Cá­diz en la ci­ma

El si­glo fue el de la glo­ria pa­ra Cá­diz. Con­ver­ti­da en puer­to úni­co xviii en el co­mer­cio con las In­dias, has­ta Lon­dres se in­quie­tó an­te su po­der.

Historia y Vida - - SUMARIO - J. Cal­vo Po­ya­to, his­to­ria­dor.

En el si­glo xviii, el tras­pa­so del mo­no­po­lio co­mer­cial con Amé­ri­ca de Se­vi­lla a Cá­diz hi­zo de es­ta una me­tró­po­lis cos­mo­po­li­ta.

Pa­sar la te­mi­ble ba­rra de San­lú­car –desem­bo­ca­du­ra del Gua­dal­qui­vir col­ma­ta­da por alu­vio­nes–, su­po­nía un gra­ve pro­ble­ma pa­ra los ga­leo­nes de las flo­tas de In­dias. Era pa­so obli­ga­do has­ta Se­vi­lla, cu­yo puer­to go­za­ba del mo­no­po­lio del co­mer­cio con Amé­ri­ca des­de que, a co­mien­zos de 1503, se crea­ra la Ca­sa de la Con­tra­ta­ción. Esa cir­cuns­tan­cia, uni­da a la sus­ti­tu­ción de las naos y ca­ra­be­las a lo lar­go del si­glo xvi por ga­leo­nes de un to­ne­la­je mu­cho ma­yor y el cre­cien­te vo­lu­men de es­tos a lo lar­go del xvii, con­vir­tió la na­ve­ga­ción flu­vial en un se­rio pro­ble­ma. Por es­te mo­ti­vo, en 1680, se de­ci­dió que las flo­tas de In­dias des­car­ga­sen en Cá­diz, aun­que la Ca­sa de la Con­tra­ta­ción –or­ga­nis­mo que con­tro­la­ba el co­mer­cio in­diano– per­ma­ne­cie­ra en Se­vi­lla. Has­ta Cá­diz se des­pla­za­ban sus fun­cio­na­rios pa­ra su­per­vi­sar la car­ga y des­car­ga y con­tro­lar la en­tra­da de oro, pla­ta y otras mer­can­cías pro­ce­den­tes del otro la­do del Atlán­ti­co. Cá­diz se con­ver­tía de fac­to en ca­be­ce­ra del co­mer­cio in­diano. Po­co a po­co, asen­ta­do­res, co­mer­cian­tes, fac­to­res, ban­que­ros, hom­bres de ne­go­cios... fue­ron des­pla­zán­do­se de Se­vi­lla a Cá­diz, que ha­bía me­jo­ra­do mu­cho sus de­fen­sas a lo lar­go del si­glo xvii, en un in­ten­to de evi­tar un epi­so­dio co­mo el vi­vi­do en 1596, cuan­do fue asal­ta­da por los in­gle­ses y sa­quea­da al que­dar en sus ma­nos du­ran­te ca­si dos se­ma­nas. Cuan­do, en 1702, des­en­ca­de­na­da la gue­rra de Su­ce­sión (1701-13), los in­gle­ses tra­ta­ron de apo­de­rar­se de ella, sus fuer­tes mu­ra­llas les di­sua­die­ron, y cen­tra­ron su ataque en otras lo­ca­li­da­des de la bahía ga­di­ta­na (Ro­ta y Puer­to de San­ta Ma­ría). En el trans­cur­so de esa con­tien­da, los co­mer­cian­tes ga­di­ta­nos pres­ta­ron a Fe­li­pe V 36.000 pe­sos pa­ra obras de me­jo­ra de las de­fen­sas de la ciu­dad y su puer­to. Ese des­pe­gue, ini­cia­do en las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo xvii, se pro­lon­ga­rá una vez que los Bor­bo­nes que­den de­fi­ni­ti­va­men­te en­tro­ni­za­dos en Es­pa­ña.

Cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial

La pri­me­ra con­se­cuen­cia de­ri­va­da del mo­no­po­lio del co­mer­cio in­diano fue el no­ta­ble in­cre­men­to de su po­bla­ción y, por tan­to, de su cas­co ur­bano. Es­to úl­ti­mo su­po­nía un se­rio pro­ble­ma, da­do que Cá­diz se asen­ta­ba en una pequeña pe­nín­su­la –en reali­dad, un tóm­bo­lo– uni­da a tie­rra fir­me por un es­tre­cho ist­mo, que era po­co más que un cor­dón de tie­rra. Esa in­su­la­ri­dad, que ha­bía si­do de­ter­mi­nan­te pa­ra que los fe­ni­cios es­co­gie­ran el lu­gar co­mo em­pla­za­mien­to de su prin­ci­pal co­lo­nia en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, era aho­ra un freno pa­ra su cre­ci­mien­to. La fal­ta de es­pa­cio y los fuer­tes vien­tos, de le­van­te y po­nien­te, que la azo­tan con fre­cuen­cia –un es­po­lón fren­te a las aguas del Atlán­ti­co–, de­ter­mi­na­ron en gran me­di­da su tra­za­do. Ca­lles es­tre­chas –re­sul­ta sin­to­má­ti­co que se de­no­mi­na­ra “An­cha”, sin ser­lo en ex­ce­so, la más co­mer­cial y cén­tri­ca de ellas–, más pro­pias de la Edad Me­dia, y una orien­ta­ción lo más ade­cua­da po­si­ble pa­ra ha­cer fren­te a los ven­da­va­les.

El Cá­diz de co­mien­zos del si­glo xviii, que con­ta­ba con unos 30.000 ha­bi­tan­tes, vi­vió un cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co es­pec­ta­cu­lar. A fi­na­les de la cen­tu­ria es­ta­ba en­tre los 80.000 y 90.000, lo que sig­ni­fi­ca que ca­si ha­bía tri­pli­ca­do su po­bla­ción. Bue­na par­te de ese cre­ci­mien­to res­pon­día a una fuer­te co­rrien­te in­mi­gra­to­ria pro­ce­den­te

A FI­NA­LES DEL SI­GLO XVIII, CÁ­DIZ HA­BRÍA TRI­PLI­CA­DO SU PO­BLA­CIÓN GRA­CIAS A SU AU­GE ECO­NÓ­MI­CO

del nor­te de la pe­nín­su­la y del ex­tran­je­ro. Eran gen­tes atraí­das por el au­ge eco­nó­mi­co de la ciu­dad y por ser su puer­to uno de los más im­por­tan­tes del mun­do. Los ex­tran­je­ros, de na­cio­na­li­da­des muy di­ver­sas, hi­cie­ron de Cá­diz una ur­be cos­mo­po­li­ta. Fue­ron muy nu­me­ro­sas las co­lo­nias de ita­lia­nos –so­bre to­do, ge­no­ve­ses y sa­bo­ya­nos–, así co­mo de fran­ce­ses, y tam­bién tu­vo im­por­tan­cia la de fla­men­cos. En un cen­so de 1773, la ci­fra de ex-

tran­je­ros se ele­va­ba a cer­ca de 2.500. A esa po­bla­ción ha­bría que agre­gar un no­ta­ble vo­lu­men de ha­bi­tan­tes tem­po­ra­les, la ma­yo­ría por mo­ti­vos co­mer­cia­les. Es muy po­si­ble que, con­tan­do con es­tos úl­ti­mos, Cá­diz se acer­ca­se a las 100.000 al­mas, lo que ha­ría de ella una de las gran­des me­tró­po­lis es­pa­ño­las de la épo­ca.

La Ca­sa de la Con­tra­ta­ción

En 1717, Jo­sé Pa­ti­ño, en ese mo­men­to in­ten­den­te ge­ne­ral de la Ar­ma­da, te­nía co­mo ob­je­ti­vo la re­cons­truc­ción de la Ma­ri­na Real, in­clui­da la Flo­ta de In­dias y sus ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les. Pa­ti­ño plan­teó a Fe­li­pe V el tras­la­do a Cá­diz de la Ca­sa de la Con­tra­ta­ción. Se tra­ta­ba de una me­di­da de ra­cio­na­li­za­ción muy pro­pia del re­for­mis­mo bor­bó­ni­co: si­tuar el prin­ci­pal or­ga­nis­mo ad­mi­nis­tra­ti­vo del co­mer­cio in­diano en la mis­ma ciu­dad don­de se desa­rro­lla­ba la ac­ti­vi­dad mer­can­til. La mu­dan­za no re­sul­tó fá­cil. Las au­to­ri­da­des se­vi­lla­nas y par­te de su in­flu­yen­te aris­to­cra­cia se di­ri­gie­ron al rey pa­ra tra­tar de que se de­ro­ga­se el de­cre­to de tras­la­do. Fe­li­pe V or­de­nó que una jun­ta ele­va­ra un dic­ta­men so­bre la cues­tión. Re­sul­tó ser fa­vo­ra­ble a Se­vi­lla, pe­ro Pa­ti­ño se mos­tró par­ti­da­rio de man­te­ner el cam­bio a Cá­diz, y su ac­tua­ción fue de­ter­mi­nan­te. Con el tras­la­do de la Ca­sa de la Con­tra­ta­ción se pro­du­jo el del Con­su­la­do de Car­ga­do­res a In­dias, una ins­ti­tu­ción des­ti­na­da a re­sol­ver los asun­tos ju­rí­di­cos, plei­tos y li­ti­gios de quie­nes se de­di­ca­ban al co­mer­cio trans­atlán­ti­co y que, crea­do en 1543, ha­bía te­ni­do su se­de en Se­vi­lla.

La Ca­sa de la Con­tra­ta­ción se ins­ta­ló, pro­vi­sio­nal­men­te, en unos in­mue­bles arren­da­dos al con­de de Al­cu­dia, y po­co des­pués se reubi­có en otros, más ade­cua­dos, per­te­ne­cien­tes al mar­qués de To­rre­so­to. Allí per­ma­ne­ció el or­ga­nis­mo has­ta me­dia­dos de si­glo, cuan­do, co­mo par­te de un vas­to plan de re­cons­truc­ción de las mu­ra­llas de la zo­na por­tua­ria, se di­se­ñó un gran com­ple­jo que in­cluía, ade­más de una se­de pa­ra la Ca­sa de la Con­tra­ta­ción, el Con­su­la­do de Mer­ca­de­res y la Adua­na. Las obras, que se pro­lon­ga­rían más de tres de­ce­nios, no se fi­na­li­za­ron has­ta 1784. Tam­bién en 1717, y por de­ci­sión de Pa­ti­ño, se creó en Cá­diz la Aca­de­mia de Guar­dia­ma­ri­nas. Te­nía co­mo ob­je­ti­vo re­gu­la­ri­zar la for­ma­ción de los fu­tu­ros ofi­cia­les de la Real Ar­ma­da. Pa­ra su ubi­ca­ción se al­qui­la­ron va­rias ca­sas jun­to al ayun­ta­mien­to, en el ba­rrio del Pó­pu­lo. El ca­bil­do mu­ni­ci­pal ga­di­tano ce­dió pa­ra su me­jor aco­mo­do unas de­pen­den­cias con­ti­guas a la Cár­cel Real, a las que se su­ma­ron otras en los años si­guien­tes –con­for­me la Aca­de­mia to­ma­ba cuer­po y au­men­ta­ban el nú­me­ro de alum­nos y el pres­ti­gio de la ins­ti­tu­ción–, dan­do lu­gar a que la ca­lle se co­no­cie­ra co­mo “Po­sa­da de la Aca­de­mia”. Es­ta ins­ti­tu­ción per­ma­ne­ce­ría en Cá­diz has­ta 1769, en que fue tras­la­da­da a la ve­ci­na Isla de León, ac­tual San Fer­nan­do, pa­ra dis­po­ner

PA­TI­ÑO PLAN­TEÓ EL TRAS­LA­DO A CÁ­DIZ DE LA CA­SA DE LA CON­TRA­TA­CIÓN, LO QUE DESATÓ LA PO­LÉ­MI­CA

de unos te­rre­nos más in­di­ca­dos pa­ra la ins­truc­ción y for­ma­ción de los ca­de­tes. Al tras­pa­so a Cá­diz de la Ca­sa de la Con­tra­ta­ción y a la crea­ción de la Es­cue­la de Guar­dia­ma­ri­nas se su­ma­ba, en 1748, la del Real Co­le­gio de Mé­di­cos de la Ar­ma­da, que un si­glo más tar­de, en 1845 –al su­pri­mir­se los Reales Co­le­gios–, se trans­for­ma­ría en Fa­cul­tad de Me­di­ci­na, ads­cri­ta a la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla. En 1753, por ini­cia­ti­va del cien­tí­fi­co e in­ge­nie­ro na­val

Jor­ge Juan, se fun­dó el Real Ob­ser­va­to­rio de Cá­diz co­mo de­pen­den­cia aneja a la Aca­de­mia de Guar­dia­ma­ri­nas. Tu­vo su se­de en el castillo de la Vi­lla, lu­gar que se con­vir­tió en el me­ri­diano 0 de las car­tas de na­ve­ga­ción es­pa­ño­las y de nu­me­ro­sos paí­ses an­tes de que se to­ma­ra uni­ver­sal­men­te el de Green­wich. En 1789 se inau­gu­ra­ba la Es­cue­la de No­bles Ar­tes con el ob­je­ti­vo de en­se­ñar las Be­llas Ar­tes y otras dis­ci­pli­nas, co­mo Ar­qui­tec­tu­ra, Geo­me­tría o Arit­mé­ti­ca. Lla­ma la aten­ción el ele­va­do nú­me­ro de alum­nos –cua­tro­cien­tos– con que co­men­zó su an­da­du­ra, que se­ña­la el am­bien­te que se res­pi­ra­ba en la ciu­dad.

Tra­sie­go de pro­duc­tos

Con el puer­to ga­di­tano in­ves­ti­do co­mo el gran cen­tro del co­mer­cio in­diano, Cá­diz se lle­nó de ta­lle­res, al­ma­ce­nes, ofi­ci­nas de con­sig­na­ta­rios y un sin­fín de ne­go­cios re­la­cio­na­dos con asun­tos mer­can­ti­les. La can­ti­dad de bar­cos re­gis­tra­dos en su adua­na lle­gó a su­pe­rar, en un año, el mi­llar. Tan in­gen­te ac­ti­vi­dad des­per­tó los re­ce­los de em­po­rios por­tua­rios tan im­por­tan­tes co­mo Lon­dres o Ró­ter­dam. Con des­tino a las In­dias par­tían los más di­ver­sos pro­duc­tos, mu­chos pro­ce­den­tes del área geo­grá­fi­ca de Cá­diz y de las co­mar­cas del Ba­jo Gua­dal­qui­vir. Era el ca­so del vino, el aguar­dien­te o el acei­te. Tam­bién lle­ga­ban a su puer­to ma­nu­fac­tu­ras tex­ti­les, co­mo las cé­le­bres in­dia­nas, o cue­ros pro­ce­den­tes de Ca­ta­lu­ña, así co­mo pin­tu­ras, imá­ge­nes re­li­gio­sas... Del otro la­do del Atlán­ti­co arri­ba­ban car­ga­men­tos de un al­to va­lor en los mer­ca­dos eu­ro­peos: es­pe­cias, qui­ni­na, tin­tes co­mo la gra­na, el añil, la co­chi­ni­lla o el ob­te­ni­do del pa­lo de Cam­pe­che... Fue­ron im­por­tan­tes el azú­car pro­ce­den­te, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, de los in­ge­nios cu­ba­nos, el ta­ba­co y el ca­cao. Fu­mar ya era una cos­tum­bre que se ha­bía ex­ten­di­do por Eu­ro­pa, a lo que ha­bía que aña­dir que en el si­glo xviii se ha­bía pues­to de moda con­su­mir ta­ba­co en for­ma­to ra­pé, que se in­ha­la­ba pa­ra pro­vo­car es­tor­nu­dos y lim­piar las fo­sas na­sa­les. Tam­bién el consumo de cho­co­la­te –en el si­glo xvi re­ser­va­do a gru­pos muy re­du­ci­dos– se ha­bía po­pu­la­ri­za­do mu­cho. Pa­ra ha­cer­se una idea de su re­le­van­cia, bas­ta se­ña­lar que el ta­ba­co y el ca­cao se apro­xi­ma­ban al 70% del vo­lu­men co­mer­cial de las In­dias que pa­sa­ba por el puer­to de Cá­diz. To­dos es­tos pro­duc­tos, una vez des­em­bar­ca­dos, eran dis­tri­bui­dos a des­ti­nos muy di­fe­ren­tes. Gra­na, co­chi­ni­lla y otros tin­tes, a zo­nas tex­ti­les. Bue­na par­te del ta­ba­co era lle­va­do a Se­vi­lla, don­de, en 1728, se ini­ció la cons­truc­ción de una enor­me fá­bri­ca de ta­ba­cos –el edi­fi­cio in­dus­trial más gran­de de la Eu­ro­pa de su tiem­po–, que no se con­clu­yó has­ta 1770. Sus ci­ga­rre­ros pa­sa­ron de ser cien a prin­ci­pios del si­glo xviii a más de mil dos­cien­tos a fi­na­les de la cen­tu­ria, ade­más de los tra­ba­ja­do­res de­di­ca­dos a la pi­ca­du­ra del ta­ba­co, que lle­ga­ba a Cá­diz en ho­ja y gran­des far­dos des­de las ha­cien­das cu­ba­nas. Mien­tras se man­tu­vo cen­tra­li­za­do en un so­lo puer­to el mo­no­po­lio mer­can­til in­diano, cer­ca del 90% de ese trá­fi­co pa­só por el puer­to ga­di­tano. Tam­bién las com­pa­ñías co­mer­cia­les –so­cie­da­des crea­das con au­to­ri­za­ción re­gia pa­ra ope­rar en con­di­cio­nes de pri­vi­le­gio en un te­rri­to­rio– ha­bían de te­ner su se­de en Cá­diz, o sus bar­cos te­nían que pa­sar por la adua­na de su puer­to. En­tre las asen­ta­das en la ciu­dad fi­gu­ra­ba la Com­pa­ñía Gui­puz­coa­na de Ca­ra­cas, fun­da­da en 1728 pa­ra ex­plo­tar tie­rras en Ve­ne­zue­la, de­di­ca­da prin­ci­pal­men­te al cul­ti­vo del ca­cao. En 1740 se creó la Real Com­pa­ñía de Co­mer­cio de La Ha­ba­na, que mo­no­po­li­za­ría gran par­te del co­mer­cio con Cu­ba –azú­car y ta­ba­co– has­ta 1760. En 1765, con Car­los III, un real de­cre­to per­mi­tió co­mer­ciar a una se­rie de puer­tos pe­nin­su­la­res –Má­la­ga, Bar­ce­lo­na, Santander, Ali­can­te o La Co­ru­ña, en­tre otros– con

EL TA­BA­CO Y EL CA­CAO SE ACER­CA­BAN AL 70% DEL VO­LU­MEN CO­MER­CIAL DE LAS IN­DIAS QUE PA­SA­BA POR EL PUER­TO DE CÁ­DIZ

las islas de Cu­ba, Puer­to Ri­co, Santo Do­min­go, Trinidad y Mar­ga­ri­ta. Po­cos años des­pués, en 1778, se apro­bó el Reglamento de Li­bre Co­mer­cio, en vir­tud del cual se am­plia­ban a trece los puer­tos que po­dían mer­ca­dear con cual­quier puer­to de las In­dias, sal­vo los de Ve­ne­zue­la y Mé­xi­co. En el pri­mer ca­so, pa­ra no da­ñar los in­tere­ses eco­nó­mi­cos de la Real Com­pa­ñía Gui­puz­coa­na de Ca­ra­cas. Al ser li­qui­da­da es­ta en 1785, Ve­ne­zue­la se in­cor­po­ró al li­bre co­mer­cio ca­ro­lino. Las ra­zo­nes de la ex­clu­sión de Mé­xi­co, que tam­bién que­dó in­cor­po­ra­do al li­bre co­mer­cio en 1789, fue­ron los re­ce­los que des­per­ta­ban las gran­des ri­que­zas del vi­rrei­na­to de Nue­va Es­pa­ña y el da­ño que po­día oca­sio­nar a otras zo­nas me­nos ri­cas del im­pe­rio co­lo­nial his­pano.

Una po­ten­cia cul­tu­ral

La pu­jan­za de Cá­diz lle­vó a le­van­tar una nue­va ca­te­dral, al con­si­de­rar­se el viejo tem­plo me­die­val po­co ade­cua­do pa­ra una ciu­dad que era uno de los ejes co­mer­cia­les del mun­do. Las obras se ini­cia­ron en 1722, se pro­lon­ga­rían a lo lar­go de to­da la cen­tu­ria y no con­clui­rían has­ta bien en­tra­do el si­glo xix. Otra mues­tra de esa vi­ta­li­dad la te­ne­mos en los nu­me­ro­sos ca­fés –to­da una no­ve­dad en la Es­pa­ña de la épo­ca– que se abrie­ron en Cá­diz, so­bre to­do en la se­gun­da mi­tad del xviii. El pe­so so­cial de los ca­fés ga­di­ta­nos fue ex­tra­or­di­na­rio. Muy pron­to se con­vir­tie­ron en pun­tos de en­cuen­tro de la di­ná­mi­ca bur­gue­sía o de los ar­te­sa­nos. Eran fre­cuen­ta­dos por los per­so­na­jes que co­mul­ga­ban con las ideas de la Ilustración, a los que se de­no­mi­na­ba, des­pec­ti­va­men­te en­tre los de­fen­so­res de la tra­di­ción, pe­ti­me­tres, cu­rru­ta­cos o aba­tes. En ellos se or­ga­ni­za­ban ter­tu­lias, tan­to de ca­riz po­lí­ti­co co­mo li­te­ra­rio, o se ju­ga­ba al bi­llar, en­ton­ces muy en bo­ga.

En 1788, la ciu­dad con­ta­ba con has­ta trein­ta y cin­co de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos. Se­gún el ca­te­drá­ti­co Al­ber­to Ro­me­ro Fe­rrer, el ca­fé, que, co­mo cen­tro de reunión, com­pe­tía con la tra­di­cio­nal ta­ber­na, sur­gió en Cá­diz, y de allí se ex­ten­de­ría al res­to de Es­pa­ña. Fa­mo­sos en el si­glo xviii y co­mien­zos del xix, cuan­do la ur­be, ase­dia­da por los fran­ce­ses du­ran­te la gue­rra de la In­de­pen­den­cia, fue tes­ti­go de los par­la­men­tos que alum­bra­ron la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la, la de 1812, fue­ron el Ca­fé de las Ca­de­nas, el del León de Oro o el Apo­lo. A es­te se lo de­no­mi­nó “las cor­tes chi­cas” por los de­ba­tes que se sos­te­nían en su sa­lón, al tiem­po que las Cor­tes ce­le­bra­ban sus se­sio­nes en la igle­sia de San Fe­li­pe Ne­ri. Abo­li­da la Cons­ti­tu­ción por

UNA MUES­TRA DE LA VI­TA­LI­DAD DE CÁ­DIZ LA TE­NE­MOS EN SUS MÚL­TI­PLES CA­FÉS, UNA NO­VE­DAD EN ES­PA­ÑA

Fer­nan­do VII, se lle­gó a abrir pro­ce­so ju­di­cial a al­gu­nos de los asi­duos al Apo­lo. Tam­bién era lu­gar de ter­tu­lia la aris­to­crá­ti­ca Con­fi­te­ría-ca­fé de Co­si. Otra reali­dad ga­di­ta­na de la épo­ca eran los tea­tros. Hu­bo va­rias sa­las, co­mo la de la Ópera Ita­lia­na, en cu­ya cons­truc­ción par­ti­ci­pó un gru­po de em­pre­sa­rios de muy di­ver­sas na­cio­na­li­da­des, o la de la Co­me­dia Fran­ce­sa, con­si­de­ra­da por el via­je­ro in­glés Ri­chard Twiss el me­jor lo­cal fue­ra de Fran­cia. En 1780, los her­ma­nos de San Juan de Dios eri­gie­ron el Tea­tro Prin­ci­pal. En ellos se re­pre­sen­ta­ban ópe­ras, co­me­dias o los po­pu­la­res sai­ne­tes. El idea­rio ilus­tra­do fue cri­ti­ca­do con sor­na

por el sai­ne­te­ro Juan Ig­na­cio Gon­zá­lez del Castillo en una pie­za de­no­mi­na­da, pre­ci­sa­men­te, El ca­fé de Cá­diz.

La ani­mo­sa bur­gue­sía co­mer­cial ga­di­ta­na no so­lo dis­fru­ta­ba de reuniones en los ca­fés; tam­bién fue­ron fre­cuen­tes las ter­tu­lias li­te­ra­rias o cien­tí­fi­cas en do­mi­ci­lios par­ti­cu­la­res. Un ejem­plo lo te­ne­mos en la Asam­blea Amis­to­sa Li­te­ra­ria, que te­nía lu­gar los jue­ves en ca­sa de Jor­ge Juan y don­de se de­ba­tía so­bre va­ria­das ma­te­rias, ade­más de to­mar cho­co­la­te. Otra, ya a co­mien­zos del si­glo xix, fue la que se ce­le­bra­ba en ca­sa de Juan Ni­co­lás Böhl de Fa­ber, hom­bre de ne­go­cios ale­mán ins­ta­la­do en Cá­diz a fi­na­les del xviii y ca­sa­do con la ga­di­ta­na Fran­cis­ca La­rrea. Su hi­ja, Ce­ci­lia Böhl de Fa­ber, po­pu­la­ri­zó co­mo es­cri­to­ra el nom­bre de Fer­nán Ca­ba­lle­ro. La pren­sa de la ciu­dad vi­vió un tiem­po de es­plen­dor, un sín­to­ma más del vi­gor de su bur­gue­sía: la lec­tu­ra era una reali­dad mu­cho me­nos co­mún en otras ciudades de la épo­ca. Fue­ron pe­rió­di­cos no­ta­bles, aun­que mu­chos de ellos tu­vie­ran una vi­da efí­me­ra, ca­be­ce­ras co­mo la Ga­ce­ta de Cá­diz, que apa­re­ció a me­dia­dos del si­glo xviii. Po­co des­pués vie­ron la luz La pen­sa­do­ra ga­di­ta­na, un se­ma­na­rio edi­ta­do en 1763-64 por Bea­triz Cien­fue­gos, y la Aca­de­mia de los ocio­sos, que, di­ri­gi­do por Juan de Flo­res Val­des­pino, bus­ca­ba tam­bién lec­to­res en­tre el pú­bli­co fe­me­nino. A fi­na­les de la dé­ca­da de los ochen­ta apa­re­ció el se­ma­na­rio mer­can­til Heb­do­ma­da­rio de Cá­diz. El cre­cien­te em­pu­je que, de la mano de la nue­va dinastía, vi­vió Cá­diz en el si­glo xviii, al que se su­ma­ron nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas de su em­pren­de­do­ra bur­gue­sía, la con­vir­tie­ron en un em­po­rio co­mer­cial y cul­tu­ral de cor­te cos­mo­po­li­ta que lla­mó la aten­ción de quie­nes la vi­si­ta­ban, co­mo Jean-fra­nçois Pey­ron, di­plo­má­ti­co e his­to­ria­dor fran­cés que via­jó por Es­pa­ña en 1772 y 1773. Se­ña­la­ba Cá­diz co­mo “una her­mo­sa ciu­dad tan bien tra­za­da co­mo bien cons­trui­da”. Ale­xan­dre de La­bor­de la con­si­de­ra­ba la ur­be es­pa­ño­la en la que cir­cu­la­ba más di­ne­ro, y el mar­qués de Vi­llau­rru­tia, no­ble de ori­gen cu­bano, afir­ma­ba que era una gran ciu­dad en la que los te­mas de con­ver­sa­ción eran el co­mer­cio y sus be­ne­fi­cios. Ba­jo Car­los III, la mo­nar­quía pre­ten­dió ga­ran­ti­zar el mo­no­po­lio ame­ri­cano fren­te a las po­ten­cias ex­tran­je­ras. Pa­ra ello, abrió el co­mer­cio ul­tra­ma­rino a di­ver­sos puer­tos pe­nin­su­la­res al mar­gen de Cá­diz. Con es­te sis­te­ma, la Ca­sa de la Con­tra­ta­ción de­jó de te­ner sen­ti­do, por lo que se ex­tin­guió en 1790. De to­das for­mas, no ha­bría sub­sis­ti­do mu­cho más. En las si­guien­tes dé­ca­das, el Im­pe­rio es­pa­ñol iba a hun­dir­se con ex­traor­di­na­ria ra­pi­dez.

LOS TE­JA­DOS de la ciu­dad de Cá­diz, con la ca­te­dral a la iz­quier­da de la ima­gen.

FE­LI­PE V, por Jean Ranc. A la dcha., cas­co viejo de Cá­diz y el castillo de San Se­bas­tián (aba­jo).

PA­LA­CIO DE LA ADUA­NA, ac­tual se­de de la Dipu­tación Pro­vin­cial de Cá­diz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.