LA GRAN IN­CÓG­NI­TA

Historia y Vida - - EDITORIAL -

Es uno de los pun­tos más es­pi­no­sos de la bio­gra­fía de Fe­li­pe II, el que sus apo­lo­gis­tas desea­rían si­len­ciar o, en to­do ca­so, pre­sen­tar co­mo un cri­men tra­ma­do por su se­cre­ta­rio, An­to­nio Pérez, el mis­mo que, tiem­po des­pués, plas­ma­ría en sus Re­la­cio­nes al­gu­nas de las crí­ti­cas que con­tri­bui­rían a ali­men­tar la le­yen­da ne­gra del mo­nar­ca. So­bre el ase­si­na­to de Juan de Es­co­be­do, mano de­re­cha de Juan de Aus­tria, pla­nea la sos­pe­cha del co­no­ci­mien­to real. Pe­ro si­gue la du­da acer­ca de su au­to­ri­za­ción. ¿Pu­do con­sen­tir­lo Fe­li­pe II, mo­vi­do por las ca­lum­nias que Pérez ver­tió so­bre la leal­tad de su her­ma­nas­tro? ¿In­flu­yó en ello el pa­pel que en es­tas in­tri­gas desem­pe­ña­ba Es­co­be­do? ¿Era es­te un per­so­na­je mo­les­to pa­ra Pérez por ha­ber des­cu­bier­to su re­la­ción amo­ro­sa con la prin­ce­sa de Ébo­li, pre­sun­ta aman­te tam­bién del rey?

En aquel es­ce­na­rio de pa­sio­nes, in­tri­gas y con­ju­ras po­lí­ti­cas, en el que las fac­cio­nes no­bi­lia­rias se en­fren­ta­ban por con­se­guir el fa­vor de Fe­li­pe II, la en­fer­mi­za des­con­fian­za de es­te y la am­bi­ción de An­to­nio Pérez, “el hom­bre que sa­bía de­ma­sia­do”, pro­pi­cia­ron una de las cri­sis más pro­fun­das del rei­na­do. El efi­cien­te se­cre­ta­rio se tor­nó en un ele­men­to des­es­ta­bi­li­za­dor cuan­do de­jó de con­tar con el am­pa­ro del mo­nar­ca. No fue de mo­do in­me­dia­to, tras la muer­te de Es­co­be­do. Pe­ro, una vez con­de­na­do, Pérez se fu­gó a Ara­gón pa­ra in­ten­tar be­ne­fi­ciar­se de sus fue­ros. En su hui­da pro­vo­có una gra­ve re­be­lión con­tra la Co­ro­na y ter­mi­nó unién­do­se a los enemi­gos de la mo­nar­quía his­pá­ni­ca.

No obs­tan­te, la ma­yor con­tro­ver­sia que pro­vo­ca su fi­gu­ra re­si­de en la cam­pa­ña de des­cré­di­to que te­jió con­tra el com­por­ta­mien­to ab­so­lu­tis­ta del rey, el mis­mo del que ha­bía si­do hom­bre de con­fian­za y pie­za im­por­tan­te en la ges­tión del in­men­so po­der que os­ten­ta­ba. La muer­te de Es­co­be­do, pues, abrió una ca­ja de Pan­do­ra en el rei­na­do de Fe­li­pe II. Sin mi­ni­mi­zar su con­di­ción de in­tri­gan­te e in­to­xi­ca­dor, An­to­nio Pérez re­ve­ló con lu­ci­dez en sus es­cri­tos bue­na par­te de los ma­les que afec­ta­ban a la mo­nar­quía del “Rey Pru­den­te”.

Isa­bel Mar­ga­rit, directora

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.