En el fo­co

VIC­TO­RIA KENT

Historia y Vida - - SUMARIO - FRANCISCO MAR­TÍ­NEZ HO­YOS, DOC­TOR EN HIS­TO­RIA

¿Por qué una fe­mi­nis­ta se opu­so al vo­to fe­me­nino en los co­mien­zos de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca?

F. Mar­tí­nez Ho­yos, doc­tor en His­to­ria.

La pren­sa apro­ve­chó pa­ra lan­zar sus más afi­la­das iro­nías. En el Con­gre­so de los Dipu­tados so­lo dos mu­je­res ocu­pa­ban un es­ca­ño en oc­tu­bre de 1931, pero no es­ta­ban de acuer­do en el de­ba­te cru­cial so­bre la im­plan­ta­ción del vo­to fe­me­nino. Si es­ta dis­cre­pan­cia se pro­du­cía con tan po­cas, ¿có­mo iba a ser po­si­ble que to­das se pu­sie­ran de acuer­do?

Una, Vic­to­ria Kent (1898-1987), del Par­ti­do Ra­di­cal-so­cia­lis­ta, abo­ga­ba por apla­zar el cam­bio. Creía que no era el mo­men­to opor­tuno y de­cla­ró en el he­mi­ci­clo que re­nun­cia­ba, por el mo­men­to, a su ideal. ¿A qué se de­bía es­ta pa­ra­do­ja por par­te de una lu­cha­do­ra fe­mi­nis­ta? La mis­ma per­so­na que la­men­ta­ba el es­ca­so pro­ta­go­nis­mo de las mu­je­res en la vi­da pú­bli­ca, la mis­ma po­lí­ti­ca que de­plo­ra­ba el ma­chis­mo de la cul­tu­ra im­pe­ran­te, se ne­ga­ba a la con­ce­sión a sus con­gé­ne­res de un de­re­cho fun­da­men­tal.

En esos mo­men­tos, la Cá­ma­ra dis­cu­tía lo que iba a ser el ar­tícu­lo 36 de la Cons­ti­tu­ción, por el que se re­co­no­ce­ría el su­fra­gio a las es­pa­ño­las. Pa­ra Kent, esa me­di­da iba a pro­vo­car un desas­tre. Por­que, en su opi­nión, las mu­je­res se ha­lla­ban ba­jo el do­mi­nio del cle­ro. Por tan­to, vo­ta­rían en ma­sa a las fuer­zas con­ser­va­do­ras, de for­ma que se­ría im­po­si­ble desa­rro­llar las re­for­mas pro­gre­sis­tas que ne­ce­si­ta­ba el país. Ha­bía que es­pe­rar a que la Re­pú­bli­ca es­tu­vie­ra con­so­li­da­da pa­ra que apre­cia­ran y abra­za­ran sus be­ne­fi­cios. En ese mo­men­to, fa­ci­li­tar su ac­ce­so a las ur­nas era pre­ma­tu­ro, por­que su con­cien­cia no era li­bre. Es­ta­ba se­cues­tra­da por los pa­dres, los ma­ri­dos o los sa­cer­do­tes.

La apues­ta por el sí

La de Kent no fue una pos­tu­ra ais­la­da. Otras im­por­tan­tes mu­je­res de iz­quier­das, co­mo Mar­ga­ri­ta Nel­ken o Hil­de­gart Ro-

drí­guez, se ma­ni­fes­ta­ron en si­mi­la­res tér­mi­nos. Sin em­bar­go, Cla­ra Cam­poa­mor, dipu­tada por el Par­ti­do Re­pu­bli­cano Ra­di­cal, ex­pu­so la opi­nión con­tra­ria. No se po­día de­cir a las mu­je­res que se les con­ce­de­ría el vo­to cuan­do fue­ran re­pu­bli­ca­nas, por­que ellas ha­bían lu­cha­do igual que los hom­bres pa­ra ha­cer reali­dad la Re­pú­bli­ca. Pues­to que su­frían las con­se­cuen­cias de las le­yes y pa­ga­ban im­pues­tos, no era jus­to que se las de­ja­ra en un es­ta­do de su­bor­di­na­ción. Cam­poa­mor era la lí­der más re­pre­sen­ta­ti­va de un in­ci­pien­te mo­vi­mien­to su­fra­gis­ta, con dos dé­ca­das ya de his­to­ria, aun­que sin la in­fluen­cia que ha­bía lle­ga­do a al­can­zar en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes. El Con­gre­so, fi­nal­men­te, con­vir­tió a las mu­je­res en elec­to­ras por 161 vo­tos a fa­vor y 121 en con­tra. Vic­to­ria Kent, de­rro­ta­da, in­ten­tó una ma­nio­bra pa­ra des­ac­ti­var par­cial­men­te la re­for­ma. Su­gi­rió que las mu­je­res so­lo pu­die­ran vo­tar en unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les tras ha­ber­lo he­cho en dos co­mi­cios mu­ni­ci­pa­les con­se­cu­ti­vos. Mi­guel Án­gel Villena, su bió­gra­fo, se­ña­la que si es­ta en­mien­da hu­bie­ra pros­pe­ra­do, las mu­je­res aún ha­brían te­ni­do que aguar­dar cer­ca de un de­ce­nio pa­ra op­tar a ele­gir al pre­si­den­te del Es­ta­do. La vic­to­ria elec­to­ral de la con­ser­va­do­ra CE­DA, en 1933, pa­re­ció dar la ra­zón a los peo­res pre­sa­gios. Las mu­je­res ha­bían si­do, su­pues­ta­men­te, las ar­tí­fi­ces del triun­fo de la de­re­cha. Es­te es un tó­pi­co que lle­ga has­ta nues­tros días, sin des­apa­re­cer del to­do. En reali­dad, no exis­tió nin­gún ses­go de gé­ne­ro en las elec­cio­nes. Ape­nas tres años des­pués, tam­bién con vo­to fe­me­nino, fue la iz­quier­da del Frente Po­pu­lar la que ven­ció. La his­to­ria­do­ra Mer­ce­des Vilanova se­ña­ló ha­ce tiem­po que la orien­ta­ción del su­fra­gio de­pen­dió de la cla­se so­cial, sin que se apre­cia­ran di­fe­ren­cias en­tre mu­je­res y hom­bres. Trans­cu­rri­do me­dio si­glo, ya du­ran­te la de­mo­cra­cia, Vic­to­ria Kent in­ten­tó jus­ti­fi­car su pos­tu­ra. En una en­tre­vis­ta afir­mó que sus ideas de los años trein­ta so­bre el te­ma no eran tan ce­rra­das co­mo pa­re­cían des­de el pre­sen­te. Di­jo tam­bién que, en el mo­men­to de sus de­cla­ra­cio­nes, las cir­cuns­tan­cias eran por com­ple­to dis­tin­tas: “Hoy la si­tua­ción ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te, y la mu­jer se me­re­ce el vo­to por­que ha lu­cha­do y es­tá ca­pa­ci­ta­da pa­ra él”.

TO­DA­VÍA SUB­SIS­TE EL TÓ­PI­CO DE QUE HA­BÍAN SI­DO LAS MU­JE­RES LAS AR­TÍ­FI­CES DEL TRIUN­FO DE LA DE­RE­CHA EN 1933

CLA­RA CAM­POA­MOR. A la izq­da., sen­ta­da, Kent ro­dea­da de di­ri­gen­tes de la II Re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.