Li­bros

Ri­chard Evans na­rra la his­to­ria eu­ro­pea en el si­glo xix

Historia y Vida - - SUMARIO - Joa­quín Ar­ma­da

— La lu­cha por el po­der.

— La gue­rra de la in­fan­te­ría...

— Mon­te Cas­sino.

— Eu­ro­pa en la Edad Me­dia.

— Diez días que sa­cu­die­ron... — Na­ga­sa­ki.

To­dos los si­glos tie­nen un año ce­ro, pe­ro no to­dos su­man cien años. El xix es el ejem­plo per­fec­to. Pa­ra Eric Hobs­bawm (1917-2012) –bri­tá­ni­co, ju­dío, idea­lis­ta y autor de una tri­lo­gía clá­si­ca so­bre la Eu­ro­pa de­ci­mo­nó­ni­ca–, es­te “si­glo lar­go” co­men­zó en el es­tío re­vo­lu­cio­na­rio de 1789 y aca­bó 125 años des­pués, en el ve­rano bé­li­co de 1914. En La lu­cha por el po­der, sir Ri­chard J. Evans –autor de otra re­co­no­ci­da tri­lo­gía so­bre el na­zis­mo– ade­lan­ta el ini­cio del xix a 1815 y lo ex­tien­de, co­mo Hobs­bawm, has­ta la Gran Gue­rra.

El si­glo de Evans, el si­glo de la he­ge­mo­nía de Eu­ro­pa, co­mien­za con la de­rro­ta de­fi­ni­ti­va de Na­po­león en Wa­ter­loo. La vic­to­ria de los im­pe­rios ab­so­lu­tis­tas fue tan ro­tun­da que, li­de­ra­dos por Met­ter­nich (el can­ci­ller aus­tría­co), re­tra­sa­ron el re­loj de la his­to­ria has­ta 1789, co­mo si la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa no hu­bie­ra ocu­rri­do. Des­pués del cor­so vol­vie­ron los no­bles con pe­lu­ca, la In­qui­si­ción y los monarcas que so­lo res­pon­dían an­te Dios, pe­ro era un ab­so­lu­tis­mo de car­tón pie­dra, in­via­ble en una so­cie­dad que la Re­vo­lu­ción In­dus­trial cam­bia­ba a un rit­mo ve­loz.

“El si­glo xix pue­de ser vis­to co­mo la era de la eman­ci­pa­ción por ex­ce­len­cia”, es­cri­be Evans en la in­tro­duc­ción de su re­la­to. Com­pa­ra­do con los si­glos pre­ce­den­tes y, so­bre to­do, con el si­guien­te, fue un si­glo de paz, de gue­rras cor­tas y re­vo­lu­cio­nes sin gui­llo­ti­na. La de 1830 y, so­bre to­do, las de 1848, que pu­sie­ron al Im­pe­rio aus­tro-

hún­ga­ro al fi­lo de la im­plo­sión. Fran­cis­co Jo­sé reinó otros 68 años. Más que su­fi­cien­te pa­ra ver có­mo el na­cio­na­lis­mo acen­tua­ba las di­vi­sio­nes en­tre los pue­blos de su he­te­ro­gé­neo im­pe­rio y pa­ra su­frir hu­mi­llan­tes de­rro­tas an­te pru­sia­nos y pia­mon­te­ses.

Nue­vas reali­da­des, nue­vas pa­la­bras

De las de­rro­tas aus­tría­cas na­cie­ron un nue­vo país, Ita­lia, y una nue­va po­ten­cia, Ale­ma­nia, que cam­bió pa­ra siem­pre el des­tino de Eu­ro­pa. Fue el ri­val que Reino Uni­do no te­nía des­de el fin de Na­po­león. La Ale­ma­nia de Bis­marck –no la de sus su­ce­so­res– no dis­pu­tó el con­trol de los ma­res a los bri­tá­ni­cos, pe­ro sí par­ti­ci­pó en la ca­rre­ra im­pe­ria­lis­ta pa­ra re­par­tir­se Áfri­ca con es­cua­dra y car­ta­bón. Evans lo cuen­ta muy bien en un en­sa­yo en el que la his­to­ria po­lí­ti­ca com­par­te pro­ta­go­nis­mo con la so­cial, la eco­nó­mi­ca y la cul­tu­ral. Ca­da ca­pí­tu­lo co­mien­za con la his­to­ria de un per­so­na­je: un sier­vo ru­so, una es­cri­to­ra re­vo­lu­cio­na­ria, un poe­ta hún­ga­ro... En to­tal, cua­tro hom­bres y cua­tro mu­je­res que nos acer­can a un si­glo don­de, se­gún Evans, tres fran­ce­ses –he­re­de­ros de la gran re­vo­lu­ción de 1789– crea­ron pa­la­bras sin las cua­les no en­ten­de­ría­mos nues­tro mun­do: so­li­da­ri­dad (Pierre Leroux), fe­mi­nis­mo (Char­les Fou­rier), co­mu­nis­mo (Étien­ne Ca­bet). Las re­fe­ren­cias a Es­pa­ña ja­lo­nan la obra, pe­ro to­das las lí­neas que Evans de­di­ca a nues­tro país ocu­pan unas po­cas pá­gi­nas en un vo­lu­men que su­pera las no­ve­cien­tas. Es un re­fle­jo del pa­pel mar­gi­nal de nues­tro país en la his­to­ria eu­ro­pea del si­glo xix. Las pa­la­bras de la nue­va reali­dad no fue­ron es­pa­ño­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.