El blog de Ka­go­ta­ni

Hobby Consolas - - BIG IN JAPAN -

Ca­si ha­ría fal­ta un li­bro pa­ra ex­pli­car la fi­lo­so­fía de Nin­ten­do. Di­cho sim­ple­men­te, Nin­ten­do es una com­pa­ñía de vi­deo­jue­gos, y co­mo tal su exis­ten­cia de­pen­de “ex­clu­si­va­men­te” del mer­ca­do de los vi­deo­jue­gos. Por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio que los vi­deo­jue­gos man­ten­gan su po­pu­la­ri­dad pa­ra que la com­pa­ñía pue­da se­guir pros­pe­ran­do; siem­pre pue­de sur­gir al­go nuevo que se pon­ga más de mo­da que los vi­deo­jue­gos, y que em­pie­ce a atraer el tiem­po y di­ne­ro de los con­su­mi­do­res. Cuan­do la gen­te se acos­tum­bra de­ma­sia­do a al­go, em­pie­za a abu­rrir­se. El én­fa­sis en la in­no­va­ción de Nin­ten­do tie­ne su ori­gen en la ne­ce­si­dad cons­tan­te de man­te­ner to­dos los con­su­mi­do­res po­ten­cia­les po­si­bles. Y pa­ra lo­grar­lo, es ne­ce­sa­rio iden­ti­fi­car dón­de es­tán y di­se­ñar una ex­pe­rien­cia de jue­go que les re­sul­te atrac­ti­va.

La SNES fue erró­nea­men­te in­ter­pre­ta­da co­mo un com­pro­mi­so de Nin­ten­do por las consolas de al­ta tec­no­lo­gía. Des­de en­ton­ces, la gen­te pen­só que la com­pa­ñía siem­pre lan­za­ría los pro­duc­tos más po­ten­tes. Pe­ro no era el ca­so: la cla­ve de SNES no es­ta­ba só­lo en sus es­pe­ci­fi­ca­cio­nes, sino más bien en las nue­vas ex­pe­rien­cias que ofre­ció con co­sas co­mo el Mo­do 7 y los bo­to­nes la­te­ra­les. Por su­pues­to, SNES era más po­ten­te que una Me­ga Dri­ve o un PC En­gi­ne, pe­ro en aque­lla épo­ca te­nía más sen­ti­do: los vi­deo­jue­gos no te­nían ri­val co­mo for­ma de en­tre­te­ni­mien­to, y no era ne­ce­sa­rio pen­sar en nue­vos en­fo­ques pa­ra re­cu­pe­rar la aten­ción de los con­su­mi­do­res. la po­ten­cia su­fi­cien­te.

Mien­tras es­cri­bo es­ta co­lum­na, si­go pen­san­do en lo di­fí­cil que de­be ha­ber si­do crear el ví­deo de pre­sen­ta­ción. Y aun­que esos tres mi­nu­tos han si­do bas­tan­te in­for­ma­ti­vos so­bre la na­tu­ra­le­za hí­bri­da de Nin­ten­do Switch (lo cual era el ob­je­ti­vo), no pue­do evi­tar pen­sar que par­te del men­sa­je se per­dió en al­gu­na par­te. Por ejem­plo, es­toy bas­tan­te se­gu­ro de que no que­rríais ju­gar a un jue­go co­mo Zel­da:Breath oft­heWild en una pan­ta­lla pe­que­ña y en cual­quier par­te. Pue­de que que­ráis en­se­ñár­se­lo a vues­tros ami­gos, pe­ro se­gu­ra­men­te pre­fe­ri­ríais dis­fru­tar­lo en la co­mo­di­dad de vues­tro sa­lón, en una pan­ta­lla gran­de. Lo cier­to es que el fac­tor por­tá­til de Switch es só­lo un pre­tex­to pa­ra lle­var a la gen­te otra vez a los sa­lo­nes, al tiem­po que les dan la fle­xi­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra lle­var­se sus jue­gos allá don­de quie­ran.

Nin­ten­do tie­ne un gran de­par­ta­men­to de I+D; pe­ro co­mo no só­lo es­tá in­tro­du­cien­do un nuevo pro­duc­to sino tam­bién una nue­va vi­sión, no siem­pre es fá­cil ex­pli­car­la. Con Wii era bas­tan­te sen­ci­llo (só­lo ha­bía que mos­trar el jue­go ade­cua­do), pe­ro con 3DS y Wii U tam­bién fue com­pli­ca­do en su día.

EL faC­tor Por­tá­tIL DE NiN­teN­do switch ES Só­Lo UN PrE­tEX­to Pa­ra qUE La gEN­tE vUEL­va a LoS Sa­Lo­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.