La rei­na del pi­ra­ta

LA QUEEN AN­NE’S RE­VEN­GE FUE LA FRA­GA­TA CON LA QUE BAR­BA­NE­GRA DIO SUS GOL­PES MÁS FA­MO­SOS. HOY CONS­TI­TU­YE UN TE­SO­RO AR­QUEO­LÓ­GI­CO INAGO­TA­BLE.

Historia y Vida - - BARBANEGRA -

Ex­ce­si­vo co­mo su capitán, el bu­que in­sig­nia de Bar­ba­ne­gra so­bre­pa­sa­ba con cre­ces el ta­ma­ño de los bar­cos pi­ra­tas con­ven­cio­na­les de aque­lla épo­ca. El ne­gre­ro fran­cés La Con­cor­de, apresado in­tac­to, fue tu­nea­do al gus­to de su pe­li­gro­so usua­rio a fi­na­les de 1717 du­ran­te una es­ca­la en las Gra­na­di­nas, en las An­ti­llas Me­no­res, pa­ra con­ver­tir­se en una por­ten­to­sa na­ve de asal­to.

UNA AME­NA­ZA FLO­TAN­TE

Las tí­pi­cas ba­lan­dras fi­li­bus­te­ras te­nían en­tre 10 y 18 me­tros de proa a po­pa y un so­lo más­til, des­pla­za­ban no más de 120 to­ne­la­das y no su­pe­ra­ban los 20 ca­ño­nes. En cam­bio, la Queen An­ne’s Re­ven­ge me­día 32 me­tros de es­lo­ra, pre­sen­ta­ba 3 pa­los con su ve­la­men y des­pla­za­ba 300 to­ne­la­das. Ed­ward Teach la per­tre­chó, ade­más, con 40 ca­ño­nes de ca­li­bres mez­cla­dos, una ca­rac­te­rís­ti­ca pi­ra­ta. Tri­pu­la­da por 150 fo­ra­ji­dos, cons­ti­tuía to­da una fra­ga­ta de gue­rra. Era co­mo si un alu­ni­ce­ro, de los que hoy ro­ban em­po­tran­do vehícu­los en las tien­das, con­du­je­se un tan­que en vez de un co­che.

ENCALLADA POR BAR­BA­NE­GRA

Va­ra­da por el pro­pio Bar­ba­ne­gra en los are­no­sos ban­ca­les de Ca­ro­li­na del Nor­te des­de 1718, la mo­le fue lo­ca­li­za­da en 1996 por In­ter­sal Inc., una em­pre­sa pri­va­da de res­ca­ta­do­res de te­so­ros. El De­par­ta­men­to de Re­cur­sos Na­tu­ra­les y Cul­tu­ra­les del es­ta­do nor­te­ame­ri­cano ha li­de­ra­do des­de en­ton­ces el es­tu­dio, la re­cu­pe­ra­ción y la con­ser­va­ción del pe­cio. Por ejem­plo, con un mu­seo ma­rí­ti­mo en Beau­fort, a po­cos pa­sos del nau­fra­gio his­tó­ri­co, don­de el cé­le­bre pi­ra­ta es la es­tre­lla.

TES­TI­GOS DE UNA ÉPO­CA

En 2011 se cer­ti­fi­có la iden­ti­dad del bar­co hun­di­do, cu­yo ya­ci­mien­to in­te­gra el Re­gis­tro Na­cio­nal de Lu­ga­res His­tó­ri­cos de EE. UU. Pe­ro el Queen An­ne’s Re­ven­ge con­ti­núa de­pa­ran­do sor­pre­sas. Ya se ha­bían re­co­bra­do de él ob­je­tos per­so­na­les, ins­tru­men­tal mé­di­co, ves­ti­gios es­cla­vis­tas, un an­cla enor­me o ba­las de va­rios ca­li­bres, des­de per­di­go­nes pa­ra tra­bu­co a bo­las de ca­ñón.

LI­BROS EN LOS CA­ÑO­NES

En enero de es­te año, coin­ci­dien­do con el tri­cen­te­na­rio de su em­ba­rran­ca­mien­to, los ar­queó­lo­gos sub­ma­ri­nis­tas han en­con­tra­do a bor­do pá­gi­nas de A Vo­ya­ge to the South Sea and Round the World (el li­bro de via­jes que ins­pi­ra­ría la no­ve­la Ro­bin­son Cru­soe). No es que los pi­ra­tas le­ye­sen en sus ra­tos li­bres. Se tra­ta­ba de ti­ras de pa­pel em­bu­ti­das en los ca­ño­nes pa­ra com­pri­mir la pól­vo­ra, un re­cur­so ha­bi­tual en la ar­ti­lle­ría na­val del si­glo xviii.

RES­CA­TE de un ca­ñón. A la dcha., ma­que­ta del QAR.

EMPUÑADURAS de da­gas y re­ci­pien­tes (dcha.).

RES­TOS de una bo­te­lla (a la izq­da.) y pla­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.