IN­VI­SI­BLES EN UNA CIU­DAD IN­VI­SI­BLE

Cró­ni­ca de la su­per­vi­ven­cia en Na­ga­sa­ki des­de el bom­bar­deo has­ta hoy

Historia y Vida - - LIBROS - Em­par Re­vert

Por ex­tra­ño que pa­rez­ca, no se ha­bía pu­bli­ca­do has­ta aho­ra un li­bro so­bre lo vi­vi­do en la se­gun­da ciu­dad ja­po­ne­sa ob­je­to de un bom­bar­deo ató­mi­co. Con Hi­ros­hi­ma –gol­pea­da tres días an­tes, el 6 de agos­to de 1945– co­mo em­ble­ma del ata­que, Na­ga­sa­ki siem­pre ha que­da­do de al­gún mo­do en se­gun­do plano. Tam­po­co se ha­bían di­vul­ga­do am­plia­men­te los efec­tos a lar­go pla­zo del bom­bar­deo. La nor­te­ame­ri­ca­na Su­san Southard ha de­di­ca­do ocho años a do­cu­men­tar­se y en­tre­vis­tar a su­per­vi­vien­tes, his­to­ria­do­res, mé­di­cos, psi­có­lo­gos y otros ex­per­tos pa­ra ave­ri­guar su im­pac­to en ellos y su círcu­lo a lo lar­go de más de se­ten­ta años. El re­sul­ta­do, Pre­mio Li­te­ra­rio de la Paz de 2016, re­tra­ta un fe­nó­meno co­lec­ti­vo a tra­vés, so­bre to­do, de lo con­ta­do por cin­co su­per­vi­vien­tes, en­ton­ces ado­les­cen­tes, si­tua­dos a dis­tin­ta dis­tan­cia del hi­po­cen­tro el día fa­tí­di­co. El cal­va­rio de los hi­ba­kus­ha (afec­ta­dos por la bom­ba ató­mi­ca) fue mu­cho más allá de las he­ri­das in­me­dia­tas. En la ma­yo­ría de los ca­sos que­da­ron se­cue­las y do­lo­res fí­si­cos de por vi­da, así co­mo una ma­yor pro­pen­sión a pa­de­cer de­ter­mi­na­das en­fer­me- da­des. En el plano psi­co­ló­gi­co, los trau­mas pa­ra los su­per­vi­vien­tes eran aplas­tan­tes. La pér­di­da de fa­mi­lia­res y ami­gos muer­tos en el ata­que, pe­sa­di­llas re­cu­rren­tes, sen­ti­mien­to de cul­pa, mie­do a en­fer­mar. Aque­llos con ci­ca­tri­ces vi­si­bles car­ga­ban con el tor­men­to de su as­pec­to y la ver­güen­za de sa­ber­se ob­ser­va­dos. Ha­bía se­rios pro­ble­mas a la ho­ra de en­con­trar tra­ba­jo (las em­pre­sas te­mían ver­se afec­ta­das por los pro­ble­mas de sa­lud de sus em­plea­dos), di­fi­cul­ta­des en ser acep­ta­dos pa­ra ca­sar­se y te­rror a trans­mi­tir mal­for­ma­cio­nes o pa­to­lo­gías a sus hi­jos. La ma­yo­ría ocul­ta­ron su con­di­ción pa­ra no ser mar­gi­na­dos.

Cam­pa­ña de si­len­cio

Southard ex­pli­ca bien los mo­ti­vos del ge­ne­ra­li­za­do des­co­no­ci­mien­to so­bre lo ex­pe­ri­men­ta­do por es­tas per­so­nas, em­pe­zan­do por el sis­te­má­ti­co des­men­ti­do o mi­ni­mi­za­ción de lo ocu­rri­do por par­te del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se. Las au­to­ri­da­des de ocu­pa­ción, de­ci­di­das a evi­tar que el bom­bar­deo se con­vir­tie­ra en un ar­ma arro­ja­di­za con­tra Was­hing­ton, es­ta­ble­cie­ron una her­mé­ti­ca cen­su­ra in­for­ma­ti­va (tam­bién en EE. UU.) que di­fi­cul­tó el tra­ba­jo de los mé­di­cos, que no sa­bían a qué se en­fren­ta­ban, y la lu­cha de los en­fer­mos, que no sa­bían qué les es­ta­ba ocu­rrien­do. La ne­ga­ción lle­gó al pa­ro­xis­mo. An­te al­gu­nas in­for­ma­cio­nes fil­tra­das, el ge­ne­ral Les­lie Gro­ves, di­rec­tor del Pro­yec­to Man­hat­tan, de­cla­ró a fi­na­les de 1946 an­te el Se­na­do que la muer­te por ex­po­si­ción a al­tas do­sis de ra­dia­ción no pro­vo­ca un “es­pe­cial su­fri­mien­to” y es “una for­ma muy agra­da­ble de mo­rir”. De­cir que es to­do lo con­tra­rio se que­da cor­to. Vein­ti­cin­co años ten­drían que pa­sar pa­ra que EE. UU. em­pe­za­se a fa­ci­li­tar el ac­ce­so a los es­tu­dios y el ma­te­rial que po­seía so­bre los efec­tos de la bom­ba. Aun así, los nor­te­ame­ri­ca­nos hi­cie­ron un gran tra­ba­jo de des­in­for­ma­ción: se­gún una en­cues­ta de 1995, uno de ca­da cua­tro es­ta­dou­ni­den­ses no sa­bía que su país ha­bía lan­za­do bom­bas ató­mi­cas con­tra Ja­pón.

El mo­men­to de ha­blar

La am­plia­ción del club nu­clear y el na­ci­mien­to de la bom­ba de hi­dró­geno in­dig­na­ron a los hi­ba­kus­ha. Al­gu­nos sin­tie­ron la ne­ce­si­dad de rom­per su si­len­cio y con­tar por lo que es­ta­ban pa­san­do. El ac­ti­vis­mo an­ti­nu­clear da­ría sen­ti­do a la vi­da de mu­chos de ellos. Tam­bién la lu­cha pa­ra que el go­bierno ja­po­nés con­tri­bu­ye­se eco­nó­mi­ca­men­te al tra­ta­mien­to de los en­fer­mos, al­go que so­lo se con­si­guió con di­fi­cul­tad y con re­sul­ta­dos par­cia­les.

El li­bro de Southard ilu­mi­na la com­ple­ji­dad de los efec­tos del ata­que y re­fle­ja el de­ba­te que to­da­vía ge­ne­ra en EE. UU. su va­lo­ra­ción. Per­tur­ba­dor, sin caer en ex­ce­sos de dra­ma­tis­mo, Na­ga­sa­ki des­ta­pa un su­fri­mien­to que se ha pa­sa­do in­jus­ta­men­te por al­to en Oc­ci­den­te du­ran­te dé­ca­das. En pa­la­bras de uno de los su­per­vi­vien­tes, “la ba­se de la paz es que la gen­te en­tien­da el do­lor de los de­más”.

LA CIU­DAD de Na­ga­sa­ki en rui­nas tras la ex­plo­sión de la bom­ba ató­mi­ca el 9 de agos­to de 1945.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.