EL GE­NE­RAL QUE NO PU­DO VEN­CER

West­mo­re­land, el hom­bre al fren­te de las tro­pas en Viet­nam du­ran­te los pri­me­ros cua­tro años de la im­pli­ca­ción de Es­ta­dos Uni­dos, se mos­tró obs­ti­na­da­men­te cie­go a la reali­dad.

Historia y Vida - - DOSSIER -

UNO DE LOS CAM­BIOS más sig­ni­fi­ca­ti­vos en los EE. UU. de 1968 fue el des­pi­do del ge­ne­ral Wi­lliam West­mo­re­land (aba­jo). Tras el desas­tre de la Ofen­si­va del Tet, el pre­si­den­te John­son se des­hi­zo del hom­bre que ha­bía di­ri­gi­do la gue­rra pa­ra él y que le ha­bía con­ven­ci­do de que ne­ce­si­ta­ba más hom­bres pa­ra ven­cer. Al lle­gar a Viet­nam, West­mo­re­land te­nía ba­jo su man­do a 23.000 sol­da­dos. Cuan­do se vol­vió a EE. UU., ha­bía lo­gra­do mul­ti­pli­car esa ci­fra por 20 has­ta al­can­zar los 536.000. La­men­ta­ble­men­te, las ba­jas se ha­bían mul­ti­pli­ca­do por 80.

LA TEO­RÍA DE WEST­MO­RE­LAND era sim­ple: si sus sol­da­dos lo­gra­ban ma­tar a más sol­da­dos de los que el Viet Cong po­día re­po­ner, ya es­ta­ba he­ cho. Sin em­bar­go, ese “pun­to de rup­tu­ra” nun­ca lle­gó. Él mis­mo di­jo va­rias ve­ces que su ta­lón de Aqui­les era “la vo­lun­tad del pue­blo ame­ri­cano” de se­guir apo­yan­do la gue­rra, así que su cuar­tel ge­ne­ral se pa­sa­ba el día con­tan­do muer­tos y ela­bo­ran­do es­ta­dís­ti­cas alen­ta­do­ras. Al fi­nal, la to­zu­da reali­dad se lo lle­vó por de­lan­te.

DE RE­GRE­SO EN EE. UU., West­mo­re­land aca­bó sus días tra­tan­do de ayu­dar a los ve­te­ra­nos de “su” gue­rra e in­ten­tan­do lim­piar su ima­gen. Lle­gó in­clu­so a de­man­dar a la ca­de­na CBS por 120 mi­llo­nes de dó­la­res por ha­ber­le acu­sa­do de hin­char las ci­fras de muer­tes enemi­gas. Aca­bó re­ti­ran­do la que­re­lla y de­cla­ran­do vic­to­ria: un clá­si­co en la his­to­ria del ge­ne­ral West­mo­re­land.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.