 1957.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.