Ma­chu Pic­chu

Ha­ce cien años, el mun­do co­no­ció la exis­ten­cia de la asom­bro­sa Ma­chu Pic­chu, cons­trui­da co­mo se­gun­da re­si­den­cia real en un re­cin­to sa­gra­do pa­ra los in­cas.

Historia y Vida - - SUMARIO - A. Eche­ve­rría, pe­rio­dis­ta.

La his­to­ria y las hi­pó­te­sis so­bre el des­tino de es­ta an­ti­gua ciu­dad prehis­pá­ni­ca an­tes y des­pués de su “re­des­cu­bri­mien­to” por el es­ta­dou­ni­den­se Hiram Bing­ham.

Lle­van go­rras, ca­mi­se­tas, cá­ma­ras de fo­tos. Ha­blan una ba­bel de idio­mas dis­tin­tos del que­chua; al­gu­nos han so­bre­vo­la­do océa­nos pa­ra lle­gar has­ta allí. Ca­si nin­guno es de san­gre real. Pe­ro ca­da uno de los 2.500 vi­si­tan­tes dia­rios de Ma­chu Pic­chu tie­ne al­go en co­mún con Pa­cha­cu­ti, el so­be­rano in­ca que pro­ba­ble­men­te fun­dó la ciu­dad. To­dos es­tán de va­ca­cio­nes, y to­dos han es­co­gi­do uno de los pa­ra­jes na­tu­ra­les y ar­qui­tec­tó­ni­cos más im­pre­sio­nan­tes del mun­do pa­ra pa­sar sus días de ocio. Exac­ta­men­te la elec­ción que hi­zo Pa­cha­cu­ti qui­nien­tos años atrás. Des­de su des­cu­bri­mien­to o, más bien, re­des­cu­bri­mien­to ofi­cial en 1911, los his­to­ria­do­res no han ce­sa­do de pre­gun­tar­se quién, có­mo y, so­bre to­do, pa­ra qué le­van­ta­ron los in­cas una ciu­dad co­mo es­ta a 2.450 me­tros de al­ti­tud. ¿Por qué com­pli­car­se la vi­da al­zan­do una co­lo­sal obra de in­ge­nie­ría en una ci­ma prác­ti­ca­men­te inac­ce­si­ble? Pe­ro la res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta se ha­ce ob­via en cuan­to se pi­sa la ciu­da­de­la. Tan­to si uno ha ve­ni­do có­mo­da­men­te sen­ta­do en au­to­bús co­mo si ha op­ta­do por las tres ho­ras de es­car­pa­do ca­mino in­ca, la as­cen­sión me­re­ce la pe­na. Ma­chu Pic­chu de­ja bo­quia­bier­to. “Me que­dé sin alien­to”, es­cri­bi­ría el ex­plo­ra­dor Hiram Bing­ham al lle­gar a la cum­bre. “La vis­ta de aque­llo me de­jó he­chi­za­do”. Pa­cha­cu­ti (o Pa­cha­cú­tec, co­mo tam­bién se le co­no­ce) bus­ca­ba un lu­gar agra­da­ble don­de re­la­jar­se jun­to a su cor­te y des­co­ nec­tar de la vi­da pa­la­cie­ga en Cus­co, se­gún apun­tan las teo­rías más re­cien­tes. Si fue así, la vis­ta pa­no­rá­mi­ca, el ver­dor del cés­ped en las pla­zas, el mur­mu­llo de las fuen­tes y la be­lle­za de los tem­plos de­bie­ron de re­sul­tar de gran ayu­da.

Trans­for­ma­dor del mun­do

Pe­ro ¿quién era Pa­cha­cu­ti? En reali­dad se lla­ma­ba Cu­si Yu­pan­qui. Su pue­blo lo re­cor­da­ría co­mo el no­veno in­ca, aun­que mu­chos es­tu­dio­sos ac­tua­les lo con­si­de­ran el pri­mer in­ca his­tó­ri­co, es de­cir, el pri­me­ro de cu­ya exis­ten­cia se tie­nen re­fe­ren­cias fia­bles, ya que los so­be­ra­nos an­te­rio­res, que ha­brían go­ber­na­do a par­tir del si­glo xiii, se pier­den en la bru­ma de la le­yen­da. Cu­si Yu­pan­qui se ga­

nó a pul­so su so­bre­nom­bre, Pa­cha­cu­ti In­ti­chu­ri, que sig­ni­fi­ca “In­ca del cam­bio del rum­bo de la tie­rra”, o “Hi­jo del Sol que trans­for­ma el mun­do”.

Él fue quien ini­ció la po­lí­ti­ca ex­pan­sio­nis­ta in­ca y con­vir­tió un pe­que­ño reino en un im­pe­rio. Lle­gó a abar­car dos mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos en tiem­pos de su nie­to, el in­ca Huay­na Cá­pac, ex­ten­dién­do­se des­de el sur de la ac­tual Co­lom­bia has­ta la mi­tad nor­te de Chi­le y el no­roes­te de Ar­gen­ti­na, pa­san­do por Ecua­dor, Pe­rú y par­te de Bo­li­via. Hay quien com­pa­ra a Pa­cha­cu­ti con Ale­jan­dro Magno, pe­ro, a di­fe­ren­cia del con­quis­ta­dor he­leno, el in­ca vi­vió lo su­fi­cien­te pa­ra con­so­li­dar su im­pe­rio y con­ver­tir­lo en un es­ta­do fuer­te y cohe­sio­na­do. De he­cho, la cul­tu­ra in­ca re­cuer­da más a la an­ti­gua Ro­ma que a Gre­cia.

El nue­vo im­pe­rio, de­no­mi­na­do Tahuan­tin­su­yo, se di­vi­dió en cua­tro pro­vin­cias, o su­yos: Chin­chay­su­yo, An­ti­su­yo, Co­lla­su­yo y Con­ti­su­yo, al nor­te, es­te, oes­te y sur de Cus­co, res­pec­ti­va­men­te. La ca­pi­tal, cu­yo nom­bre sig­ni­fi­ca li­te­ral­men­te “om­bli­go”, se co­mu­ni­ca­ba con es­tos cua­tro te­rri­to­rios a tra­vés de una red via­ria de unos die­ci­séis mil ki­ló­me­tros, ver­te­bra­da en torno al lla­ma­do Ca­mino del In­ca, una cal­za­da que atra­ve­sa­ba el país de nor­te a sur. Ade­más, los in­cas crea­ron ca­na­les de re­ga­dío y so­fis­ti­ca­dos sis­te­mas de cul­ti­vo que per­mi­tían apro­ve­char in­clu­so las la­de­ras de las mon­ta­ñas más es­car­pa­das. Gra­cias a la cons­truc­ción de es­tas in­fra­es­truc­tu­ras, fue­ron ca­pa­ces de co­se­char y al­ma­ce­nar ex­ce­den­tes de ali­men­tos que dis­tri­buían en­tre la po­bla­ción en ca­so de ham­bru­na. To­do ello sin co­no­cer la rue­da, sin he­rra­mien­tas de hie­rro, sin mo­ne­da y sin un sis­te­ma de escritura, aun­que cier­ta­men­te con­ta­ban con mé­to­dos de cálculo, co­mo la yu­pa­na, una ver­sión in­cai­ca del ába­co, y el qui­pu, una cu­rio­sa al­fom­bra de cuer­das anu­da­das que los in­cas em­plea­ron pa­ra me­mo­ri­zar da­tos nu­mé­ri­cos e in­clu­so, tal vez, he­chos his­tó­ri­cos o mi­tos re­li­gio­sos.

Na­da de es­to ha­bría si­do po­si­ble sin los mi­ti­maes, tra­ba­ja­do­res des­pla­za­dos tem­po­ral­men­te al ser­vi­cio del Es­ta­do. Si los ro­ma­nos ro­ma­ni­za­ban los te­rri­to­rios con­quis­ta­dos, los in­cas los “in­cai­za­ban”. Los pue­blos an­di­nos se or­ga­ni­za­ban en ai­llus, cla­nes ex­ten­sos que tra­ba­ja­ban sus tie­rras de ma­ne­ra co­lec­ti­va, sin noción de pro­pie­dad pri­va­da, tal co­mo la en­ten­de­mos hoy. Pa­ra es­tre­char la­zos con los pue­blos que su gen­te con­quis­ta­ba, el in­ca te­nía por cos­tum­bre ca­sar a sus hi­jas con los je­fes de es­tos cla­nes, lla­ma­dos cu­ra­cas, o bien in­cor­po­rar a las hi­jas de es­tos al ha­rén real. De es­te mo­do em­pa­ren­ta­ba con to­dos los ai­llus, con­vir­tién­do­se en una es­pe­cie de cu­ra­ca su­pre­mo. Tam­bién se se­lec­cio­na­ban jó­ve­nes ma­tri­mo­nios que via­ja­ban a Cus­co a apren­der el que­chua y las cos­tum­bres in­cai­cas. Cuan­do re­gre­sa­ban a sus lu­ga­res de ori­gen, ejer­cían fun­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y se ocu­pa­ban de “in­cai­zar” al res­to de sus con­ciu­da­da­nos. Las tri­bus más rea­cias al po­der im­pe­rial eran des­pla­za­das o dis­per­sa­das pa­ra in­te­grar­las me­jor en la cul­tu­ra de sus con­quis­ta­do­res. Ade­más de cul­ti­var la par­ce­la que se le asig­na­ba pa­ra el sus­ten­to de su fa­mi­lia, ca­da ciu­da­dano de­bía pres­tar ser­vi­cios co­mu­na­les a su clan. Ca­da cier­to tiem­po, al­gu­nos de ellos eran se­lec­cio­na­dos pa­ra tra­ba­jar tem­po­ral­men­te en obras im­pe­ria­les, des­de ca­rre­te­ras, co­mo el Ca­mino del In­ca, has­ta for­ta­le­zas mi­li­ta­res y san­tua­rios. Era un ser­vi­cio que pres­ta­ban al rey a cam­bio de su pro­tec­ción y de re­ci­bir ali­men­tos en épo­ca de ma­las co­se­chas. El sis­te­ma re­sul­tó tan efi­caz que los es­pa­ño­les, a su lle­ga­da, lo adop­ta­ron pa­ra la ex­plo­ta­ción de las mi­nas.

EL SO­BE­RANO IN­CA PA­CHA­CU­TI INI­CIÓ UNA PO­LÍ­TI­CA DE EX­PAN­SIÓN QUE CON­VIR­TIÓ SU REINO EN UN GRAN IM­PE­RIO

Un en­cla­ve sa­gra­do

Es­ta fuer­za la­bo­ral ex­pli­ca por qué Pa­cha­cu­ti, que go­ber­nó en­tre 1438 y 1471 y de­di­có sus úl­ti­mos años de rei­na­do a las obras pú­bli­cas, pu­do con­ce­der­se el ca­pri­cho de eri­gir una ciu­dad sa­gra­da en la ci­ma de Ma­chu Pic­chu, sin más he­rra­mien­tas que ma­zas de piedra, ro­

di­llos de ma­de­ra, cuer­das y as­tu­cia. Las prue­bas de car­bono 14, que da­tan la ciu­da­de­la ha­cia 1450, lo se­ña­lan a él co­mo su ar­tí­fi­ce más pro­ba­ble. Aun­que, por su­pues­to, no eran ma­nos im­pe­ria­les las que tra­ba­ja­ban el gra­ni­to.

El lu­gar era idó­neo pa­ra una se­gun­da re­si­den­cia real por mu­chas ra­zo­nes. A pe­sar de exis­tir ocho ru­tas de ac­ce­so, su ubi­ca­ción exac­ta po­día man­te­ner­se en se­cre­to, ya que la ciu­dad no es vi­si­ble des­de la ba­se de la mon­ta­ña. Se sos­pe­cha que úni­ca­men­te los no­bles y unos po­cos ser­vi­do­res co­no­cían su exis­ten­cia. Los ca­mi­nos eran es­tre­chos, abrup­tos y fá­ci­les de de­fen­der des­de arri­ba, sin ne­ce­si­dad de mu­ra­llas ni un gran ejér­ci­to. Pe­ro lo más de­ci­si­vo, se­gún los es­tu­dio­sos de la es­pi­ri­tua­li­dad in­ca, se­ría su en­cla­ve, equi­dis­tan­te de cua­tro pi­cos sa­gra­dos, co­rres­pon­dien­tes a los cua­tro pun­tos car­di­na­les.

SU UBI­CA­CIÓN EXAC­TA PO­DÍA MAN­TE­NER­SE EN SE­CRE­TO, YA QUE NO ES VI­SI­BLE DES­DE LA BA­SE DE LA MON­TA­ÑA

Los in­cas otor­ga­ban un gran va­lor re­li­gio­so a los ac­ci­den­tes na­tu­ra­les, ya fue­ran cue­vas, ríos o mon­ta­ñas. Un mon­te bor­dea­do por el río Uru­bam­ba, cer­cano por su al­tu­ra al dios Sol y ro­dea­do de otras cum­bres, sin du­da era una po­de­ro­sa hua­ca (lu­gar sa­gra­do). De ahí el gran nú­me­ro de tem­plos ha­lla­dos en­tre los ca­si dos­cien­tos edi­fi­cios iden­ti­fi­ca­dos en la ciu­dad, don­de el in­ca ofi­cia­ría co­mo máxima au­to­ri­dad re­li­gio­sa.

Se es­ti­ma que Ma­chu Pic­chu tar­dó unos cin­cuen­ta años en edi­fi­car­se has­ta to­mar su as­pec­to ac­tual. El Im­pe­rio in­ca no du­ró más de cien. ¿Por qué se des­po­bló? La res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta si­gue sien­do un mis­te­rio. Su de­ca­den­cia pu­do de­ber­se a un su­ce­so re­pen­tino: aún se apre­cian mu­ros inaca­ba­dos, en ple­na cons­truc­ción. En cual­quier ca­so, no pa­re­ce que los es­pa­ño­les es­tu­vie­ran di­rec­ta­men­te im­pli­ca­dos: no exis­ten sig­nos de lu­cha ni de pro­fa­na­ción de los tem­plos.

El ver­da­de­ro nom­bre de la ciu­dad tam­bién es un enig­ma. Ma­chu Pic­chu fue el que

Hiram Bing­ham po­pu­la­ri­zó, a par­tir del nom­bre que los lo­ca­les da­ban en 1911 a la mon­ta­ña en que se eri­ge. Pe­ro la his­to­ria­do­ra Ma­ría del Car­men Martín Ru­bio la iden­ti­fi­ca con Pa­ta­llac­ta, ba­sán­do­se en un tex­to de Juan de Betanzos, es­pa­ñol des­po­sa­do con una aris­tó­cra­ta in­ca y au­tor de una crónica in­di­ge­nis­ta en el si­glo xvi. Se­gún Betanzos, Pa­cha­cu­ti pi­dió ser en­te­rra­do “en sus ca­sas de Pa­ta­llac­ta”, po­bla­ción cu­yo nom­bre sig­ni­fi­ca “ciu­dad de es­ca­lo­nes” (se­gún la es­pe­cia­lis­ta es­pa­ño­la, ha­bría da­do nom­bre tam­bién a la zo­na cir­cun­dan­te). La des­ crip­ción, apa­ren­te­men­te, en­ca­ja. No obs­tan­te, Fer­nan­do As­te­te, di­rec­tor del Par­que Ar­queo­ló­gi­co de Ma­chu Pic­chu, se in­cli­na a pen­sar que Pa­ta­llac­ta es un nom­bre li­mi­ta­do al cer­cano po­bla­do hoy en rui­nas que su­mi­nis­tra­ba ví­ve­res y, tal vez, mano de obra a Ma­chu Pic­chu. Fue­ran cua­les fue­sen las ra­zo­nes de su aban­dono, du­ran­te si­glos na­die pres­tó de­ma­sia­da aten­ción a las rui­nas. Hay tex­tos es­pa­ño­les que men­cio­nan lu­ga­res lla­ma­dos Pi­cho o Pi­chu, pe­ro se tra­ta de un vo­ca­blo de­ma­sia­do co­mún, que en que­chua his­pa­ni­za­do sig­ni­fi­ca “pi­co”, y po­dría de­sig­nar prác­ti­ca­men­te cual­quier cum­bre an­di­na. Es muy pro­ba­ble que los con­quis­ta­do­res no lle­ga­ran a pi­sar el lu­gar, que ca­yó en el ol­vi­do. O, al me­nos, en un ol­vi­do re­la­ti­vo. Es po­si­ble que los cam­pe­si­nos de la re­gión siem­pre ha­yan te­ni­do no­ti­cia del ce­rro y de sus rui­nas. Pe­ro el gran pú­bli­co no oyó ha­blar de Ma­chu Pic­chu has­ta ha­ce un si­glo. En 1913, la re­vis­ta Na­tio­nal Geo­grap­hic asom­bra­ba al mun­do de­di­can­do un nú­me­ro es­pe­cial al es­pec­ta­cu­lar ha­llaz­go del pro­fe­sor es­ta­dou­ni­den­se Hiram Bing­ham, con­si­de­ra­do des­de en­ton­ces el des­cu­bri­dor de es­te mo­nu­men­tal si­tio ar­queo­ló­gi­co.

¿El des­cu­bri­dor?

Pe­ro el épi­co re­la­to que hi­zo Bing­ham de sus pro­pias aven­tu­ras no re­fle­jó fiel­men­te la reali­dad. Ca­te­drá­ti­co de His­to­ria de Ibe­roa­mé­ri­ca en Ya­le, Bing­ham no era es­tric­ta­men­te un ar­queó­lo­go, pe­ro so­ñó con “cru­zar la tie­rra in­cai­ca a lo­mos de mu­la” y ha­llar las rui­nas de Vil­ca­bam­ba, ciu­dad an­di­na don­de se re­fu­gia­ron cua­tro em­po­bre­ci­dos so­be­ra­nos in­cas tras la con­quis­ta de Pi­za­rro. Des­de allí or­ga­ni­za­ron es­ca­ra­mu­zas y gue­rri­llas con­tra los es­pa­ño­les y sus alia­dos in­dí­ge­nas, al­ter­na­das con in­ter­mi­ten­tes ne­go­cia­cio­nes de paz. Los es­pa­ño­les arra­sa­ron es­te re­duc­to re­bel­de y eje­cu­ta­ron a Tú­pac Ama­ru I, el úl­ti­mo in­ca, en 1572. Más de tres si­glos des­pués, gra­cias a la for­tu­na y con­tac­tos po­lí­ti­cos de su es­po­sa, una de las he­re­de­ras de la jo­ye­ría Tiffany, Bing­ham em­pren­dió dos ex­pe­di­cio­nes en bus­ca de la ciu­dad per­di­da. En el se­gun­do in­ten­to la en­con­tró, o cre­yó en­con­trar­la..., aun­que no sin una bue­na do­sis de ayu­da. Lo cier­to es que no fue el pri­mer ex­tran­je­ro en ho­llar las rui­nas. Un sa­quea­dor ale­mán se le ade­lan­tó en 1867. Se lla­ma­ba Au­gus­to Berns y creó una fal­sa em­pre­sa mi­ne­ra, la Com­pa­ñía Anó­ni­ma Ex­plo­ta­do­ra de las Hua­cas del In­ca. Las pie­zas de oro y pla­ta que ex­por­ta­ba y ven­día a co­lec­cio­nis­tas po­co es­cru­pu­lo­sos no pro­ce­dían de mi­na al­gu­na, sino de un ya­ci­mien­to jun­to al río Uru­bam­ba, que bien po­dría ser Ma­chu Pic­chu, aun­que su ubi­ca­ción en el ma­pa di­bu­ja­do por el em­pre­sa­rio es al­go im­pre­ci­sa. El go­bierno pe­ruano, le­jos de im­pe­dir la ex­po­lia­ción, se ha­bría con­for­ma­do con re­ci­bir un 10% de to­das las al­ha­jas des­cu­bier­tas. Eran tiem­pos en que ar­queó­lo­gos

y ca­za­te­so­ros in­ter­cam­bia­ban sus pa­pe­les sin que na­die se es­can­da­li­za­ra de­ma­sia­do. Re­cor­de­mos, por ejem­plo, las po­lé­mi­cas ex­ca­va­cio­nes de Hein­rich Schlie­mann, que en 1873 se lle­vó ile­gal­men­te de Tro­ya el lla­ma­do Te­so­ro de Pría­mo. Nueve años an­tes de la ex­pe­di­ción de Bing­ham, to­pó con las rui­nas un arren­da­ta­rio lla­ma­do Agus­tín Li­zá­rra­ga, que bus­ca­ba nue­vas tie­rras de cul­ti­vo por la zo­na jun­to a otros agri­cul­to­res. Li­zá­rra­ga de­jó un es­cue­to gra­fi­to en car­bon­ci­llo en la pa­red del tem­plo de las Tres Ven­ta­nas: “A. Li­zá­rra­ga, 1902”. Y no se guar­dó su ha­llaz­go pre­ci­sa­men­te en se­cre­to: dos años más tar­de, con mo­ti­vo de una bo­da, guió a la ci­ma a seis hom­bres y tres mu­je­res en lo que pu­do ser la pri­me­ra vi­si­ta tu­rís­ti­ca al ya­ci­mien­to.

En 1911, lo que co­no­ce­mos co­mo Ma­chu Pic­chu ya era un se­cre­to a vo­ces en­tre los en­ten­di­dos so­bre Pe­rú. El nor­te­ame­ri­cano Al­bert A. Gie­sec­ke, rec­tor de la Uni­ ver­si­dad Na­cio­nal de San An­to­nio Abad del Cus­co, su­po del ha­llaz­go de Li­zá­rra­ga a tra­vés del ha­cen­da­do Brau­lio Po­lo. Fue Gie­sec­ke quien es­cri­bió a Bing­ham, le pu­so so­bre la pis­ta y le fa­ci­li­tó el con­tac­to de Mel­chor Ar­tea­ga, com­pa­ñe­ro de Li­zá­rra­ga en la pri­me­ra ex­pe­di­ción. Guia­do por Ar­tea­ga y el ni­ño Juan Pa­blo Ál­va­rez, Bing­ham al­can­zó la ci­ma el 24 de ju­lio. Allí se en­con­tró con Ana­cle­to Ál­va­rez y To­ri­bio Re­char­te, dos lu­ga­re­ños in­dí­ge­nas que cul­ti­va­ban los an­ti­guos ban­ca­les in­cas por or­den de Li­zá­rra­ga.

To­dos es­tos de­ta­lles des­apa­re­cie­ron gra­dual­men­te del li­bro y de la me­mo­ria de Hiram Bing­ham. Cuan­do Ya­le fi­nan­ció su pri­me­ra ex­ca­va­ción cien­tí­fi­ca, Bing­ham man­dó bo­rrar la ins­crip­ción de Li­zá­rra­ga, que, sin em­bar­go, apa­re­ce, aun­que al­go bo­rro­sa, en las pri­me­ras fo­tos del ya­ci­mien­to. Uno de los hi­jos del ex­plo­ra­dor re­co­no­ció años más tar­de, en una bio­gra­fía de su pa­dre, que en el cua­derno de cam­po de es­te fi­gu­ra­ba la si­guien­te ano­ta­ción: “Agus­tín Li­zá­rra­ga es el des­cu­bri­dor de Ma­chu Pic­chu, él vi­ve en el pue­bli­to de San Mi­guel”. Li­zá­rra­ga acom­pa­ñó al doc­tor Jo­sé Ga­briel Cosio en la pri­me­ra Ex­pe­di­ción Uni­ver­si­ta­ria Cus­que­ña, em­pren­di­da sie­te me­ses más tar­de que la de Ya­le, pe­ro cu­yas con­clu­sio­nes cien­tí­fi­cas no lle­ga­ron a ver la luz.

Si Li­zá­rra­ga as­pi­ra­ba al re­co­no­ci­mien­to por su pa­pel en el re­des­cu­bri­mien­to, no tu­vo tiem­po de exi­gir­lo. Se aho­gó en el río Vil­ca­no­ta, ma­nan­tial del Uru­bam­ba, ca­tor­ce me­ses an­tes de la pu­bli­ca­ción del tex­to de Bing­ham. En cual­quier ca­so, a pe­sar de sus opor­tu­nas e in­tere­sa­das omi­sio­nes, no ca­be du­da de que fue Bing­ham el pri­me­ro en di­ri­gir una ex­ca­va­ción ar­queo­ló­gi­ca y en otor­gar a Ma­chu Pic­chu la re­le­van­cia mun­dial que le co­rres­pon­día. Una pla­ca a la en­tra­da del ya­ci­mien­to y una ca­rre­te­ra bau­ti­za­da con su nom­bre agra­de­cen hoy la in­ne­ga­ble con­tri­bu­ción del nor­te­ame­ri­cano. Co­mo mu­chos ar­queó­lo­gos ro­mán­ti­cos, sin em­bar­go, Bing­ham erró en dos de sus prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes. Ma­chu Pic­chu no era Vil­ca­bam­ba la Gran­de, co­mo él

LOS DE­TA­LLES SO­BRE LOS DES­CU­BRI­DO­RES LO­CA­LES DES­APA­RE­CIE­RON DE LAS NO­TAS DE HIRAM BING­HAM

su­po­nía: es­ta ciu­dad for­ta­le­za an­di­na se des­cu­bri­ría en 2002, aun­que con­ti­núa exis­tien­do cier­ta po­lé­mi­ca so­bre su ubi­ca­ción. Ade­más, ba­sán­do­se en la ex­plo­ra­ción de las tum­bas de Ma­chu Pic­chu, Bing­ham cre­yó ha­ber ha­lla­do los res­tos de las vír­ge­nes del Sol, un se­lec­to gru­po de sa­cer­do­ti­sas que con­sa­gra­ban su vi­da al cul­to del dios so­lar In­ti, es­co­gi­das en­tre las mu­cha­chas más be­llas del Im­pe­rio. Lle­gó a es­ta con­clu­sión tras ana­li­zar las osa­men­tas y de­du­cir que el 80% de ellas co­rres­pon­dían a mu­je­res, una des­pro­por­ción cier­ta­men­te in­só­li­ta. Es­tu­dios más re­cien­tes han echa­do por tie­rra es­ta su­po­si­ción. Un nue­vo aná­li­sis del an­tro­pó­lo­go fo­ren­se John Ve­rano con­fir­ma que la pro­por­ción en­tre hom­bres y mu­je­res es­tá equi­li­bra­da. El equi­po de Bing­ham no tu­vo en cuen­ta que los va­ro­nes an­di­nos eran de cons­ti­tu­ción más li­ge­ra y es­bel­ta, y atri­bu­yó se­xo fe­me­nino a un buen nú­me­ro de es­que­le­tos masculinos. Por otra par­te, en­tre los en­te­rra­mien­tos apa­re­cie­ron tam­bién res­tos de ni­ños, di­fí­ci­les de re­la­cio­nar con las vír­ ge­nes del Sol, a pe­sar de que, en con­ta­das ex­cep­cio­nes, el hi­jo de una de es­tas mu­cha­chas po­día con­si­de­rar­se fru­to del dios In­ti, y no de un des­liz. Hoy en día, a par­tir de un aná­li­sis de su ali­men­ta­ción y en­fer­me­da­des, se cree que es­tas per­so­nas tra­ba­ja­ban co­mo sir­vien­tes im­pe­ria­les: sus tum­bas eran de­ma­sia­do mo­des­tas pa­ra ser de no­bles, pe­ro co­mían maíz, ce­real por en­ton­ces aris­to­crá­ti­co, y no desem­pe­ña­ban ta­reas fí­si­ca­men­te du­ras, a juz­gar por la ausencia de ar­tri­tis en sus hue­sos.

De­vo­lu­ción del pa­tri­mo­nio

Las con­tro­ver­sias aso­cia­das al tra­ba­jo de Bing­ham no ter­mi­nan aquí. El es­ta­dou­ni­den­se ob­tu­vo del go­bierno pe­ruano de la épo­ca un per­mi­so tem­po­ral pa­ra tras­la­dar a Ya­le una se­rie de pie­zas ar­queo­ló­gi­cas, con el fin de ana­li­zar­las y es­tu­diar­las du­

EL TE­SO­RO DE MA­CHU PIC­CHU, PRESTADO A YA­LE POR TRES AÑOS, PA­SÓ CA­SI UN SI­GLO EN SUS AL­MA­CE­NES

ran­te tres años. Las con­di­cio­nes del acuer­do se pu­bli­ca­ron en el dia­rio El Co­mer­cio el 5 de no­viem­bre de 1912. Una de las cláusulas es­ti­pu­la­ba que Pe­rú po­día exi­gir a Ya­le y a la Na­tio­nal Geo­grap­hic So­ciety en cual­quier mo­men­to la de­vo­lu­ción de to­das las pie­zas e in­for­ma­ción so­bre las con­clu­sio­nes cien­tí­fi­cas. Pe­ro en la mis­ma épo­ca es­ta­lló la pug­na po­lí­ti­ca en­tre el pre­si­den­te Au­gus­to Le­guía y el que se­ría su su­ce­sor, Gui­ller­mo Bi­lling­hurst, y los su­ce­si­vos e ines­ta­bles go­bier­nos se cen­tra­ron en te­mas más acu­cian­tes. El te­so­ro ar­queo­ló­gi­co de Ma­chu Pic­chu no se re­cla­mó, y que­dó de­po­si­ta­do du­ran­te ca­si un si­glo en los al­ma­ce­nes de Ya­le, en New Ha­ven, Con­nec­ti­cut. Bing­ham, que no tar­da­ría en em­pren­der una ful­gu­ran­te ca­rre­ra po­lí­ti­ca co­mo se­na­dor, siem­pre res­tó im­por­tan­cia al nú­me­ro y ca­li­dad de es­tos ob­je­tos, que se­gún él no pa­sa­ban de las 4.000 pie­zas. En reali­dad, eran 46.332. Al­go más de tres­cien­tas, en­tre las más lla­ma­ti­vas, pa­sa­ron a ex­hi­bir­se per­ma­nen­te­men­te en el Mu­seo Pea­body, vin­cu­la­do a la uni­ver­si­dad, pe­ro el res­to no em­pe­zó a es­tu­diar­se has­ta la dé­ca­da de los ochen­ta del pa­sa­do si­glo, po­co des­pués de que la Unes­co de­cla­ra­ra Ma­chu Pic­chu Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Al­gu­nas su­frie­ron da­ños du­ran­te un in­cen­dio en los años se­sen­ta, otras se mez­cla­ron con ob­je­tos pro­ce­den­tes de otros ya­ci­mien­tos in­cas. El go­bierno de Ale­jan­dro To­le­do (20012006) ini­ció ne­go­cia­cio­nes pa­ra re­cu­pe­rar to­do es­te pa­tri­mo­nio, que re­sul­ta­ron ar­duas e in­fruc­tuo­sas. Su su­ce­sor, Alan Gar­cía, fue más allá y em­pren­dió ac­cio­nes ju­di­cia­les con­tra Ya­le. Fi­nal­men­te se al­can­zó un acuer­do en 2010: Pe­rú re­cu­pe­ra­ría la gran ma­yo­ría de las pie­zas pa­ra ex­hi­bir­las en la cus­que­ña Ca­sa Con­cha, pre­cio­so pa­la­cio co­lo­nial re­con­ver­ti­do en mu­seo, la­bo­ra­to­rio y cen­tro de do­cu­men­ta­ción. Una pequeña par­te per­ma­ne­ce­ría ce­di­da en el Mu­seo Pea­body de la Uni­ver­si­dad de Ya­le, y otra por­ción via­ja­ría por el mun­do en una ex­po­si­ción iti­ne­ran­te. La Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de San An­to­nio Abad del Cus­co es­ta­ble­ce­ría con Ya­le, ade­más, un pro­gra­ma de in­ter­cam­bio de alum­nos e in­ves­ti­ga­do­res dis­pues­tos a tra­ba­jar con­jun­ta­men­te.

Los pri­me­ros ob­je­tos re­gre­sa­ron a Pe­rú en 2011, coin­ci­dien­do con el cen­te­na­rio del re­des­cu­bri­mien­to de Ma­chu Pic­chu. El úl­ti­mo lo­te, com­pues­to por unos trein­ ta y cin­co mil frag­men­tos de ce­rá­mi­ca y piedra, ate­rri­zó en Cus­co en no­viem­bre del año 2012. Un go­lo­so re­to pa­ra los ar­queó­lo­gos pe­rua­nos y un re­cla­mo más pa­ra los tu­ris­tas, que por fin tie­nen la opor­tu­ni­dad de com­pren­der Ma­chu Pic­chu no so­lo a tra­vés de sus tem­plos, al­ta­res y es­pec­ta­cu­la­res vis­tas pa­no­rá­mi­cas, sino tam­bién a tra­vés de las per­te­nen­cias –ar­mas, va­si­jas, he­rra­mien­tas, jo­yas– de sus an­ti­guos ha­bi­tan­tes.

TRA­MO DEL CA­MINO DEL IN­CA, que en tiem­pos prehis­pá­ni­cos unía Cus­co con Ma­chu Pic­chu.

EL IN­CA PA­CHA­CU­TI, pin­tu­ra del si­glo xvii. Convento de la Vir­gen de Co­pa­ca­ba­na, Li­ma.

MA­CHU PIC­CHU cu­bier­ta de ma­le­za en 1912. A la izq­da., fo­to­gra­fía de Hiram Bing­ham.

PIE­ZAS pro­ce­den­tes de Ma­chu Pic­chu de­vuel­tas a Pe­rú por la Uni­ver­si­dad de Ya­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.