Pri­me­ra pla­na

CHINA-ES­PA­ÑA

Historia y Vida - - SUMARIO - G. To­ca Rey,

Se cum­plen 45 años del res­ta­ble­ci­mien­to de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas. pe­rio­dis­ta.

Ha si­do un via­je lleno de sor­pre­sas. China y Es­pa­ña em­pe­za­ron el sin­gu­lar bai­le de sus re­la­cio­nes con la ben­di­ción de dos lí­de­res ab­so­lu­ta­men­te in­com­pa­ti­bles (Fran­co y Mao); fue el go­bierno del PSOE de Fe­li­pe Gon­zá­lez, con una de­mo­cra­cia re­cién es­tre­na­da, el que apo­yó al ré­gi­men chino tras la re­pre­sión de los de­mó­cra­tas en Tia­nan­mén; y fue, por fin, el pre­si­den­te es­pa­ñol que más ha de­fen­di­do la uni­po­la­ri­dad es­ta­dou­ni­den­se, Jo­sé Ma­ría Aznar, el pri­me­ro que fo­men­tó sis­te­má­ti­ca­men­te las re­la­cio­nes con China por­que pre­veía un mun­do mul­ti­po­lar. El gi­gan­te asiá­ti­co se ha con­ver­ti­do en una de las es­ca­sas lí­neas de con­ti­nui­dad que han com­par­ti­do to­dos los go­bier­nos es­pa­ño­les en su po­lí­ti­ca ex­te­rior des­de los años se­ten­ta. Cuan­do Gre­go­rio Ló­pez-bra­vo lle­gó al Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res en 1969, te­nía cla­ra su mi­sión. Es­pa­ña de­bía in­te­grar­se ca­da vez más en el blo­que oc­ci­den­tal y abrir­se al res­to del mun­do, in­clui­dos los paí­ses so­cia­lis­tas, la Unión So­vié­ti­ca y China. Aun­que el pre­si­den­te del go­bierno, Luis Ca­rre­ro Blan­co, es­ta­ba en con­tra de cual­quier acer­ca­mien­to a los “ro­jos”, Fran­co dio su ben­di­ción.

Pero an­tes de lan­zar­se a una ne­go­cia­ción con Pe­kín en con­tra de los de­seos de Ca­rre­ro y sus po­de­ro­sos alia­dos en el ré­gi­men, Ló­pez-bra­vo ne­ce­si­ta­ba ver que Es­ta­dos Uni­dos y las prin­ci­pa­les po­ten­cias de­mo­crá­ti­cas eu­ro­peas es­ta­ble­cían re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con China o ca­mi­na­ban cla­ra­men­te en esa di­rec­ción. Tam­bién era fun­da­men­tal ce­rrar, por fin, un acuer­do im­por­tan­te con la Unión So­vié­ti­ca, con la que man­tu­vie­ron con­tac­tos for­ma­les des­de la aper­tu­ra de su de­le­ga­ción ofi­cio­sa en Ma­drid en 1969. Creían que, an­te las evi­den­tes ten­sio­nes en­tre Pe­kín y Mos­cú, cual­quier ne­go­cia­ción de en­ver­ga­du­ra con China im­pe­di­ría o re­tra­sa­ría las con­ver­sa­cio­nes con Mos­cú. En 1972, to­do eso se ha­bía re­suel­to. Es­ta­dos Uni­dos ha­bía acep­ta­do que la China maoís­ta ocu­pa­se un si­llón en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de Na­cio­nes Uni­das en de­tri­men­to de Tai­wán, y Ri­chard Ni­xon ha­bía vi­si­ta­do a Mao en Pe­kín. En pa­ra­le­lo, Fran­cia, Ita­lia, Reino Uni­do y Ale­ma­nia Oc­ci­den­tal ha­bían abier­to sus pri­me­ras em­ba­ja­das en la ca­pi­tal del gi­gan­te asiá­ti­co, en un len­to go­teo, du­ran­te los ocho años an­te­rio­res. Por úl­ti­mo, Es­pa­ña y la Unión So­vié­ti­ca ha­bían con­se­gui­do fir­mar un acuer­do de co­mer­cio ex­te­rior que es­ta­ble­cía mi­sio­nes co­mer­cia­les ofi­cia­les y per­ma­nen­tes en las ca­pi­ta­les res­pec­ti­vas. A fi­na­les de 1972, des­pués de al­gu­nos ges­tos di­plo­má­ti­cos de sim­pa­tía con el gi­gan­te asiá­ti­co, Gre­go­rio Ló­pez-bra­vo pu­so en mar­cha las ne­go­cia­cio­nes se­cre­tas con China en París. Los fran­quis­tas tu­vie­ron que re­nun­ciar al re­co­no­ci­mien­to di­plo­má­ti­co de Tai­wán, un vie­jo alia­do ideo­ló­gi­co, pero el acuer­do ape­nas tar­dó unos me­ses en al­can­zar­se. Ca­rre­ro Blan­co fue in­for­ma­do, por pri­me­ra vez, en el Con­se­jo de Mi­nis­tros del 12 de mar­zo de 1973, po­cas ho­ras des­pués de que el pac­to se hu­bie­ra fir­ma­do en París. Ló­pez-bra­vo, que ha­bía cum­pli­do su mi­sión, fue re­le­va­do por Ca­rre­ro so­lo tres me­ses más tar­de.

En de­mo­cra­cia

Las re­la­cio­nes en­tre Pe­kín y Ma­drid ape­nas tu­vie­ron con­te­ni­do has­ta que los re­yes es­pa­ño­les vi­si­ta­ron la ca­pi­tal del gi­gan­te asiá­ti­co en 1978, y Fe­li­pe Gon­zá­lez, ya co­mo pre­si­den­te del Go­bierno, los si­guió en 1985. La vi­si­ta re­gia fue, so­bre to­do, una opor­tu­ni­dad pa­ra pre­sen­tar, en Pe­kín y en otras mu­chas gran­des ca­pi­ta­les mun­dia­les, la re­cién es­tre­na­da de­mo­cra­cia española, que ya po­día pre­su­mir de ha­ber ce­le­bra­do sus pri­me­ras elec­cio­nes. La de Fe­li­pe Gon­zá­lez fue muy dis­tin­ta. En sep­tiem­bre de 1985, Es­pa­ña aca­ba­ba de fir­mar el acuer­do por el que en­tra­ría en la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea (CEE) en enero del año si­guien­te. Eso no so­lo la

CA­RRE­RO BLAN­CO ES­TA­BA EN CON­TRA DEL ACER­CA­MIEN­TO A LOS “RO­JOS”, PERO FRAN­CO DIO SU BEN­DI­CIÓN

con­ver­tía en un so­cio co­mer­cial in­tere­san­te, sino tam­bién en un ami­go in­flu­yen­te. Deng Xiao­ping ya ha­bía con­so­li­da­do su po­der en China y, des­de 1979, ha­bía ini­cia­do una ba­te­ría de re­for­mas orien­ta­das a li­be­ra­li­zar gra­dual­men­te el mer­ca­do na­cio­nal y a atraer in­ver­sión ex­tran­je­ra. Fe­li­pe Gon­zá­lez que­ría im­pul­sar la pre­sen­cia de las em­pre­sas es­pa­ño­las en el gi­gan­te asiá­ti­co, li­de­ra­das por las in­dus­tria­les y las de in­ge­nie­ría, y el gi­gan­te es­ta­ba más dis­pues­to que nun­ca a es­cu­char. Por eso, en los tres años si­guien­tes a la vi­si­ta, Es­pa­ña em­pe­zó a sub­ven­cio­nar ope­ra­cio­nes em­pre­sa­ria­les en China con fon­dos de ayu­da al de­sa­rro­llo y abrió la pri­me­ra lí­nea de fi­nan­cia­ción pa­ra pe­que­ños y me­dia­nos pro­yec­tos, y Téc­ni­cas Reuni­das, con­tra­tis­ta en el sec­tor del pe­tró­leo y el gas, fir­mó la pri­me­ra ope­ra­ción de gran­des di­men­sio­nes de una em­pre­sa española en el país. En­ton­ces lle­gó la ma­sa­cre de Tia­nan­mén. En ju­lio de 1989, una se­ma­na des­pués de que Es­pa­ña en­tre­ga­se el tes­ti­go de la pre­si­den­cia de la CEE a Fran­cia, las re­vuel­tas es­tu­dian­ti­les pro­de­mo­cra­cia en Pe­kín –y, en me­nor me­di­da, en otras po­bla­cio­nes– fue­ron aplas­ta­das sin con­tem­pla­cio­nes por el ejér­ci­to chino en una re­pre­sión que se sal­dó con cien­tos de muer­tos. Fe­li­pe Gon­zá­lez, el lí­der que en­car­na­ba pa­ra mu­chos es­pa­ño­les la su­pera­ción de­fi­ni­ti­va de un ré­gi­men fran­quis­ta que ha­bía ba­rri­do a los di­si­den­tes po­lí­ti­cos, fue el mis­mo que, en 1989, se ne­gó a sus­pen­der la in­ci­pien­te coope­ra­ción eco­nó­mi­ca de Es­pa­ña con un ré­gi­men, el de Deng Xiao­ping, que aca­ba­ba de arro­llar con tan­ques y fu­si­les de asal­to a la di­si­den­cia de­mó­cra­ta. En no­viem­bre de 1990, un mes des­pués

LAS AU­TO­RI­DA­DES CO­MU­NIS­TAS EN PE­KÍN EM­PE­ZA­RON A HA­BLAR DE ES­PA­ÑA CO­MO “EL ME­JOR AMI­GO DE CHINA”

de que el blo­que eu­ro­peo le­van­ta­se par­te de las san­cio­nes que se im­pu­sie­ron a China, el mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res es­pa­ñol, Francisco Fer­nán­dez Or­dó­ñez, se con­vir­tió en la pri­me­ra au­to­ri­dad oc­ci­den­tal que vi­si­tó Pe­kín tras la ma­sa­cre.

¿Qué es lo que ha­bía mo­ti­va­do una de­ci­sión tan di­fí­cil de en­ten­der que, ade­más, ha­bía tro­pe­za­do con la opo­si­ción fron­tal de los alia­dos eu­ro­peos y de Es­ta­dos Uni­dos? El go­bierno so­cia­lis­ta ar­gu­yó que el de­bi­li­ta­mien­to o la caí­da de Deng no de­ri­va­ría en de­mo­cra­cia, sino en la vuel­ta de China a la épo­ca más os­cu­ra y ais­la­cio­nis­ta del maoís­mo. Ha­bía que de­jar­le a Deng una puer­ta abier­ta pa­ra que con­ti­nua­se con las re­for­mas li­be­ra­li­za­do­ras. San­cio­nes por Tia­nan­mén, sí, pero más le­ves y con un bi­lle­te de vuel­ta a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Las in­ver­sio­nes es­pa­ño­las en el gi­gan­te asiá­ti­co, muy de­pen­dien­tes de las ayu­das pú­bli­cas, se mul­ti­pli­ca­ron por cua­tro en 1990. Las au­to­ri­da­des co­mu­nis­tas em­pe­za­ron a ha­blar de Es­pa­ña co­mo “el me­jor ami­go de China”.

Ten­go un plan

A pe­sar de eso, pa­sa­ron ca­si diez años an­tes de que un pre­si­den­te es­pa­ñol pro­cla­ma­se “la ma­yor pre­sen­cia y pro­yec­ción en to­dos los ám­bi­tos en la cuen­ca asiá­ti­ca del Pa­cí­fi­co” co­mo “uno de los ob­je­ti­vos” de su po­lí­ti­ca ex­te­rior. Fue Jo­sé Ma­ría Aznar, en el dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra el 26 de abril de 2000. A fi­na­les de ju­nio de ese mis­mo año, tras un via­je ofi­cial a China, en­car­gó la ela­bo­ra­ción de una es­tra­te­gia bi­a­nual pa­ra apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des de la re­gión. Po­cos me­ses des­pués se pre­sen­tó el Plan Mar­co Asia­pa­cí­fi­co (PMAP). La mo­ti­va­ción del plan, se­gún di­jo el mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res Jo­sep Pi­qué en su pre­sen­ta­ción, era que Es­pa­ña de­bía te­ner una pre­sen­cia ver­da­de­ra­men­te glo­bal mien­tras se pre­pa­ra­ba pa­ra un es­ce­na­rio mul­ti­po­lar. El PMAP se con­vir­tió, con el pa­so del tiem­po, y pe­se a no con­tar ape­nas con fi­nan­cia­ción y ob­je­ti­vos con­cre­tos has­ta 2005, en la ven­ta­na de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les en­tre Es­pa­ña, Asia en ge­ne­ral y, por su­pues­to, China. Fue un pun­to de in­fle­xión de­fi­ni­ti­vo. Des­de 2000 has­ta 2012, el mo­men­to en el que se sus­pen­dió fi­nal­men­te, las edi­cio­nes su­ce­si­vas del plan sir­vie­ron pa­ra abrir un es­pa­cio pe­que­ño pero es­ta­ble pa­ra China en las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas y cul­tu­ra­les de go­bier­nos de to­do signo po­lí­ti­co. Es­pa­ña se acer­có al gi­gan­te asiá­ti­co has­ta el pun­to de fir­mar con él en 2005 un acuer­do de aso­cia­ción es­tra­té­gi­ca. Esa apro­xi­ma­ción pro­vo­có si­tua­cio­nes sor­pren­den­tes. Por ejem­plo, en el Con­se­jo Eu­ro­peo de 2003, Jo­sé Ma­ría Aznar vo­tó, en con­tra de los de­seos de Geor­ge W. Bush, a fa­vor del fi­nal de las san­cio­nes que to­da­vía pe­sa­ban so­bre China des­de Tia­nan­mén (esen­cial­men­te, el em­bar­go de ar­mas y de tec­no­lo­gías que po­dían uti­li­zar­se pa­ra fa­bri­car­las). Sie­te años des­pués, coin­ci­dien­do con el es­ta­lli­do del con­flic­to di­plo­má­ti­co que im­pli­có la in­ves­ti­ga­ción de la Au­dien­cia Na­cio­nal de la re­pre­sión china en el Tí­bet, el eje­cu­ti­vo de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro apro­ve­chó la pre­si­den­cia eu­ro­pea e in­ten­tó, con la opo­si­ción fron­tal de Ba­rack Oba­ma, que la UE vo­ta­se de nue­vo la re­ti­ra­da del em­bar­go. Es­pa­ña y China han pa­sa­do, en es­tos 45 años, de ser una ex­tra­ña pa­re­ja a con­ver­tir­se en un ma­tri­mo­nio es­ta­ble de in­tere­ses com­par­ti­dos (so­bre to­do, eco­nó­mi­cos, por par­te de Es­pa­ña, y po­lí­ti­cos, por par­te de China). Un ma­tri­mo­nio que no se ha vis­to ame­na­za­do ni por la re­pre­sión de Tia­nan­mén o el Tí­bet, ni por los enor­mes cam­bios que han su­fri­do am­bos paí­ses ni por el te­mor de Es­ta­dos Uni­dos al as­cen­so de su nue­vo ri­val. Y así, des­de 1973, han he­cho ca­mino al andar.

AZNAR Y ZA­PA­TE­RO VO­TA­RON CON­TRA LOS DE­SEOS DE BUSH Y OBA­MA DE APLI­CAR SAN­CIO­NES A CHINA

GRE­GO­RIO Ló­pez-bra­vo. A la izq­da., reini­cio de las re­la­cio­nes en­tre China y Es­pa­ña en 1973.

PRO­TES­TAS en Tia­nan­mén, 1989. A la dcha., Jo­sé Ma­ría Aznar y Ana Bo­te­lla en la Ciu­dad Prohi­bi­da, 2000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.