Ar­qui­tec­tos e in­ge­nie­ros

LAS BRI­LLAN­TES Y AVAN­ZA­DAS TÉC­NI­CAS IN­CAS

Historia y Vida - - MACHU PICCHU -

Au­tén­ti­cos es­pe­cia­lis­tas en in­ge­nie­ría agró­no­ma, los in­cas apun­ta­la­ron el mon­te de Ma­chu Pic­chu pa­ra evi­tar su ero­sión, ca­na­li­za­ron sa­bia­men­te sus aguas sub­te­rrá­neas y apro­ve­cha­ron la la­de­ra pa­ra plan­tar maíz, pa­ta­tas y otros ali­men­tos.

TE­RRA­ZAS PA­RA DRE­NAR Y CUL­TI­VAR

Los in­cas edi­fi­ca­ron Ma­chu Pic­chu de aba­jo arri­ba, apun­ta­lán­do­la a ba­se de te­rra­zas es­ca­lo­na­das, ca­da una con su mu­ro de con­ten­ción. En ca­da te­rra­za, ba­jo la tie­rra cul­ti­va­ble, in­tro­du­cían gra­vi­lla, que fil­tra­ba la llu­via, evi­tan­do des­pren­di­mien­tos de tie­rra y fre­nan­do la ero­sión. Así es co­mo el si­tio se ha con­ser­va­do.

EL AGUA JUS­TA

Un com­ple­jo sis­te­ma de ca­na­les y fuen­tes abas­te­cía a los ha­bi­tan­tes y re­ga­ba los cul­ti­vos. En épo­ca de llu­vias, los te­ja­dos in­cli­na­dos de las ca­sas, he­chos de pa­ja, des­alo­ja­ban el ex­ce­so plu­vial ha­cia desagües de piedra, abier­tos en ca­da una de las te­rra­zas es­ca­lo­na­das.

MU­ROS DE PRE­CI­SIÓN

Por for­tu­na pa­ra los súb­di­tos de Pa­cha­cu­ti, to­da Ma­chu Pic­chu es una can­te­ra de gra­ni­to, con blo­ques des­pren­di­dos de for­ma na­tu­ral, por lo que se aho­rra­ron su­bir las pie­dras a hom­bros. Aun así, su tra­ba­jo de can­te­ría re­sul­ta ad­mi­ra­ble. Par­tían y mol­dea­ban ca­da si­llar a pe­dra­das, los tras­la­da­ban con la so­la ayu­da de cuer­das y ro­di­llos y da­ban a ca­da blo­que la for­ma exac­ta pa­ra en­ca­jar con sus ve­ci­nos, de ma­ne­ra que no ne­ce­si­ta­ban ar­ga­ma­sa. El aco­pla­mien­to es tal que ni la ho­ja de un cu­chi­llo ca­bría en­tre piedra y piedra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.