Pri­me­ra pla­na

¿SIR­VE LA ONU?

Historia y Vida - - SUMARIO - I. Arias, di­plo­má­ti­co.

Una vi­sión de pri­me­ra mano del es­ta­tus de es­te or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal.

Un hu­mo­ris­ta es­ta­dou­ni­den­se co­men­ta­ba que le ha­bría gus­ta­do es­tar pre­sen­te en el día de la crea­ción pa­ra ha­ber da­do a Dios al­gu­nos con­se­jos. A al­guno de los que he­mos tra­ba­ja­do en Na­cio­nes Unidas nos ha­bría ape­te­ci­do tam­bién asis­tir a su na­ci­mien­to pa­ra ha­ber he­cho, si nos hu­bie­sen de­ja­do, al­gu­nas co­rrec­cio­nes. La ins­ti­tu­ción na­ció en ju­nio de 1945 con la fir­ma de la Car­ta de la ONU en la ciu­dad ca­li­for­nia­na de San Fran­cis­co. Pron­to cum­pli­rá 75 años. Tiem­po su­fi­cien­te pa­ra ha­cer un ba­lan­ce: su tra­yec­to­ria es de­ci­di­da­men­te me­dio­cre. Jun­to a lo­gros evi­den­tes pa­ra el ser hu­mano, la or­ga­ni­za­ción es a me­nu­do inope­ran­te en la prin­ci­pal cues­tión pa­ra la que fue crea­da, el man­te­ni­mien­to de la paz. Por otra par­te, y sin po­ner­me tre­men­dis­ta, es un en­te anacró­ni­co, po­co de­mo­crá­ti­co e in­con­gruen­te.

Los gran­des se im­po­nen

Las Na­cio­nes Unidas son hi­jas de las na­cio­nes que ven­cie­ron en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, es de­cir, Es­ta­dos Uni­dos, Unión So­vié­ti­ca, Gran Bretaña y, en me­nor me­di­da, Chi­na y Fran­cia. Los ho­rro­res del con­flic­to (¿59 mi­llo­nes de muer­tos?), la de­vas­ta­ción que su­frie­ron di­ver­sas na­cio­nes de Eu­ro­pa y Asia, lle­va­ron a los lí­de­res ven­ce­do­res a alum­brar, con el me­jor pro­pó­si­to, un or­ga­nis­mo en el que se dis­cu­tie­ran los pro­ble­mas mun­dia­les, se ac­tua­se pa­ra evi­tar los con­flic­tos y se pa­lia­se el su­fri­mien­to cau­sa­do por ellos. El es­ta­dou­ni­den­se Fran­klin D. Roo­se­velt, prin­ci­pal ani­ma­dor del pro­yec­to, al ini­ciar su cuar­to man­da­to en 1945 (la li­mi­ta­ción pre­si­den­cial de dos pe­río­dos se­ría es­ta­ble­ci­da más tar­de) de­cla­ró: “He­mos apren­di­do que so­los no po­de­mos vi­vir en paz; que nues­tro bie­nes­tar de­pen­de del de otras na­cio­nes le­ja­nas”. Mo­ri­ría el 12 de abril, dos se­ma­nas an­tes del co­mien­zo de la con­fe­ren­cia en que se ges­tó la Car­ta de la ONU. La pri­me­ra de­ci­sión de su su­ce­sor, Harry Tru­man, un vi­ce­pre­si­den­te a quien se ha­bía man­te­ni­do al mar­gen de asun­tos vi­ta­les co­mo la fa­bri­ca­ción de la bom­ba ató­mi­ca, fue que la con­fe­ren­cia se man­ten­dría. No sa­be­mos si el so­vié­ti­co Jo­sef Sta­lin y el bri­tá­ni­co Wins­ton Chur­chill, al que su­ce­de­ría Cle­ment Attlee, co­mul­ga­ban con el fa­lle­ci­do en esa vi­sión de un fu­tu­ro pa­cí­fi­co. Sí coin­ci­dían en­tu­siás­ti­ca­men­te en ha­cer­se un tra­je a me­di­da con las in­ci­pien­tes Na­cio­nes Unidas. Ob­se­sio­na­dos con evi­tar un con­flic­to en­tre ellos y cons­cien­tes de su pe­so he­ge­mó­ni­co co­mo ven­ce­do­res de la con­tien­da, los tres gran­des for­za­ron la apro­ba­ción de la Car­ta, que con­sa­gra la ins­tau­ra­ción de una aris­to­cra­cia per­ma­nen­te que con­tro­la y de­ci­de en los te­mas de im­por­tan­cia.

A San Fran­cis­co acu­die­ron 1.726 de­le­ga­dos de 50 paí­ses y 2.636 pe­rio­dis­tas. Ré­cord pa­ra la épo­ca. La con­ce­sión del ve­to a los cin­co gran­des se­ría el prin­ci­pal es­co­llo de la con­fe­ren­cia. Va­rios par­ti­ci­pan­tes –Aus­tra­lia, Fi­li­pi­nas, Mé­xi­co...– pia­fa­ban in­quie­tos, rea­cios a otor­gar tal mo­nu­men­tal

pri­vi­le­gio a las cin­co po­ten­cias. Los gran­des re­pli­ca­ron li­te­ral e his­trió­ni­ca­men­te que sin ve­to no ha­bría Na­cio­nes Unidas. Los pe­que­ños de­bie­ron in­cli­nar­se. El Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos, país en el que se asen­ta­ría even­tual­men­te la ONU –Sui­za ha­bía eli­mi­na­do la can­di­da­tu­ra de Gi­ne­bra al ma­ni­fes­tar que cual­quier re­so­lu­ción fu­tu­ra que im­pli­ca­se el uso de la fuer­za de­be­ría ser adop­ta­da fue­ra de su te­rri­to­rio–, ra­ti­fi­có la Car­ta con 89 vo­tos a fa­vor y 2 en con­tra.

Sin­sen­ti­dos in­me­dia­tos

La in­con­gruen­cia y la im­po­ten­cia aflo­ra­ron pron­to. La lla­ma­da “cues­tión es­pa­ño­la” es buen ejem­plo de la pri­me­ra. El en­vío por Fran­co de la Di­vi­sión Azul a lu­char jun­to a Ale­ma­nia con­tra la URSS re­sul­ta­ría un bal­dón pa­ra Es­pa­ña: no fui­mos in­vi­ta­dos a San Fran­cis­co; tam­bién se nos ex­clui­ría del Plan Mars­hall; y las Na­cio­nes Unidas nos de­cla­ra­ron un pa­ria in­ter­na­cio­nal. Lle­gó a pro­po­ner­se la prohibición de ven­der­nos pe­tró­leo, y, en diciembre de 1946, la Asam­blea Ge­ne­ral apro­bó una re­so­lu­ción de­cre­tan­do la re­ti­ra­da de em­ba­ja­do­res de Ma­drid (34 vo­tos a fa­vor, 6 en con­tra y 13 abs­ten­cio­nes). La ONU con­si­de­ra­ba el ré­gi­men es­pa­ñol in­com­pa­ti­ble con la de­mo­cra­cia y los par­ti­dos. Otros car­gos más tru­cu­len­tos, de di­ver­sos ora­do­res, eran que nues­tro país pre­pa­ra­ba la bom­ba ató­mi­ca, re­pre­sen­ta­ba una ame­na­za pa­ra la paz y pla­nea­ba agre­dir a Fran­cia. La in­con­gruen­cia de la or­ga­ni­za­ción vie­ne da­da no por el te­nor de la acu­sa­cio­nes, al­gu­na de ellas dis­pa­ra­ta­da, sino por­que los ada­li­des de la cam­pa­ña ex­clu­yen­te eran Sta­lin –que po­día dar nu­las lec­cio­nes de de­mo­cra­cia– y su va­sa­lla Po­lo­nia, don­de el dic­ta­dor so­vié­ti­co ha­bía im­pues­to un ré­gi­men co­mu­nis­ta sin per­mi­tir elec­cio­nes, que­bran­tan­do los acuer­dos con Chur­chill y Roo­se­velt. En Es­pa­ña, la ac­ti­tud onu­sia­na fue há­bil­men­te

EL RÉ­GI­MEN DE FRAN­CO PU­DO DI­FUN­DIR QUE PAR­TE DE LAS PE­NA­LI­DA­DES OBEDECÍAN AL AIS­LA­MIEN­TO

ma­ne­ja­da por el ré­gi­men. Pu­do di­fun­dir que par­te de las pe­na­li­da­des es­pa­ño­las –Chur­chill lo ha­bía ad­ver­ti­do– obedecían al in­jus­to ais­la­mien­to; una imponente ma­ni­fes­ta­ción (se ha­bló de 180.000 per­so­nas) acla­mó a Fran­co en la pla­za de Orien­te con pan­car­tas que re­za­ban: “Si ellos tie­nen UNO [si­glas en in­glés de la ONU], no­so­tros te­ne­mos dos”, “Que les den por el quo­rum”, “Sta­lin y Gi­ral

[pre­si­den­te en el exi­lio], dos en UNO” o “Ru­sia pa­ga, pe­ro Es­pa­ña pe­ga”. En cuan­to a la inope­ran­cia, vea­mos el ca­so de Is­rael-pa­les­ti­na. En no­viem­bre de 1947, la Asam­blea Ge­ne­ral vo­tó (33 a fa­vor, 13 en con­tra, 10 abs­ten­cio­nes) la par­ti­ción pa­les­ti­na en dos Es­ta­dos: Is­rael y Pa­les­ti­na. El día de la re­ti­ra­da del ejér­ci­to bri­tá­ni­co, mien­tras Is­rael de­cla­ra­ba la in­de­pen­den­cia, va­rias na­cio­nes ára­bes in­va­die­ron el te­rri­to­rio del nue­vo es­ta­do. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, Is­rael, con ar­mas de la co­mu­nis­ta Che­cos­lo­va­quia, re­pe­lió a los in­va­so­res. La in­ter­ven­ción ára­be hi­zo bro­tar una des­con­fian­za vis­ce­ral de Is­rael ha­cia la ONU (“los ára­bes vio­la­ban la de­ci­sión de la ONU y la or­ga­ni­za­ción nos de­jó so­los”), y, pa­sa­dos se­ten­ta años, el es­ta­do pa­les­tino si­gue sin exis­tir. De víc­ti­ma, Is­rael ha pa­sa­do a do­mi­na­do­ra. No aca­ta, ba­jo el pa­ra­guas del ve­to pro­tec­tor es­ta­dou­ni­den­se, re­so­lu­cio­nes del or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal, y crea fu­nes­tos he­chos con­su­ma­dos –la cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos en fu­tu­ro te­rri­to­rio pa­les­tino– in­clu­so en con­tra del sen­tir de Was­hing­ton. Sie­te dé­ca­das arras­tran­do el pro­ble­ma.

La trampa del ve­to

La aris­to­cra­cia y el anacro­nis­mo pue­den ver­se en el re­par­to de po­de­res. Hay dos ór­ga­nos im­por­tan­tes. La Asam­blea Ge­ne­ral, ple­na­men­te de­mo­crá­ti­ca –un es­ta­do, un vo­to–, y el he­ge­mó­ni­co y aris­to­crá­ti­co Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, don­de se dis­cu­ten los te­mas im­por­tan­tes. La di­fe­ren­cia en­tre ellos pas­ma. Lo que se aprue­ba en la Asam­blea no es obli­ga­to­rio ju­rí­di­ca­men­te, so­lo mo­ral­men­te; y lo que se aprue­ba en el Con­se­jo, con prio­ri­dad ab­so­lu­ta pa­ra dis­cu­tir los te­mas vi­ta­les de paz y gue­rra, sí. El meo­llo –el tra­je a me­di­da– es que en el Con­se­jo hay quin­ce miem­bros: diez que cam­bian ca­da dos años y que bre­gan pa­ra ser ele­gi­dos y cin­co per­ma­nen­tes, que, ade­más, cuen­tan con el ve­to. Si una re­so­lu­ción cho­ca con sus in­tere­ses o los de sus alia­dos, se plantan y la re­so­lu­ción abor­ta.

El ve­to es om­ní­mo­do. Un país, uno so­lo, pue­de frus­trar los de­seos de los otros 192. Ru­sia lo ha lan­za­do 112 ve­ces; Es­ta­dos Uni­dos, 80; Gran Bretaña, 29; Fran­cia, 16; y Chi­na, 11. Ru­sia se opo­nía a que Es­pa­ña, Ita­lia o Ja­pón en­tra­ran en la ONU, y Was­hing­ton, a que lo hi­cie­ran ami­gos de la URSS. Así que hu­bo que es­pe­rar a fi­na­les de 1955 pa­ra que los dos “se­ño­ri­tos” se pu­sie­ran de acuer­do y abrie­ran la puer­ta. La ONU no pu­do con­de­nar o ben­de­cir la gue­rra de Irak (2003-2011), por­que Es­ta­dos Uni­dos se hu­bie­ra opues­to a lo pri­me­ro y Fran­cia a lo se­gun­do. Ru­sia ha blo­quea­do en es­tos años 12 con­de­nas de la ONU al con­flic­to si­rio (seis de ellas cen­su­ra­ban el em­pleo de ar­mas quí­mi­cas), im­pi­dien­do la reprobación de As­sad. La ONU es­tá así tra­ba­da, mien­tras mue­ren ca­si me­dio mi­llón de si­rios y emi­gran cua­tro mi­llo­nes. La or­ga­ni­za­ción no pu­do in­ter­ve­nir en Ko­so­vo (1998-99) por te­mor al ve­to ru­so. Lo hi­zo la OTAN en una ac­tua­ción no es­pe­cial­men­te cri­ti­ca­da, aun­que su ba­se ju­rí­di­ca fue­ra más en­de­ble que la de Bush hi­jo en Irak. Es­ta­dos Uni­dos in­ter­mi­ten­te­men­te, y a ve­ces a re­ga­ña­dien­tes, co­bi­ja a Is­rael en sus tra­bas a un es­ta­do pa­les­tino. La lis­ta de es­co­llos in­tere­sa­dos es lar­ga. La dis­tri­bu­ción de po­de­res, con el ve­to –una mons­truo­si­dad ju­rí­di­ca, se­gún in­di­có el po­li­tó­lo­go Hans Mor­gent­hau–, es uno de los mo­ti­vos del cre­cien­te des­pres­ti­gio de la ONU. No ca­be al­go más anacró­ni­co e in­jus­to que ate­so­rar esa pre­ben­da por ha­ber ga­na­do una gue­rra ha­ce tres cuar­tos de si­glo. El pri­vi­le­gio es ex­ce­si­vo y, hoy en día, geo­grá­fi­ca­men­te inex­pli­ca­ble. ¿Por qué lo tie­nen Fran­cia y Gran Bretaña, y no Ale­ma­nia? ¿Por qué en ese sa­ne­drín es­tá el ter­cer mun­do tan in­fra­rre­pre­sen­ta­do? La blas­fe­mia ju­rí­di­ca del Con­se­jo es­tá lle­na de con­tra­sen­ti­dos –en una or­ga­ni­za­ción que bus­ca el desar­me, sus cin­co miem­bros más im­por­tan­tes, los per­ma­nen­tes, son los ma­yo­res ex­por­ta­do­res de ar­mas del pla­ne­ta–, pe­ro no es la úni­ca cau­sa de la inope­ran­cia de la ONU. Su pa­si­vi­dad, su in­efi­ca­cia, de­pen­de de la sin­ce­ri­dad y se­rie­dad con que los es­ta­dos que la com­po­nen asu­man sus com­pro­mi­sos, y la ex­pe­rien­cia mues­tra feha­cien­te­men­te que los es­ta­dos son egoís­tas. Sus in­tere­ses pa­san muy por de­lan­te de los de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal: Ru­sia co­bi­ja a As­sad; Es­ta­dos Uni­dos ve­ta la re­elec­ción del se­cre­ta­rio ge­ne­ral Bou­tros-gha­li por­que es­te no se plie­ga a sus de­sig­nios; paí­ses afri­ca­nos del Con­se­jo rehú­san por com­pa­dreo de­nun­ciar a Su­dán cuan­do se pro­du­ce el

CON EL VE­TO DE UNO DE LOS PER­MA­NEN­TES DEL CON­SE­JO, UN PAÍS PUE­DE FRUS­TRAR LOS DE­SEOS DE LOS OTROS 192

ge­no­ci­dio de Dar­fur; Ara­bia Saudita ame­na­za con re­ti­rar su apor­ta­ción a Uni­cef y otras agen­cias si el se­cre­ta­rio ge­ne­ral la co­lo­ca en la lis­ta de paí­ses que vio­lan los de­re­chos de los ni­ños en un con­flic­to ar­ma­do (Ban Ki-moon re­cu­ló ver­gon­zo­sa­men­te); Ma­rrue­cos no im­ple­men­ta una de­ci­sión so­bre el Saha­ra en la que se le pi­de una vo­ta­ción y, al ser cri­ti­ca­do por Ban Ki-moon, des­man­te­la la mi­sión de la ONU... Los ejem­plos son nu­me­ro­sos.

In­tere­ses pro­pios

Los es­ta­dos van a lo su­yo; pre­va­le­cen sus in­tere­ses. En el ge­no­ci­dio de Ruan­da (800.000 muer­tos en cien días) hay tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad de la ONU co­mo de va­rias po­ten­cias. Son, ade­más, opor­tu­nis­tas: Es­ta­dos Uni­dos no pa­gó du­ran­te años en la era Clin­ton su cuo­ta, una cuar­ta par­te del pre­su­pues­to de la ONU, por no es­tar de acuer­do con po­lí­ti­cas de la or­ga­ni­za­ción. Y ci­ca­te­ros: en oca­sio­nes aprue­ban mi­sio­nes de paz con in­su­fi­cien­te do­ta­ción de efec­ti­vos. Ko­fi An­nan se que­ja­ba amar­ga­men­te de que no se le pres­ta­ran 18 he­li­cóp­te­ros pa­ra ali­viar el dra­ma de Dar­fur... La ONU cuen­ta con nu­me­ro­sos éxi­tos: acuer­do so­bre el cam­bio cli­má­ti­co, tri­bu­nal pe­nal in­ter­na­cio­nal, Uni­cef, erra­di­ca­ción de en­fer­me­da­des, pro­mo­ción de la mu­jer... Tam­bién con cí­ni­cas pa­ra­do­jas: en el renovado Co­mi­té de De­re­chos Hu­ma­nos se ins­ta­lan miem­bros que no los res­pe­tan (Chi­na, Cu­ba, Su­dán, Irán), que han ob­te­ni­do su asien­to por el mer­ca­deo de vo­tos exis­ten­te en la or­ga­ni­za­ción. Hay fias­cos ya men­cio­na­dos (Pa­les­ti­na, Saha­ra) y al­gún otro: no exis­te acuer­do pa­ra de­fi­nir el terrorismo, tam­po­co pa­ra ha­cer fren­te a la pa­vo­ro­sa cri­sis de los re­fu­gia­dos. La ONU ha si­do, por otra par­te, mar­gi­na­da en cri­sis ca­pi­ta­les de nues­tra épo­ca que en­tra­rían en su com­pe­ten­cia: acuer­do con Irán, acuer­dos de los Bal­ca­nes, ne­go­cia­ción con Co­rea del Nor­te...

Por for­tu­na, la or­ga­ni­za­ción no es­tá mo­ri­bun­da, co­mo gus­ta­ría a al­gu­nos de­re­chis­tas es­ta­dou­ni­den­ses. No ha pre­ser­va­do “a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras del fla­ge­lo de la gue­rra que ha in­fli­gi­do a la hu­ma­ni­dad su­fri­mien­tos in­de­ci­bles”, co­mo se de­cla­ra en el preám­bu­lo de su Car­ta. Aho­ra bien, co­mo es­cri­bí en un li­bro des­pués de mi es­tan­cia allí co­mo em­ba­ja­dor, si no exis­tie­se ha­bría que in­ven­tar­la. De otro mo­do, pe­ro in­ven­tar­la. Sus fra­ca­sos son ma­yo­ri­ta­ria­men­te los de los es­ta­dos.

EN EL CO­MI­TÉ DE DE­RE­CHOS HU­MA­NOS SE INS­TA­LAN MIEM­BROS QUE NO LOS RES­PE­TAN: CHI­NA, CU­BA, IRÁN...

FIR­MA de la Car­ta de la ONU. A la dcha., Fran­co an­te la ma­ni­fes­ta­ción en la pla­za de Orien­te, 1946.

CAMIONES de las fuer­zas de la OTAN en Ko­so­vo. Aba­jo a la izq­da., Ban Ki-moon. A la dcha., Ko­fi An­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.