CO­MIEN­ZA LA IN­VA­SIÓN

En­tre el 9 de ju­lio y el 17 de agos­to de 1943, en ape­nas mes y me­dio, los alia­dos lo­gra­ron arran­car Si­ci­lia a las fuer­zas del Eje.

Historia y Vida - - DOSSIER - SER­GI VICH SÁEZ, HIS­TO­RIA­DOR

Ape­sar del ner­vio­sis­mo pro­pio de cual­quier vís­pe­ra, la mo­ral alia­da era muy al­ta. El 11 de ju­nio de 1943, sus fuer­zas ha­bían to­ma­do las is­las de Pan­te­la­ria y Lam­pe­du­sa, si­tua­das a me­dio ca­mino en­tre Tú­nez y Si­ci­lia, tras un bom­bar­deo ae­ro­na­val, e hi­cie­ron 11.000 pri­sio­ne­ros con tan so­lo una ba­ja: la cau­sa­da por una mu­la que mor­dió a un sol­da­do. La ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia ita­lia­na pa­re­cía re­du­ci­da al mí­ni­mo, pe­ro las ac­cio­nes so­bre Si­ci­lia no iban a em­pe­zar bien. La apro­xi­ma­ción co­men­zó la no­che del 9 al 10 de ju­lio con mal tiem­po. Mien­tras el olea­je za­ran­dea­ba unos bu­ques que se lle­na­ban de vó­mi­tos, des­pe­ga­ron de Kai­ruán (Tú­nez) los avio­nes y pla­nea­do­res que trans­por­ta­ban a los 2.075 miem­bros de la 1.ª Bri­ga­da ae­ro­trans­por­ta­da bri­tá­ni­ca. Es­ta bri­ga­da de­bía to­mar el es­tra­té­gi­co Pon­te Gran­de, cer­ca de Si­ra­cu­sa, pa­ra des­pués pro­se­guir has­ta la ciu­dad. Sin em­bar­go, a la os­cu­ri­dad, el vien­to y la fal­ta de ins­truc­ción de los pi­lo­tos se unió un nu­tri­do fue­go an­ti­aé­reo que cau­só va­rios de­rri­bos, mien­tras lle­va­ba a otros apa­ra­tos a dar me­dia vuel­ta y al res­to a des­per­di­gar­se en un ra­dio de unos 45 km. So­lo un cen­te­nar de hom­bres lo­gró lle­gar has­ta el ob­je­ti­vo. Con­si­guie­ron to­mar­lo, pe­ro, tras un fuer­te con­tra­ata­que, a los quin­ce hom­bres que que­da­ron con vi­da no les cu­po más op­ción que ren­dir­se. En reali­dad, la ma­yor par­te de las ope­ra­cio­nes ae­ro­trans­por­ta­das que se pu­sie­ron

FUE­RON MAL LA MA­YOR PAR­TE DE LAS OPE­RA­CIO­NES AE­RO­TRANS­POR­TA­DAS DE LOS PRI­ME­ROS DÍAS

en mar­cha en los si­guien­tes días aca­ba­ron mal. La peor fue la pro­ta­go­ni­za­da por el 504.º Re­gi­mien­to de In­fan­te­ría pa­ra­cai­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se la no­che del 11 de ju­lio. Los marineros de la flo­ta, ner­vio­sos por los con­ti­nuos ata­ques de la Luft­waf­fe e ig­no­ran­tes mu­chos de ellos de que un gru­po de avio­nes pa­sa­ría so­bre ellos, to­

ma­ron a los su­yos por enemi­gos, lan­zán­do­les un to­rren­te de fue­go. El re­sul­ta­do: 23 C47 de­rri­ba­dos, 37 ave­ria­dos y 410 hom­bres muer­tos por fue­go ami­go. Pe­ro si­ga­mos con la in­va­sión.

Tras un bre­ve fue­go na­val so­bre las po­si­cio­nes enemi­gas, a las cua­tro de la ma­dru­ga­da co­men­zó el des­em­bar­co bri­tá­ni­co, que se desa­rro­lló re­la­ti­va­men­te bien, pues bas­tan­tes uni­da­des de la de­fen­sa cos­te­ra sim­ple­men­te se des­va­ne­cie­ron en lo que se lla­mó “la au­to­des­mo­vi­li­za­ción”. An­tes de fi­na­li­zar el día, los bri­tá­ni­cos se ha­bían he­cho con el im­por­tan­te puer­to de Si­ra­cu­sa y se di­ri­gían ha­cia Au­gus­ta, con me­nos ba­jas de las pre­vis­tas. Más du­ra se­ría la re­sis­ten­cia con que to­pa­ron los es­ta­dou­ni­den­ses 50 mi­nu­tos des­pués. Aun­que to­ma­ron la lo­ca­li­dad de Li­ca­ta y lle­ga­ron a Ge­la, tu­vie­ron que so­por­tar los fe­ro­ces con­tra­ata­ques de los sol­da­dos de la Li­vorno, que dispu­taron la ciu­dad ca­lle por ca­lle a los agre­si­vos Ran­gers del te­nien­te co­ro­nel Wi­lliam O. Darby, un gran ofi­cial que ha­bía re­cha­za­do dos ve­ces el as­cen­so a co­ro­nel pa­ra no te­ner que aban­do­nar a sus hom­bres.

Nor­te­ame­ri­ca­nos re­le­ga­dos

Al re­ci­bir las pri­me­ras no­ti­cias de la in­va­sión, la reac­ción de Roma y Ber­lín fue pa­re­ci­da. Mien­tras Benito Mus­so­li­ni cla­ma­ba: “Que los de­vuel­van al mar, o al me­nos que los in­mo­vi­li­cen en las ori­llas”, Al­bert Kesselring en­via­ba el si­guien­te men­sa­je al je­fe de la Her­mann Gö­ring: “De in­me­dia­to y con to­das las fuer­zas, ata­que y des­tru­ya to­do cuan­to se opon­ga a la di­vi­sión”. Guz­zo­ni re­agru­pa a los su­yos pa­ra apli­car el plan pre­vis­to. Pe­ro, al fi­nal del día, los alia­dos ha­brán re­for­za­do sus ca­be­zas de puen­te.

En con­tra de lo pre­vis­to, y más allá de las dé­bi­les Di­vi­sio­nes Cos­te­ras, las tro­pas ita­lia­nas se ha­bían mos­tra­do mu­cho más ac­ti­vas que las ale­ma­nas; en es­pe­cial, los ar­ti­lle­ros, que ya ha­bían de­mos­tra­do su va­lía en la cam­pa­ña afri­ca­na. So­lo la Luft­waf­fe desem­pe­ñó un pa­pel des­ta­ca­do al ata­car re­pe­ti­da­men­te a los bu­ques de in­va­sión, pro­vo­can­do va­rios hun­di­mien­tos. Aun así, la reac­ción ger­ma­na lle­ga­ría pron­to. A las 06.15 del 11 de ju­lio, uni­da­des de la Her­mann Gö­ring, de la Li­vorno y

del Gru­po Mó­vil E con­tra­ata­ca­ron con fuer­za en el sec­tor de Ge­la, apo­ya­das por la avia­ción. So­lo la ac­ción de los ca­ño­nes na­va­les pu­do en par­te con­te­ner­las. El ner­vio­sis­mo se ex­ten­dió en­tre los des­em­bar­ca­dos, y la di­fu­sión de una or­den apó­cri­fa de Pat­ton que re­za­ba: “En­te­rrad el equi­po en la pla­ya y pre­pa­raos pa­ra re­em­bar­car” hi­zo pre­sa­giar lo peor. Pe­ro los nor­te­ame­ri­ca­nos no se ami­la­na­ron. Con los ale­ma­nes a es­ca­sos mil me­tros del mar, to­do hom­bre que lle­ga­ba era in­cor­po­ra­do a pri­me­ra lí­nea, in­clui­do el per­so­nal au­xi­liar. Vien­do que no po­día ex­pul­sar a los es­ta­dou­ni­den­ses, y an­te el te­mor de ser co­pa­do, el ge­ne­ral Con­rath dio or­den de re­plie­gue ha­cia po­si­cio­nes de­fen­si­vas, don­de se atrin­che­ró. En­fu­re­ci­do, en­via­ría el si­guien­te men­sa­je a sus ofi­cia­les: “He vi­vi­do, en es­tos días, la amar­ga ex­pe­rien­cia de asis­tir a es­ce­nas que no son dig­nas de un sol­da­do ale­mán, y mu­cho me­nos de un sol­da­do de la Pan­zer­di­vi­sion Her­mann Gö­ring”. Sin ser ex­ce­si­vos, los me­jo­res re­sul­ta­dos bri­tá­ni­cos per­mi­tie­ron a Mont­go­mery for­zar a su su­pe­rior, el ge­ne­ral Ale­xan­der, a otor­gar prio­ri­dad a su avan­ce. Pa­ra dis­gus­to de sus camaradas de ar­mas, que se vie­ron re­le­ga­dos a cu­brir su flan­co mien­tras se ex­ten­dían por el oes­te de la is­la, sin en­con­trar ape­nas re­sis­ten­cia y sien­do bien re­ci­bi­dos por la po­bla­ción (lo que no fue obs­tácu­lo pa­ra que se pro­du­je­ra el fu­si­la­mien­to de al­gu­nos pri­sio­ne­ros). Por el con­tra­rio, la apa­ren­te in­ca­pa­ci­dad de las

tro­pas de Guz­zo­ni pa­ra fre­nar el avan­ce bri­tá­ni­co ha­cia Ca­ta­nia fue to­ma­da por Hitler co­mo ex­cu­sa pa­ra re­or­ga­ni­zar la de­fen­sa de la is­la y po­ner­la en ma­nos del ge­ne­ral Hans Va­len­tin Hu­be. Es­te es­ta­ble­ce­ría una efi­caz lí­nea de de­fen­sa cu­yo eje se ha­lla­ba en las la­de­ras del vol­cán Et­na.

El puen­te de Primosole

Pa­ra lle­gar a Ca­ta­nia, los bri­tá­ni­cos de­bían to­mar, de­ján­do­lo in­tac­to, el puen­te de Primosole, y se pen­só en una ac­ción ae­ro­trans­por­ta­da a desem­pe­ñar por los hom­bres de la 1.ª Bri­ga­da pa­ra­cai­dis­ta, los co­no­ci­dos co­mo Dia­blos Ro­jos, que ten­drían que ser pos­te­rior­men­te re­le­va­dos por la 50.ª Di­vi­sión de In­fan­te­ría (Nort­hum­brian). Des­co­no­cían que sus ho­mó­lo­gos ale­ma­nes, los Dia­blos Ver­des, es­ta­ban lle­gan­do de Fran­cia pa­ra re­for­zar a los de­fen­so­res ita­lia­nos.

Co­mo ya co­men­za­ba a ser cos­tum­bre, los 145 C47 que trans­por­ta­ban a los pla­nea­do­res Hor­sa y Wa­co no so­lo fue­ron ti­ro­tea­dos por las de­fen­sas enemi­gas, sino

TO­MAR EL PUEN­TE DE PRIMOSOLE IBA A CON­VER­TIR­SE PA­RA LOS ALIA­DOS EN UNA CUES­TIÓN DE HO­NOR

tam­bién por sus pro­pios bu­ques aque­lla fa­tí­di­ca no­che del 13 al 14 de ju­lio, con el re­sul­ta­do de 14 apa­ra­tos de­rri­ba­dos y el res­to dis­per­sa­do. Tan so­lo 295 de los 1.856 efec­ti­vos pre­vis­tos lle­ga­ron a su des­tino, aun­que fue­ron más que su­fi­cien­tes pa­ra ex­pul­sar a los des­pre­ve­ni­dos ita­lia­nos. Pe­ro, al al­bo­rear el día, los ale­ma­nes se lan­za­ron al ata­que, arro­llan­do a sus ho­mó­lo­gos. A pe­sar de con­tar con el fue­go del cru­ce­ro HMS New­found­land, al que los de­fen­so­res ha­bían da­do las coor­de­na­das, y tras una cruen­ta y pro­lon­ga­da lu­cha, los ale­ma­nes re­cu­pe­ra­ron el puen­te, que fue in­me­dia­ta­men­te re­for­za­do. To­mar­lo se con­vir­tió no ya en una ne­ce­si­dad es­tra­té­gi­ca, sino en una cues­tión de ho­nor. En los días si­guien­tes, más y más fuer­zas bri­tá­ni­cas fue­ron lan­za­das a su con­quis­ta sin re­sul­ta­do, has­ta que, a fi­na­les del día 17, los ale­ma­nes se re­ti­ra­ron has­ta un an­cho ca­nal de rie­go, que se­ría co­no­ci­do co­mo “tum­ba de tan­ques”. Allí re­sis­ti­rían el res­to del mes. La lu­cha ha­bía si­do te­rri­ble, y los Dia­blos Ver­des con­fir­ma­ron la fa­ma que les pre­ce­día. Has­ta el Ti­mes lon­di­nen­se se la re­co­no­ció: “Lu­cha­ron so­ber­bia­men­te. Eran tro­pas de la me­jor ca­li­dad [...]. Com­ba­tir con­tra ellos su­po­ne una lec­ción pa­ra cual­quier sol­da­do”. Pe­ro mien­tras Mont­go­mery se ha­lla­ba de­te­ni­do, los nor­te­ame­ri­ca­nos se­guían avan­zan­do por el oes­te de la is­la sin en­ con­trar ex­ce­si­va re­sis­ten­cia. El día 16 caía Agri­gen­to, y el 22 con­quis­ta­ban Pa­ler­mo, la ca­pi­tal de Si­ci­lia. So­lo dos días des­pués, en un cli­ma de fran­co ner­vio­sis­mo y tras la pér­di­da de con­fian­za del Gran Con­se­jo Fas­cis­ta, Benito Mus­so­li­ni era de­te­ni­do por or­den del rey Víc­tor Ma­nuel III, lo que no hi­zo sino me­nos­ca­bar la men­guan­te ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia ita­lia­na en Si­ci­lia. A ello con­tri­bui­ría tam­bién la or­den del in­te­li­gen­te ge­ne­ral Omar Brad­ley, al man­do del II Cuer­po de Ejér­ci­to nor­tea­

me­ri­cano. Brad­ley in­di­có que to­do sol­da­do si­ci­liano que se rin­die­ra po­dría vol­ver a su ca­sa, co­sa que cum­plió a par­tir del día 28. Mien­tras, la ma­la­ria cau­sa­ba es­tra­gos en­tre los con­ten­dien­tes. El cam­bio de si­tua­ción po­lí­ti­ca, a pe­sar de las afir­ma­cio­nes del nue­vo go­bierno del ge­ne­ral Pie­tro Ba­do­glio, que in­sis­tía en que la alian­za ita­lo­ger­ma­na se­guía en pie, hi­zo que los ale­ma­nes se re­plan­tea­ran su pa­pel en la cam­pa­ña.

Se pre­pa­ra la evacuación

Ba­jo la su­per­vi­sión del ge­ne­ral Hu­be, ofi­cia­les de los tres ejér­ci­tos ger­ma­nos pla­ni­fi­ca­ron la pro­gre­si­va evacuación de la is­la, es­ta­ble­cien­do va­rias ru­tas ma­rí­ti­mas y aé­reas a tra­vés del es­tre­cho de Me­si­na. Se reunie­ron cuan­tas lan­chas y pe­que­ños bu­ques se pu­die­ron en­con­trar, en es­pe­cial los ca­ta­ma­ra­nes Sie­bel, ca­pa­ces de lle­var unos 250 hom­bres y va­rios vehícu­los. Del mis­mo mo­do, pa­ra en­tor­pe­cer la ac­ción de los

MONT­GO­MERY SE TRA­GÓ SU OR­GU­LLO Y OFRE­CIÓ LA TO­MA DE ME­SI­NA A PAT­TON, QUIEN NO DE­JÓ PA­SAR LA OPOR­TU­NI­DAD

bu­ques y avio­nes alia­dos, que nun­ca se pre­sen­ta­rían, hi­cie­ron aco­pio de ar­ti­lle­ría an­ti­aé­rea. Con el fin de apo­yar es­te plan (Ope­ra­ción Lehr­gang), se mon­ta­ron va­rias lí­neas pro­gre­si­vas de de­fen­sa pa­ra re­tar­dar al má­xi­mo el avan­ce alia­do y fa­ci­li­tar una evacuación or­de­na­da. Se cum­plió a ra­ja­ta­bla, con una pre­mi­sa: los hom­bres eran más im­por­tan­tes que el ma­te­rial. Tam­bién los ita­lia­nos hi­cie­ron lo pro­pio. La len­ti­tud del avan­ce bri­tá­ni­co y el sig­ni­fi­ca­ti­vo au­men­to de ba­jas hi­cie­ron que, por una vez, “Monty” se tra­ga­ra su des­me­di­do or­gu­llo e in­vi­ta­ra el 25 de ju­lio a Pat­ton a Si­ra­cu­sa. Aque­lla reunión iba a re­sul­tar tras­cen­den­tal pa­ra la mar­cha de la cam­pa­ña. Sin con­sul­tar a Ale­xan­der, el ven­ce­dor de El Ala­mein ofre­ció a su ri­val ata­car al enemi­go por el la­do con­tra­rio de su dis­po­si­ti­vo de de­fen­sa, y le dio car­ta blanca pa­ra to­mar Me­si­na, el prin­ci­pal ob­je­ti­vo bri­tá­ni­co. Aun des­con­fian­do, el au­daz Pat­ton no po­día de­jar

pa­sar una opor­tu­ni­dad así, y acep­tó. Por pri­me­ra vez, bri­tá­ni­cos y nor­te­ame­ri­ca­nos ac­tua­rían de co­mún acuer­do. Mien­tras los ale­ma­nes po­nían en mar­cha las pri­me­ras fa­ses de evacuación, la 1.ª Di­vi­sión de In­fan­te­ría es­ta­dou­ni­den­se ata­ca­ba Troi­na, la ciu­dad más al­ta de Si­ci­lia y eje del sis­te­ma de­fen­si­vo de Hu­be. El sis­te­ma, efi­caz­men­te de­fen­di­do por la 15.ª Di­vi­sión de Gra­na­de­ros Pan­zer, lle­vó a los ame­ri­ca­nos a es­tre­llar­se una y otra vez con­tra sus al­tu­ras, has­ta que, ex­haus­tos, los ale­ma­nes co­men­za­ron a aban­do­nar sus po­si­cio­nes una se­ma­na des­pués. Ese aban­dono se pro­du­jo an­te el te­mor real a una se­rie de pe­que­ños des­em­bar­cos que tu­vie­ron lu­gar en su re­ta­guar­dia. Des­con­ten­to por su es­ca­sa efec­ti­vi­dad, Brad­ley sus­ti­tui­ría la 1.ª Di­vi­sión de In­fan­te­ría por la 9.ª, re­le­van­do al je­fe de aque­lla, el ge­ne­ral Terry de la Me­sa Allen. Pe­ro, aun­que los alia­dos for­ma­ban aho­ra una lí­nea de avan­ce co­mún, los ner­vios de sus man­dos se ha­lla­ban a flor de piel, al ver a sus enemi­gos es­ca­bu­llir­se en­tre sus ma­nos. Fue pre­ci­sa­men­te du­ran­te esos días cuan­do se des­en­ca­de­na­ron dos so­na­dos in­ci­den­tes en los que Pat­ton abo­fe­tea­ría y cu­bri­ría de im­pro­pe­rios a unos sol­da­dos da­dos de ba­ja por “fa­ti­ga de gue­rra”.

El fin de la cam­pa­ña

An­te el au­men­to pro­gre­si­vo de las fuer­zas enemi­gas en lí­nea y la ro­tu­ra de su dis­po­si­ti­vo, Hu­be ace­le­ró la re­ti­ra­da. Pre­ce­di­das por un pe­que­ño gru­po de co­man­dos lle­ga­dos el día an­te­rior, el 17 de agos­to de 1943, tro­pas de la 3.ª Di­vi­sión de In­fan­te­ría nor­te­ame­ri­ca­na en­tra­ban en una aban­do­na­da Me­si­na. Se da­ba así por con­clui­da una cam­pa­ña en la que los alia­dos ha­bían su­fri­do más de 28.000 ba­jas, en­tre muer­tos y he­ri­dos, por un nú­me­ro pa­re­ci­do de sus enemi­gos. Aun­que ha­bían de­ja­do so­bre el te­rreno 142.000 pri­sio­ne­ros, eran en su ma­yo­ría ita­lia­nos. La Wehr­macht ha­bía lo­gra­do eva­cuar 55.000 hom­bres, 10.000 vehícu­los, 163 ca­ño­nes, 51 tan­ques y 16.791 to­ne­la­das de ma­te­rial. Con me­nos me­dios, los ita­lia­nos con­si­guie­ron que 75.000 hom­bres, 500 vehícu­los y 100 ca­ño­nes cru­za­ran el es­tre­cho de Me­si­na. A na­die se le es­ca­pa­ba que el si­guien­te pa­so de los alia­dos iba a ser la in­va­sión de la Ita­lia con­ti­nen­tal, don­de las tro­pas ale­ma­nas que ha­bían lo­gra­do huir de Si­ci­lia les iban a ha­cer pa­gar muy ca­ro un len­to avan­ce.

LOS ALIA­DOS en Tú­nez po­co an­tes de la in­va­sión de Si­ci­lia. En la pág. an­te­rior, es­ce­na del des­em­bar­co.

MONT­GO­MERY en Si­ci­lia. A la dcha., Mus­so­li­ni li­be­ra­do por los ale­ma­nes en sep­tiem­bre de 1943.

ES­TA­DOU­NI­DEN­SES en Si­ci­lia, 1943. En la pág. an­te­rior, el ge­ne­ral Pat­ton en la is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.