Ar­queo­lo­gía

AGRIGENTO

Historia y Vida - - SUMARIO - J. Elliot, pe­rio­dis­ta.

Pa­sear por el Va­lle de los Tem­plos, co­mo se de­no­mi­na el área ar­queo­ló­gi­ca de Agrigento, to­da­vía per­mi­te ima­gi­nar la vi­da en la an­ti­gua ciu­dad he­le­na.

Pín­da­ro de Te­bas, uno de los fun­da­do­res de la poe­sía lí­ri­ca grie­ga, y con ello de la occidental, ca­li­fi­có a Akra­gas co­mo “la ciu­dad más be­lla de los mor­ta­les” du­ran­te el es­plen­dor de su pe­río­do clá­si­co. Pe­ro es­ta po­lis si­ci­lia­na de la Mag­na Gre­cia no so­lo se­du­jo en la An­ti­güe­dad al crea­dor de las odas de­por­ti­vas. Mu­chos años des­pués del si­glo v a. C., en el ii a. C., el his­to­ria­dor Po­li­bio, el pri­mer au­tor de una crónica uni­ver­sal, tes­ti­mo­nió que es­ta­ba “mag­ní­fi­ca­men­te ador­na­da con tem­plos y pór­ti­cos”. Alu­día a la edad de pla­ta que ex­pe­ri­men­tó la ca­pi­tal en su se­gun­da vi­da, cuan­do, ba­jo do­mi­nio ro­mano, re­sur­gió co­mo Agrigento. Mi­le­nios más tar­de, otra enor­me fi­gu­ra li­te­ra­ria se su­mó a las an­te­rio­res en la ad­mi­ra­ción por es­te en­cla­ve del Mediterráneo cen­tral. El ale­mán Goet­he se des­hi­zo en elo­gios a la ma­jes­tad de sus rui­nas cuan­do las vi­si­tó a fi­na­les del si­glo xviii du­ran­te su Grand Tour, el lar­go via­je por la Eu­ro­pa gre­co­la­ti­na con que los ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les re­fi­na­ban su edu­ca­ción des­de el Re­na­ci­mien­to. Y ha­ce dos de­ce­nios, en 1997, la Unes­co coin­ci­dió ro­tun­da­men­te con el cri­te­rio de to­dos es­tos im­por­tan­tes es­cri­to­res.

En esa fe­cha de­cla­ró Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad al di­la­ta­do es­pa­cio ocu­pa­do por la an­ti­gua Akra­gas, o Acra­gan­te. El por­qué es un se­cre­to a vo­ces pa­ra cual­quie­ra con ojos. Plan­ta­da en me­dio de la cos­ta sud­oes­te de Si­ci­lia, fren­te a don­de es­ta­ba Car­ta­go en Áfri­ca, “la gran hi­le­ra de tem­plos dó­ri­cos” que con­cen­tra Agrigento cons­ti­tu­ye “uno de los mo­nu­men­tos más ex­cep­cio­na­les del ar­te y la cul­tu­ra grie­gos”, ex­pli­ca el bra­zo cul­tu­ral de la ONU. El tem­plo lo­cal de la Con­cor­dia, sin ir más le­jos, se con­si­de­ra el ejem­plar en pie más imponente del or­den dó­ri­co –el más aus­te­ro, an­ti­guo e in­flu­yen­te de los tres cá­no­nes clá­si­cos he­le­nos– tras el Par­te­nón de Ate­nas. Pe­ro en la ciu­dad de la Mag­na Gre­cia hay mu­cho más.

Com­ple­ta y bien con­ser­va­da

Su par­que ar­queo­ló­gi­co y pai­sa­jís­ti­co abar­ca un nú­cleo de más de 900 hec­tá­reas den­tro de ca­si 1.900 cir­cun­dan­tes co­mo cin­tu­rón de pro­tec­ción. Es­ta enor­mi­dad en­glo­ba no so­lo una se­rie de tem­plos ex-

traor­di­na­rios de los pe­río­dos ar­cai­co y clá­si­co. El re­cin­to con­tie­ne to­da la Agrigento an­ti­gua. In­clui­dos los sec­to­res re­si­den­cia­les he­le­nís­ti­cos y ro­ma­nos, áreas ex­tra­mu­ros co­mo las ne­cró­po­lis, sub­te­rrá­neas co­mo una in­trin­ca­da red de acue­duc­tos y, tam­bién, es­truc­tu­ras lo­ca­li­za­das, pe­ro aún por de­sen­te­rrar. To­do lo vi­si­ble, ade­más, en buen es­ta­do de con­ser­va­ción. Hoy, el lla­ma­do Va­lle de los Tem­plos, el con­jun­to his­tó­ri­co si­tua­do a las afue­ras de la Agrigento mo­der­na, es­tá abier­to al pú­bli­co y brin­da es­ce­na­rio a fes­ti­va­les y otros even­tos. Se de­be a la com­bi­na­ción de sus im­pre­sio­nan­tes mo­nu­men­tos, ro­ji­zos –so­bre to­do al atar­de­cer, por la piedra cal­ca­re­ni­ta lo­cal en que se ta­lla­ron–, con el ver­de de al­men­dros y oli­vos cen­te­na­rios y el azul del mar ve­cino. Pe­ro es­ta be­lle­za, ren­ta­bi­li­za­da con tu­ris­mo, no ha re­le­ga­do la ra­zón de ser del si­tio, su mag­ni­tud ar­queo­ló­gi­ca. Co­mo no po­día ocu­rrir de otro mo­do en un ya­ci­mien­to que, con es­tu­dios siem­pre en cur­so, con­ti­núa des­ta­pan­do se­cre­tos de pri­mer or­den. Es el ca­so del pro­pio na­ci­mien­to de la ciu­dad. Has­ta no ha­ce mu­cho se de­cía que Akra­gas era una co­lo­nia que, ha­cia 582 a. C., fun­da­ron los ha­bi­tan­tes de la ve­ci­na Gela, a su vez es­ta­ble­ci­da en el si­glo pre­vio por emi­gran­tes de Ro­das y Cre­ta. Sin em­bar­go, las ex­ca­va­cio­nes han re­ve­la­do otro ori­gen. Va­rias evi­den­cias (co­mo una ca­be­za de te­rra­co­ta vin­cu­la­da al cul­to a los Dios­cu­ros, los me­lli­zos Cás­tor y Pó­lux) de­jan cla­ro que hu­bo un asen­ta­mien­to grie­go an­te­rior. Echó raí­ces en el si­glo vii a. C. en una la­de­ra con­ti­gua a la ci­ma don­de los ge­len­ses fun­da­ron des­pués su po­bla­ción. Am­bos nú­cleos no tar­da­ron en fun­dir­se, lo que agi­li­zó el cre­ci­mien­to ur­bano.

Los au­ges ar­cai­co y clá­si­co

Ya hu­bo un apo­geo tem­prano de Akra­gas a me­dia­dos del si­glo vi a. C. Fue cuan­do el ti­rano Falaris or­ga­ni­zó el es­pa­cio ur­bano con un es­que­ma ra­cio­nal, amu­ra­lló las dos cum­bres sa­cras, le­van­tó tem­plos y vi­vien­das y en­san­chó las áreas fu­ne­ra­rias. Pe­se a im­pul­sar es­te flo­re­ci­mien­to, el dés­po­ta era tam­bién un hom­bre se­ria­men­te per­tur­ba­do. De creer a al­gu­nas fuen­tes an­ti­guas, se ha­cía gui­sar be­bés y dio nom­bre a un to­ro me­tá­li­co en cu­yo in­te­rior asa­ba vi­vos a sus ene­mi­gos. Es­tas atro­ci­da­des con­tri­bui­rían a que Falaris ter­mi­na­ra de­pues­to –y co­ci­na­do en su to­ro– por otros as­pi­ran­tes al po­der.

Tras nue­vas re­for­mas de la ciu­dad, en­tre ellas, un sis­te­ma de­fen­si­vo más com­ple­jo, lle­gó el clí­max de es­ta co­lo­nia grie­ga. Fue pre­ci­sa­men­te ba­jo un des­cen­dien­te de los hom­bres que ha­bían de­fe­nes­tra­do al au­tó­cra­ta ca­ní­bal. Te­rón, tam­bién un ti­rano –en el sen­ti­do he­leno de so­be­rano ab­so­lu­to–, es­ta­ba in­cli­na­do a las ar­tes, pe­se a ser un se­ñor de la gue­rra. Fue el ge­ne­ral que, con apo­yo de Gela y Si­ra­cu­sa, re­pe­lió a los car­ta­gi­ne­ses en Hí­me­ra, la ba­ta­lla con­tem­po­rá­nea de las gue­rras Mé­di­cas que per­mi­tió man­te­ner el do­mi­nio grie­go en Si­ci­lia. Una vez due­ño de la isla con sus alia­dos, Te­rón con­tó con re­cur­sos pa­ra sem­brar Agrigento de mu­chas ma­ra­vi­llas en es­ti­lo dó­ri­co que si­guen ad­mi­ran­do hoy en día.

Su le­ga­do edi­li­cio, que se ve­ría con­ti­nua­do y au­men­ta­do por el ré­gi­men de­mo­crá­ti­co que lo su­ce­dió y que go­ber­nó el res­to del si­glo v a. C., mar­có el au­ge de la ca­pi­tal. No fue ca­sual que el poe­ta Pín­da­ro se que­da­ra bo­quia­bier­to al vi­si­tar Akra­gas en es­ta fa­se de apo­geo, du­ran­te la cual na­ció allí otro ti­tán de la cul­tu­ra, el fi­ló­so­fo pre­so­crá­ti­co Em­pé­do­cles.

Re­na­ci­da ba­jo los ro­ma­nos

Des­gra­cia­da­men­te, es­te si­glo de oro ter­mi­nó a san­gre y fue­go. Los car­ta­gi­ne­ses ase­dia­ron, sa­quea­ron e in­cen­dia­ron la ciu­dad en 406 a. C. Aun­que re­co­lo­ni­za­da dé­ca­das des­pués por grie­gos itá­li­cos, nun­ca vol­vió a bri­llar co­mo an­ta­ño. Lo im­pi­die­ron con­flic­tos con otras po­lis si­ci­lia­nas –en es­pe­cial con Si­ra­cu­sa, su eter­na ri­val– y, en el si­glo iii a. C., el ma­yor due­lo del Mediterráneo an­ti­guo, pues tan­to los ro­ma­nos co­mo los car­ta­gi­ne­ses aso­la­ron Akra­gas du­ran­te las gue­rras pú­ni­cas. Al ca­bo de ellas, Ro­ma tor­nó a re­po­blar­la, de nue­vo con gre­co­par­lan­tes, la re­edi­fi­có res­pe­tan­do el dó­ri­co ori­gi­nal y la re­bau­ti­zó Agrigento. Es­te re­na­ci­mien­to, que el his­to­ria­dor Po­li­bio co­no­ció en per­so­na, se ex­ten­dió has­ta el Al­to Im­pe­rio, al ser des­de la Re­pú­bli­ca tar­día la úni­ca pla­za mer­can­til de re­lie­ve en el li­to­ral sur de Si­ci­lia. Des­pués, Agrigento su­frió un de­cli­ve pa­re­jo al del Oc­ci­den­te im­pe­rial.

EL TI­RANO FALARIS IM­PUL­SÓ EL PRI­MER APO­GEO DE AKRA­GAS, PE­RO TAM­BIÉN ERA UN HOM­BRE PER­TUR­BA­DO

Es­ta de­ca­den­cia se vio agra­va­da por seís­mos y ata­ques pa­leo­cris­tia­nos a las cons­truc­cio­nes pa­ga­nas, lo cual em­pa­ñó a fi­na­les de la An­ti­güe­dad cier­ta pros­pe­ri­dad li­ga­da al co­mer­cio de azu­fre.

La Edad Me­dia en­con­tró, de es­te mo­do, una ciu­dad em­po­bre­ci­da. Sus ha­bi­tan­tes se ha­bían re­clui­do en las co­li­nas en­tre tem­plos ex­po­lia­dos, no­ta­ble­men­te el de Zeus Olím­pi­co, des­mon­ta­do pa­ra le­van­tar una igle­sia y un es­pi­gón por­tua­rio. Otros san­tua­rios, no obs­tan­te, lo tu­vie­ron me­jor. El de la Con­cor­dia (cu­ya ima­gen abre es­te ar­tícu­lo) se con­ser­vó ca­si in­tac­to gra­cias a su con­sa­gra­ción tem­pra­na co­mo igle­sia. Las con­quis­tas mu­sul­ma­na y nor­man­da afian­za­ron el des­pla­za­mien­to de la po­bla­ción a la ci­ma de Gir­gen­ti, nú­cleo de la Agrigento mo­der­na, has­ta que la ar­queo­lo­gía acu­dió al res­ca­te del cas­co viejo.

Un ya­ci­mien­to pio­ne­ro

Fue na­da más co­men­zar a con­ver­tir­se en una cien­cia. Pre­cur­so­res co­mo el hu­ma­nis­ta sevillano Cris­tó­bal de Es­co­bar, un dis­cí­pu­lo ita­lia­ni­za­do del gra­má­ti­co Ne­bri­ja, o fray Tom­ma­so Fa­ze­llo, au­tor de la pri­me­ra his­to­ria im­pre­sa de Si­ci­lia, de­di­ca­ron es­tu­dios a Agrigento ya a me­dia­dos del si­glo xvi. Es­to hi­zo del si­tio uno de los pri­me­ros en ser in­ves­ti­ga­dos con ri­gor empírico. Las ex­plo­ra­cio­nes no han ce­sa­do des­de esa fe­cha tan pre­coz. Y han de­pa­ra­do gra­tas sor­pre­sas con fre­cuen­cia. La más re­cien­te tu­vo lu­gar ha­ce ape­nas dos años. A fi­na­les de 2016, un equi­po del Po­li­téc­ni­co de Ba­ri y la Uni­ver­si­dad de Ca­ta­nia anun­ció que ha­bía iden­ti­fi­ca­do una su­ge­ren­te es­truc­tu­ra se­mi­cir­cu­lar gra­cias a in­for­ma­ción re­co­pi­la­da du­ran­te dé­ca­das por di­ver­sos es­pe­cia­lis­tas. La ca­ta ini­cial mos­tró un tra­mo de gra­de­río. Otra, par­te de un es­ce­na­rio. Se es­ta­ba des­en­te­rran­do, en efec­to, na­da me­nos que el tea­tro de Agrigento.

Se­gún han con­fir­ma­do las campañas de 2017 y del pre­sen­te 2018, es­te es­pa­cio no pro­ce­de de la es­plén­di­da Akra­gas ar­cai­ca del cruel Falaris ni de la aún más bri­llan­te clásica re­gi­da por Te­rón y lue­go la de­mo­cra­cia. El com­ple­jo es­cé­ni­co co­rres­pon­de a la eta­pa he­le­nís­ti­ca y ro­ma­na, que in­cre­men­ta su in­te­rés con es­te des­cu­bri­mien­to. Do­ta­do de un diá­me­tro co­lo­sal (mi­de al me­nos 100 me­tros, el lar­go de un cam­po de fút­bol ac­tual), el tea­tro de Agrigento es otra se­ñal de la ma­jes­tad que al­can­zó en la An­ti­güe­dad es­ta per­la dó­ri­ca de la Mag­na Gre­cia.

ES­TU­DIA­DO EN EL SI­GLO XVI, FUE UNO DE LOS PRI­ME­ROS SI­TIOS EN SER IN­VES­TI­GA­DOS CON RI­GOR EMPÍRICO

RES­TOS del tem­plo de Hera La­ci­nia, co­no­ci­do tam­bién co­mo tem­plo de Juno, en Agrigento.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.