LA RE­PÚ­BLI­CA ES FRÁ­GIL

La con­ti­nua­ción de la gue­rra y el des­man­te­la­mien­to del za­ris­mo por el Go­bierno Pro­vi­sio­nal de­jan in­sa­tis­fe­chos a mu­chos a iz­quier­da y de­re­cha. Se ave­ci­nan nue­vos con­flic­tos.

Historia y Vida - - DOSSIER -

El día ama­ne­ce frío y desa­pa­ci­ble. El jue­ves 23 de mar­zo, los ha­bi­tan­tes de Pe­tro­gra­do se reú­nen pa­ra ho­me­na­jear a los héroes de la re­vo­lu­ción. Ofi­cial­men­te, han muer­to 1.382 per­so­nas, la gran ma­yo­ría sol­da­dos. El Go­bierno Pro­vi­sio­nal ha pos­pues­to tres ve­ces la ce­re­mo­nia por te­mor a al­ter­ca­dos. Pe­ro obre­ros, sol­da­dos y bur­gue­ses van a de­mos­trar que aún es­tán uni­dos. Has­ta no­ve­cien­tas mil per­so­nas des­fi­lan por las ca­lles de la ca­pi­tal can­tan­ do La Mar­si­liu­za, la ver­sión ru­sa de La Mar­se­lle­sa. Seis re­flec­to­res de la Ar­ma­da ilu­mi­nan el Cam­po de Mar­te, don­de se en­tie­rran más de cien­to cin­cuen­ta ataú­des. “Fue un des­fi­le triun­fal de la re­vo­lu­ción y de las ma­sas que la ha­bían he­cho, mag­ní­fi­co y con­mo­ve­dor”, es­cri­be Suk­ha­nov. El Go­bierno Pro­vi­sio­nal ha prohi­bi­do que la Igle­sia –uno de los pi­la­res de la au­to­cra­cia zarista– par­ti­ci­pe en la ce­re­mo­nia. “Una co­mu­ni­dad, an­tes re­fre­na­da por la po­li­cía –es­cri­be el es­ta­dou­ni­den­se Isaac Mar­cos­ son, corresponsal del Sa­tur­day Eve­ning Post– y to­da­vía es­tre­me­ci­da por las in­jus­ti­cias in­ce­san­tes, man­tu­vo la paz sin ape­nas pre­sen­cia de las au­to­ri­da­des”. Im­pre­sio­na­do, Ha­rold Wi­lliams, fu­tu­ro edi­tor de The Ti­mes, es­cri­be: “Nin­gún zar re­ci­bió nun­ca unos fu­ne­ra­les co­mo aque­llos”. La Ru­sia que ce­le­bra a sus héroes re­vo­lu­cio­na­rios ha pa­sa­do en unas se­ma­nas de ser la au­to­cra­cia más re­pre­so­ra de Eu­ro­pa a con­ver­tir­se, en pa­la­bras de Orlando Fi­ges, en “el país más li­bre del mun­do”.

El Go­bierno Pro­vi­sio­nal que pre­si­de el prín­ci­pe Lvov ha de­cre­ta­do una am­nis­tía y ha apro­ba­do le­yes que ga­ran­ti­zan la li­ber­tad de reunión, de pren­sa, de ex­pre­sión... “Yo creo en el gran co­ra­zón del pue­blo ru­so, lleno co­mo es­tá de amor por su pró­ji­mo –de­cla­ra en su pri­me­ra en­tre­vis­ta el op­ti­mis­ta Lvov–, y es­toy con­ven­ci­do de que es la ba­se de nues­tra li­ber­tad, nues­tra jus­ti­cia y nues­tra ver­dad”. Tie­ne por de­lan­te una la­bor di­fi­ci­lí­si­ma. Pron­to, la uni­dad de­mos­tra­da en el fu­ne­ral se rom­pe. Ri­chard Pipes cul­pa a Lvov y sus mi­nis­tros de su fra­ca­so: “En su ce­lo por rea­li­zar to­do de otra ma­ne­ra, ha­cían re­suel­ta­men­te lo opues­to. [...] mos­tró mu­cho más ce­lo en la des­truc­ción del le­ga­do del pa­sa­do que en la cons­truc­ción de al­go que lo re­em­pla­za­ra”. Cam­pe­si­nos y obre­ros no desean una re­for­ma, sino una re­vo­lu­ción so­cial. Y son sus asam­bleas las que tie­nen el po­der. “Se pue­de afir­mar con fran­que­za que el Go­bierno Pro­vi­sio­nal exis­te so­lo en la me­di­da en que se lo per­mi­te el Sóviet”, re­co­no­ce Alek­sandr Guch­kov, el nue­vo mi­nis­tro de la Gue­rra (sí, el mis­mo al que la za­ri­na que­ría ahor­car).

¿Gue­rra + re­vo­lu­ción?

So­lo hay una co­sa en la que el Go­bierno Pro­vi­sio­nal es­tá de acuer­do con el zar: la gue­rra con­tra Ale­ma­nia. “Mi que­ri­do Knox, pue­des es­tar tran­qui­lo –es­cri­be Mi­jaíl Rod­zian­ko, mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res–, Ru­sia es un gran país, que pue­de par­ti­ci­par en una gue­rra y ges­tio­nar una re­vo­lu­ción al mis­mo tiem­po”. El agre­ga­do mi­li­tar bri­tá­ni­co lo du­da. Sa­be que ca­da día cien­tos, mi­les de sol­da­dos de­jan el fren­te. ¿Cuán­tos han de­ser­ta­do has­ta abril? Im­po­si­ble sa­ber­lo con cer­te­za, pe­ro Knox tie­ne in­for­mes que ele­van la ci­fra has­ta un mi­llón.

Si es di­fí­cil man­te­ner la se­gu­ri­dad en las ciu­da­des, en el cam­po es im­po­si­ble. Ban­das de de­ser­to­res y cam­pe­si­nos asal­tan ha­cien­das y ase­si­nan a sus due­ños. En Pe­tro­ gra­do, Gor­ki pre­sen­cia el lin­cha­mien­to “de­mo­crá­ti­co” de un la­drón. “La mul­ti­tud que ha­bía allí in­me­dia­ta­men­te le apa­leó y so­me­tió una cues­tión a vo­ta­ción: ¿con qué muer­te se de­be cas­ti­gar al la­drón, aho­gán­do­le o ma­tán­do­le de un ti­ro? Op­ta­ron por aho­gar­le, y lo lan­za­ron al agua he­la­da. Pe­ro con gran di­fi­cul­tad pu­do sa­lir y arras­trar­se has­ta la ori­lla; en­ton­ces, al­guien se le acer­có y lo ma­tó de un ti­ro [...]. Es­tos son nues­tros hi­jos, los fu­tu­ros cons­truc­to­res de nues­tra vi­da”. El 7 de ju­lio, el prín­ci­pe Lvov, ago­ta­do, di­mi­te. Le sus­ti­tu­ye Alek­sandr Ké­rensky. “Es el úni­co hom­bre al que po­dría­mos re­cu­rrir pa­ra man­te­ner a Ru­sia en la gue­rra”, opi­na sir Geor­ge Wi­lliam Bu­cha­nan, el em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co. Gran Bre­ta­ña y Fran­cia lle­van me­ses pre­sio­nan­do al Go­bierno Pro­vi­sio­nal pa­ra que ata­que a los ale­ma­nes. “Cuan­to más rá­pi­do lan­ce­mos a nues­tras tro­pas a la ac­ción, an­tes se en­fria­rá su pa­sión po­lí­ti­ca”, opi­na el ge­ne­ral Bru­sí­lov, a quien Ké­rensky ha con­fia­do el man­do del Ejér­ci­to. Pe­se al en­tu­sias­mo de Bru­sí­lov, la ofen­si­va es un fias­co. En Pe­tro­gra­do, Le­nin apro­ve­cha el de­sen­can­to de los sol­da­dos pa­ra in­ten­tar to­mar el po­der, pe­ro, tras unos días de in­cer­ti­dum­bre, Ké­rensky aplas­ta el gol­pe. El lí­der bol­che­vi­que es­ca­pa en un tren a Fin­lan­dia dis­fra­za­do de fo­go­ne­ro. De­cep­cio­na­do por el fra­ca­so de la ofen­si­va, Ké­rensky nom­bra al ge­ne­ral Lavr Kor­ní­lov su­ce­sor de Bru­sí­lov. La de­re­cha lo ve co­mo el hé­roe que pue­de di­ri­gir la con­tra­rre­vo­lu­ción. A fi­na­les de agos­to, Kor­ní­lov se su­ble­va. “¿Hu­bo un complot Kor­ní­lov? –se pre­gun­ta Pipes–. Ca­si con se­gu­ri­dad no”. El ex­tra­ño gol­pe de Kor­ní­lov se frus­tra. Si Ké­rensky lo usa pa­ra con­so­li­dar­se, el re­sul­ta­do es el con­tra­rio. “Ha­bía ob­te­ni­do po­de­res dic­ta­to­ria­les –es­cri­be Fi­ges–, pe­ro ha­bía per­di­do to­da au­to­ri­dad real”. No re­sis­ti­rá un ter­cer ata­que.

¿CUÁN­TOS SOL­DA­DOS RU­SOS HAN DE­SER­TA­DO YA? LOS IN­FOR­MES DE LOS BRI­TÁ­NI­COS ELE­VAN LA CI­FRA A UN MI­LLÓN

KOR­NÍ­LOV ins­pec­cio­na a sus tro­pas, 1917. En la pág. an­te­rior, Ké­rensky, je­fe del go­bierno ru­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.