Bar­ba­ne­gra

Historia y Vida - - SUMARIO - J. Elliot, pe­rio­dis­ta.

El úl­ti­mo gran pi­ra­ta clá­si­co del Ca­ri­be tu­vo una exis­ten­cia de ti­ma­dor y ma­lean­te, con un fi­nal, eso sí, digno de las pe­lí­cu­las del gé­ne­ro. Su bu­que in­sig­nia es ac­tual­men­te ob­je­to de res­ca­te.

Ha­ce 300 años, en Ca­ro­li­na del Nor­te, caía aba­ti­do Bar­ba­ne­gra, el úl­ti­mo pi­ra­ta del Ca­ri­be de la era clásica. Al mar­gen de su fie­re­za im­pla­ca­ble, se cons­tru­yó una ima­gen es­pe­luz­nan­te pa­ra con­se­guir que fue­se el te­rror el que hi­cie­se par­te de su tra­ba­jo de pi­lla­je.

Es­te año se cum­plen jus­to 300 des­de que la fra­ga­ta Queen An­ne’s Re­ven­ge en­ca­lló en el ve­rano de 1718 y su le­gen­da­rio capitán ca­yó aba­ti­do al acer­car­se ese in­vierno. El Ca­ri­be y las In­dias Oc­ci­den­ta­les si­guie­ron su­frien­do a al­gún que otro pi­ra­ta du­ran­te un tiem­po más. Sin em­bar­go, el te­mi­do Bar­ba­ne­gra fue el úl­ti­mo de au­tén­ti­co re­nom­bre en la edad de oro de es­te fe­nó­meno cri­mi­nal tí­pi­co de las Amé­ri­cas co­lo­nia­les. Lo que se co­no­ce de él an­tes de con­ver­tir­se en un si­nó­ni­mo de pi­ra­te­ría se ba­sa en con­je­tu­ras. Se cree que Ed­ward Teach, un nom­bre en­tre otros po­si­bles, na­ció en el úl­ti­mo ter­cio del si­glo xvii en la ciu­dad in­gle­sa de Bris­tol, por esas fe­chas el se­gun­do puer­to de Gran Bretaña. Ade­más de es­te en­torno ma­ri­ne­ro, pue­de que per­te­ne­cie­ra a una fa­mi­lia aco­mo­da­da, ya que sa­bía leer y es­cri­bir cuan­do so­lo las éli­tes lo ha­cían. Es pro­ba­ble que, de jo­ven, el fu­tu­ro azo­te del Ca­ri­be y la cos­ta atlán­ti­ca de lo que pron­to se­ría Es­ta­dos Uni­dos se en­ro­la­ra pa­ra com­ba­tir en la Ro­yal Navy al es­ta­llar la gue­rra de Su­ce­sión es­pa­ño­la. Es así co­mo ha­bría lle­ga­do a las aguas tro­pi­ca­les del Nue­vo Mun­do. Allí ha­bría te­ni­do por tea­tro de ope­ra­cio­nes la gue­rra de la rei­na Ana. Era el ca­pí­tu­lo nor­te­ame­ri­cano de la gue­rra de Su­ce­sión es­pa­ño­la y la ex­pli­ca­ción del nom­bre que pon­dría más tar­de a su na­ve prin­ci­pal (Queen An­ne’s Re­ven­ge: “La ven­gan­za de la rei­na Ana”). Su pa­pel en es­te con­flic­to ha­bría si­do el de cor­sa­rio, qui­zá con ba­se en Ja­mai­ca. Su bio­gra­fía co­mien­za a to­mar cuer­po a par­tir de la pri­me­ra no­ti­cia es­cri­ta que se tie­ne de sus ac­ti­vi­da­des co­mo pi­ra­ta.

A las ór­de­nes de Hor­ni­gold

En el ve­rano de 1716, un re­gis­tro en la bi­tá­co­ra de otro no­to­rio ban­di­do ma­rino, Ben­ja­min Hor­ni­gold, re­fie­re que se ha­bían adue­ña­do jun­tos, al fren­te de una te­mi­ble ban­da, de va­rios mer­can­tes que trans­por­ta­ban vino y ha­ri­na en torno a las Ber­mu­das. Bar­ba­ne­gra apa­re­ce per­fi­la­do co­mo el se­gun­do de Hor­ni­gold. Co­man­da­ba una ba­lan­dra, la em­bar­ca­ción pi­ra­ta más ha­

bi­tual –una re­la­ti­va­men­te li­ge­ra, con cu­bier­ta y un úni­co más­til–, ser­vi­da por seis ca­ño­nes y 70 tri­pu­lan­tes.

Su je­fe, un ma­rino ex­pe­ri­men­ta­do, ex­cor­sa­rio y per­so­na­je in­flu­yen­te en Nas­sau, des­de don­de ope­ra­ba –con el co­rrup­to go­bierno de Baha­mas me­ti­do en el bol­si­llo–, no ha­bría he­cho a Teach su mano de­re­cha de no ha­ber con­fia­do en su leal­tad, pe­ri­cia y fe­ro­ci­dad. Por ello se cree que Hor­ni­gold tu­te­ló en per­so­na, qui­zá a lo lar­go de dos años, el as­cen­so de Bar­ba­ne­gra en el es­ca­la­fón pi­ra­ta. Lo en­cum­bró a la ca­pi­ta­nía, pri­me­ro, de la ba­lan­dra men­cio­na­da y, más ade­lan­te, de su pro­pia na­ve in­sig­nia. No les iba mal en su aso­cia­ción. En la pri­ma­ve­ra de 1717 cap­tu­ra­ron y sa­quea­ron al me­nos ocho mer­can­tes en di­fe­ren­tes pun­tos del li­to­ral atlán­ti­co de EE. UU. Ese ve­rano, la ban­da de Hor­ni­gold su­mó otro ac­ti­vo a sus fi­las al re­ca­lar en las Baha­mas pa­ra des­can­sar. In­cor­po­ró a Ste­de Bon­net, un se­ño­ri­to de Bar­ba­dos, de fa­mi­lia te­rra­te­nien­te, que se ha­bía he­cho a la mar se­dien­to de aven­tu­ra. Re­cor­da­do co­mo “El pi­ra­ta ca­ba­lle­ro”, Bon­net re­sal­ta­ba en­tre sus tos­cos ca­ma­ra­das de pro­fe­sión por su atuen­do y mo­da­les ver­sa­lles­cos. Su pron­ta amis­tad con Teach re­fuer­za la teo­ría de que Bar­ba­ne­gra pro­ve­nía de bue­na cu­na.

Te­rror en la Cos­ta Es­te

Lo cier­to es que Bon­net pu­so al ser­vi­cio de es­te úl­ti­mo su ba­lan­dra, la Re­ven­ge. Se de­bió qui­zá a que se es­ta­ba re­cu­pe­ran­do de las he­ri­das cau­sa­das por un en­fren­ta­mien­to con una na­ve es­pa­ño­la o sen­ci­lla­men­te a que “El pi­ra­ta ca­ba­lle­ro” era un gran com­pa­ñe­ro de juer­gas, pe­ro un capitán de­sas­tro­so. Al fren­te de es­ta em­bar­ca­ción, más re­cia que la an­te­rior, do­ta­da con una do­ce­na de ca­ño­nes y un cen­te­nar de se­cua­ces, Bar­ba­ne­gra se pa­só el oto­ño de 1717 cas­ti­gan­do el li­to­ral de EE. UU. Abor­dó una quin­ce­na de bar­cos con ama­rre en Char­les­ton, la bahía de Che­sa­pea­ke, Fi­la­del­fia, Nue­va York y Bos­ton en ape­nas tres se­ma­nas de oc­tu­bre. Des­pués en­fi­ló al Ca­ri­be pa­ra gua­re­cer­se del in­vierno. En no­viem­bre, mien­tras bor­dea­ba las An­ti­llas Me­no­res, se to­pó a la al­tu­ra de

las islas de Bar­lo­ven­to con el sue­ño flo­tan­te de cual­quier pi­ra­ta am­bi­cio­so: La Con­cor­de, una fra­ga­ta fran­ce­sa que tras­la­da­ba sin es­col­ta de Áfri­ca a Amé­ri­ca me­dio mi­llar de es­cla­vos pa­ra ven­der a las plan­ta­cio­nes de azú­car. Los bar­cos ne­gre­ros eran bo­ti­nes idea­les pa­ra la pi­ra­te­ría por su ve­lo­ci­dad y am­plias bo­de­gas. Mal ar­ma­da con so­lo 14 ca­ño­nes y, ade­más, con la tri­pu­la­ción diez­ma­da por el es­cor­bu­to y la di­sen­te­ría, dos ma­les co­mu­nes a bor­do, Bar­ba­ne­gra se apro­pió de la na­ve sin te­ner que dis­pa­rar ni una de sus 20 pie­zas de ar­ti­lle­ría.

Tras hen­chir de ca­ño­nes La Con­cor­de y re­bau­ti­zar­la Queen An­ne’s Re­ven­ge, Teach se en­con­tró al fren­te de un pe­que­ ño ejér­ci­to. Co­man­da­ba unos dos­cien­tos cin­cuen­ta hom­bres dis­tri­bui­dos en cua­tro em­bar­ca­cio­nes, pues se ha­bía he­cho car­go de las fuer­zas del capitán Hor­ni­gold. Par­te de es­tas es­ta­ban irri­ta­das con su an­ti­guo je­fe por su ne­ga­ti­va a asal­tar bar­cos in­gle­ses. Así que Ben­ja­min Hor­ni­gold de­ci­dió a ini­cios de 1718 que era un buen mo­men­to pa­ra de­jar atrás el mar y cen­trar­se en las plan­ta­cio­nes que ha­bía com­pra­do en Nue­va Pro­vi­den­cia, la isla prin­ci­pal del ar­chi­pié­la­go de las Baha­mas. Pu­do ha­cer­lo sin pro­ble­mas, al aco­ger­se a una am­nis­tía de­cre­ta­da el año an­te­rior por Jor­ge I –el pri­mer Han­no­ver que ri­gió Gran Bretaña– a aque­llos pi­ra­tas que aban­do­na­ran sus ope­ra­cio­nes.

El gran dia­blo

El edic­to, por otro la­do, cas­ti­ga­ba con la hor­ca, ampu­tacio­nes, tor­tu­ra, con­fis­ca­cio­nes y otras pe­nas se­ve­ras a los re­in­ci­den­tes. La Paz de Utrecht ha­bía zan­ja­do la gue­rra de Su­ce­sión en 1713, pe­ro con ello ha­bía de­ja­do en el pa­ro a mi­les de cor­sa­rios e in­fan­tes de la Ro­yal Navy y otras ar­ma­das. Las aguas del Nue­vo Mun­do, en con­se­cuen­cia, se in­fes­ta­ron de pi­ra­tas. De ahí que Lon­dres y otros es­ta­dos eu­ro­peos dic­ta­ran en los años si­guien­tes le­yes muy agre­si­vas pa­ra ful­mi­nar es­ta pla­ga, la úl­ti­ma olea­da clásica de la re­gión.

Es­ta nor­ma­ti­va se con­tó en­tre los fac­to­res que aca­ba­ron con la edad de oro de la pi­ra­te­ría en Amé­ri­ca. Prue­ba de ello fue que,

ape­nas una dé­ca­da más tar­de, aso­la­ba la zo­na so­lo uno de ca­da diez pi­ra­tas de an­ta­ño, y se da­ban anual­men­te ape­nas me­dia do­ce­na de ata­ques. An­tes su­pe­ra­ban el me­dio cen­te­nar. Úni­ca­men­te los ca­pi­ta­nes más te­me­ra­rios per­sis­tie­ron en sus ac­ti­vi­da­des en es­te pe­río­do fi­nal des­de el edic­to bri­tá­ni­co de 1717. Bar­ba­ne­gra des­ta­có, sin du­da, co­mo el más es­pec­ta­cu­lar. Eman­ci­pa­do de su pa­drino en el cri­men y per­se­gui­do co­mo nun­ca, se en­tre­gó a un fre­ne­sí de atra­cos. En las In­dias Oc­ci­den­ta­les asal­tó tan­to po­se­sio­nes fran­ce­sas (la co­lo­nia de Gua­da­lu­pe, un mer­can­te en San Cris­tó­bal y Nie­ves...) co­mo inglesas (una ba­lan­dra en las islas Vír­ge­nes). Des­pués pu­so rum­bo al oes­te pa­ra ata­car in­tere­ses es­pa­ño­les. Su cam­pa­ña con­tra bar­cos fon­dea­dos en el gol­fo de Mé­xi­co y en po­bla­dos de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán le va­lió el mo­te de “El gran dia­blo”. A es­te apo­do con­tri­bu­yó, por su­pues­to, su ca­rác­ter cruel. No hay re­gis­tros fi­de­dig­nos de que matase o tor­tu­ra­se a nin­gu­na de sus víc­ti­mas. Sin em­bar­go, una vez dis­pa­ró en la ro­di­lla a su pri­mer ofi­cial so­lo pa­ra lla­mar­lo al or­den. Lo de­jó li­sia­do de por vi­da. Tam­bién hay tes­ti­mo­nios de que a las mu­je­res que se ne­ga­ban a en­tre­gar­le sus ani­llos por las bue­nas les cer­ce­na­ba los de­dos sin más.

Cam­bio de gua­ri­da

Co­mo con­tra­par­ti­da de es­te tem­pe­ra­men­to explosivo y san­gui­na­rio, se di­ce que so­lía ser mag­ná­ni­mo con las per­so­nas que le obedecían sin re­chis­tar. Y se tra­ta­ba in­cues­tio­na­ble­men­te de un hom­bre va­lien­te. Dio mues­tra de ello en enero de 1718, por ejem­plo, cuan­do hi­zo fren­te en un due­lo na­val a to­do un bu­que de gue­rra, el Scar­bo­rough, que mon­ta­ba 32 ca­ño­nes e in­fan­tes de ma­ri­na pro­fe­sio­na­les. Fue jus­to por esas fe­chas cuan­do Bar­ba­ne­gra se es­ta­ble­ció en la isla Ocracoke, de­lan­te de la cos­ta, re­ple­ta de mean­dros –léa­se es­con­dri­jos–, de Ca­ro­li­na del Nor­te. Se tra­tó de una pre­vi­sión afor­tu­na­da. Unos me­ses des­pués, las Baha­mas, su ba­se an­te­rior, se­rían go­ber­na­das por Woo­des Ro­gers, un ex­cor­sa­rio que, al blan­quear­se, se lan­zó a ex­tir­par a con­cien­cia la pi­ra­te­ría lo­cal, lo que ace­le­ró su dis­mi­nu­ción. Teach con­ta­ba en su nue­vo ho­gar nor­ca­ro­lino con la com­pli­ci­dad del mis­mí­si­mo go­ber­na­dor. El co­rrup­to Char­les Eden en­cu­bría le­gal­men­te o mi­ra­ba ha­cia otro la­do cuan­do su so­cio, que le re­com­pen­sa­ba es­tas gen­ti­le­zas con par­te del bo­tín, da­ba un gol­pe o ven­día lo ro­ba­do a los respetables ciu­da­da­nos de su te­rri­to­rio. A na­die le im­por­ta­ba si Bar­ba­ne­gra di­ri­gía su pan­di­lla a un viejo nau­fra­gio, co­mo hi­zo en Florida en bus­ca de res­tos de la

CON­TA­BA EN OCRACOKE CON LA COM­PLI­CI­DAD DEL GO­BER­NA­DOR, CHAR­LES EDEN, RE­COM­PEN­SA­DO CON PAR­TE DEL BO­TÍN

Flo­ta de In­dias his­pa­na, hun­di­da tres años an­tes y re­ple­ta de oro y pla­ta. Pe­ro Eden se veía en un aprie­to si el des­pia­da­do capitán no pros­pe­ra­ba lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra te­ner apla­ca­dos a sus ban­di­dos. Pa­ra pa­liar la si­tua­ción, se des­man­da­ba. Ocu­rrió al vol­ver de Florida. Teach re­gre­só con las bo­de­gas va­cías. Su pa­so si­guien­te fue, por tan­to, una osa­día inusi­ta­da: el blo­queo y ex­tor­sión de la pu­jan­te ca­pi­tal co­lo­nial de la otra Ca­ro­li­na, la del Sur, lo que re­sul­tó di­fí­cil de jus­ti­fi­car has­ta pa­ra Eden.

El pi­ra­ta humean­te

El chan­ta­je a Char­les­ton cons­ti­tu­yó el gol­pe maes­tro de Bar­ba­ne­gra. No so­lo por su es­pec­ta­cu­la­ri­dad y du­ra­ción, sino

tam­bién por ha­ber si­do in­cruen­to. Pro­du­jo un ju­go­so bo­tín sin te­ner que dis­pa­rar ni un ti­ro. Un atra­co de es­tas características era el ideal pi­ra­ta y mues­tra la pro­fe­sio­na­li­dad de Teach. Su es­ti­lo de­lic­ti­vo, de he­cho, so­lió ba­sar­se me­nos en la vio­len­cia que en la in­ti­mi­da­ción. Tan­to la enor­mi­dad de su bu­que in­sig­nia co­mo la ban­de­ra negra que lo re­ma­ta­ba –con un es­que­le­to de de­mo­nio al­zan­do una co­pa y alan­cean­do un co­ra­zón san­gran­te– es­ta­ban di­ri­gi­das a cau­sar pa­vor. La pro­pia ima­gen de Bar­ba­ne­gra, que pa­re­cía sa­li­da del in­fierno, era de­li­be­ra­da, pa­ra fa­ci­li­tar su ta­rea de ban­di­do. Un asal­to se sim­pli­fi­ca­ba mu­cho si la ma­la fa­ma de un pi­ra­ta ins­pi­ra­ba tan­to mie­do que pa­ra­li­za­ba a sus pre­sas. Per­mi­tía ata­car y huir con ra­pi­dez y sin com­ba­tir, lo que aho­rra­ba es­fuer­zos, re­cur­sos y ries­gos. Al­to pa­ra su tiem­po –me­día más de me­tro ochen­ta–, an­cho de hom­bros, fuer­te y de fac­cio­nes afiladas, Teach no so­lo lle­va­ba lar­ga la bar­ba os­cu­ra que le va­lió su apo­do; tam­bién la tren­za­ba con cin­tas de co­lo­res, co­mo un sal­va­je pa­ra una so­cie­dad en la que los hom­bres de bien iban ra­su­ra­dos. Es­te as­pec­to ex­cén­tri­co y ate­mo­ri­zan­te lo lle­va­ba al ex­tre­mo, con un gran sen­ti­do tea­tral, al em­pren­der un abor­da­je. En un há­bil ejer­ci­cio de mar­ke­ting de épo­ca, en esas oca­sio­nes se ves­tía ín­te­gra­men­te de ne­gro, se cruzaba el pe­cho y la cin­tu­ra con tres pa­res de pis­to­las más al­gu­nas da­gas, em­pu­ña­ba un sa­ble gran­de en la mano de­re­cha y, en la iz­quier­da, por­ta­ba ade­más un ga­rro­te. Por si fue­ra po­co, cons­cien­te de la im­por­tan­cia de una ima­gen impactante en el ne­go­cio de pro­vo­car te­rror, me­tía ba­jo su tri­cor­nio me­chas de cá­ña­mo en­cen­di­das. Su ca­ra, do­mi­na­da por dos ojos de ex­pre­sión in­ten­cio­na­da­men­te alo­ca­da y en­ro­je­ci­dos por la hu­ma­re­da, emer­gía en­tre un chis­po­rro­teo cons­tan­te co­mo si sa­lie­ra del mis­mí­si­mo averno.

De­te­ni­do por los ele­men­tos

To­do es­te des­plie­gue es­cé­ni­co, más la au­da­cia de sus atra­cos, ha­cía que la ma­yo­ría de sus víc­ti­mas en­tre­ga­sen pa­cí­fi­ca­men­te la car­ga, el bar­co o lo que se ter­cia­ra. Na­die que­ría líos con un mons­truo así. Me­nos cuan­do, en su mo­men­to ál­gi­do, iba se­cun­da­do por cua­tro na­ves y has­ta cua­tro­cien­tos si­ca­rios eri­za­dos de ca­ño­nes, ar­ca­bu­ces, tra­bu­cos, ha­chas, sa­bles y cu­chi­llos. Con­ver­ti­do tras el blo­queo de Char­les­ton en el ene­mi­go pú­bli­co nú­me­ro uno de los fu­tu­ros Es­ta­dos Uni­dos, a Bar­ba­ne­gra le con­ve­nía es­fu­mar­se du­ran­te un tiem­po. Pu­so proa a Ca­ro­li­na del Nor­te pa­ra ex­tra­viar­se en­tre las múl­ti­ples si­nuo­si­da­des de su cos­ta y es­tar al am­pa­ro de su so­cio, el go­ber­na­dor Eden. Pe­ro eran aguas po­co pro­fun­das pa­ra el ca­la­do del Queen

An­ne’s Re­ven­ge. El bar­co en­ca­lló a to­da ve­la en los ban­cos de are­na que ha­bía a la al­tu­ra de la en­se­na­da de Beau­fort. No hu­bo más re­me­dio que aban­do­nar la fra­ga­ta allí. Du­ran­te si­glos se ha di­cho que qui­zá se tra­tó de una es­tra­ta­ge­ma de Teach pa­ra des­pren­der­se de la ma­yo­ría de su flo­ti­lla, que ha­bía cre­ci­do de­ma­sia­do, y ocul­tar­le en la mis­ma ju­ga­da la ma­yor par­te del bo­tín de Char­les­ton. Sin em­bar­go, evi­den­cias ar­queo­ló­gi­cas de 2008 han des­men­ti­do es­ta ver­sión. Bar­ba­ne­gra in­ten­tó sal­var la em­bar­ca­ción has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, pe­ro no lo lo­gró, pe­se a su pro­ba­da des­tre­za náu­ti­ca. El ca­so es que, tras es­te ac­ci­den­te en ju­nio de 1718, de­ci­dió re­ti­rar­se de la pi­ra­te­ría. Tras­la­dó las po­se­sio­nes que pu­do a la ba­lan­dra Ad­ven­tu­re, ca­pi­ta­nea­da por su mano de­re­cha, Is­rael Hands, un nom­bre des­pués in­mor­ta­li­za­do por Ro­bert L. Ste­ven­son en La isla del te­so­ro. Ade­más, de­jó en un is­lo­te de­sier­to a va­rias de­ce­nas de los ma­ri­ne­ros más dís­co­los y se adue­ñó de sus per­te­nen­cias. Y, por úl­ti­mo, de­vol­vió el man­do de la Re­ven­ge a Ste­de Bon­net, que que­ría se­guir las an­da­das.

Bar­ba­ne­gra, un Bar­ba­zul

Des­pués, Bar­ba­ne­gra na­ve­gó ha­cia la al­dea nor­ca­ro­li­na de Bath con unos se­sen­ta de sus se­cua­ces más lea­les. Allí acep­tó de su so­cio, el go­ber­na­dor Eden, el in­dul­to de la Co­ro­na bri­tá­ni­ca, se com­ pró tie­rras y una ca­sa y, en un alar­de de in­te­gra­ción so­cial, has­ta se ca­só con la hi­ja de un te­rra­te­nien­te lo­cal. La chi­ca, de es­ca­sos 16 años, era la de­ci­mo­cuar­ta es­po­sa que to­ma­ba Bar­ba­ne­gra, de creer a un bió­gra­fo de la épo­ca.

Es­ta co­me­dia du­ró ape­nas se­ma­nas. Al ca­bo de un mes, Teach pi­dió a las au­to­ri­da­des una pa­ten­te de cor­so y, no mu­cho des­pués, re­gre­só di­rec­ta­men­te a la pi­ra­te­ría por li­bre. En reali­dad, du­ran­te su su­pues­to re­ti­ro en Bath ha­bía re­ci­bi­do vi­si­tas cuan­do me­nos sos­pe­cho­sas, co­mo el cruel pi­ra­ta Char­les Va­ne o el me­nos pe­li­gro­so, pe­ro no me­jor, “Ca­li­co Jack” Rack­ham. Con am­bos mon­tó una fies­ta es­can­da­lo­sa pa­ra el vi­llo­rrio pro­tes­tan­te. En agos­to ter­mi­na­ron de caer las más­ca­ras. Un día, Teach y sus hom­bres vol­vie­ron a su atra­ca­de­ro en la isla Ocracoke con un bar­co, apar­te del su­yo, car­ga­do de azú­car y ca­cao. El capitán ex­pli­có que

SU AS­PEC­TO MONS­TRUO­SO HA­CÍA QUE LA MA­YO­RÍA DE SUS VÍC­TI­MAS EN­TRE­GA­SEN LA CAR­GA SIN MÁS

ha­bía en­con­tra­do la na­ve y los va­lio­sos ali­men­tos na­ve­gan­do a la de­ri­va en al­ta mar. Eden y su ofi­cial de adua­nas le cre­ye­ron a pies jun­ti­llas, des­de lue­go: con­fis­ca­ron la car­ga y or­de­na­ron que­mar la na­ve has­ta la lí­nea de flo­ta­ción.

Sin em­bar­go, pron­to co­rrió la voz de que, en reali­dad, los dos fun­cio­na­rios se ha­brían re­par­ti­do el fle­te con el pi­ra­ta y ha­brían in­cen­dia­do el bar­co pa­ra eli­mi­nar evi­den­cias. ¿Por qué? Bar­ba­ne­gra ha­bía asal­ta­do dos mer­can­tes fran­ce­ses no le­jos de las Ber­mu­das y ha­bía he­cho pa­sar la tri­pu­la­ción de una de las na­ves a la otra. Así jus­ti­fi­ca­ría que la pri­me­ra, con la car­ga, iba sin gen­te ni rum­bo, y que po­día que­dár­se­la o en­tre­gar­la a las au­to­ri­da­des, de acuer­do con las le­yes del mar. Fue la go­ta que col­mó el va­so pa­ra los co­lo­nos nor­ca­ro­li­nos. Los ar­ma­do­res re­gio­na­les te­mie­ron que el pi­ra­ta ata­ca­se sus bar­cos y atra­je­ra tal vez a otros fo­ra­ji­dos. Ade­más, es­ta­ban har­tos de te­ner­lo de ve­cino. Sus ma­to­nes se em­bo­rra­cha­ban y la lia­ban par­da un día sí y otro tam­bién. El capitán los de­ja­ba ha­cer, hu­ra­ño, im­pre­vi­si­ble y desafian­te. In­clu­so se ru­mo­rea­ba, co­mo re­co­gió su pri­mer bió­gra­fo en 1724, que a su jo­ven es­po­sa la “for­za­ba a pros­ti­tuir­se” con un pu­ña­do de sus es­bi­rros, “uno tras otro”.

Due­lo en cu­bier­ta

Una co­mi­ti­va de no­ta­bles pre­sen­tó sus que­jas al go­ber­na­dor del es­ta­do co­lin­dan­te, Vir­gi­nia, en bus­ca de jus­ti­cia. A Ale­xan­der Spots­wood tam­bién le preo­cu­pa­ba te­ner tan cer­ca de su ju­ris­dic­ción a Bar­ba­ne­gra, por lo que, sal­tán­do­se sus com­pe­ten­cias, al­qui­ló de su bol­si­llo dos ba­lan­dras, la Pearl y la Ly­me, y las do­tó con unos se­sen­ta ma­ri­nos de gue­rra de la Ro­yal Navy. Los li­de­ra­ba el te­nien­te Ro­bert Maynard. Sus ór­de­nes eran cla­ras: cap­tu­rar a Teach vi­vo o muer­to. Co­rrían los úl­ti­mos días de 1718. Cuan­do Bar­ba­ne­gra vio lle­gar las na­ves ar­ma­das al lu­gar don­de es­ta­ba an­cla­do, pró­xi­mo a su gua­ri­da, re­tó a sus per­se­gui­do­res a que le die­ran al­can­ce. Los efec­ti­vos de Maynard tri­pli­ca­ban los su­yos, pe­ro él era quien era. Ese día, sin em­bar­go, te­nía el tiem­po en con­tra. Ha­bía po­co vien­to. No pu­do ma­nio­brar co­mo le hu­bie­se gus­ta­do. Ob­ser­vó, no obs­tan­te, que las ba­lan­dras ofi­cia­les de pron­to se de­tu­vie­ron y es­co­ra­ron: ha­bían en­ca­lla­do en un ban­co de are­na. Así que or­de­nó a sus hom­bres que re­ma­ran ha­cia el ene­mi­go y, tras em­bes­tir­lo, sal­tó al abor­da­je.

La es­ce­na si­guien­te fue la úni­ca de Teach con al­gún pa­re­ci­do a la pi­ra­te­ría idea­li­za­da de Holly­wood: un due­lo a muer­te en cu­bier­ta, a pleno sol. Des­pués de ma­tar a va­rios in­fan­tes de ma­ri­na, Bar­ba­ne­gra co­rrió ha­cia el te­nien­te Maynard, al iden­ti­fi­car­lo en la Pearl. Lle­va­ba un sa­ble en­san­gren­ta­do en una mano y una pis­to­la car­ga­da en la otra. Lucharon co­mo leo­nes. Am­bos com­ba­tien­tes pri­me­ro dis­pa­ra­ron, pe­ro no hi­cie­ron blan­co. Aun­que Maynard cre­yó ver que ha­bía atra­

MAYNARD CRE­YÓ HA­BER­LE DA­DO A BAR­BA­NE­GRA, PE­RO ES­TE CON­TI­NUÓ PE­LEAN­DO CO­MO SI NA­DA

ve­sa­do a Bar­ba­ne­gra, el pi­ra­ta con­ti­nuó pe­lean­do co­mo si na­da. En­ton­ces, Teach sol­tó un man­do­ble que par­tió en dos el hie­rro del te­nien­te. Iba a re­ma­tar­lo cuan­do un ma­rino de la Ro­yal Navy se ade­lan­tó por de­trás de Maynard y lan­zó un sa­bla­zo le­tal a la gar­gan­ta de Bar­ba­ne­gra. El pi­ra­ta con­ti­nuó mo­vien­do el bra­zo ar­ma­do, pe­ro ca­da vez con me­nos fuer­za.

Co­men­zó a tras­ta­bi­llar y ter­mi­nó de­rrum­bán­do­se so­bre la cu­bier­ta.

Una le­yen­da vi­va

Cuan­do exa­mi­na­ron su cadáver, se le en­con­tra­ron cin­co he­ri­das de ba­la y vein­te de ar­ma blan­ca. Maynard or­de­nó que le cor­ta­ran la ca­be­za, co­mo prue­ba pa­ra reclamar una re­com­pen­sa de 100 li­bras es­ter­li­nas, y se lan­za­ra el cuer­po al mar. Se­gún la le­yen­da, el capitán de­ca­pi­ta­do na­dó tres ve­ces al­re­de­dor del bar­co an­tes de hun­dir­se pa­ra siem­pre. La ca­be­za de Bar­ba­ne­gra via­jó des­pués en la Pearl has­ta Vir­gi­nia col­ga­da del bau­prés, pu­drién­do­se día a día a la vis­ta de to­dos. Pe­da­go­gía de la épo­ca. Era un mo­do de ha­cer pú­bli­co que, una vez más, el bien ha­bía ven­ci­do al mal en su eter­na ba­ta­lla. El rei­na­do de te­rror de Bar­ba­ne­gra du­ró en torno a dos años. Se cal­cu­la que en ese pe­río­do asal­tó unos cua­ren­ta bar­cos, ade­más de pro­ta­go­ni­zar los raids con­tra Char­les­ton y las po­bla­cio­nes yu­ca­te­cas. No fue ni de le­jos el pi­ra­ta más exi­to­so en tér­mi­nos ma­te­ria­les. A su muer­te, su bo­tín con­sis­tía en “25 pi­pas de azú­car, 11 to­ne­les y 145 bol­sas de ca­cao, un ba­rril de ín­di­go y una ba­la de al­go­dón”. Nin­gún te­so­ro for­mi­da­ble. Sin em­bar­go, es­te ban­do­le­ro de los ma­res su­po for­jar ya en vi­da, con as­tu­cia, tea­tra­li­dad y des­ca­ro, un per­so­na­je le­gen­da­rio que, co­mo tal, su­pera en po­pu­la­ri­dad to­da­vía hoy a cual­quier otro de su ofi­cio. En­mar­ca­da su tra­yec­to­ria en una ho­ra cre­pus­cu­lar pa­ra la pi­ra­te­ría clásica, fue co­mo si es­ta se des­pi­die­ra con él a lo gran­de.

BAR­CO ESCLAVISTA, por Johann Mo­ritz Ru­gen­das, si­glo xix. En la pág. an­te­rior, Bar­ba­ne­gra. Gra­ba­do.

LA ISLA OCRACOKE, en Ca­ro­li­na del Nor­te, con­te­nía es­con­dri­jos que apro­ve­chó Bar­ba­ne­gra.

LA CAP­TU­RA de Bar­ba­ne­gra, J. L. G. Fe­rris, 1718. A la izq­da., ró­tu­lo en Bath so­bre el pi­ra­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.