¿HAY HUE­CO PA­RA NUE­VAS CONSOLAS?

Ana­li­za­mos el mer­ca­do ac­tual pa­ra pon­de­rar cuál se­rá el pa­pel de Switch, Scor­pio, PS4 Pro y otras pro­pues­tas

Hobby Consolas - - SUMARIO - Por Ser­gio Mar­tín @re­pli­can­te64

es­te 2016 que se aca­ba pa­sa­rá a la his­to­ria por ser el año en que mu­chas co­sas cam­bia­ron. Tan­to Sony co­mo Mi­cro­soft anun­cia­ron nue­vas má­qui­nas lla­ma­das a me­jo­rar sus úl­ti­mas consolas, con ape­nas tres años de vi­da. Así, Sony ya ha pues­to a la ven­ta PS4 Pro, el mo­de­lo “Pre­mium” de su úl­ti­ma con­so­la, de la que os ha­bla­mos en pro­fun­di­dad en es­te nú­me­ro. Por su par­te, Mi­cro­soft ase­gu­ra que, a fi­na­les de 2017, dis­fru­ta­re­mos de Pro­ject Scor­pio, la con­so­la más po­ten­te de to­dos los tiem­pos (con sus ya fa­mo­sos 6 te­raflops), la evo­lu­ción na­tu­ral de Xbox One y que, igual­men­te, se­rá 100% com­pa­ti­ble con los ac­tua­les (¡y fu­tu­ros!) jue­gos de la pla­ta­for­ma. Por úl­ti­mo, Nin­ten­do lan­za­rá en mar­zo su nue­va con­so­la, Switch, co­no­ci­da has­ta ha­ce un mes co­mo NX. És­ta es la ra­dio­gra­fía del mer­ca­do de consolas de so­bre­me­sa, el mis­mo que tan­to ana­lis­tas co­mo usua­rios pien­san que no se­rá el mis­mo que he­mos vi­vi­do des­de ha­ce dé­ca­das.

Y es que to­dos in­tui­mos que lo que su­ce­día en el pa­sa­do, apli­ca­do al ci­clo de vi­da de las consolas, pa­re­ce que ya es his­to­ria. Es cier­to que ca­da má­qui­na ha te­ni­do una vi­da útil va­ria­ble, con unos mí­ni­mos de cua­tro o cin­co años, pe­ro, en mu­chos ca­sos, esa ci­fra se ha lle­ga­do a do­blar. Aho­ra, to­do apun­ta a que el em­pu­je de los mer­ca­dos de los mó­vi­les y del PC ha pre­ci­pi­ta­do un cam­bio to­tal de ten­den­cia y, qui­zá, nun­ca más va­ya­mos a vi­vir una si­tua­ción si­mi­lar a la que se da­ba en épo­cas pa­sa­das.

Evo­lu­ción cons­tan­te: ésa es una de las de­fi­ni­cio­nes que po­de­mos otor­gar al mer­ca­do de los te­lé­fo­nos mó­vi­les, ta­ble­tas y de­más dis­po­si­ti­vos si­mi­la­res. Los apa­ra­tos iOS y los An­droid se re­nue­van ca­da año (o in­clu­so con una fre­cuen­cia ma­yor) pa­ra ofre­cer ca­da vez más pres­ta­cio­nes, me­mo­ria, avan­ces tec­no­ló­gi­cos y, por su­pues­to, po­ten­cia. ¿Y a qué vie­ne es­to? Fá­cil: los dis­po­si­ti­vos que, en un prin­ci­pio, se ha­bían con­ver­ti­do en las prin­ci­pa­les ame­na­zas pa­ra las consolas por­tá­ti­les (¿al­guien se acuer­da ya de mi ad­mi­ra­da Pla­yS­ta­tion Vi­ta, por­tá­til re­le­ga­da a un plano ab­so­lu­ta­men­te se­cun­da­rio des­de ha­ce mu­chí­si­mos me­ses?) pa­re­ce que tam­bién ame­na­zan con de­vo­rar el mer­ca­do de las má­qui­nas tra­di­cio­na­les de so­bre­me­sa, co­mo ha su­ce­di­do en Ja­pón.

Y cla­ro, a es­te em­pu­je tec­no­ló­gi­co de los mó­vi­les tam­bién se su­ma el mer­ca­do de PC, el cual siem­pre se en­cuen­tra en ci­clos de re­no­va­ción anual y que, pa­ra mu­chos usua­rios en nues­tros días, pa­sa por su me­jor mo­men­to. No hay un mes en el que no apa­rez­ca al­gún ade­lan­to de soft­wa­re o hard­wa­re nuevo des­ti­na­do al PC ga­ming. Y, da­do que la ar­qui­tec­tu­ra in­ter­na de las consolas ac­tua­les se ba­sa prác­ti­ca­men­te en la mis­ma usa­da por di­chos sis­te­mas, la sen­sa­ción de ob­so­les­cen­cia que ter­mi­na re­per­cu­tien­do en las consolas de so­bre­me­sa es más acen­tua­da que la que se da­ba an­ta­ño, cuan­do los hard­wa­res, sis­te­mas ope­ra­ti­vos y fun­cio­na­mien­to en ge­ne­ral de las consolas do­més­ti­cas dis­ta­ban bas­tan­te de los mis­mos em­plea­dos en el te­rreno del PC. Pa­ra echar más le­ña al fuego, a to­do es­to se aña­de el tema de la ren­ta­bi­li­dad. Pa­ra las com­pa­ñías, ca­da vez re­sul­ta más ape­te­ci­ble in­ver­tir en el mer­ca­do de los smartp­ho­nes y de­más apa­ra­tos mó­vi­les, por di­ver­sas cues­tio­nes. El par­que de es­tos dis­po­si­ti­vos ins­tau­ra­do en to­do el mun­do es in­fi­ni­ta­men­te ma­yor que el de cual­quier con­so­la, con mu­cha di­fe­ren­cia. Y, ade­más de es­to, la in­ver­sión que es ne­ce­sa­rio efec­tuar pa­ra di­se­ñar tí­tu­los pa­ra mó­vi­les es mu­cho me­nor, da­do que los desa­rro­llos pa­ra es­te ti­po de dis­po­si­ti­vos sue­len ser no­ta­ble­men­te más mo­des­tos.

nin­ten­do switch, la pri­me­ra pie­dra de to­que

Así las co­sas, su­po­ne­mos que no de­be­mos ex­pli­car en de­ma­sía lo mu­cho que se arries­gan ac­tual­men­te las first par­ties al lan­zar una nue­va con­so­la. Es­tá por ver la acep­ta­ción que ter­mi­na ob­te­nien­do PS4 Pro, con­so­la que aca­ba de ate­rri­zar y que, lo que­ra­mos o no, una de sus prin­ci­pa­les “com­pe­ti­do­ras” va a ser la pro­pia PS4.

Pe­ro to­da­vía sen­ti­mos ma­yor cu­rio­si­dad por com­pro­bar qué tal res­pon­de el mer­ca­do an­te Nin­ten­do Switch, la pri­me­ra con­so­la hí­bri­da “real” ja­más lan­za­da, so­bre­me­sa y por­tá­til a la vez, una par­ti­cu­la­ri­dad que ofre­ce cier­to gra­do de in­no­va­ción. Pre­ci­sa­men­te, esa mis­ma vir­tud, la in­no­va­ción, es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que pue­den mar­car di­fe­ren­cias, jun­to con la ex­clu­si­vi­dad de los tí­tu­los ven­de­con­so­las. Nin­ten­do pue­de con­se­guir lla­mar la aten­ción de mu­chos usua­rios con los jue­gos de lan­za­mien­to de Switch. Nue­vas ver­sio­nes (po­si­ble­men­te re­ci­cla­das de Wii U) de Spla­toon y Ma­rioKart, un nuevo Ma­rio3D o, por su­pues­to, TheLe­gen­do­fZel­da:Breat­hoft­heWild pue­den fo­men­tar las ven­tas de la con­so­la de sa­li­da. Aun así, Nin­ten­do tie­ne que su­pe­rar cier­tos es­co­llos que pue­den su­po­ner in­con­ve­nien­tes im­por­tan­tes, co­mo la du­ra­ción de la ba­te­ría o el apo­yo de las third par­ties.

¿Y qué pen­sa­mos no­so­tros so­bre la lle­ga­da de nue­vas consolas? Pues que si­guen te­nien­do su hue­co, siem­pre y cuan­do ofrez­can al­go di­fe­ren­te, po­sean una su­ge­ren­te re­la­ción ca­li­dad/pre­cio y, lo más im­por­tan­te, apor­ten tí­tu­los ape­te­ci­bles. Pen­sa­mos que no to­do es­tá in­ven­ta­do to­da­vía en el te­rreno del hard­wa­re y el soft­wa­re, y pue­de que Switch sea el pri­mer pa­so pa­ra de­jar cons­tan­cia de es­to. Ya ha su­ce­di­do en el pa­sa­do (SNES, PSX, Dream­cast o Wii su­pu­sie­ron gran­des re­vo­lu­cio­nes) y cree­mos que pue­de se­guir su­ce­dien­do tam­bién en el fu­tu­ro. Lo que sí te­ne­mos cla­ro es que las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes de consolas no po­drán con­for­mar­se con ofre­cer só­lo más po­ten­cia: van a te­ner que in­cor­po­rar más ele­men­tos in­no­va­do­res pa­ra con­ven­cer a los usua­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.